Ars longa, vita brevis

Hollywoodca – To Have or Not To Be

17 de December de 2009


Enlace al vídeo en YouTube

Y una canción más de nuestra maqueta, a ver qué opináis. Esta vez nos hemos alejado un poco del rock y le hemos dado un aire un poco más años 40, tanto en la música como en las fotos. A ver qué pensáis… en los comentarios.

Alone
I spend every night on my own.

I don’t have a good job,
I don’t have a future.
I don’t have what you want,
I am not what you need.

But, girl…
you couldn’t feel better
with anyone else.

Communication Breakup – Hollywoodca

10 de December de 2009

Ahí os dejo la última canción que hemos grabado para la maqueta de mi grupo, Hollywoodca (ya os puse otra hace algún tiempo). El título es un homenaje a Led Zeppelin, y está todo grabado en una sola toma, todos los instrumentos a la vez. Espero que os guste.

Enlace al vídeo en YouTube

Moscas contra el cristal

2 de December de 2009

A menudo, en mis clases, tengo que hablar a los alumnos de los aparatos de grabación y reproducción de la voz humana, para ilustrarlos sobre las diferencias entre la lengua oral y la escrita (una de las cosas buenas de dar una de estas asignaturas que los imbéciles critican porque «no sirven para nada» es que puedes hablar, prácticamente, de todo). Si quiero que me entiendan, les hablo del MP3, aunque el nombre no sea técnicamente adecuado, pero aprovecho para decirles que en realidad el MP3 es un formato, y que el nombre del aparato es «reproductor de archivos de audio digital», etc., etc. Les pregunto si saben lo que es un compact disc, y todos lo saben, sobre todo porque recuerdan que la PlayStation funcionaba con ese formato (a duras penas lo reconocen como un formato de almacenamiento de audio). Recuerdan que sus padres tenían cintas de casete, y han visto algún vinilo en una revista o en una foto de Internet.

Los alumnos de los que hablo tienen entre 16 y 18 años; los de los cursos más bajos, normalmente, solo saben que un CD es algo parecido a lo que meten en la PlayStation 3 o la Xbox. Diez o quince años más, a lo sumo, y serán ellos los que, tras un duro día de trabajo, salgan a la calle a hacer compras. Es decir, los jóvenes profesionales que decidan qué se vende y qué no son estos chicos que nunca, en su vida, han introducido un CD en un lector para escuchar música. Ellos van al Ares, ya no usan ni el eMule, o bien, cuando saben el título de una canción que les gusta, la buscan en YouTube. Los padres vienen a hablar conmigo y me cuentan lo preocupados que están porque sus hijos pasan las horas muertas en Facebook o Tuenti, y yo intento tranquilizarlos: las redes sociales no tienen nada de malo, más que las amistades que puedan hacer en la calle. Su obligación, como padres, es saber con quién se juntan y qué cosas hacen grosso modo, respetando una parcela de intimidad pero manteniendo el control, mientras sean menores y estén bajo su custodia. Exactamente igual que cuando los únicos amigos que tenías eran los de tu barrio, cuando conocías su olor, su forma de hablar y de vestir, sus aficiones de palabra viva y no por su perfil. La forma ha cambiado, pero no el fondo. Facebook no tiene nada malo que no tuviera el banco de su barrio; es simplemente la forma en que los jóvenes se comunican ahora. Y no creo que podamos hacer una ley para cambiar esa forma de comunicarse. Tampoco creo que podamos hacer una ley para obligar a los chicos a comprar discos compactos. Sería lo mismo que si, en mis tiempos mozos, una ley hubiese intentado obligarme a comprar vinilos en lugar de los compactos que nosotros comprábamos —muy caros— y coleccionábamos. Nosotros comprábamos CDs porque era lo más conveniente a nuestra forma de vida. Por el mismo motivo, los jóvenes de ahora consumen Ares o YouTube. Y, o cierran Internet, o va a seguir siendo así.

La cerrazón de miras y la obstinación de la industria musical española, que se empeña en mantener modelos de negocio antediluvianos y en presionar a la clase política para que reforme la sociedad y se adapte a ellos, en lugar de adaptarse ellos a la sociedad del presente y del futuro, me recuerda siempre al cotidiano espectáculo de una mosca que se da cabezazos contra el cristal de una ventana. No importa las veces que compruebe que el cristal sigue ahí, la mosca no cesa de estrellarse. Al final, o se mata por su cabezonería, o, si tiene suerte, algún humano benefactor le abre un postigo y le ofrece una una salida que no es el cristal por la que podrá continuar su vuelo alegremente.

¿Cuántas veces se van a tener que dar contra el cristal los músicos y los productores españoles hasta darse cuenta de que no tienen fuerza suficiente para romperlo, y encontrar los múltiples postigos que se les abren (descargas promocionadas con publicidad o pagadas, métodos de suscripción por la música, dejar de quitarnos dinero con el canon y bajar los precios de los originales, por poner solo tres ejemplos)?

Yo no tengo la respuesta. Igual que cuando veo una mosca dándose porrazos contra la ventana, sólo puedo contemplar el espectáculo y pensar que es patético.

Mientras esperamos la suerte de la mosca, si tienes dos dedos de frente lee esto

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho