Ars longa, vita brevis

Ni cuerpo que lo resista

8 de January de 2011

Mi hermano y yo nacimos en Madrid, de donde es mi padre, que a la sazón estaba ocupando su plaza de funcionario en esa ciudad. Poco antes de mi llegada a este mundo, mi madre le hizo a mi padre una propuesta: «Podríamos irnos a Melilla, a vivir con mi madre, que está sola; nos ahorraríamos la casa y además, en Melilla, cobrarías más. Ahora que somos cuatro no nos vendría mal». A ningún hombre le hace gracia la idea de irse a vivir con la suegra, así que mi padre se lo pensó durante unos momentos, sopesó las ventajas e inconvenientes, y al final dijo: «De acuerdo, vámonos a Melilla con tu madre. Después de todo, no va a vivir cien años, ¿no?»

DSC05037
Epic win! Haz clic en las fotos para verlas a mayor tamaño en Flickr.com.

Feliz cumpleaños, abuela.

DSC05081

Con cien años, mi abuela ha visto y vivido unas cuantas guerras —y tengo la sospecha de que ha sido causante de al menos tres o cuatro—. Trece partos, trece niños de los que sobrevivieron once, y tres tataranietos, de momento. De nietos y bisnietos uno ha perdido la cuenta.

DSC04997
Madre, hija y tataranieto. Poco menos de cien años de diferencia entre una y otro.

DSC05043

Ha llovido desde 1911 hasta hoy. Lo más duro que ha tenido que vivir, por puro imperativo natural, es la muerte de varios de sus descendientes. Como dice mi primo, «Abuela, es que, como tú no te mueres, nos tenemos que ir muriendo nosotros». Y razón no le falta. Por cierto, tranquilos, que parece que el gen responsable de todo esto solo se activa en la parte femenina de la familia. Estoy seguro de que mi abuela heredará mi casa.

DSC05094
Mi padre, aceptando la derrota con su proverbial elegancia. Mi madre con cara de póker… no sé qué pensar.

Mi padre, para vengarse, hizo que viniera la Tuna, lo que mi abuela soportó con un estoicismo envidiable.

DSC05163

¡En fin! Ha sido su día, y lo ha aprovechado todo lo que ha podido, porque sabe que no habrá más celebraciones hasta los 120, en que le haremos otra fiesta por todo lo alto (los que quedemos por aquí). ¡Felicidades otra vez!

7 comentarios en “Ni cuerpo que lo resista”

  • # Macu dice:
    8 de January de 2011 a las 21:06

    ¡¡¡FELICIDADES!!! Precioso el post y guapísima tu abuela. Ya le daré dos besazos. ¡Qué suerte llegar a esa edad y estar así de bien! Un besito

  • # motagirl2 dice:
    8 de January de 2011 a las 21:26

    Wow! 100 años, ¡que se dice pronto! Muchas felicidades para ella, y que sean muchos más.

  • # Leonor dice:
    8 de January de 2011 a las 21:56

    Qué gran victoria cumplir esa edad estando así de bien como tu abuela, sonriendo, sin enfermedades y, sobre todo, rodeada de gente.

    Es una gran victoria en la vida para los tiempos que corren.

    Enhorabuena.

  • # Tobal dice:
    9 de January de 2011 a las 13:20

    Sinceramente… FELICIDADES para tu abuela.

    ¡¡Menuda campeona!!

  • # ikima dice:
    11 de January de 2011 a las 17:27

    ¡Me has hecho llorar!

  • # antonio molina dice:
    12 de January de 2011 a las 20:04

    Echo de menos sus regañinas en la puerta de san Agustín, que si yo estaba demasiado gordo porque me comía la comida d Macu, que no me pasaba ya por casa… Ironías de la vida, ahora es amiga del abuelo de mi novia. ¡Y por muchos años!

  • # Carlitos dice:
    13 de January de 2011 a las 13:42

    ¡Muchas felicidades para tu agüelica!

    Eso sí, la crueldad de un yerno para con su suegra trayéndole a los “Monstruos con Calzas” es como para recurrir al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo… :b

Escribe un comentario

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho