Ars longa, vita brevis

Ladies & Gentlemen

27 de May de 2009

HollywoodCA

Cada vez que me compro algún juguetito musical y lo publico en el blog, ya sea una guitarra acústica o un amplificador, los seguidores más perturbados fieles insisten en que grabe algo y lo suba, a lo que yo contesto prometiendo mucho y luego no haciendo nada. Pues bueno, ¡hasta aquí hemos llegado! Les presento a HollywoodCA, el grupo que hemos montado dos colegas y yo, para demostrar que los años y las hipotecas no son en absoluto un obstáculo para hacer ruido cuando uno es lo suficientemente inmaduro. Aquí os dejo con un par de temas de cosecha propia, con Larry (Yusef) a la guitarra solista, Nano (Jesús) a la batería y un servidor a la guitarra acústica y la voz. La primera canción se llama I Know I Know. Os recomiendo hacer clic en HQ para verlo un poco mejor, y os pido disculpas por la calidad tanto del vídeo como del sonido (está grabado con un teléfono móvil) y de los intérpretes, y por no ser guapos. Después del vídeo os cuelgo la letra:


Enlace al vídeo en YouTube

Y aquí tenéis la letra de la canción, en formato RTF. La segunda canción se llama Barkin’ (ladrando):


Enlace al vídeo en YouTube

Y la letra de la canción está aquí. Como propina por haber sido tan pacientes, aquí os cuelgo un tutorial sobre cómo romper una cuerda de guitarra:


Enlace al vídeo en YouTube

La letra de esta es, aproximadamente, «PAINNNNNNNNNNG». No seáis muy duros con las críticas. Recordad que, aunque viejos, somos aficionados.

Landslide – PS22

25 de May de 2009


Enlace al vídeo en YouTube

Oh, espejo del cielo,
¿qué es el amor?
¿Puede el niño que hay en mi corazón
elevarse hacia las alturas?
¿Puedo navegar a través de las mareas del océano?
¿Puedo manejar las estaciones de mi vida?

Bueno, he tenido miedo al cambio
porque he construido toda mi vida a tu alrededor.
Pero el tiempo te hace más osado,
los niños se hacen mayores…
y yo también me estoy haciendo mayor.

Oh, coge mi amor y bájalo.
Escala una montaña y gírate.
Si ves mi reflejo en las colinas cubiertas por la nieve,
un corrimiento de tierras te lo bajará.

Antes de nada, os pido disculpas. ¡Una semana sin escribir! Creo que ni en la época más dura de mis oposiciones me he mantenido tanto tiempo alejado de las musas. O las musas alejadas de mí, mejor dicho.

La preciosa canción que estáis escuchando es original del grupo Fleetwood Mac. Pero la inolvidable interpretación es de PS22 Chorus, un grupo de alumnos de una escuela de Primaria de Nueva York. Más de un 75% de los alumnos reciben ayudas para el comedor del colegio, porque provienen de familias pobres. Esto, quizás, hace que los vellos de mis brazos se ericen aún más que ver las ganas que ponen en la interpretación reflejadas en sus caras de niños de 5.º curso.

Me viene a la mente un trío de reflexiones:

1. Es triste, pero uno aprende cuando es mayor que las batallitas de los abuelos son ciertas, y que se aprecian y se viven más las cosas cuando uno pasa carencias que cuando lo tiene todo, cuando la vida viene equipada de serie con teléfonos móviles 3G y PlayStations 3. Los chicos no son culpables ni de su pobreza ni de su riqueza, pero me gustaría ver en las caras de mis alumnos, a veces, esa pasión por lo que hacen en la escuela. Hoy en día, casi todo es cachondeo, no se me ocurriría llevar a clase la guitarra ni para jugar al pádel. Es un poco uno de los cánceres de la sociedad española: absolutamente todo es de risa, y siempre encontramos el momento para reírnos de todo, cuando yo siempre he pensado que hay momentos serios y momentos cómicos, y que además la seriedad haría apreciar mejor la comedia, y viceversa.

¿Os acordáis del primero al que se le ocurrió poner a un par de personas que no sabían cantar a cantar en un anuncio? No sé si fue aquel de la lotería y la canción del verano… Tuvo su gracia. Hoy, cuando el 60% de los anuncios son iguales (me viene a la mente el que ponen ahora versionando «I want to break free» de Queen) uno se pregunta: ¿el creativo que ha ideado el anuncio cree que tiene gracia? ¿O que es original?

2. No nos engañemos, de todas formas. Los niños, piensen lo que piensen los pedagogos, no son estúpidos, retrasados mentales ni animales. Saben apreciar la belleza de una canción buena, y cuando la aprenden, la disfrutan como enanos. ¿Se podría hacer lo mismo con las Matemáticas o la Literatura? Yo no dejaré de intentarlo, pero creo que lo tendré algo más difícil que el maestro de la coleta.

Bueno, yo soy de Literatura, no lo tengo tan difícil, pero supongo que el de Mates sí.

3. ¿Siguen preguntándose las productoras musicales españolas cuál es su problema? ¿Han visto lo que hacen estos chicos de nueve y diez años? ¿Y han visto lo que nos intentan vender a nosotros, las orejas de Van Gogh, los cantos de los locos, los capullitos de alhelí que se sacan de esos reality shows? ¿Y todavía os preguntáis cuál es vuestro problema? ¿Y todavía nos echáis las culpas a los que descargamos canciones? ¿Os creéis que descargamos vuestra basura? Prefiero mil veces pagar por PS22 Chorus que descargarme gratis vuestros autoplagios.

Disfrutad: aquí, una versión de «Viva La Vida» de Coldplay y otra de «Eye of The Tiger» de Survivor.

España: Estado del miedo

19 de May de 2009

Nuestra democracia tiene un par de características, especialmente en el apartado judicial, que permiten que en la práctica siga siendo poco más que un estado tiránico donde los ricos mandan y los pobres obedecemos. Cuando hablo con mi mejor amigo, que es abogado, tiemblo imperceptiblemente de emoción al comprobar que él de verdad piensa que el sistema, mal que bien, funciona, y que aunque no es perfecto es efectivamente un sistema garantista que ofrece protección legal a todos.

Pero luego está la realidad. La realidad en España es que la justicia es lenta y cara. Que es lo mismo, porque el tiempo cuesta dinero, vendes tu tiempo por dinero, y con el dinero que consigues compras más tiempo. Quien no tenga dinero, no puede aspirar a que se reconozcan sus derechos en un juzgado. Lo más que puede hacer es rezar todas las noches un padrenuestro para que nadie lo denuncie.

Comienza el juicio contra un joven talentoso que creó un programa informático que permite a sus usuarios compartir contenidos (El País). Contenidos puede ser cualquier cosa: una película o una canción que esté sujeta a derechos de autor, un cuento que haya escrito en mi ordenador, una canción de mi grupo o una foto de mis vacaciones. En el programa, yo comparto lo que me dé la gana. En cualquier caso, mientras no sean fotografías pornográficas con menores o cosas parecidas, no es un delito, han dicho hasta ahora los jueces. Pero las empresas que han denunciado a este chico alegan que muchos de sus usuarios han utilizado su programa de forma ilícita, para compartir material con derechos de autor. Algo así como denunciar al fabricante del cuchillo con el que algún animal haya asesinado a su esposa.

En los meses previos a los atentados de Atocha el 11 de marzo de 2004, los terroristas utilizaron una ingeniosa manera de comunicarse entre sí sin que sus mensajes fueran interceptados: en lugar de enviarse correos electrónicos, escribían sus réplicas en Hotmail y las guardaban como borrador. Así el mensaje no iba de un destinatario a otro, y no era captado. Todos tenían la contraseña de la cuenta, y cuando uno entraba, leía el mensaje del otro, lo borraba y escribía el suyo, y luego volvía a guardarlo como borrador (¿Quién vigila al vigilante?).

Si los jueces tienen la poca vergüenza de condenar a este chico por lo que algunos usuarios han hecho con su programa, que no me extrañaría mucho, inmediatamente deberían, de oficio, ir contra Microsoft, propietaria actual de Hotmail, o contra los creadores de este servidor de correo, pues su herramienta se utilizó para acabar con la vida de 192 personas, además de causar innumerables lesiones a otros miles y provocar un aborto.

Pero no creo que pase eso. De hecho, los que han denunciado a este chaval, que podría llegar a ser un genio informático reconocido internacionalmente, no esperan lograr otra cosa que crear miedo. No quieren justicia. Cuando todos los ciudadanos estemos tan temerosos de la ley que ni siquiera nos atrevamos a encender el ordenador, porque todo será delito, no les harán falta jueces ni abogados, pues nadie osará hacer nada que pueda molestarles, sea legal o no. Todos con miedo. Ya ha pasado.

¡Dios mío…

18 de May de 2009

… está lleno de estrellas!

Creo que sólo podría llegar a entender plenamente a una persona que se quedase sin palabras viendo este vídeo:

Recomiendo verlo en todo su esplendor y en alta definición en Vimeo.

Last Day Dream

17 de May de 2009

He encontrado en digg.com este impresionante corto, que refleja los últimos momentos de la vida de cualquiera, si es que es cierto eso de… bueno, mejor no digo nada, vedlo por vosotros mismos:


Enlace al vídeo en YouTube

The Girl from Yesterday – Gigolo Aunts

In Memoriam

12 de May de 2009

antonio_vega

¿Qué opinas de la descarga de música por Internet? A nivel personal y profesional, ¿te sientes orgulloso de que tanta gente tenga tu música en el ordenador o te molesta?

No me molesta. Otra cosa son las valoraciones de mercado, en cuanto a lo que puede perjudicarle. A mí no me hace daño, pero reconozco que trastoca los números, por eso es un poco delicado. Preferiría que tuvieran el disco.

Antonio Vega (1957 – 2009).

Cada vez se van más de estos y vienen más de los otros. ¿Qué haremos sin él?


Enlace al vídeo en YouTube

Donde nos llevó la imaginación,
donde con los ojos cerrados
se divisan infinitos campos.

Donde se creó la primera luz,
junto a la semilla del cielo azul
volveré a ese lugar donde nací.

Este gobierno de derechas

Ya lo habréis visto en las noticias: a partir del 1 de enero de 2011, solamente podrán deducir de su declaración del IRPF el pago de una hipoteca aquellos que cobren entre 17.000 y 24.000 euros anuales. Lo han dicho de otra forma: solo desgravarán las rentas «más bajas» (en este mundo de eufemismos estúpidos, donde ya no hay viejos, ni niños, ni pobres, sino «los más mayores» —sic—, «los más pequeños» y «los más necesitados»).

La noticia no aclara si son euros brutos, así que yo lo entiendo de esa manera. Esto nos da, distribuido en 14 pagas anuales, un arco entre los que cobran unos 1.200 y unos 1.800 euros al mes. Si no me equivoco, los que cobran menos no tributan al fisco, así que no deben preocuparse por ello (aunque sí por cómo demonios se puede vivir con menos de 1.200 euros al mes, claro). En principio, la medida tiene su lógica. En un estado social, deben pagar más los que más dinero cobren, para proporcionar con sus impuestos los servicios que los ciudadanos con los sueldos menores no puedan pagarse.

Pero tengo dos pegas. La primera es que no puedo aceptar que un sueldo de más de 1.800 euros al mes, al precio que están tanto la vivienda como otros artículos de primera necesidad, no esté considerado una «renta baja». Sí, ya sé que hay mucha gente que no cobra eso ni de lejos, pero mal de muchos es consuelo de tontos. He visto demasiadas hipotecas de 1.500 euros al mes como para pensar que una persona que cobra 1.800 euros al mes —brutos, si no he entendido mal— no necesita una reducción de los impuestos. Si hace falta dinero, creo que un gobierno de izquierdas, quién lo pillara, no debería reducir las deducciones a los que ganan 2.000 euros al mes, sino subir los impuestos a los que ganan, digamos una cifra, más de 5.000. Pero como este país es de locos, hipócritas y acomplejados, aquí todo funciona a la buena de Dios: el PP tiene miedo de subir los impuestos a los pobres, y el PSOE por su parte está aterrorizado ante la idea de subir los impuestos a los ricos. Total: van jorobando, con disimulo, al borrego que no despierta, aumentando los impuestos indirectos y creando de paso otros pseudo impuestos como el canon digital.

Mi segunda pega tiene que ver con una de las razones esgrimidas por el Presidente para este atropello: estimular la compra de viviendas, que últimamente no se venden ni a la de tres. Por eso ha puesto como límite la fecha de 2011: para que la gente se dé prisa. Así que, una vez nos hemos cargado la economía con la locura que le entró a la gente de comprar cuevas a precios Taj Mahal, en lugar de dejar que todos los lunáticos se estrellen, los precios vuelvan al redil del que no debieron salir nunca —si los españoles no hubiéramos sido tan locos y tan avariciosos— y las viviendas cuesten lo que deben costar, se asfixia al asalariado, se le amenaza y se le conmina a que compre una vivienda en el plazo que el Gobierno (supongo que asesorado por las corruptas constructoras) le concede, para evitar que los precios vuelvan a un margen razonable.

Estoy harto de este gobierno de derechas.

Más polémica abortista

11 de May de 2009

Este domingo estuve en el bautizo del hijo de unos buenos amigos. Entré a la ceremonia, por supuesto: aunque no creo en ninguna religión, a menudo asisto a alguna ceremonia social en la que tampoco creo en absoluto, como reuniones de comunidades de vecinos, bodas, mítines electorales y juicios. Si asisto a una farsa descarada como es un juicio de la España actual, ¿no voy a entrar en un bautizo, donde mis amigos consideran importante que esté? Sí, por supuesto que sí, que uno es muy formal. Se me pasó ya la edad de andar llamando la atención mostrando mi repulsa ante las ceremonias franquistas al uso para ir luego a ponerme ciego de langostinos en el convite. No quedaría muy elegante. O lo comido por lo servido, como decimos aquí. Además, el párroco iba a doscientos por hora y se cargó la ceremonia en quince minutos (creo que le han retirado cuatro puntos del carné).

A la salida me percaté de una mesa donde el templo tenía su propaganda a disposición de quien quisiera cogerla. Agarré un folleto que me resultaba familiar: el famoso del lince y el niño pequeño. Por criticar, más que nada. Pero leí en él un argumento que me parece razonable, y que me extraña que no hayan explotado más desde las filas católicas, o si lo han hecho, yo no me he enterado. Es el de la comparación entre la destrucción de un embrión humano y la de, pongamos por caso, huevos de águila imperial. Aquí tengo que poner en evidencia, una vez más, mi ignorancia en materia jurídica. Sé que hay un programa de protección de esta hermosa ave, y tengo entendido que la caza de especies protegidas puede considerarse delito. Pero ¿están protegidos sus huevos?

La protección de los nidos y huevos del águila imperial es crucial para su supervivencia, ya que se estima en menos de 200 la cantidad de parejas de este ave que quedan en España (esta especie es endémica de la Península). Así pues, sería lógico que se considerase delito, o al menos falta, la destrucción de huevos de este animal, y si hay algún entendido en leyes le agradecería que aclarase en algún comentario si es así.

En ese caso, estaríamos considerando delito la destrucción de algo que no es un águila imperial, al menos no aún, ya que las personas que apoyan el aborto en los primeros tiempos del embarazo —entre los que me incluyo— consideran que un aborto temprano no es un asesinato, ya que un embrión joven no puede considerarse un ser humano, aunque pueda serlo algún día. Si admitimos esta vía lógica, y se liberaliza el aborto en las primeras semanas del embarazo, sería lógico que fuese también totalmente libre la destrucción de huevos de cualquier especie por muy amenazada que esté, ya que no estamos atentando contra ningún ejemplar de la especie protegida, sino contra algo que, como mucho, puede llegar a serlo en un tiempo determinado.

Aunque creo que el argumento tiene base, es relativamente fácil de rebatir. Por un lado, la especie humana no está amenazada, al menos en número, aunque gran parte de la humanidad, por desgracia, sí vea su existencia amenazada a diario, lejos del lujurioso oasis occidental. Así que podemos empezar a decir que se trata de casos distintos.

Por otra parte, en el caso del águila imperial, lo importante no es la supervivencia de los individuos —que es de lo que se habla cuando alguien se opone al aborto—, sino la perduración de la especie. Cuando hay millones de ejemplares de un animal, y la especie no está amenazada, normalmente la caza es libre, aunque a algunos nos entristezca que haya gente que dispare a seres vivos por diversión. Al igual que están protegidos los monumentos arquitectónicos y las obras de arte, hasta el punto de que se prohíbe la ejecución de obras que pongan en peligro las edificaciones (aunque los políticos, si hay cera por medio, suelen saltarse el reglamento a la torera), es lógico prohibir la destrucción de huevos de águila imperial, ya que, aunque esos huevos no son águilas, su eliminación puede poner en peligro algo que sí está protegido: la especie en sí.

¿Más opiniones?

Si funciona, no lo toques

10 de May de 2009

«Si funciona, no lo toques.» Si todo el sentido común de la experiencia informática, al menos la mía, tuviera que resumirse en un solo consejo, sería este. Y es, además, el que doy a la gente que me rodea cuando comete el peligroso error de tomarme por un gurú de los bits. Puedo contar los discos duros que he perdido intentando mejorar algo que funcionaba razonablemente bien, incluso puedo hacer una estimación de las fotografías irrecuperables que he perdido por no seguir este consejo (unos cuantos miles). Lo que es incalculable es el número de horas perdidas intentando mejorar lo que no necesitaba mejorarse. Si valoráis en algo vuestros datos y, sobre todo, vuestro tiempo, hacedme caso: no intentéis mejorar lo que a fin de cuentas funciona, aunque sea con algún parche aquí o allá. Ah, y haced copias de seguridad semanales.

Hay dos aspectos de la sociedad española actual sobre los que casi todo el mundo parece coincidir en que están fatal: la educación y el descontrol de los menores. Yo no tengo pensamientos tan catastrofistas en ninguno de los dos temas, pero el debate existe, y por supuesto tiene un poso de razón. Pero lo curioso del asunto es que casi todas las personas con las que hablo suelen tener la causa del problema claramente identificada: dos leyes relativamente innovadoras, desarrolladas con muy buena voluntad, y que han cambiado el funcionamiento de nuestra sociedad poco a poco pero radicalmente. Una es la famosa y denostada LOGSE, la ley de educación que derogó la de 1970 y en la que se han inspirado las posteriores: la LOCE, que no llegó a estar vigente, y la actual LOE. La otra es la Ley del menor.

Todo el mundo achaca a la LOGSE —y a las leyes subsiguientes— el fracaso escolar en nuestro país, que crece cada año (el fracaso, no el país). Y también casi todo el mundo echa la culpa a la Ley del menor los terribles casos que vemos cada día en los telediarios: jóvenes que se divierten asesinando, madres en la cárcel por bofetones, que no palizas, y casos similares. Si bien no es cierto que lo de quemar a mendigos vivos como actividad de ocio sea ni mucho menos habitual, a pesar de que los telediarios están empeñados en que lo pensemos, es difícil sin embargo negar la evidencia del fracaso escolar.

Casi todos los adultos, excepto los pocos firmes defensores de las nuevas leyes (que parecen sordos ante lo que podría entenderse como un clamor popular), están de acuerdo en que el descenso en la exigencia de esfuerzo que han supuesto las nuevas leyes educativas es el principal responsable de los pésimos resultados académicos de nuestras nuevas generaciones. Asimismo, casi todos piensan que la Ley del menor entiende de manera perversa la protección a los menores de edad, y que eso contribuye a que muchas personas, entre ellas muchos menores, sean víctimas de los destinatarios de la Ley, algunos de los cuales creen, con parte de razón, que el sistema les otorga cierta impunidad.

El debate que quiero proponer, porque en este artículo no quiero dar respuestas, sino generar comentarios, es el siguiente: ¿funcionaba mal la enseñanza antes de la nueva y bienintencionada LOGSE? Aparte de algún temario anticuado, y de la escasa presencia de las nuevas tecnologías, y algún parche más, ¿era necesario realizar un cambio tan radical, que ya nadie puede cuestionar que ha originado un descenso sin precedentes en el rendimiento escolar? Por otra parte, ¿estaban los menores desprotegidos antes de la Ley del menor? ¿Morían diariamente chicos a manos de sus padres, como para que fuera necesaria una ley que puede poner entre rejas a un padre que, con la mejor de las intenciones, propina un cachete a su hijo? ¿El balance, a años vista, es positivo o negativo?

¿Habría sido mejor, tal vez, no tocar lo que parecía que funcionaba, y quedarnos con un sistema de enseñanza que no nos tenía en los puestos de cola de Europa, aunque hubiese sido creado durante la dictadura y no durante la democracia? ¿Habría sido mejor quedarnos con unas leyes que, quizás por omisión, permitían cierta violencia física de los padres hacia los hijos, pero impedía otra forma de violencia hacia los menores, como es la de no hacerles ver sus límites y permitir que se sientan invencibles e impunes? Vuestras opiniones, donde siempre.

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho