Ars longa, vita brevis

HOLLYWOODCA + WTF

5 de July de 2010

Este viernes, 9 de julio, en el pub All American Bar del Puerto Noray de Melilla, daremos a las 23.30 por fin nuestro primer concierto (el primero fue, en realidad, medio, ya que solo tocamos cinco canciones). Toca también What the Fuck?!, un grupo de jóvenes que para mi gusto tienen una calidad digna de ser más viejunos. A los que os pille en Melilla, no tenéis excusa para no ir (y a los demás tampoco cuesta tanto un billete de avión, digo yo). Os espero allí. Aquí tenéis el enlace al evento en Facebook.

I Know I Know – Hollywoodca

29 de October de 2009


Enlace al vídeo en YouTube

Disculpad mi torpeza con iPhoto y con YouTube, pero creo que más o menos ha quedado decente. Espero que podamos grabar algo más en poco tiempo. Y quizá haya concierto en menos de uno o dos meses.

I know that I’m probably wrong,
you may not be the one for me.
And I know how much I’ve done
to run away from girls like you.

But you’ve got that look
and I have a crush
(more…)

Qué follón

24 de October de 2009

Quien esté un poco interesado en el tema, o quien vea la tele regularmente, estará enterado de que hace unos días el Follonero vino a Melilla a grabar un programa de televisión. Podéis ver el programa en YouTube, en cinco partes (en el minuto 2.33 de la quinta parte creo que se ve mi coche dando vueltas por el Paseo Marítimo). Como siempre que alguien viene a rodar a Melilla, han sucedido dos cosas: 1) el programa ha sacado solo una parte de la ciudad, la más pintoresca, que no suele ser la más favorecedora, y 2) políticos, periodistas, empresarios y gente de a pie han montado en cólera y piden, figuradamente hablando, la cabeza del humorista.
(more…)

Mal hecho

28 de July de 2009

Lo primero que está mal hecho es pasarme casi un mes sin publicar, por lo que os pido disculpas, pero es que cada vez tengo más claro que las vacaciones me sientan fatal. Cualquiera lo diría, con lo poco que me gusta trabajar. No es que no tenga cosas que decir, es que la vida ha estado muy rara este mes de julio. Pido perdón a los que estén leyendo esto y hayan estado trabajando todo este mes; si me conocen, saben que no es recochineo.

Lo segundo es algo que han hecho en la web del periódico 20 Minutos: para ilustrar una noticia sobre la estatua de Franco que está colocada en Melilla, han tomado una fotografía que realicé hace algunos años a dicho monumento. Cuando accedí a la página —buscando otra noticia— me encontré con una foto que me resultaba muy familiar. Esta es la foto publicada por 20 Minutos en esta noticia, y la foto que publiqué hace ya casi cuatro años en Flickr es esta. Buscad las similitudes.

Atribuí el hecho a lo de siempre: un periodista —o wannabe— mal pagado tiene que ilustrar una noticia, y es más cómodo y barato hacer una búsqueda en Google que contratar un billete de avión hasta Melilla. Y en la búsqueda de la G gigante mi foto aparece nada mal situada. Lo que, por cierto, me ha permitido comprobar que no es la primera ni la única vez que han tomado mi foto prestada: lo han hecho en webs tan importantes, o a mí me lo parecen, como las de Canal Patrimonio y los diarios Público y El Imparcial.

¿Es esto un post llorica para darme importancia y quejarme de lo mal que lo hacen todos? No, por supuesto. En primer lugar, no considero la foto tan buena, aunque sí es cierto que es aprovechable. En segundo, ignoro cuál es el criterio que siguen esos medios para la publicación de fotografías (en el artículo de Público creo entender la agencia EFE se atribuye la autoría de la foto, lo cual sí es un hecho reprobable, no por parte de la agencia, seguramente, sino de algún contratado con pocos escrúpulos). Por otra parte, en la página de la fotografía en Flickr dice “Todos los derechos reservados”, que no sé exactamente lo que significa, y quiero cambiarlo a una licencia libre de Creative Commons, aunque pienso que por lo menos significará que para usar esa foto deberían haberme pedido permiso.

Pero por otra parte, ¿sabéis qué? Que en realidad me ha sentado bien. No soy un fotógrafo profesional, sino un aficionado al que de suerte le sale bien una de entre mil, nunca he tenido intención de cobrar por una foto por lo que acabo de decir, y la verdad es que me da cierto orgullo que piensen que la foto es lo suficientemente decente como para aparecer en las webs de periódicos de tirada nacional. Dicho lo cual, una vez más, no habría estado de más que me hubieran consultado. Felices vacaciones.

Ladies & Gentlemen

27 de May de 2009

HollywoodCA

Cada vez que me compro algún juguetito musical y lo publico en el blog, ya sea una guitarra acústica o un amplificador, los seguidores más perturbados fieles insisten en que grabe algo y lo suba, a lo que yo contesto prometiendo mucho y luego no haciendo nada. Pues bueno, ¡hasta aquí hemos llegado! Les presento a HollywoodCA, el grupo que hemos montado dos colegas y yo, para demostrar que los años y las hipotecas no son en absoluto un obstáculo para hacer ruido cuando uno es lo suficientemente inmaduro. Aquí os dejo con un par de temas de cosecha propia, con Larry (Yusef) a la guitarra solista, Nano (Jesús) a la batería y un servidor a la guitarra acústica y la voz. La primera canción se llama I Know I Know. Os recomiendo hacer clic en HQ para verlo un poco mejor, y os pido disculpas por la calidad tanto del vídeo como del sonido (está grabado con un teléfono móvil) y de los intérpretes, y por no ser guapos. Después del vídeo os cuelgo la letra:


Enlace al vídeo en YouTube

Y aquí tenéis la letra de la canción, en formato RTF. La segunda canción se llama Barkin’ (ladrando):


Enlace al vídeo en YouTube

Y la letra de la canción está aquí. Como propina por haber sido tan pacientes, aquí os cuelgo un tutorial sobre cómo romper una cuerda de guitarra:


Enlace al vídeo en YouTube

La letra de esta es, aproximadamente, «PAINNNNNNNNNNG». No seáis muy duros con las críticas. Recordad que, aunque viejos, somos aficionados.

Bipolar

5 de April de 2009

El diario global en español (antes diario independiente de la mañana, pero cambió su lema, no sé si para dejar claro que ya no es independiente o para que no lo relacionen con el programa de Jiménez Losantos) siempre ha sentido cierta atracción casi erótica por el mundo árabe-musulmán, cosa ni reprochable ni que necesite justificación, ya que el amor, si algo tiene, es que es ciego. Nada que objetar, como digo. A veces uno se explicaba estas cosas por la comprensible intención de alejarse de todo lo que hubiera inventado el general Francisco Franco, como la Constitución española que el gallego redactó póstumamente en 1978, la religión católica, España y todas esas cosas (a las cuales, dicho sea de paso, yo tampoco profeso demasiada adoración). Otras veces este enamoramiento era ciertamente irritante. Hay ocasiones en que leo algo en prensa y se me queda grabado durante años. Hace quizá un lustro leí un reportaje en El País Semanal sobre el antiguo protectorado español en Marruecos –es curioso que ni siquiera El País sea lo suficientemente objetivo como para llamarlo colonia– en que aparecían las declaraciones de un habitante de esa zona marroquí. Las palabras literales, recogidas con evidente simpatía por parte del periodista, o eso me pareció a mí, eran: «las putas españolas eran las mejores». En ese momento pensé, y lo sigo pensando, que dada su línea editorial El País no sólo habría condenado firmemente tal muestra de no machismo, sino misoginia, de desprecio absoluto por las mujeres, de falta de respeto a su honor y a su dignidad, sino que probablemente ni siquiera las habría publicado… si las ofendidas, u ofensibles, hubiesen sido otra cosa que mujeres españolas menospreciadas por un marroquí. Ya, una de las obligaciones de la prensa es ser objetiva, o independiente, y recoger la información sin mediar subjetivamente. Vale.

¿Se puede ser intransigente con la Iglesia cristiana y un pedacito de cielo con la islámica? Supongo que algo de coherencia puede haber en el asunto. Uno puede declararse creyente musulmán y odiar al resto de las confesiones, y odiarnos a los que no tenemos ninguna. El odio es coherente aquí. Lo que no es coherente es lo que ha hecho parte de la prensa y de los ciudadanos autoconsiderados izquierdistas durante décadas: odiar al cristianismo por unas razones, y no mostrar un atisbo de crítica hacia la fe islámica cuando existen las mismas razones para ello. Ejemplificando: se critica, y bien criticado, por cierto, al catolicismo patrio por ser machista, por estar anclado en el pasado, por querer meter su zarpa en los asuntos privados de la gente y en los asuntos públicos del país, por querer contaminar la educación con su sucio dogma patológico. ¿No es igualmente criticable el Islam por ello? ¿Qué tiene que ver, si somos inteligentes, que Bush sea cristiano y que los niños despedazados en Palestina sean musulmanes? Sí, es comprensible detestar a Bush y sentir humana compasión por los niños asesinados, pero eso no tiene nada que ver con la religión que uno u otro profesen.

Hoy, en su edición del domingo, el diario publica un reportaje sobre las muertes de dos chicos melillenses en Marruecos. Yo había oído hablar del tema, aunque no sabía mucho del asunto; suponía que habían sido asesinados durante un robo o algo parecido. Sin embargo, según el periódico la cosa tiene algo más que ver con la existencia en esta ciudad de un grupo integrista muy radicalizado que no lleva muy bien eso de que vayan metiendo las narices en sus asuntos. A media mañana me ha llamado mi amigo Tomás desde Bruselas para decírmelo, mientras mi periódico dormía en una bolsa al lado del teléfono (suelo llevármelo a casa de mis padres y leerlo allí, ya que me invitan a comer todos los domingos). Le ha parecido conveniente pagar el roaming y todas esas historias porque no se lo creía, y yo tampoco lo he creído hasta que lo he leído con mis propios ojos. ¿El País publicando ese artículo? ¿El mismo que tanto ha dado la vara intentando convencernos de lo moderno y genial y libertario que era que les encajasen a las chicas de doce años esos terribles pañuelos calados hasta los ojos? Leed el enlace que hay al principio de este párrafo, y quizás vosotros tampoco lo creáis. «Este no es mi País», me he dicho entre dientes.

Luego he hojeado el suplemento semanal, y en una sección donde recomiendan webs (sección que, por cierto, no aparece en la edición en Internet; el periodismo tradicional, tan lince como es su costumbre) aparece un listado de páginas de Internet relacionadas con el Islam. Porque (no entrecomillo ya que cito de memoria) la gente a veces, por desconocimiento, se hace una idea equivocada del mundo islámico. Suelto un suspiro de alivio: mi periódico sigue siendo el mismo de siempre. Solo ha sufrido un ataque transitorio de trastorno bipolar. Y presumo que el responsable no tardará en pagar por ello.

Nota local

10 de December de 2008

Disculpadme por no haber actualizado en unos días. Me voy a ver, a las 17.00, al famoso juez de menores Emilio Calatayud, un entendido en su materia, y sobre todo una persona con muchas ideas sobre los problemas de y desde los adolescentes. La conferencia, si no estoy mal informado, será en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Melilla, por si a alguien le pilla cerca y quiere pasarse.

De cualquier modo, estad al tanto entre esta noche y mañana, va a haber un gran cambio en el blog del que espero seáis testigos, y quiero contar con vuestra opinión. Hasta pronto entonces.

Tromba de agua en Melilla

26 de October de 2008

En las últimas horas han caído 80 litros por metro cuadrado de lluvia en Melilla, lo que ha provocado el desbordamiento del río de Oro (que la mayor parte del año no lleva ni gota de agua). Antes de que nos echara la Policía nos ha dado tiempo a ir a curiosear al susodicho río y a grabar un vídeo. Por desgracia, mi cámara de fotos estaba sin batería, así que he tenido que grabarlo con el teléfono. Aun así, creo que se puede apreciar lo impresionante de la escena:


Enlace al vídeo en YouTube

Símbolos religiosos en las escuelas [públicas]

12 de February de 2008

religiones.jpg

1. Una clásica y archiconocida clasificación de los signos los divide en tres tipos, según la relación que tengan con la cosa que representan: iconos, indicios y símbolos.

Los iconos son signos que se parecen de una forma u otra a lo representado. Un retrato, por ejemplo, es un icono de la persona retratada. Pero la relación icónica no se limita a la imagen: la grabación de la voz de una persona en un medio físico (por ejemplo, un disco) es un icono de la voz real. Una onomatopeya, como cuac-cuac, es, en cierto sentido, un icono. Incluso podemos tomar como iconos los perfumes que imitan la fragancia de determinadas flores.

Los indicios, también llamados índices, por su parte, tienen una relación de contigüidad con los objetos que representan: si hay un indicio, necesariamente está lo representado. Por ejemplo, la fiebre es un indicio de enfermedad; el humo es un indicio del fuego; el ruido dentro de una casa es un indicio de que hay alguien.

Estos dos tipos de signos han servido a la humanidad de forma incalculable para la comunicación y la resolución de distintos problemas. Sin la fiebre, uno podría no darse cuenta de que está enfermo y perdería la sana costumbre de visitar al médico. Sin el humo, perecería mucha más gente abrasada por los incendios.

Sin embargo, el símbolo es el signo que más ha servido a la humanidad. La relación entre el símbolo y su referente es convencional. Esto quiere decir que es artificial: un símbolo ni se parece a la cosa representada (como el icono) ni guarda ninguna relación necesaria con ella (como el indicio). Esto es, a la vez, una ventaja y un inconveniente. ¿Cómo podríamos representar términos abstractos, como la paz? La paz no se parece a nada, y no guarda una relación de necesidad con nada, así que no podríamos comunicar a nadie la idea si no tuviésemos símbolos, como el dibujo de una paloma blanca, o la misma palabra «paz» (todas las palabras son símbolos). Pero esta impresionante capacidad semántica de los símbolos tiene su lado negativo: dado que la relación entre ellos y su referente no es lógica, sino pactada, para que un símbolo sea eficaz es imprescindible aprenderlo. Quien no hable castellano no sabe a qué nos referimos cuando decimos «paz» (o, lo que es peor, puede identificar el sonido con una palabra de otro idioma). Un niño que no sepa que la paloma blanca representa ese concepto concreto, verá en su dibujo un simple animal sin ninguna connotación.

Es por ello, además, que hay símbolos cuya forma es idéntica, pero cuyo significado difiere totalmente según la cultura donde se realicen. La palabra castellana «a» y la palabra inglesa «a» son idénticas en su forma, pero su contenido es totalmente distinto. En una lengua es una preposición y en la otra un adjetivo determinativo, al que nuestra lengua da la forma «un», «una». El color negro, en nuestra cultura, representa la tristeza y el luto en las prendas de vestir, pero en gran parte de oriente el mismo concepto se representa con el color blanco. Así que los símbolos pagan su inabarcable capacidad significativa con el pequeño inconveniente de tener que aprenderlos. Y esto, además, tiene la consecuencia citada: que el mismo símbolo, para una persona de otra cultura, puede significar algo distinto, o, en muchos casos, no significar nada.

2. Mariano Rajoy ha propuesto prohibir el uso del velo islámico en las escuelas, excepto -en un caso extremo de incoherencia- en Ceuta y en Melilla, ciudad desde la que os escribe un servidor. Parece una medida copiada, de forma descafeinada, de la ley francesa que impide los símbolos religiosos en las escuelas.

En las Galias han cortado por lo sano: visto que muchos alumnos no cristianos se quejaban, con razón, de la existencia de crucifijos en el ámbito escolar, nuestros vecinos del norte han decidido que en el colegio no puede exhibirse ningún símbolo religioso, lo que incluye también los crucifijos que cuelgan del cuello y los velos en la cabeza.

3. Yo no estoy a favor de prohibir los velos, aunque estoy frontalmente opuesto a ellos. Son una vergonzosa muestra de lo machista que sigue siendo el mundo, en especial en determinadas culturas, y proclaman a los cuatro vientos que está bien que una persona muestre una parte de su anatomía o no dependiendo del sexo que le haya tocado en la lotería de los cromosomas. No hace falta que intentéis convencerme de que no es tan malo, porque soy totalmente inamovible en mi pensamiento. No porque yo no sea una persona razonable, sino porque no hay manera razonable de defender esa forma de discriminación, y en las formas no razonables -léase religiones y todos sus novelescos libros- simplemente hace mucho que dejé de creer.

Por la misma razón no apoyaría la prohibición de que los chicos lleven un crucifijo, aunque este tema no sea el mismo ya que la exhibición de tan macabro símbolo no es discriminatoria, sino que afecta por igual a beatos de ambos sexos.

(También tenemos el caso de la kipá hebrea, aunque esto seguramente no os sea tan familiar a los que sois de la Península. En Melilla, sin embargo, la población judía es relativamente importante en términos demográficos. La kipá es una especie de gorrito que sólo llevan los hombres. Pero, aunque tampoco me hace gracia, en este caso la discriminación machista es a la inversa. El gorrito representa el orgullo de ser hombre, mientras que el pañuelo muestra la vergüenza de ser mujer. Este orgullo y esta vergüenza, tan estúpidos ambos, los llevamos arrastrando desde hace milenios, y no estoy seguro de que alguna vez podamos librarnos de ellos.)

Así que, aunque aborrezco los pañuelos como aborrezco cualquier otra prenda con la que las mujeres pidan perdón por el pecado de haber nacido mujeres, la mejor manera de luchar contra esto es con educación, y, siendo fríos, tampoco hay tanta diferencia entre una mujer que se pone el pañuelo para parecer recatada según los preceptos de determinado libro y una chica que no se pone minifalda para que las viejas de su pueblo no vayan murmurando que es una puta. No quiero que el Estado prohíba a las mujeres llevar velo, así como tampoco quiero que les prohíba llevar minifalda (vamos, ¡hasta ahí podríamos llegar!).

Los crucifijos, en las paredes de las escuelas públicas, por supuesto, han de ir fuera. Las privadas, si son privadas de verdad, que pongan el crucifijo al derecho o al revés si les da la gana: para eso es su dinero. Pero en las públicas no, y no porque ofendan a nadie, sino porque ofenden al mismo concepto de escuela, que es un sitio donde se va a aprender, y aprender pasa necesariamente por los métodos científicos. Lo contrario es adoctrinamiento, o domesticación, como prefiráis. De hecho, si de mí dependiera, sería imposible dar clases de religión -de cualquiera- en los centros públicos. Como reza un famoso dicho, de cuyo autor no quiero acordarme, «no vengáis a mis escuelas a enseñar religión si no queréis que yo vaya a vuestros templos a enseñar ciencia».

4. Hay gente que dice que debe prohibirse todo símbolo religioso en la vestimenta de las personas porque puede ofender a quien no profese la religión representada por el símbolo. Si el velo es un símbolo islámico, puede ofender a los judíos. Los crucifijos pueden ofender a los musulmanes, y la kipá a los cristianos. Yo, en teoría, no podría fijar la vista en ningún sitio sin ofenderme. Pero olvidamos lo que son los símbolos: representan sólo lo que queremos. Yo intento que los símbolos que portan mis alumnos se hagan invisibles a mis ojos, para ver solamente a la persona. Muchas veces lo consigo, gracias a la propia naturaleza simbólica: los significados son artificiales. Para un cristiano la cruz representa una creencia metafísica, un dogma y una norma moral; para mí, sin embargo, es como mucho el icono de un hombre moribundo. Es más difícil abstraerse del significado de una prenda que discrimina en función del sexo, pero no es imposible.

Es más difícil, en realidad, convencer a otro alumno de que se quite la gorra en clase. A menudo me argumentan que tal o cual alumna musulmana lleva la cabeza cubierta. Normalmente, les explico que el velo representa una creencia fundamental para esa persona, y que si la gorra es lo mismo para él, puede mantenerla en su joven cabecilla. Entonces suelen quitársela sin rechistar, entendiendo mi argumento.

Pero a menudo ese argumento flaquea en mi propio interior. ¿Y si es una gorra de su equipo, que para él, agnóstico como yo, es lo más importante en el mundo? ¿Y si forma parte de su personalidad, y cuando se la quita no se siente él? ¿Qué derecho tengo a discriminar a una persona porque no sea religiosa, y obligarla a que se descubra cuando no obligo a otras? No hay respuestas fáciles.

Es lo que tienen los símbolos. Todo depende del significado que uno quiera darles.

Yo también tengo dudas

6 de November de 2007

¿Se puede sostener con los mismos argumentos que Ceuta y Melilla son marroquíes, y que Granada sin embargo pertenece a España? Después de todo, la Melilla actual se fundó en 1497, sólo cinco años después de la conquista (o reconquista, o como quieran llamarla) del reino de Granada por los Reyes Católicos. De hecho, Granada ha sido políticamente no española muchos años más que Melilla o que Ceuta. ¿Por qué Melilla debe ser devuelta a Marruecos, y Granada no? ¿El argumento de estos tontainas comienza precisamente en 1497? ¿Por qué no en 1492, o en 1450?

Porque yo también tengo un blog y también sé hacer preguntas estúpidas.

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho