Ars longa, vita brevis

  • La Lengua en dispositivos móviles » He instalado en el servidor la extensión WPtouch, para que el blog se lea mejor en dispositivos móviles (como iPods Touch, iPhones y teléfonos inteligentes). Ya me contaréis qué tal va. Podéis desactivarlo, si queréis, al final de la página. (1)
  • Votemos » Como habréis comprobado los que habéis comentado hace poco por primera vez en La Lengua, cuando uno escribe su primer comentario en este blog dicho comentario queda pendiente de moderación. Pero una vez que el correo con el que se comenta tiene un comentario aprobado, el resto de aportaciones entra directamente a publicación, sin que yo tenga que aprobarlas. Tomé esa medida no como defensa contra los comentarios incómodos (no considero incómodo ningún comentario, por supuesto, aunque esté en contra de mis opiniones), sino para evitar a los spammers, porque el sistema de publicación WordPress tiene un problema serio con el filtrado de comentarios no deseados. También intento combatir el spam con el plugin Akismet, que es bastante eficiente. Así que si alguien ve que su comentario no es publicado inmediatamente, ya sabe que se debe únicamente a que es su primer comentario en este blog, y que una vez aprobado el primer comentario, los demás son publicados directamente. Desde que empecé a escribir La Lengua, hace ya casi tres años y medio, nada más que he borrado un par de comentarios, que se dedicaban a insultarme sin aportar nada más. No es que me moleste especialmente que me insulten, porque insultarme sin conocerme es perder el tiempo, pero creo que ese tipo de comportamientos, derivados seguramente de complejos de inferioridad o problemas más serios, o bien se deben ignorar, o bien tratar por correo electrónico. No creo que tenga mucho interés para los lectores la opinión de un mendrugo que piensa que soy feo, por ejemplo. Bien, hoy ha llegado a la cola de moderación el siguiente comentario (oculto el seudónimo y el correo electrónico del comentador):
    hooollaa.. tengo ganas de volverme bien putaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa quiero cogerme a todo el planetaaa y laburar de esto!! haceme sexo oralll… me vuelvo locaaa!… me encanta.. soy re sexy…. tocameee todaaaaa… =)
    Dicho comentario ha sido escrito en el post El Papa y el islam. Como puede verse, el comentario no tiene nada que ver con el asunto del post, ni con la temática general de La Lengua (que versa preferentemente sobre literatura e idiomas), y no aporta nada a la conversación, en opinión mía. Tampoco ofende a nadie, excepto al buen gusto. Es simplemente el deseo de alguien de realizarse sexualmente (“coger”, en casi toda Latinoamérica, significa “follar”), sirviéndose de su propio cuerpo, y tal vez también un grito desesperado para conseguir algún profesor particular de ortografía y gramática. Para lo cual, aprovecho para decir, no dispongo actualmente de tiempo. Aquí es donde tenéis que votar. ¿Debo publicar el comentario? ¿Debo impedir que el usuario escriba más mensajes, marcándolo como spam? ¿O debo borrar simplemente este comentario, permitiendo que escriba alguna otra vez en el futuro (situación que dudo que se produzca)? Sabéis que estoy firmemente en contra de la moderación a la ligera de comentarios, y escribí un artículo sobre el nuevo sistema de votación de los comentarios en Menéame que ha generado cierta controversia. Sin embargo, no pienso que en este caso pueda hablarse de censura, porque no creo que el comentario citado pueda considerarse una opinión. ¿Debo permitir a este sujeto -o sujeta- que siga colaborando, para poder presumir de que tengo mi propio troll en La Lengua? Espero vuestras sabias opiniones. De momento, el comentario conserva sobre su cabeza la prudente espada de Damocles. (16)
  • Mantenimiento » Acabo de actualizar el sistema de publicación WordPress a su versión 2.0.4. Durante estos días voy a estar modificando la configuración para mejorar al blog, así que es posible que tengáis algún problema navegando por La Lengua (espero que sea cosa de poco tiempo). Si tenéis alguna dificultad, o queréis darme algún consejo o comentarme lo que sea, por favor escribidme a elias ARROBA lalengua.info, o también podéis agregarme a Google Talk con la dirección elias.gomez ARROBA gmail.com. Gracias por vuestra paciencia. (0)
  • Seguimos trabajando » Seguimos trabajando por su bienestar. He instalado un plugin para WordPress que permite a los lectores de La Lengua enviar los artículos de este blog a Menéame.net1, y votar por ellos en caso de que ya hayan sido enviados (es decir, menearlos). El plugin lo he descargado de Mangas Verdes y está en fase de pruebas. Si queréis enviar un artículo de este blog, o votar por él, podéis hacer clic en el icono que representa a un elefantito naranja al final de cada artículo, o bien en el icono que dice “Añádeme / menéame” en cada post individual. (1) Menéame.net es una interesante iniciativa que permite a los usuarios de la Red elegir las noticias más interesantes, y votar por ellas para que aparezcan en un lugar más o menos destacado. Algo parecido a Barrapunto, pero en mi opinión más participativo. (0)
  • Trabajamos por su bienestar » He hecho un par de cambios en La Lengua. El primero de ellos es que he añadido un plugin para que podáis ver a la derecha, en la barra lateral, los últimos comentarios que se han dejado en esta web (gracias a erre y a Gorka de Cogiendo Caracoles). Además, he puesto una imagen con mi dirección de correo GMail, por si alguien quiere chatear conmigo usando Google Talk. Y hablando de GMail, sigo regalando cuentas, así que si quieres una, deja un comentario, o bien escríbeme un correo a la dirección que aparece en la barra lateral. (2)
  • Usa Firefox » Aprovechando que Google ha abierto el programa de referidos de Firefox, os cuento las virtudes de este navegador a ver si de una vez me hago rico y logro vivir sin trabajar.
    • Primera e importantísima razón: Firefox usa pestañas. ¿Qué quiere decir esto? En primer lugar, que puedes tener abiertas varias páginas o direcciones web a la vez, teniendo abierto un solo programa. En Internet Explorer (IE), si quieres tener abierta tu página de Hotmail y a la vez la de cualquier periódico online, debes tener abiertos dos exploradores. Esto implica cargar el mismo programa dos veces en la memoria, y además ocupar espacio en la barra del escritorio, algo que siempre me ha parecido muy engorroso. Además, la navegación con pestañas (en inglés tabs) te permite leer una página mientras otra u otras se van cargando, y así aprovechar al máximo tanto tu tiempo como tu ancho de banda. Si estás leyendo en una página y quieres abrir un enlace desde la misma para leerlo luego, haces clic con el botón central del ratón (la ruedecita) y te carga el contenido del enlace en otra pestaña (todo esto es configurable, por supuesto). Aprende más sobre las pestañas de Firefox.
    • Por cierto, puedes tener de página de inicio del navegador varias pestañas a la vez, como por ejemplo un periódico, un lector de noticias y tu correo web.
    • Firefox es más seguro que Internet Explorer. Y esto es así por una razón muy sencilla: Firefox lo usa mucha menos gente que la que usa IE. Por lo tanto, si alguien quiere demostrar al mundo que es un as de la informática y del hackeo (que es lo que suele mover a esta gente) primero irá a por el producto más usado. Os pongo un ejemplo: un tipo se tira desnudo al césped del Santiago Bernabéu en pleno partido Madrid-Barça. ¿Por qué? Pues porque busca notoriedad. No se desnudará en la final de petanca de los vecinos de mi escalera, os lo aseguro.
    • Firefox carga las páginas más rápido que IE. Para esto no os tengo que dar razones: descargadlo y probadlo vosotros mismos.
    • Firefox es compatible con la práctica totalidad de los sistemas operativos más conocidos. Uses MacOS, Windows, Linux o cualquier otro, hay un Firefox para ti.
    • Puedes mejorar tu Firefox fácilmente. Por ejemplo, usando nuevos temas (también conocidos como pieles). Mi favorito es Pinball theme pero hay cientos, y si no te gusta ninguno, puedes usar el que viene por defecto o diseñar el tuyo. También puedes mejorar el navegador añadiendo extensiones, es decir, pequeños añadidos para conseguir nuevas funcionalidades. Por ejemplo, el imprescindible Mouse gestures te da la posibilidad de controlar tu navegador simplemente con gestos del ratón. Si quiero ir hacia la última página visitada, pulso el botón derecho y muevo el ratón de derecha a izquierda; si quiero agrandar el tamaño del texto o de una imagen, pulso el botón derecho y dibujo con el ratón una diagonal de arriba a la izquierda hacia abajo a la derecha. Es mucho más sencillo hacerlo -y aprenderlo- que contarlo.
    • La gestión de los favoritos con Firefox es más inteligente. Por ejemplo, bajo la barra de direcciones tienes otra donde están tus marcadores (favoritos) preferidos. Puedes mover los elementos fácilmente de un lado a otro.
    • Para buscar un texto en una página basta con escribirlo. Si estáis leyendo una página con miles y miles de palabras, basta con comenzar a escribirla en el teclado y el navegador os dirá dónde aparece. Después, si pulsáis CTRL+f os mostrará las siguientes localizaciones.
    • Por si todo lo anterior fuera poco, cada vez que os lo descargáis desde La Lengua, contribuís a que pueda dedicar cada vez menos tiempo a mi aburrido trabajo en el mundo real y más a escribir en esta bitácora, lo que es sin ninguna duda un fin social. Y solo tenéis que bajaros e instalar Firefox siguiendo el enlace que encontraréis a la derecha, debajo de los anuncios de Google y justo encima de los archivos.
    Y si después de probarlo no os gusta -cosa rara-, pues nada: lo desinstaláis y os devuelvo el dinero. Tentador, ¿verdad? Actualización: Se me olvidaba, para instalar Firefox desde IE debéis hacer clic en el siguiente icono: (10)
  • Comentarios de los lectores » Como en muchas bitácoras de tres al cuarto, La Lengua tiene pocos comentaristas, pero fieles y -sobre todo- de calidad. Es posible que quieras seguir todos los comentarios que se hacen a todas las entradas de esta bitácora (todavía no son muchos); es posible que simplemente quieras saber si han respondido a algún comentario que tú hiciste hace tres meses y del que ya no te acuerdas. Tengo soluciones para todos. Si quieres recibir en tu lector de noticias (v. gr. Bloglines) todos los comentarios que se publiquen en La Lengua, añade esta dirección: http://lalengua.info/comments/feed/ Si quieres recibir únicamente los comentarios de una entrada en concreto (o varias entradas, pero no todas), sólo tienes que añadir a la dirección de la entrada esto: /feed/. Por ejemplo, la dirección RSS para seguir los comentarios del artículo Esa niña repelente (http://lalengua.info/2005/11/esa-nina-repelente/) es la siguiente: http://lalengua.info/2005/11/esa-nina-repelente/feed/ Os recuerdo, por cierto, que el feed para suscribiros a La Lengua es http://lalengua.info/feed/ Si tenéis dudas sobre cómo usar Bloglines, lo que es la sindicación, los beneficios físicos y éticos de leer La Lengua, etc. no dudéis en escribirme un correo a la dirección elias(arroba)lalengua.info. (0)
  • Prueba » Como su nombre indica, este artículo es una prueba. Pero tampoco quiero haceros perder el tiempo para nada, así que os dejo una foto (Marruecos, este verano). DSC00287 Haz clic aquí para ver todas mis fotos. (0)
  • Nunca acaban los problemas »

    Casi he completado la migración al sistema de publicación WordPress: todos los artículos que tenía en el antiguo Blogger están aquí, o eso creo (tal vez se haya perdido alguno, pero tengo una copia de seguridad de todo y además, seamos sinceros, tampoco sería una gran pérdida). Aunque afirman por la red que era posible, he prescindido de importar los comentarios para no complicar más la cosa (aunque también los tengo todos guardaditos).

    Desde la página principal de WordPress se puede acceder a la búsqueda en todos los foros de ayuda, lo que suele resultar en un 75% de los casos, más o menos. Así he logrado saber cómo importar los artículos desde la antigua bitácora; también he aprendido ahí que podría redirigir los antiguos artículos para la gente que viniese buscando desde Google o cualquier otro buscador (ejemplo: tomad nota de la dirección a la que apuntan los resultados de Google, y la dirección en la que finalmente leéis el artículo).

    Mi problema actual: Parece ser que el feed de La Lengua no funciona. El feed es un archivo que periódicamente leen los agregadores de noticias (como Bloglines o Feedness), y cuando ven que el archivo ha cambiado, los nuevos artículos te aparecen en el agregador.

    El feed de esta bitácora es http://lalengua.info/feed/

    Aunque aparentemente todo está correcto (ver el archivo xml), estoy suscrito a La Lengua con Bloglines, más que nada para saber si se ve bien en dicho agregador, y los dos o tres últimos artículos no me aparecen, y eso que alguno de ellos fue publicado hace ya más de doce horas.

    ¿Estáis leyendo esto desde un agregador de noticias? Eso significa que el feed está bien, así que, por favor, dejad un comentario o escribidme un correo (elias.gomez_ARROBA_gmail.com); si me leéis desde el mismo Bloglines, o tenéis conocimiento de algún problema similar, también os agradecería que me lo contaseis.

    Y por supuesto, si sabéis exactamente a qué se debe mi problema y queréis ayudarme, os lo agradeceré de cualquier forma que queráis. Bueno, casi.

    (5)
  • Probando WordPress »
    He instalado WordPress en mi nuevo servicio de hosting (con la inestimable ayuda de Juan Carlos) y, con incontenible emoción, escrito mi primer post con este sistema. Mientras aprendo a utilizarlo, para lo que espero contar con el wikiauxilio de mis lectores (por ejemplo, ¿cómo se publican permalinks?) podéis visitar las pruebas aquí (http://lalengua.info/wp)
    (3)

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho