Ars longa, vita brevis

Lovesong – The Cure

8 de May de 2009

Enlace al vídeo en Dailymotion

No importa cuán lejos,
siempre te querré.
No importa cuánto tiempo,
siempre te querré.
No importan las palabras que diga,
siempre te querré.

Siempre te querré.

El miedo y la gripe

6 de May de 2009

Estoy pasando unos días moviditos, explicando a todo el mundo (familiares, amigos, alumnos) por qué es prácticamente imposible que nadie muera de la gripe esta. Ahí están las estadísticas. ¿Qué es lo que pasa entonces? Lo mismo de siempre: se trata de meter miedo a la gente, para que piense «haremos lo que queráis, pero salvadnos de esta», para que se quede en sus casas comprando productos anunciados por las mismas cadenas que han creado la alarma, para que hagamos acopio de objetos de lujo que nos hagan olvidar que, con gripe o sin ella, todos moriremos un buen día. Quizás no sea bueno para nosotros, pero amanece y anochece para todos. El día que tú mueras alguien conocerá a la mujer de su vida, y hoy, que no ha estado mal del todo para ti, a mucha gente le han dado un diagnóstico: cáncer. La vida es así de caótica.

Mirad, por ejemplo, este gráfico de GraphJam, titulado “Gente que ha muerto este mes”:

song chart memes
see more Funny Graphs

La porción verde corresponde a la temida gripe A (que a mis alumnos musulmanes les gusta llamar gripe «del cerdo», aunque ya se sabe que el nombre no es correcto). No sé cuál es la fuente de los datos, pero estoy seguro de que, de haber un error, será que la porción roja es demasiado pequeña.

Y no se trata solo de que los muertos de malaria sean de países pobres en su mayor parte. Se trata de la manera de informar que tienen los medios de comunicación. Alguno ha dicho, medio a escondidas, una verdad que no se repite todos los días: la gripe común, que todo el mundo padece cada dos o tres años, mata al año a medio millón de personas, y nadie se escandaliza. En realidad, hace solo 100 años la gripe mataba a millones de personas en toda Europa. Es un virus letal si no se cuenta con el tratamiento apropiado. Con la gripe A pasa lo mismo, ni más ni menos.

En clase estamos estudiando las páginas web de los diarios nacionales (para que nos acusen tanto de que los profesores estamos desfados). Para ahondar un poco en el tema, he preguntado a mis alumnos cuáles eran las principales diferencias entre un periódico y un informativo de televisión. Pero luego he pensado que una pregunta más eficaz —por lo breve de la respuesta— habría sido: ¿en qué se parecen? Porque, con todo lo que mienten, ocultan y manipulan, los periódicos, ya impresos, ya digitales, son una fuente de verdad y sabiduría comparados con los telediarios.

Examinad cualquiera de ellos al azar: habrá un par de noticias importantes, cuatro noticias que parecen de broma, media hora de fútbol, cinco minutos del tiempo y algún anuncio de estreno de cine camuflado como «los estrenos de la semana» y pagado por las distribuidoras.

Recuerda Network: si quieres informarte, no acudas a la televisión. Acude a cualquier otro sitio, a cualquier otra persona, al loco ese que nunca se lava y que te pide unos céntimos en la esquina de tu calle antes de proferir unas palabrotas. A cualquier sitio, pero nunca a la tele.

Actualización: las verdaderas pandemias de nuestro siglo, vía Menéame.

Quiero un par de estas

beatlesrbgeetars_500

Ha llegado la hora de confesar públicamente que soy un adicto al juego Guitar Hero de Xbox 360 (aunque está disponible en otras consolas). Debo decir, sin embargo, que se me da bastante mejor la guitarra de verdad que la del juego, porque me ha costado sudor pasármelo en el nivel medio. También estoy enganchado a Rock Band, en su edición AC/DC Live, regalo de mis buenos amigos Carlos y Mónica en mi último cumpleaños. Dentro de poco, por lo visto, saldrá a la venta la versión de The Beatles. Aunque no sé qué hago aquí escribiendo en lugar de correr a comprar el de Metallica, que está disponible desde hace semanas.

Esas dos bellezas que tenéis en la imagen son las versiones para el juego de la mítica Rickenbacker de John Lennon y de la Gretsch de George Harrison, que se venderán dentro de poco en los Estados Unidos al precio de unos 100 dólares. A ver si las ponen a la venta en Europa. ¡No puedo esperar! Me decanto por la Rickenbacker, aunque la Gretsch no está mal tampoco. Pero cuando se ha visto la White Falcon, cualquier otra Gretsch te sabe a poco, aunque puedas jugar con ella.

Vía Gizmodo.

Un chico de la calle

4 de May de 2009

Soy un chico de la calle
que vive su canción.
También me emborracho y lloro
cuando tengo depresión.

Uuh, uuh, nena,
voy a ser una rock’n’roll star.

«Rock’n’roll Star», de Loquillo y los Trogloditas.

El otro día, por fin, acabó Fama, el concurso televisivo de la cadena Cuatro donde unos cuantos jóvenes se preparan y compiten para ser profesionales de la danza. Ya comenté hace unos meses que, a pesar de no ser capaz de apreciar el baile, por ser un hombre (sí, es una gracieta, no me iniciéis un flame a estas horas), el haber estado expuesto por razones conyugales al programa casi todas las tardes me ha hecho verle cierto sentido a este asunto de gente con cuerpos jóvenes moviéndose por el aire. Y he dicho que acabó por fin porque llegué a pensar que nunca concluiría: cada vez que expulsaban a algún participante entraba otro, y en algunos momentos me dio la sensación de que había incluso más participantes que al principio. Pero lo solucionaron eficazmente: creo que en la última semana echaron a doscientos o así.

Una de las cosas que más me han llamado la atención del programa era que casi todos se definían como chicos o chicas «de la calle». Héroes del slumdog somos, parecían decir, con un aire mezcla de arrogancia y autosuperación. Con esos modales un poco desagradables que hoy todo el mundo tiene y esos tatuajes que hoy llevan todas las niñas de papá, y no solo marineros y carcelarios.

Intrigado por la cuestión, le pregunté a mi media naranja en qué consistía eso de ser «de la calle», y cómo era posible que todos los concursantes fueran eso. ¿Habían ido a algún suburbio a hacer la selección de participantes o algo así? ¿Alguno de ellos era un niño lobo de estos que se pierden en el bosque y son criados por una manada de mapaches asesinos?

No, me dijo que la razón era que no sé quién no había estudiado, que no era nada en la vida, y que se ganaba las lentejas bailando en tal sitio o tal otro, o ajustando la presión de los neumáticos por cuatro perras, o que estaba en el paro. Esto, al parecer —lo vi en sus ojos— daba a los concursantes cierto aire de rebeldía y de alguien que, teniéndolo absolutamente todo en contra, superaba las dificultades y llegaba a lo más alto. Así que las jóvenes derriten sus frágiles cerebros con estos rebeldes de las ondas, estos espartacos que arriesgaron su vida y se enfrentaron al sistema, le dieron en las narices y le dijeron: «¡Queremos bailar!»

Pues lo siento, pero me parece lamentable. Ya sé que esa imagen vende mucho más en la tele —y en eso consiste la tele, en vender—, y que queda uno mucho más romántico autodefiniéndose como un superviviente social con las zapatillas de marca y las consabidas camisetas del Ché de El Corte Inglés. Pero no me lo trago. Entiendo, sin embargo, su éxito en nuestro país. España es un país de eternos adolescentes, y el romanticismo es precisamente eso: tener 17 años de por vida. Ser pendenciero, juerguista, irreflexivo, autocompasivo, inconformista de salón, maleducado, sentir que el mundo entero tiene una conspiración contra ti y sentarte a esperar a que te lo arreglen en lugar de preguntarte por el verdadero motivo de tu problema, si es que tienes uno, y hacer lo que puedas por arreglarlo.

Pero es que, además, yo el asunto lo veo desde el otro lado. ¿Quién no ha estudiado en España? Ni más ni menos que al que no le ha dado la gana. La educación no es solo gratuita y universal, sino además obligatoria hasta los dieciséis años. Y, si cumplidos los dieciséis años, uno quiere seguir estudiando, el Bachillerato y muchos ciclos formativos y otros niveles escolares también se ofrecen sin cargo para el beneficiario. Además, creo que el sistema de becas español, sin ser una maravilla, garantiza perfectamente a todo aquel que quiera estudiar y lo demuestre, y no tenga los posibles económicos, acceder a una ayuda económica suficiente para continuar estudiando en la universidad y ser ingeniero, arquitecto, abogado, juez o —Dios no lo quiera— profesor. No estoy muy bien informado, ya que mi ámbito profesional es la enseñanza secundaria, pero estoy seguro de que si un chico ha demostrado de joven aptitud e interés en algún tipo de disciplina artística, como la danza, la música o la pintura, también hay becas públicas y privadas para que estudie lo que quiera. Y tal como están hoy las cosas, el alumno que desee aprobarlo todo, y que tenga unos padres medianamente preocupados, puede obtener sobresaliente en todas las asignaturas, dado el descenso en exigencia académica que venimos viviendo en los últimos años, y los casi infinitos recursos de los que gozan los alumnos (acceso a Internet y a bibliotecas en los centros, por decir los dos ejemplos más paradigmáticos). Si hay algún alumno con dificultades objetivas para seguir sus estudios, que por supuesto que los hay, existen cientos de programas contemplados por leyes y decretos cuya finalidad es que todos los alumnos obtengan éxito. De hecho, hoy en día se gasta en cada alumno problemático al menos cuatro veces más que en los alumnos normales (entiéndase el uso de la palabra: los que estudian algo, presionados por sus padres, y van aprobando todos los cursos que se corresponden con su edad). Para ellos hay programas de apoyo, de compensatoria, de diversificación, departamentos de Orientación volcados en entrevistas con ellos, con los padres, con los agentes sociales. Se rellenan informes e informes para averiguar qué problema tiene el alumno (que en la mayoría de los casos es uno y solo uno) y se talan miles de árboles y se gasta una cantidad importante de capital humano en intentar que la educación pública cumpla su principal función: ser garante de la justicia social.

Los alumnos interesados, con padres interesados, pasan horas en sus casas haciendo resúmenes, ejercicios, estudiando aburridos tochos de Historia, de Literatura y de Física y química. Mientras tanto, sus compañeros, culpables de su falta de interés, y sin duda víctimas de la falta de interés de sus padres (y del desprecio hacia la educación que muestra el conjunto de la sociedad en general) juegan a la pelota, corren con la bici y fuman sus primeros cigarrillos, convirtiéndose automáticamente en imanes sexuales de sus compañeras, que desprecian a los empollones que gastan sus horas enclaustrados.

Después de fracasar en la escuela reglada, estos fumadores prematuros, tras años dando tumbos, intentarán quemar su última carta yendo a algún absurdo programa de televisión a contar que son «chicos de la calle», a dar pena y a demostrar que, con esfuerzo (y un físico de Adonis, no lo olvidemos), todo se supera. En otras palabras, a seguir dando la imagen, auspiciada por los medios, de que cualquiera puede llegar adonde sea, que no estudiéis, que cuando papá diga «hasta aquí hemos llegado» y os corte el grifo, podéis ir a la caja tonta a haceros ricos rápidamente.

¿No es irónico que desde la televisión se nos avise de los peligros de los juegos de rol, de los juegos de ordenador, de Internet, cuando el verdadero y gran peligro social son ellos, ofreciendo modelos de éxito en gente que no ha dado un palo al agua en su vida y que en unos pocos meses de hacer el gamba en la pantalla se hace rico y famoso? No estoy a favor de casi ninguna prohibición, pero las empresas televisivas deberían reflexionar y darse cuenta de que convencer a toda una generación de que se puede triunfar en la vida fácilmente, sin tener ninguna capacidad especial ni empeñar ningún esfuerzo es lo peor que se puede hacer con el futuro de nuestros jóvenes. Jóvenes que, por cierto, son envenenados con las graciosas declaraciones de los concursantes, que van a menudo por la senda del «yo en el instituto pasaba de todo» (cita real extraída de un programa tipo Operación Triunfo. O, mejor dicho, de ese programa concretamente). Y no debemos olvidar que casi todos los espectadores de esos productos son adolescentes. Que me lo digan a mí, que me cuentan las peripecias de sus ídolos todos los días.

No, en un país donde el acceso a la educación, para el que la quiera, e incluso para el que no, está garantizado, el chico de la calle no es el que pasaba de todo en el instituto y luego a los veinte años se hace famoso por una carambola de la fortuna. El chico de la calle es el que, siendo sus padres humildes trabajadores, se quema las cejas y cuando tiene veinticinco es un hombre de provecho. Ese debería ser el héroe, y no los rebeldes de pacotilla que han invadido los rayos catódicos.

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho