Ars longa, vita brevis

Conductrices

14 de June de 2009

En la historia de nuestro mundo, pocas cosas han sido tan productivas como echar dos tontos a pelear. Se puede hacer por mera diversión (un ejemplo son los combates de boxeo), pero lo normal es que el objetivo sea quitarles la comida a los dos tontos mientras están entretenidos intentando partirse la cara.

Casi todas las guerras que ha habido consisten en eso. Mirando los poderosos por su propio beneficio (dinero, poder, territorios, realidades a las que la gente que lucha en combate nunca tiene acceso), nos meten en la cabeza ideas sobre nacionalismo, sobre religiones, sobre ataques más o menos reales o inventados, y mientras tanto hacen sus negocios. Sin embargo, las guerras cuestan caras, y aunque los que las provocan suelen estar dentro del mismo negocio de compraventa de armas y otro material bélico, llega un momento en que la guerra empieza a salir más cara que la paz. Por eso ahora se intenta que la gente siga peleándose por cualquier cosa, sin llegar a las manos, o a los cuchillos. Así, viendo los pobres que no tienen delante a un ejército armado, creen que está bien pelearse por la causa de sus amos, ya que no hay peligro. En esos momentos, los que han picado a los incautos, como si fueran perros, para que se muerdan, siguen haciendo caja.

Ejemplos los tenemos a puñados: ¿PSOE o PP? ¿Cristiano o ronaldo musulmán? ¿Barça o Madrid? ¿Español o gallego, andaluz, catalán? Qué más da, si los bancos y las multinacionales que mueven los hilos de esos partidos políticos, de esas estructuras religiosas, de esos equipos de fútbol y de esos gobiernos autonómicos siguen haciendo negocios entre ellos, negocios con nuestros puños. Pero vosotros seguid votándoles, rezándoles y comprando sus partidos en pay per view. Hay pocas cosas que asusten tanto como el cambio, incluso el cambio a mejor. Por eso hay tanta gente empeñada en que todo el mundo vote: para que este sistema donde los ciudadanos no pintamos nada siga igual que siempre. Había más lucha social en los últimos años del franquismo, y eso que los derechos de los trabajadores, como tales —no hablo de derechos humanos, que ahí sí estaban un poco peor que nosotros— eran bastante más amplios que los de ahora. En el 70, ni en sus sueños más húmedos podía un empresario soñar con las condiciones de contrato y despido que gozamos ahora, gracias a nuestros sucesivos gobiernos democráticos populares y progresistas. Pero ya sabéis, y os lo recuerdo: id a votar, que no se os olvide.

Otro entretenimiento del vulgo actual es la lucha de sexos. Para tener a la gente entretenida en ella se pueden hacer muchas cosas (por ejemplo, un ministerio), pero lo que más gusta por estos lares es sacar estadísticas de su contexto y publicarlas, para que la gente diga ¡ahivá! y las mujeres sigan pensando que el enemigo es el hombre que tienen al lado, y no el hombre o mujer que tienen por arriba. Y viceversa, que esto vale para ambos sexos.

Vamos con la última, que ha provocado un buen número de divertidos comentarios en Menéame. Dice una estadística aislada que más del 91% de los conductores que han perdido todos los puntos del permiso de conducir son hombres, y, por tanto, menos del 9% son mujeres. Esto causa muchas reacciones y muchos comentarios, menos el más inteligente de los que se podrían hacer, a saber: «¿Qué? ¿Qué clase de mentira es esta? Es posible, aunque dudoso, que los hombres conduzcan peor que las mujeres, pero lo que es una patraña clarísima a todas luces es que los hombres conduzcan diez veces peor que las mujeres.»

Sin embargo, mirando los números fríos y aislados podría llegarse a esa conclusión. Algunas mujeres se congratulan con la noticia y dicen que con razón los seguros les cobran menos a ellas. Pero la realidad no es esa.

Los seguros cobran más a las mujeres, aunque el precio que paguen anualmente sea inferior. Porque una mujer, por el mismo modelo de seguro, suele conducir de media menos kilómetros y horas que un hombre. Así que si, pongamos por caso, porque no sé los números reales, el seguro cuesta a un hombre 300 euros y a una mujer 250, en realidad la mujer está pagando más, ya que está pagando ese precio por —inventemos números otra vez— 5.000 kilómetros conducidos, mientras que el hombre paga 300 euros por 10.000 kilómetros. Los hombres disfrutan más la conducción, somos más propensos a conducir simplemente por el placer de hacerlo, somos bombardeados sin descanso por anuncios y películas que presentan la conducción como uno de los atributos de la virilidad. Fijaos en los anuncios de coches. Hay anuncios en que conducen mujeres, pero normalmente mientras conducen están haciendo otra cosa: cantan, ríen con sus amigas, están llevando a los críos al colegio. Pero, cuando aparecen hombres, es más frecuente que aparezcan solos, conduciendo hacia nadie sabe dónde, puede ser el trabajo, la playa o cualquier otro sitio. Es la conducción por la simple conducción. Sí, me gusta conducir. A las mujeres les venden más el prototipo de macho alfa – príncipe azul, que ya no va en un caballo, sino en un BMW. Si la mujer aparece en un anuncio de coches, normalmente está llevando los cachorros del varón a la representación del cole, o intentando ponerse atractivo – tontita para ver si caza. No os echéis encima: no es una crítica a las mujeres, sino a los anuncios.

Y así consiguen vender más seguros, intentando que ellas crean que los compran más baratos. Una de las formas más eficientes de venderte algo es hacerte creer que eres mejor. Así se vende la religión: tu religión es la única y verdadera, las demás son mentira; así, el nacionalismo: nuestro pueblo es mejor que el de al lado, y nuestro idioma y nuestra comida; así, todo. Es como las pastillas de la belleza que intentan venderle a Peter Griffin en Padre de familia: si son capaces de hacerte creer que eres mejor, son capaces de venderte cualquier estupidez.

La realidad es distinta. En la estadística citada al principio de este post faltan varios números. ¿Cuál es el porcentaje total de hombres conductores y de mujeres? Eso ponderaría algo los números. Y más: ¿cuántas mujeres son profesionales del volante, taxistas, transportistas, guardias civiles, conductoras de autobús, y cuántos hombres? El 91-9 probablemente iría balanceándose hacia el centro. Más aún: cuando hay una pareja de conductores, suele conducir él o ella? Y yo sé de dos que me están leyendo en este instante y que saben de lo que hablo: el coche es de ella, pero cuando van juntos lo conduce él. ¿Por qué no dan esos números? Tal vez porque nos daríamos cuenta de que en realidad la lucha de sexos al volante no es un problema, y empezaríamos a darnos cuenta de cuáles son nuestros problemas verdaderos.

Otras reflexiones son menos comprobables, pero no quiere decir que no existan. Nunca defenderé aquí que las chicas más guapas son más tontas (bueno, tal vez lo haga algún día, pero hoy no lo haré). Las chicas tontas, igual que los chicos tontos, es más probable que conduzcan peor que las listas. ¿Qué porcentaje de chicas guapas paga multas? Esa estadística, como digo, es virtualmente imposible de realizar, porque cuando un policía hormonado detiene el coche de una chica joven y guapa y decide no ponerle la multa, no queda constancia de ello en ningún lado. Muchos hombres, por otra parte, tenemos el defecto de ablandarnos exageradamente ante las lágrimas de las mujeres (no sabéis lo duro que se hace en estos momentos de final de curso). ¿Cuántas multas y retiradas de puntos son evitadas por unas lágrimas a tiempo? Un hombre, además, casi nunca lloraría ante la posibilidad de 150 euros de multa y la retirada de unos puntos. Somos más del modelo insulto y patada a alguna cosa.

[Editado]

7 comentarios en “Conductrices”

  • # Crul dice:
    15 de June de 2009 a las 10:39

    Pero Elías, ¿Cómo se te ocurre decir que tienes una compañera que tal que asín? Maemía…

    Sirva este comentario para reforzar tu teoría sobre los hombres y nuestra reacción ante mujeres, jeje. Y sobre todo lo demás, ¡ole!

    Aunque no acabo de ver por dónde pueden ir los tiros a la hora de hacer algo.

    Saludos, Raúl.

  • # Manuel dice:
    15 de June de 2009 a las 16:47

    Amén…

    Mi cuñada conduce, y bastante porque por su trabajo tiene que moverse por gran parte de Madrid, pero cuando el fin de semana se queda para ir a algún sitio, es mi cuñado el que coge el coche.

    Y desde luego, conozco a más de una chica mona/guapa que se ha librado de una multa donde yo hubiese pagado religiosamente.
    Un ejemplo, en una boda hace un par de semanas hablábamos de estos temas de conducción, y un amigo cuenta que una noche, yendo con el coche de su suegro, se queda sin gasolina porque no le funcionaba el indicador.
    Se para un coche de la Guardia Civil, y cuando les dice ‘creo que me he quedado sin gasolina’, uno de ellos le dice que eso es motivo de sanción… y solo el decir ‘bueno, no se, igual es que le pasa otra cosa’ y la buena fe del compañero del primero le libró de la multa en ese momento.
    Y tras esto, su mujer nos cuenta que sin embargo a ella ya le han cambiado una rueda pinchada, incluso debajo de un diluvio, en más de una ocasión los de la Guardia Civil porque ella no sabía cambiarla.

    Pero bueno, esto al fin y al cabo no es más que carnaza para que el populacho esté entretenido…
    Bien lo sabían los Romanos, que crearon el circo para tener al pueblo entretenido, solo que ahora hemos cambiado a Gladiadores y fieras por Tertulianos, estadísticas absurdas, absurdas luchas por la igualdad y políticos que se insultan los unos a los otros.

  • # Prisci (ahora velo por mi anonimato) dice:
    15 de June de 2009 a las 17:25

    Pues la “Stacy Malibú” (compañera mía así apodada acertadamente por los alumnos) iba sin cinturón y hablando por el móvil para cambiarse de edificio en el trabajo (medio kilómetro) y la pilló de frente un guardia civil de esos que tienen el bigote como el asa una maleta. El señor agente la empapeló como si fuera un besugo fresco de un mercado de abastos. Y ella, que como buena española pensó bien pero tarde, olvidó la estrategia del llanto y echó mano de la pataleta y el insuto despiadado. No se le ocurrió otra cosa que gritarle a guardia que bien podría estar registrando a todos los “camellos” y “delincuentes” que hay en el instituto, que pasan droga y llevan navajas, que menuda mierda de Guardia Civil tenía el pueblo, pues le habían rayado el coche ya tres veces y roto el retrevisor otra, y que si no tenía nada mejor que hacer esa mañana que multar a una trabajadora, en vez de tener los cojones que había que tener para limpiar de mierda la zona, medir el ruido de las motos, requisar sustancias prohibidas, etc.

    La Stacy no se libró de la multa, pero el hecho fue tan sonado y comentado en el pueblo, que ahora cuando la Guardia Civil lleva al Insti a algún rumano de los que se encuentran por el pueblo deambulando, no pasan del hall (anglicismo que me mola, lo siento) y sale el dire a recogerlos. Es nuestra heroína, y en la cena de Navidad le regalamos un tricornio.

  • # Ikima dice:
    15 de June de 2009 a las 17:52

    ¡Anda! Pues no sabía yo eso de que a las mujeres les cobran menos basándose en el hecho de que hacemos menos quilómetros. Gran noticia para mí, porque mi yaris diesel hace unos 20.000 km años (yaris-mujer) y pago 200 euros de seguro jeje. Me encantan las estadísticas sacadas de contexto.

  • # antonio molina dice:
    15 de June de 2009 a las 21:44

    No malinterpretéis al pobre Elías, chicas. No os critica a vosotras como conductoras (quizás sí…). Se ha referido al trato desigual que recibimos por parte de los munipas los hombres, sobre todo los que no somos guapos…

  • # Cristina H.G. dice:
    16 de June de 2009 a las 8:26

    Supongo que los euros de la multa ahorrados seguramente irán a parar aquí:
    http://www.youtube.com/watch?v=YC39i2axXYI

  • # Max dice:
    22 de June de 2009 a las 14:48

    Creo que hablabas de coches pero en el ultimo enlace ha aparecido una italiana en bikini y se me ha ido el santo al cielo XD

Escribe un comentario

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho