Ars longa, vita brevis

De langostas y bogavantes

5 de December de 2010

En mayo de 2007, ¡hace más de tres años ya!, escribí un post sobre si las langostas sufrían o no al ser cocidas vivas. El artículo fue motivado por tres circunstancias: soy un activista por el trato razonable a los animales, e intento siempre que puedo que no sufran más de lo necesario; no obstante, me encanta comer, y no solo hierbas y hongos, sino también animales, si están ricos; y una serie de artículos que en ese año eran más o menos recientes parecían avalar la teoría de que estos crustáceos no sufren al ser cocinados vivos, al menos con un sufrimiento análogo al que experimentamos los mamíferos. En el post enlazado al principio están los enlaces a los estudios de los que hablo.

Como una suerte de disclaimer, afirmo desde aquí que solo he comido langosta una vez en mi vida, ya que siempre he sido modestamente pobre, y que cuando llegué a la casa donde estaba invitado, el animal hacía ya horas que había pasado a mejor vida. Estaba delicioso, por supuesto, aunque he de decir que disfruto más con otras clases de marisco, como los langostinos o las coquinas. Debo de tener paladar de proletario. Aquí una foto del artrópodo en cuestión, con un individuo de 1,78 metros, para que os hagáis una idea de la escala. Es mi abogado: si alguien quiere denunciarme, que hable con él.

El caso es que, tres años y medio después, el post sigue dando guerra. Hasta el momento lleva 21 comentarios, que han ido llegando regularmente. Esta mañana me ha llegado a la cola de moderación uno tan gracioso que no he podido resistir compartirlo con vosotros:

eso no es una langosta, lo primero, es un bogavante.
las langostas no tienen pinzas, como alguien puede hacer una web sobre langostas y poner un bogavante, si hablas de algo, has de saber de que hablas, poruqe es de ignorante.

Lo tiene casi todo: un punto mínimo de trolleo y de HOYGAN, lo justo para entretener sin ser irritante (lo primero, por el reproche rayano en el insulto; lo segundo, por la ausencia de puntuación y acentuación coherentes, pero ambas cosas, lo justo para divertir sin llegar a ofender) y un estilo de prosa poética, sin mucho ritmo pero con rima interna. Lo firma hxhx, y lo dejo aquí para la posteridad.

Por cierto, efectivamente, observando el dibujo con que ilustré la entrada, parece que el individuo es bogavante, y no langosta. Procede de la Wikipedia en inglés, idioma en que ambos animales se designan con la misma palabra. De ahí la confusión. La escasez de imágenes en la Wiki española —consecuencia, sobre todo, de las leyes de propiedad intelectual en este país— hace que normalmente tire de la versión inglesa para iluminar los posts.

P. S.: Me ha recordado una vieja tira del genial xkcd:

Y es que, cuando el deber llama, los valientes acuden. Sin acritud, en serio.

1 comentario en “De langostas y bogavantes”

  • # C dice:
    5 de December de 2010 a las 22:22

    He visto alguna vez escrito eso de “hoygan” pero no sabía que se les llamaba así. Me he reído un rato viendo reacciones, como scripts anti-hoygan. Me gusta el blog 🙂

Escribe un comentario

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho