Ars longa, vita brevis

Váyase, señor Marshall

28 de July de 2010

Desde que España entró en la UE en enero de 1986, hemos seguido fielmente las directrices económicas de la Unión. Directrices que, invariablemente, se dirigían hacia un destino que en Europa conocemos como liberal, adjetivo que se refiere no a las libertades individuales, sino a la libertad de los mercados para hacer y deshacer sin que haya demasiadas trabas legales por medio (como la obligatoriedad de pagar, al menos, un salario mínimo legalmente establecido, de pagar unos impuestos suficientes para mantener el estado del bienestar, de indemnizar a un trabajador al que se despide, etc.). Llevan años diciéndonos que esto es lo mejor para la sociedad, e, incluso, hace unas pocas semanas, se han aprobado en el Parlamento español unas cuantas medidas destinadas a la liberalización de la economía nacional (reducción del déficit mediante, oh, bajada de salarios de los trabajadores de la Administración, congelación de pensiones, reducción de las indemnizaciones por despido, etc.).

Mientras yo miro el mapa de la Vía Láctea para ver si encuentro algún planeta donde aún merezca la pena vivir, donde uno pueda trabajar pensando en su vida y su futuro, y no en si mañana me echarán de mi trabajo para reducir costes, me doy cuenta de que, en la práctica, no hay en España un solo partido con posibilidades de gobernar que no esté de acuerdo con estas medidas liberales. Ya sea el PP por convicción, o el PSOE por cobardía (y un poco de convicción también, supongo), todos nuestros sucesivos gobiernos han ido aplicando reformas en esa dirección.

La Unión Europea se ha fijado en el modelo económico estadounidense, que es más (agárrense, que vienen eufemismos) flexible, dinámico, con más oportunidades y mayor movilidad. Llevamos años intentando convertir la UE en los Estados Unidos, empezando por una educación pública que prima el que los estudiantes sepan hacer, y no el que sepan, como si fuera posible aprender algún oficio, en realidad, antes de ejercerlo; yo, al menos, tras cinco años de universidad y uno de CAP (Certificado de Aptitud Pedagógica), donde aprendí todo lo que sé sobre ser profesor ha sido sentado en mi mesa delante de treinta alumnos. Imagino, por otra parte, que donde un ingeniero aprende a resolver los problemas de su empresa es en su empresa, y no en aulas ni laboratorios. Pero sigamos. El mercado laboral, por su parte, también se ha ido acercando al modelo norteamericano: mayor precariedad, competitividad que se escapa de lo razonable, hijos que se preparan la comida y se saben los horarios de los autobuses porque sus padres deben echar más horas de las cobradas en sus puestos de trabajo. En fin, esas cosas.

A casi nadie le parece mal, ya que los dos grandes partidos ultraliberales españoles siguen acaparando un porcentaje cercano al 100% de los votos en nuestro país. Digo yo: o no les parece mal, o son estúpidos, ya que les votan.

Me encuentro hoy (vía digg.com) con un interesante artículo en el blog Manhattan Diary que explica, con números y estadísticas, y no con reflexiones marxistas de un anarquista enloquecido, por qué es cierto que somos estúpidos. El título del artículo es esclarecedor, transparente: La clase media estadounidense está muriendo y las estadísticas lo demuestran. A continuación, os traduzco la parte de los fríos, despiadados, objetivos números. Os aviso de que ponen los pelos de punta (no estoy especializado en inglés financiero, si alguien detecta alguno de los muchos errores que habrá, le agradecería que avisara en los comentarios):

– El 83% de los valores [económicos] de los EEUU están en poder del 1% de la población.
– El 1% de las familias que más poseen en los EEUU tienen casi el doble de la riqueza empresarial que tenían hace diez años.
– El 66% del crecimiento de la renta entre 2001 y 2007 fue a parar al 1% de los estadounidenses más ricos.
– En 1950, el sueldo medio de un ejecutivo en relación con el de un trabajador medio estaba en relación de 30 a 1. Desde el año 2000, esa proporción se ha disparado hasta entre 300 y 500 a 1.
– El 10% de los norteamericanos más ricos ganan hoy el 50% de los ingresos nacionales.
– El 61% de los estadounidenses «siempre» o «normalmente» vive de paga en paga, lo que sucedía al 49% en 2008 y al 43% en 2007.
– Un preocupante 43% de norteamericanos tienen ahorrados menos de 10.000 dólares para su jubilación.
– Solamente el 5% de los estadounidenses han visto sus ingresos aumentados lo suficiente como para no sentir la subida de precios de la vivienda desde 1975.
– Por primera vez en la historia de los Estados Unidos, los bancos norteamericanos poseen más valor económico en viviendas que el total de la población.
– En 2007, el 80% de las familias estadounidenses menos ricas tenían aproximadamente el 7% de los valores financieros líquidos.
– El 50% de personas con salarios más bajos en los EEUU, entre todos, poseen menos del 1% de la riqueza del país (Nota del blogger: ¡eso quiere decir, grosso modo, que la mitad de la gente solamente posee el 1% del dinero!).
– Las bonificaciones (o gratificaciones) medias de Wall Street para 2009 crecieron un 17% respecto al año anterior.
– Más del 40% de los estadounidenses empleados están trabajando actualmente en el sector servicios, que está, normalmente, mal pagado.
– En los EEUU, el empleado federal medio cobra ahora un 60% más que el empleado privado medio.
– En los EEUU, hoy, el tiempo medio para encontrar un trabajo ha aumentado hasta un récord de 35,2 semanas.
– Por primera vez en la historia de los EEUU, más de 40 millones de norteamericanos viven de vales de comida del Gobierno, y el Departamento de Agricultura prevé que el número aumentará hasta los 43 millones en 2011.
– Con esto es con lo que tiene que competir hoy un estadounidense: en China, un trabajador de la industria textil cobra aproximadamente 86 centavos por hora, y, en Camboya, unos 22 centavos (N. del b.: ¡Hurra por la globalización!).
– Aproximadamente el 21% de todos los niños de los Estados Unidos se encuentran actualmente por debajo del índice de pobreza. Es el porcentaje más alto en 20 años.

Resumiendo:

1. Los ricos estadounidenses son hoy muchísimo más ricos que antes.
2. La clase media, en gran parte, se ha convertido en clase baja.
3. Un número casi igual al total de la población española vive de vales de comida en el país más rico de la Tierra.
4. En ese mismo país, uno de cada cinco niños vive en la pobreza. Uno de cada cinco.
5. Los bancos poseen más riqueza inmobiliaria que sus 310 millones de habitantes.

Ese es nuestro modelo, allá vamos, eso es la UE y la España de González, Aznar, Rodríguez Zapatero, y muy probablemente de Rajoy y/ o el que venga tras él. Lo que os pido es que leáis detenidamente, siquiera, solo esos cinco puntos, y os hagáis una pregunta: ¿Es eso lo que quiero? Cuando vaya a votar, cuando esté depositando mi voto en la urna, ¿es eso lo que estoy pidiendo a los políticos? Una vez que os respondáis, echad el voto. Y que se cumpla vuestra voluntad.

4 comentarios en “Váyase, señor Marshall”

  • # Quino dice:
    28 de July de 2010 a las 16:43

    Parece ser que eso es lo que hay, y que va a peor.
    Desde que terminó la España de UCD y CDS y la peseta, entramos en la Unión Europea, tuvimos acceso a esta globalización que lo único que hace es meternos por los ojos productos de todo tipo para que compremos, a mansalva, y cada vez nos hace acercarnos al bienestar pero gastando más dinero, del que no disponemos; pero no se preocupe para eso están los Bancos, para prestárnoslo con intereses.

  • # Váyase, señor Marshall dice:
    28 de July de 2010 a las 17:59

    […] Váyase, señor Marshall lalengua.info/2010/07/vayase-senor-marshall/  por 2pir hace 3 segundos […]

  • # antonio molina dice:
    31 de July de 2010 a las 10:45

    Estado del bienestar lo llaman. ¿Bienestar de quién? Pero no nos quejemos, que al menos nos tienen entretenidos con la prohibición de los toros, el mundial de fútbol, los productos supuestamente adelgazantes y su puta madre… Que se haga su bastarda voluntad barnizada de democracia, y no la nuestra.

  • # Carlos Martin (Endimion) dice:
    22 de December de 2010 a las 3:31

    Unos lamentables porcentajes que impiden que España vaya bien. Si es que vamos de mal en peor -_-
    Totalmente de acuerdo contigo Don Elías.

Escribe un comentario

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho