Ars longa, vita brevis

En defensa de un tal Toledo

8 de March de 2010

Hace días que quería escribir algo sobre el affair Zapata-Toledo, pero no descubro nada si os digo que me encuentro en mitad de una sequía, si no de inspiración, sí de motivación para seguir escribiendo en un sitio en el que, a pesar de tenerle un cariño tremendo, no ocupa ni de lejos ninguno de los puestos de cabeza de mis preocupaciones vitales actuales. Me pregunto si sabréis disculparme.

Por suerte, Daniel Tercero parece haber leído mis pensamientos, añadido otros de razonamiento más fino y haberlos expresado de una manera clara y directa:

No entiendo dos cosas muy españolas y muy cainitas (lamentable sinonimia) como son el linchamiento mediático y el esconderse del eco de las propias palabras. Lo primero lo ha sufrido Toledo y, curiosamente, más por parte de la prensa socialdemócrata que de la derecha; y de lo segundo, cabe destacar que el actor ha dado la cara. Sí. Sorprende, además, en un país donde la opinión de un actor tiene tanta importancia. Es como cuando nos felicitamos por el correcto funcionamiento de un servicio. No es lo habitual. Toledo no se ha escondido.

Si queréis opinar en lugares de trabajo, cafeterías y cualquier otro sitio con conocimiento de causa y la fría razón (que si es razón no puede ser más que fría), es imprescindible que acudáis al artículo completo.

1 comentario en “En defensa de un tal Toledo”

  • # Aquiles dice:
    19 de March de 2010 a las 13:24

    Fantástico, cainita es poner merecidamente a caldo aun individuo que tiene los santos cc. de defender a una dictadura comunista.
    El comunismo de Stalin, Mao, Castro y los Jemeres Rojos (que camparon a sus anchas en Camboya y Vietnam cuando, desgraciadamente, los americanos se retiraron) han sido responsables de muchos millones de asesinatos, por hambre (Ucrania en los años 20 y 30) y encarcelaniento y ejecución. Sencillamente asqueroso.
    Pero bueno, en España se puede salir a la calle cantando la internacional y portando una bandera de la URSS y encima queda uno como progre guay.
    Desde luego que sobran las palabras y los energúmenos como Toledo.
    Todos las personas son respetables, pero no todas las opiniones son respetables, ni mucho menos, y las del Toledo lo convierten a él en persona nada respetable.

Escribe un comentario

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho