Ars longa, vita brevis

Batracios

26 de January de 2011


Enlace al vídeo en YouTube

Mirad este vídeo, al que he llegado por un tweet (ya empieza aquello a dar sus frutos).

Soy lo suficientemente joven como para no tener apenas canas, pero lo suficientemente viejo como para acordarme de hace veinte años, cuando tenía unos quince, cursaba segundo de Bachillerato (el equivalente a 4.º de la ESO), tenía mi grupo —ahora tengo otro—, el pelo largo, no había Internet, pero lo flipaba con mi Amiga 500. Hace veinte años no había cámaras en todos lados. Ahora las tengo en el instituto donde trabajo (se votó en claustro el año anterior a mi incorporación, pero sigo alucinando de que se haya aprobado por mayoría). No te podían multar por no llevar el DNI encima. No había ninguna ley que registrara mis comunicaciones y las guardara durante un año, por si acaso delinquía (ahora existe esa ley, para Internet, la LSSI). No te obligaban a medio desnudarte en un aeropuerto, bajo amenaza de no dejarte volar, perdiendo el dinero del billete que has pagado. No había una ley que destinase parte del dinero que pago por un ordenador o por un disco duro a una entidad privada (SGAE) mediante el canon; existía un canon sobre las cintas de casete y vídeo vírgenes, pero al menos era fruto de un acuerdo entre empresas, no una imposición de un Gobierno al que pago yo. Un hostelero podía decidir si en su establecimiento, cuyos impuestos, reformas y mantenimiento pagaba él, permitía fumar o no. En un alarde de libre albedrío, hasta podías decidir si te ponías el cinturón de seguridad o no. Eso sí: había mucho menos fútbol en la tele.

Estamos hechos unos batracios. Y eso que Internet nos iba a volver a todos inteligentes y combativos.

(Que conste que me alegro de que los no fumadores tengan ahora una ley que les guste, pero este post no trata sobre la Ley contra el tabaco, ni pretendo que se opine aquí sobre ello, aunque cada cual puede hacer lo que le plazca, claro. Se podría decir que ahora los no fumadores no tienen la obligación de aspirar humo, pero antes del 2 de enero tampoco la tenían: sufrían esa molestia si decidían ir a un bar o a una discoteca, como yo sufro la del ruido y la música de baja calidad si decido hacer lo propio. Pero ni ellos ni yo estamos obligados a nada de eso.)

2 comentarios en “Batracios”

  • # hasumedic dice:
    27 de January de 2011 a las 10:21

    No puedes dejar ir una reflexión final como la del último párrafo y decir que no pretendes que se opine de ello.

    Es muy sencillo. Fumar es nocivo. El estado te permite fumar, pero no en compañía de otra gente en sitios cerrados dónde esa gente seguramente se sentirá molesta por tu actitud.

    Que hay miles de actitudes que pueden molestar también a los fumadores (y no fumadores)? Por supuesto, luchemos contra ellas también (gritos, uso incorrecto del lenguaje, loqueseosocurra…). No por ello, la prohibición de fumar en sitios públicos y cerrados deja de ser coherente y necesaria.

  • # pedro dice:
    29 de January de 2011 a las 16:44

    Al final … cierto: unos batracios.

Escribe un comentario

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho