Ars longa, vita brevis

El problema de la bala

4 de March de 2013

IMG_0052

Acabo de terminar la tercera novela de Jaime Rubio Hancock, titulada El problema de la bala. Como casi siempre que acabo un libro, tenía intención de publicar un crítica meramente literaria, pero ciertas circunstancias alarmantes me obligan a detenerme antes en la penosa edición que la editorial Libro de Notas ha hecho del trabajo de este jovenzuelo escritor.

En primer lugar, el precio. El libro solo se distribuye en formato electrónico, y el precio no es demasiado alto (2,68 euros en Amazon). Sin embargo, con los gastos de envío la cosa se dispara. Uno ya está acostumbrado a que los gastos de envío a Melilla salgan algo más altos que en la Península, pero los 249 € que te cargan por enviarte este libro al iPad son un poco exagerados, al menos comparados con lo que uno acostumbra a pagar, que suele rondar los 200 euros como mucho.

En segundo lugar hay que hablar de la calidad física de la edición. A pesar de ser un libro electrónico, se emborrona cuando lo tocas, como si hubiese estado impreso en papel malo (alguien debería decirle a Libro de Notas que dejase de comprar los píxeles en China, y que sacrificase algo de sus insultantes márgenes de beneficio en aras de la calidad de la lectura).

IMG_0051

Por si fuera poco, se aprecia en la página que tenéis sobre estas líneas que el chimpancé que deben de tener como editor becado en la editorial estaría borracho el día que se encargó de este libro, porque incluye saltos de párrafo totalmente incoherentes, como cada vez que aparece el nombre de la novia del protagonista.

En fin, a la edición le otorgo una puntuación de tres coliflores y media sobre ocho.

Jaime Rubio (Barcelona, 1977 – 2016) es un joven escritor catalán que intenta abrirse paso a base de patadas en la espinilla en el agresivo mundo editorial español. Autoproclamado gurú de internet y amante 3.0, fue tristemente conocido hace unos años por encabezar una curiosa facción del catalanismo: aquella que pretendía que Cataluña se separase del resto de España, para llamarse —la comunidad autónoma escindida— España, y que el resto del país eligiese otro nombre, siempre que no fuese algo como España II, España la Buena, Aquí Hay Paella y otros nombres similares. Cuando amainó la polémica, no se volvió a saber de él, excepto por algún que otro escándalo nocturno fruto de sus juergas con el filántropo Salvador Sostres.

Y ahora vamos a la historia en sí. En general, el libro está entretenido, se lee rápido. Y la historia podría tener algo de gancho, de no haber existido un error tan de bulto, que uno no entiende cómo no han sido despedidos treinta o cuarenta trabajadores de la editorial, así como el amigo de copas de Rubio al que le haya enseñado el borrador en primer lugar. Voy.

La trama comienza con un joven barcelonés que se suicida de un disparo en la cabeza. Al enterarse la policía, acude al domicilio para detenerlo por sospechoso de suicidio, y días después comienza el juicio contra él. Pero, vamos a ver…

¿¿ES QUE NADIE SE HA DADO CUENTA DE QUE SI ESTÁ MUERTO NO SE LO PUEDE JUZGAR??”111

Este error, del que parece que ni Rubio, ni su amigo ebrio, ni el chimpancé editor ni nadie más se han dado cuenta, es olvidado pronto por el narrador —que encima es ¡en primera persona! Es decir, que el muerto no solo es juzgado, sino que cuenta la historia, toma ya— y durante todo el resto de la novela la gente actúa como si estuviese vivo. Asistimos al juicio, a los intentos de fuga, al juicio de apelación, a las escabrosas aventuras extramatrimoniales de los padres del muerto y otros vergonzosos episodios en los cuales podemos encontrar alguna palabra gruesa exactamente cada 162 palabras (como pene, vagina y cosas del estilo, pero dicho más como de chuletilla de extrarradio, ya me entendéis).

En fin, deseo toda la suerte del mundo a este escritor para su próxima novela, pero le aconsejo que la próxima vez cuente con alguien sin daños cerebrales evidentes antes de enviar su trabajo a la imprenta.

(Hay, por cierto, abierta una suscripción popular para ayudar a Jaime a pagar las facturas del psiquiatra, con la que podéis colaborar haciendo clic aquí. Si se arregla en la medida de lo posible la cabeza de este hombre, todos saldremos ganando.)

6 comentarios en “El problema de la bala”

  • # Elías dice:
    4 de March de 2013 a las 22:34

    Divertida y locuela, con prosa ágil e incluso algún que otro verso. Si lo tuyo es el humor de Monty Python, Rowan Atkinson, un poco de Faemino y alguna pizca de Els Joglars, esta puede ser tu novela del mes. Me ha sido imposible evitar la carcajada, especialmente en el primer capítulo, y a lo largo de toda la novela, con la pasividad que el muerto muestra a cada situación que se le pone por delante.

    «[…] cualquier cosa con tal de contar con algunos días más sobre la tierra y no debajo de ella.»

    «Sabes escuchar, se te nota. Y tienes una mirada inteligente. Aunque no tengas ojos.»

    (El padre del suicidado va a visitarlo a la cárcel, y le cuenta que su mujer le ha dejado por un celador) «Me llamó el jueves. Dice que es muy feliz y que el celador la tiene más grande que yo. Me explica estas cosas porque espera que podamos ser amigos y sabe que puede confiar en mí para contármelo todo. Después de más de veinte años de matrimonio, qué menos. Dice. Le dije que bueno. Pero por mí podría ahorrárselo. Ahora se han ido a dar la vuelta al mundo. Se ve que necesita poner algo de distancia y pensar en las cosas. Mientras folla. Me ha llegado una postal de su primera parada: París. Pero no te preocupes, me ha dicho que estará presente para tu ejecución.»

  • # Alberto dice:
    4 de March de 2013 a las 23:15

    Oiga, usted no sabe la de gastos que tiene hacer un libro así, y ni se imagina lo que nos ha costado mandar a Jaime a Melilla, conseguir un duplicado de su llave de casa, entrar mientras dormía, mangarle el iPad, cambiarlo por otro con el libro preinstalado, volver a poner todas las apps y cosas que tenía metidas, destruir su viejo iPad en una mina de carbón del sur de China… joder, que editar no es algo baladí, ¿eh? La cosa es quejarse.

  • # Elías dice:
    4 de March de 2013 a las 23:32

    Vale, os lo perdono porque al final Jaime accedió a firmarme el libro con el DNI electrónico, que si no…

  • # antonio molina dice:
    5 de March de 2013 a las 7:24

    ¿Dónde quedó aquello de leer sólo a gente fallecida 25 años al menos? 😉

  • # Elías dice:
    5 de March de 2013 a las 7:31

    En este caso he hecho una excepción porque el autor ha prometido morir en 2016.

  • # Fran dice:
    5 de March de 2013 a las 8:59

    Rickroleado me hallo.

Escribe un comentario

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho