Ars longa, vita brevis

España: Estado del miedo

19 de May de 2009

Nuestra democracia tiene un par de características, especialmente en el apartado judicial, que permiten que en la práctica siga siendo poco más que un estado tiránico donde los ricos mandan y los pobres obedecemos. Cuando hablo con mi mejor amigo, que es abogado, tiemblo imperceptiblemente de emoción al comprobar que él de verdad piensa que el sistema, mal que bien, funciona, y que aunque no es perfecto es efectivamente un sistema garantista que ofrece protección legal a todos.

Pero luego está la realidad. La realidad en España es que la justicia es lenta y cara. Que es lo mismo, porque el tiempo cuesta dinero, vendes tu tiempo por dinero, y con el dinero que consigues compras más tiempo. Quien no tenga dinero, no puede aspirar a que se reconozcan sus derechos en un juzgado. Lo más que puede hacer es rezar todas las noches un padrenuestro para que nadie lo denuncie.

Comienza el juicio contra un joven talentoso que creó un programa informático que permite a sus usuarios compartir contenidos (El País). Contenidos puede ser cualquier cosa: una película o una canción que esté sujeta a derechos de autor, un cuento que haya escrito en mi ordenador, una canción de mi grupo o una foto de mis vacaciones. En el programa, yo comparto lo que me dé la gana. En cualquier caso, mientras no sean fotografías pornográficas con menores o cosas parecidas, no es un delito, han dicho hasta ahora los jueces. Pero las empresas que han denunciado a este chico alegan que muchos de sus usuarios han utilizado su programa de forma ilícita, para compartir material con derechos de autor. Algo así como denunciar al fabricante del cuchillo con el que algún animal haya asesinado a su esposa.

En los meses previos a los atentados de Atocha el 11 de marzo de 2004, los terroristas utilizaron una ingeniosa manera de comunicarse entre sí sin que sus mensajes fueran interceptados: en lugar de enviarse correos electrónicos, escribían sus réplicas en Hotmail y las guardaban como borrador. Así el mensaje no iba de un destinatario a otro, y no era captado. Todos tenían la contraseña de la cuenta, y cuando uno entraba, leía el mensaje del otro, lo borraba y escribía el suyo, y luego volvía a guardarlo como borrador (¿Quién vigila al vigilante?).

Si los jueces tienen la poca vergüenza de condenar a este chico por lo que algunos usuarios han hecho con su programa, que no me extrañaría mucho, inmediatamente deberían, de oficio, ir contra Microsoft, propietaria actual de Hotmail, o contra los creadores de este servidor de correo, pues su herramienta se utilizó para acabar con la vida de 192 personas, además de causar innumerables lesiones a otros miles y provocar un aborto.

Pero no creo que pase eso. De hecho, los que han denunciado a este chaval, que podría llegar a ser un genio informático reconocido internacionalmente, no esperan lograr otra cosa que crear miedo. No quieren justicia. Cuando todos los ciudadanos estemos tan temerosos de la ley que ni siquiera nos atrevamos a encender el ordenador, porque todo será delito, no les harán falta jueces ni abogados, pues nadie osará hacer nada que pueda molestarles, sea legal o no. Todos con miedo. Ya ha pasado.

4 comentarios en “España: Estado del miedo”

  • # antonio molina dice:
    19 de May de 2009 a las 22:50

    Creo que a gran escala, las cosas judiciales y políticas están muy condicionadas por enormes poderes económicos. Tan enormes que no los conocemos…

  • # rafagames dice:
    20 de May de 2009 a las 14:52

    Poderoso caballero es don Dinero. En estos temas la justicia poco importa, como bien dices intentan meter miedo. Y los medios ayudan. He visto en todos los telediarios la noticia de la denuncia a este chaval, pero rara vez oigo hablar de que le dan la razón al acusado y que la ley está a su favor.

    Tanto es así que mi madre me llegó a reñir por descargar cosas. Claro que ahora espero que tenga las ideas más claras, que duro trabajo fue explicárselo.

    Pero personalmente jamás me rendiré. Si me dicen que compartir es delito, entonces seré un delincuente de por vida. Igual con la pena de muerte se soluciona…

  • # eva dice:
    21 de May de 2009 a las 15:39

    Un post perfecto, perfecto. ¡Felicidades!

  • # Manuel dice:
    25 de May de 2009 a las 14:13

    Mira, a ver si con estas cosas la gente abre los ojos y se da cuenta de quién manda realmente en este país… los Lobbys de interés, que además financian a los partidos mayoritarios y presionan para seguir haciendo de las suyas.

Escribe un comentario

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho