Ars longa, vita brevis

Huelga decirlo

29 de September de 2010

Ayer, en los primeros cinco minutos de clase, intenté explicar a mis alumnos por qué iba a acudir a la huelga general convocada para hoy. No les di un mitin ni nada, no me parece ético. Solamente les expliqué mis razones y a continuación les dije que ir a trabajar era un derecho tan sagrado como mi derecho a la huelga, y allá cada cual con su decisión. Sé que no estaba obligado a dar explicaciones, pero yo hago huelga contra unas decisiones del Gobierno, no contra mis alumnos, que no tienen culpa de nada, así que me pareció que la dignidad exigía que les informara de por qué iban a perder una de mis clases. Ellos estaban encantados, especialmente los que tenían clase conmigo a primera y a última hora. Pero cuando oyeron los motivos que hay para esta huelga, vi que sus caras iban cambiando de la alegría a la inquietud.

Al principio no entendí por qué se preocupaban. Cuando yo era estudiante, nada podía quitarme la alegría de librarme de un día de clase, ya fuera por huelga, temporal, terremoto o invasión alienígena. Pero creo que luego lo comprendí. Y creo que pensé lo mismo que ellos.

Cuando ellos tengan mi edad —y se acordarán de cuando tenían 17, ya que yo aún me acuerdo— y algunos, Dios no lo quiera, sean profesores… ¿qué motivos para hacer huelga explicarán a los alumnos? Cuando yo estaba sentado en esas sillas verdes, no se le pasaba por la cabeza a nadie que nos obligaran a trabajar hasta los 67 años, que recortaran pensiones, que bajasen los sueldos de los funcionarios, y que además los tontos pidan que nuestro trabajo deje de estar medianamente asegurado, que llegásemos a los 5 millones de parados, 5 millones, permitidme que lo repita, que prestasen nuestro dinero a los bancos para que concedieran créditos —cosa que no han hecho—, que en la mayor crisis económica de nuestra democracia no haya arrestos suficientes para tocar los impuestos de los que más tienen (no, no los don Pelanas que cobran más de 100.000 euros al año, sino las verdaderas grandes fortunas del país), que fuese tan sumamente fácil poner a un trabajador de patitas en la puñetera calle. En el país se hicieron varias huelgas generales, y eso que ni en la mayor de las pesadillas se imaginaba nadie que las cosas iban a estar tan mal.

Me da miedo que, cuando mis alumnos sean profesores, tengan que explicar a sus alumnos: «Mañana voy a la huelga para que no reduzcan la indemnización por despido de 20 a 5 días; para que no rebajen las pensiones; para que no vuelvan a bajar los impuestos a las grandes fortunas; para que no se privaticen por completo la educación y la sanidad; para que no aumenten la edad de jubilación hasta los 70 años…». Me da miedo, pero no me parece nada improbable. Todo lo que pueda hacer para que eso no suceda, lo haré, incluido hacer huelga. Cuando, dentro de otros 17 años, haya 10 —diez— millones de parados y para pagar las pensiones, en lugar de obligar al Santander a pagar más impuestos, me rebajen el sueldo a mí y las pensiones a las ancianas, yo, al menos, podré decir que intenté impedir que llegáramos a eso.

Pero nada, el tema del día es criticar a los piquetes y a los sindicatos. Como si las medidas no nos afectaran, como si fuesen a producirse en el país de Nunca Jamás. Pues eso, todo el mundo calladito y trabajando, y en las generales, ya sabéis, votad a los mismos dos de siempre.

5 comentarios en “Huelga decirlo”

  • # Primo dice:
    29 de September de 2010 a las 17:12

    La edad de la inocencia!!

  • # Manuel dice:
    29 de September de 2010 a las 20:00

    Yo he ido a trabajar y por una sencilla razón.

    Hemos llegado a un punto en el que los sindicatos no son más que otra organización como los partidos políticos, pensada para trincar toda la pasta que puedan y dar trabajo a los familiares.

    Hace mucho que dejaron de pensar en los trabajadores a los que dicen representar, sin despeinarse a la hora de negociar EREs (de los que trincan por cada trabajador que se queda sin trabajo) o contratos temporales que no han traído más que precariedad.
    Además, el momento de la huelga era hace más de un año, cuando esas fotos de ZP al lado de los banqueros españoles, signo de vergüenza de alguien que dice ser socialista.

    Por todo ello, creo que lo mejor que podía pasar hoy era ver cómo quedaban patentes dos cosas:

    1) Que los trabajadores ya no apoyan a estos sindicatos.
    2) Que la ciudadanía no confía en los sindicatos, pero tampoco en las alternativas de gobierno.

    Quizás a partir de ahora unos y otros empiecen a darse cuenta de que necesitan hacerlo mucho mejor para volver a ganarse la confianza de la ciudadanía.

    Es otra forma de verlo, porque al fin y al cabo las medidas aprobadas ya no se van a eliminar (otra de las imposiciones de la UE) y los que hoy han organizado todo esto lo único que buscan es que les llenen un poco más la saca.

    Y en las elecciones, ni los unos ni los otros.

  • # Víctor dice:
    30 de September de 2010 a las 3:35

    Felicitaciones por tu coherencia y ejemplo de dignidad. Los alumnos de todo el mundo necesitan de profes como tú: directos para enfrentar la injusticia, valientes ante el poderoso y que no se rinden….

    Un abrazo desde Chile

  • # Pedro dice:
    30 de September de 2010 a las 13:43

    Bueno y educativo (no sólo para tus alumnos).
    Yo tuve que explicar a mi hijo cuales eran las razones de mi participación en la huelga, cuales eran mis razones para que él no fuese ese dia a la escuela …. y después, a mi regreso a la casa tras participar activamente en la huelga, tuve que explicarle a mi hijo que ni estaba herido, ni había quemado nada, ni me había pegado con nadie ….
    ¿Por qué sigue siendo más fuerte la influencia de los medios que de las personas???

    salud

  • # lady jekyll dice:
    13 de October de 2010 a las 14:14

    Manuel no lo pudo explicar ni más bien ni más clarito. ¡Ele!

Escribe un comentario

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho