Ars longa, vita brevis

Más mentiras

11 de February de 2010

Este mediodía, cuando he oído en las noticias que las muertes anuales por tabaquismo se habían reducido en 1.500 desde la entrada en vigor de la última y draconiana ley anti tabaco, lo único que he podido pensar —ya que, como fumador, soy un estúpido— ha sido: «Es una buena noticia, sin duda. Ojalá limiten también el consumo de grasas saturadas, bollería industrial y alcohol, y obliguen a la gente a hacer deporte, las muertes se reducirían aún más». Era irónico, por supuesto. Lo del tabaco no tiene mucho que ver con la salud, sino con el gusto de los políticos por prohibir. De todas maneras, cuando hayan prohibido el tabaco, el alcohol, los filetes y filetazos, la vida sedentaria, las películas pornográficas, los deportes de riesgo y los videojuegos (que, recordad, ¡también matan!), probablemente viviremos todos cien años. Mi pregunta es: ¿y para qué?

Pero el asunto va más allá. El impacto de la famosa ley en el número de muertes por tabaquismo es… inexistente. Cero. Nada. Nihil. Lo cuenta Josu en Malaprensa y lo explica, con datos, Wonka.

Recordad: si queréis noticias, información, la verdad, acudid a los gurúes, a Dios, a la vecina del tercero, al verdulero. Las noticias os dicen lo que queréis oír. O bien lo que les gustaría que fuera la realidad. Que, habitualmente, dista mucho de la realidad.

7 comentarios en “Más mentiras”

  • # Manuel dice:
    11 de February de 2010 a las 21:50

    Al final se trata de vender… lo que sea, en este caso en vender los beneficios de una ley que no gusta a ningún fumador.

    Por cierto, sobre las grasas trans hoy leía en ElMundo.es que en el Reino Unido ya se está pidiendo la prohibición de su uso, algo que YA tendría que estar regulado.

    http://www.elmundo.es/elmundosalud/2010/02/10/nutricion/1265827997.html

  • # Ikima dice:
    12 de February de 2010 a las 1:59

    En general todos tus argumentos me parecen buenos, pero el de comparar el tema del tabaquismo con el de los alimentos nunca me ha gustado, carece de fundamento por completo. Yo estuve haciendo el doctorado (lo dejé a medias, también es cierto) en el departamento de bioquímica, estudiando relaciones con la obesidad, y no es comparable, aunque no creo que sea ocasión de extenderme con argumentos científicos al respecto. Ahora, con eso de que el impacto de la ley ha sido nulo, sí estoy de acuerdo. De hecho al principio había cierto temor a las multas y esas cosas en los establecimientos, pero en pocos meses se relajó el asunto y lo que se dice inspectores de ley antitabaco no sé ni siquiera que hayan existido. ¿Cómo van a decir ahora que cualquier disminución de la incidencia se debe a la ley? Ridículo.

  • # RaFa dice:
    12 de February de 2010 a las 16:47

    No me meto en si esa información que están dando los medios sea cierta o no, y me parece bien lo que dices de que no está bien tanto prohibir.
    Pero igual que es utópico un Estado con menos restricciones, también lo es una sociedad suficientemente responsable como para no envenenarse a sí misma y a los demás.

  • # julifos dice:
    13 de February de 2010 a las 1:12

    Pues yo fuma que te fuma y no me muero ni ná. Me parece que hay cosas mucho más perjudiciales para uno mismo y para los demás, empezando por el estrés laboral injustificado, siguiendo por la existencia de vehículos que utilizan gasolina para funcionar (a estas alturas de la vida) y terminando por las madres que utilizan tres bolsas de plástico para envolver un bocadillo de caballa para que no se salga el aceite. Y en mi barrio ya te digo que no se recicla ni papa. Del 5% que llega a los contenedores, el 50% está todo mezclado (poliespán con cartón, el vidrio donde los plásticos, etc.). Como diría un viejo profesor al que tengo aprecio (que no es autor de La Lengua, aunque me daba clase de lengua): estudias pero mal.

    Y, en hablando de política, también me parece que hay cosas más importantes que perseguir a los fumadores. Unos cuantos millones de cosas.

    Que viva el Ducados (con perdón).

  • # RaFa dice:
    13 de February de 2010 a las 11:41

    No me parece muy maduro intentar justificarse con que “hay más gente que hace cosas malas”. Me recuerda a cuando el profesor cogía a uno hablando le llamaba la atención, y éste respondía con un “¡pero si está todo el mundo hablando!”

  • # Las Reinas del Garito dice:
    28 de February de 2010 a las 10:15

    Buenos días y felicidades por esta interesante bitácora (y empiezo así porque luego siempre termino comentando cuando no estoy de acuerdo y parece lo que no es).

    Tus argumentos son falaces. El problema del tabaco no es que tu, voluntariamente y haciendo con tu cuerpo lo que te da la gana (como no debería ser de otra forma), fumes más o menos. El problema es que cuando tú fumas al lado de un no fumador o en un local estás haciendo que fume quien no quiere. No es la salud de los fumadores, sino la de los no fumadores. Es más, es un problema de libertad, la de los no fumadores a elegir si quieren o no llenarse los pulmones con vuestro humo (y el pretender que no salgamos de casa y no entremos en prácticamente ningún lugar de ocio no negarás que es bastante discriminatorio).

    Si yo me como una tostada bien untada de margarina, una chuleta llena de grasa o me pongo hasta las trancas de alcohol o drogas, curiosamente no voy detrás de tú a que le des un mordisco a mi tostada, ni un trago a mi cubata ni te fuerzo a que te metas media raya, por poner sólo algunos ejemplos hipotéticos.

    Por ser fumadores no sois estúpidos, tan sólo tenéis más posibilidades de ser tiránicos por considerar que los demás debemos soportar vuestra afición de mansamente y sin quejarnos.

    Que se esté vendiendo esta ley basándose en bases falsas es cierto. Pongamos en solfa a unos políticos que no se atreven a decir las cosas como son porque piensan que la gente no va a aceptar que hay que defender los derechos conculcados de una parte la población.

  • # halcon_dorado dice:
    9 de March de 2010 a las 4:09

    Opino exactamente igual que “Las Reinas del Garito” en este asunto. Yo soy un NO fumador. El hecho de ser NO fumador, implica que se los riesgos que implica para la salud el acto de fumar. Creo que hasta los fumadores lo saben. Y mi elección personal en toda mi vida fue mantener mi salud de esa forma. Sin tabaco, bajo nivel de alcohol y comidas lo más sanas posibles.
    Entonces, creo que la ley antitabaco, es a beneficio de los NO fumadores, pues es así.
    Los fumadores deben entender, por más que sea dificil, que no es muy agradable aspirar, inhalar, absorber, sentir ese olor y esos humos en nuestros pulmones, porque por eso elegimos no fumar.
    Creo que si existe la posibilidad de que tanto fumadores como no fumadores convivan en armonía, esta ley es exitosa en ese aspecto.

Escribe un comentario

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho