Ars longa, vita brevis

El amanecer del Planeta de los simios (crítica)

23 de July de 2014

el_amanecer_del_planeta_de_los_simios_6

Diez años después de los sucesos narrados en la película El origen del Planeta de los simios, el llamado virus simio ha acabado con el 99 % de la población mundial y, después de una guerra entre simios y humanos, los simios viven en el bosque en una situación parecida a la de nuestro Paleolítico, cazando animales con armas rudimentarias e ignorantes de la agricultura y la ganadería. Cosa curiosa es lo de la caza, dado que los grandes simios que aparecen en la película —chimpancés, bonobos, gorilas y orangutanes— son principalmente herbívoros; sin embargo, esto puede no ser un fallo, sino una alusión a la teoría de que nuestro cerebro empezó a desarrollarse en gran medida cuando comenzamos a consumir carne, plena de proteínas y reservas calóricas en forma de grasa.

Los simios, establecidos en un bosque cercano a la ciudad de San Francisco, son seres pensantes que se comunican mediante lengua de signos, aunque uno (César, el protagonista del filme anterior y actual líder de los monos) es capaz de articular palabras. Se preguntan si han sobrevivido humanos en la Tierra, dado que hace diez años que no se encuentran con ninguno.

Y en estas estamos cuando hace aparición un grupo de humanos, surge el conflicto porque disparan a un simio temiendo una agresión, y los simios, como es natural, se cabrean, aunque en aras de la paz deciden dejar ir con vida a las personas bajo la promesa de que nunca regresarán al bosque donde los simios moran. Pero hay un problema: los humanos necesitan ir al bosque a poner en marcha una presa que les proporcionará energía (la catástrofe no ha sido solo humana, sino también tecnológica, y los humanos viven sin electricidad), así que deciden solicitar a los simios el permiso para realizar los trabajos pertinentes y largarse luego.

Viene entonces un par de interesantes debates, uno en el bando de los humanos, otro en el de los simios, sobre la conveniencia de acceder a una coexistencia —que no convivencia— pacífica o iniciar una guerra para exterminar a los otros.

La película tiene un guion interesante, creo que está rodada con bastante agilidad, y las interpretaciones son, por lo general, buenas. Creo que no os aburriréis si decidís ir a verla con cierto interés y sin prejuicios. Las imágenes CGI ya tienen en el cine una madurez impresionante, y aunque sigue habiendo momentos en que uno se da cuenta de que está viendo muñequitos dibujados en 3D, el trabajo es casi siempre excelente, especialmente en el modelado físico de los simios y en sus expresiones faciales. A partir de aquí vienen unos párrafos que os desvelarán detalles del desarrollo de la trama y del final, así que si no has visto la película aún, te recomiendo dejar de leer ahora.
(more…)

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho