Ars longa, vita brevis

Noble a precio de saldo

12 de April de 2009

El Principado de Sealand (literalmente, «Tierra del mar») es una nación independiente cuyo territorio se limita a una base británica de la II Guerra Mundial construida en medio del mar, cerca del Reino Unido, aunque también reclaman 12 millas de agua alrededor del diminuto país (vía cracked.com). Su población asciende a 27 habitantes aproximadamente. Sí, aproximadamente 27, parece ser que los censos no son seguros.

Aunque la historia de Sealand es muy breve, no creáis que no ha tenido sus momentos épicos. Roy Bates fue el fundador del principado, pero al parecer un tipo llamado Ronan O’Rahilly ya había reclamado un tiempo antes de su llegada la posesión de la base. Así que un día se presentó con unos cuantos matones e intentó desalojar a Bates, que defendió su fortaleza con uñas y dientes y se mantuvo en el poder.

No acaba ahí la cosa. Poco tiempo después, Bates tuvo que defender sus fronteras del asedio de la mismísima armada británica. Al fracasar en el abordaje, el gobierno de Su Majestad reclamó el pedazo de chatarra en los tribunales… que dictaminaron que Sealand no estaba en aguas territoriales británicas y que, por lo tanto, pertenecía a Roy.

Y aún hay más. El primer ministro, Alexander G. Achenbach, estaba descontento con el régimen de Roy y organizó una revuelta, en la que tomó como rehén a Michael, hijo del primer hombre del país, aprovechando que este se encontraba de visita en el extranjero. No conocía lo suficientemente bien a Roy Bates, que se presentó en su helicóptero con un grupo de mercenarios y desalojó a Achenbach. No creáis que el primer ministro exiliado se ha rendido, pues ha creado una página web donde reclama que la comunidad internacional le reconozca su legitimidad en el trono de Sealand. Como veis, en este mundo el que se aburre es que no es suficientemente emprendedor. No creo que Mick Jagger, en su lecho de muerte –que espero que tarde mucho en visitar–, sienta haber vivido una existencia tan plena como la de cualquiera de estos tipos.

Y aquí viene lo bueno para vosotros: preocupado por su escasez de condes, duques y fauna por el estilo, el Principado de Sealand tiene una tienda en línea donde podéis comprar, por el módico precio de 6,36 libras esterlinas (unos 7,08 euros al cambio actual) un título de lord, lady, barón o baronesa de Sealand. Así es como lo venden:

Disfrute de la vida elevada

Este título individual de nobleza está aprobado y garantizado por nuestra Soberanía, la Jefatura del Estado y la Familia Real de Sealand, y está basado en las leyes constitucionales de nuestro gobierno, establecido en 1967. Esta distinción se concede en reconocimiento de su apoyo financiero al bienestar y el desarrollo de Sealand y el deseo de formar parte de nuestro Estado independiente soberano.

¿Qué? ¿Aún no estáis convencidos?

Use su título para:

Conseguir tratamiento VIP y pasar a los primeros lugares en la cola para acontecimientos importantes.
Impresionar a la gente y hacer amigos.
Ser invitado a todas las fiestas importantes.
Asegurarse la mejor mesa en los restaurantes.
Dar envidia a sus compañeros de trabajo.
Conseguir privilegios en los vuelos.

Si yo fuera vosotros, me lo pensaría.

Escribe un comentario

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho