Ars longa, vita brevis

Perdidos y encontrados

30 de March de 2010


Imagen: todoseries.com y Fox TV, supongo.

Bueno, pues el último episodio de Perdidos (debería llamar Lost a la serie; la estoy viendo en inglés, una prueba más de que las compañías de distribución de contenidos están al menos una semana por detrás de los que los consumimos) por fin da algunas respuestas claras y satisfactorias, que, aunque a algunos nos decepcionan un poco —a mí personalmente me habría gustado que la cosa hubiese ido más por el terreno de la ciencia-ficción que por el de la fantasía mágico-religiosa— no puede negarse que esclarecen bastante todo el lío de la isla. Por lo demás, el capítulo 6×09 me ha parecido sensacional: bien interpretado, con el encanto de una serie de época bastante bien rodada, gran parte de la acción transcurre en España, concretamente en Tenerife en la primera mitad del siglo XIX… muy logrado todo.

Es curioso que, en varias críticas que he visto del capítulo, mucha gente decía que le había parecido un episodio flojo. Lo más curioso es que son precisamente los fanáticos de la serie los que más lo critican. Sí, esos que son capaces de verse los 200 capítulos anteriores para demostrarte que un personaje fútil de alguna escena irrelevante del último capítulo lleva un reloj parecido al que llevaba otro personaje inane de otra escena sin importancia de otro episodio de hace cuatro años (caso verídico)… esos son los que te dicen ahora que un capítulo donde por fin se sabe qué demonios es la maldita isla, cómo uno de los personajes más misteriosos se hizo inmortal, qué tipo de batalla se lucha en el paraíso oceánico de la maldad, no aporta nada a la trama. Así, como os lo cuento.

El episodio me ha parecido muy bien ambientado, ha mostrado bien las supersticiones que han controlado y controlan al español medio desde hace siglos (¿alguien dijo Semana Santa?), la tiranía del cacique —o profesional liberal, que tanto da— hacia su hermano pobre, la influencia de la Iglesia más en la vida terrena que en la ultraterrena…

Y luego tenemos el asunto de la dialectología. Calculo que al menos el 50% del capítulo se habla en español en su versión original. Ha sido un gustazo entenderlo con menor esfuerzo del que exige un capítulo normal completo en inglés. Pero entonces todo el mundo entiende de dialectología y se pregunta cómo un español de Canarias habla con acento cubano. Otra vez, los que más se quejan son los adictos a la serie.

Pues bien, resulta que, desde el descubrimiento hasta hace bien poco, las Islas Afortunadas eran paso obligado en los viajes entre España y América, dado que los antiguos viajes a vela eran largos y no venía nada mal una parada antes de continuar viaje para repostar, curar enfermos y cosas así. Eso explica que el dialecto canario, en gran parte, sea más parecido a los dialectos iberoamericanos (especialmente los del Caribe) que a muchos de los dialectos peninsulares. No solamente en la pronunciación, sino también en léxico. Véase el caso de la guagua, que es un autobús en Canarias y en las Antillas. Y como ese hay muchos más. En Melilla, por cierto, al autobús le decimos la coa. Si a alguien le interesa, que pregunte —o responda— en los comentarios.

Pero vamos, por supuesto que, ni contando con los ciento setenta y pico años transcurridos ni con el hecho de que en Tenerife nunca se ha hablado vallisoletano, lo que me llama la atención es que la gente no sea capaz abstraerse durante unos minutos de la realidad, suspender la exigencia de verosimilitud y disfrutar de una de las mejores series producidas para la televisión. ¿Os tragáis que un humo negro persigue a la gente y os indignáis porque un canario habla como Fidel Castro?

Me pregunto por qué en la era de Internet todo el mundo se ha vuelto crítico de todo, especialista en cualquier cosa (¿para qué servirá un «especialista en series de televisión»?) y la gente no sea capaz de sentarse algo más de una maldita media hora y ver algo de ficción sin estar atento para ver si le pilla un fallo a lo que salga en pantalla. ¿Dónde quedó aquello de mirar la tele un rato para olvidarse del trabajo? ¿Es que han dejado de llamarla «caja tonta» y se ha convertido en algo diferente? Válgame Dios, si sois tan quisquillosos, apagad la tele y buscad un libro. Por cierto, te recomiendo no seguir leyendo si aún no has visto el último capítulo, o si piensas empezar a ver la serie y disfrutar.

Mostrar texto oculto ▼

7 comentarios en “Perdidos y encontrados”

  • # Jaime dice:
    30 de March de 2010 a las 21:39

    Me ha gustado eso de que ahora todo el mundo es crítico de todo.

    Le pongo cuatro estrellas a este post.

    Chorradas (la mía, quiero decir) aparte, a mí también me ha gustado el episodio. Aunque a mí por regla general todos los episodios en los que Ben sale menos de veinte minutos me parecen flojillos.

  • # Archivista dice:
    30 de March de 2010 a las 21:44

    Yo lo vi antes! Y me encantó por cierto.

  • # Manuel dice:
    30 de March de 2010 a las 22:09

    El episodio es genial… desde hace muuuchos capítulos me estaba preguntando quién era Richard y aún más… ¿qué coño pinta un barco en mitad de una isla?

    Ahora estas dudas han quedado resueltas, y además dejan entrever que el papel de Richard aún va a ser muy importante.

    Y me resbalan las críticas… la serie sigue siendo genial, muy por encima del resto, como demuestra que después de 6 años aún siga manteniéndonos expectantes a cada capítulo… ¡¡¡¡6 años!!!!… mientras otros grandes de la pequeña pantalla (por ejemplo el gran House) van perdiendo fuelle pese a ser otro gran éxito.

    Y yo creo que Desmond aún tiene que volver a aparecer… no se porqué, pero creo que le volveremos a ver.

  • # Farándula dice:
    31 de March de 2010 a las 10:52

    Bueno, pues una medio canaria que no ha visto Lost recalando por aquí para opinar sobre lo que no le incumbe.

    De salida como no he visto el capítulo, no sé qué acento exacto habrán usado, que igual ni es cubano ni es nada, pero de ser el caso me resultaría pelín molesto, la verdad.

    Vale, ciertamente en Canarias se habla con un acento mucho más cercano al de iberoamérica que al de la península -empezando por el seseo- pero de ahí a identificarlo claramente con el acento cubano o de cualquier otro sitio media un buen trecho. En el caso de Tenerife, por ejemplo, hubo una elevadísima inmigración venezolana que se deja ver en su acento y, los canarios en general, emigraron durante muchos años a Cuba, volviendo dos generaciones después con acento y una botella de ron en el maleta.

    Pero, fuera de todas estas razones históricas, la cuestión es que del oído dialectal del personal me fío más bien poco. Un ejemplo: a mí -que, por circunstancias familiares, ni siquiera tengo acento canario para nadie que lo conozca- en Madrid me han llegado a preguntar si soy argentina sólo por aquello de la guagua y el pibe (eso cuando no me han soltado directamente un comentario de esos tipo “vete a tu país sudaca de mierda”), o en Bilbao que si soy gitana, por decir chacho. Joder, hasta por andaluza me han tomado, que ya tiene guasa… ni cristo identifica el acento canario.

    Así que, que ahora me vengan esos mismos Pericos de Pinto-Valdemoro a defender la pureza del canarismo, como que me da la risa, sabe usted.

  • # Elías dice:
    31 de March de 2010 a las 11:44

    Vamos a ver. Si el caso es que incluso es casi más propio hablar de “idiolectos” (la forma de hablar concreta de una persona) que de dialectos, ya que no hay dos personas que hablen exactamente igual, aunque sean hermanos siameses criados bajo el mismo techo. Hay miles de factores que configuran el habla de las personas.

    Desde luego, cualquier español que vea este episodio de Lost se dará cuenta de que los que hablan no son canarios. Pero criticar el capítulo por eso me parece una majadería. Los que lo hacen, ¿se preocupan en si el mafioso ruso que habla en tal o cual película estadounidense se expresa con un acento correcto? Supongo que no. Pero el ruso que vea la peli se descojonará, seguramente.

    La serie tiene, como cualquier obra de gran envergadura, por bien realizada que esté, un montón de pequeños fallos, algunos inevitables y otros evitables. Pero centrarse en ese detalle me parece una idiotez propia de estos tiempos en que todo el mundo es experto en algo.

    Hay que tener en cuenta que los realizadores ruedan los capítulos pensando, en principio, en un público estadounidense, que ni siquiera sabe que las Canarias no están en América del Sur (no digamos ya que sepan que están en África). Y en cualquier caso, que ese aspecto te impida gozar de un capítulo excelente me parece de un esnobismo de manual.

    Saludos.

  • # Ikima dice:
    1 de April de 2010 a las 10:59

    Yo no veo la serie, pero quiero preguntar lo de la “coa”.

  • # javi dice:
    1 de April de 2010 a las 21:09

    Yo también quiero preguntar lo de «la coa».

Escribe un comentario

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho