Ars longa, vita brevis

¿Cambio?

1 de March de 2009

Es curioso que las palabras significan lo que queramos que signifiquen. Parece que el sentido no lo tienen en su esencia, ni, por supuesto, en un diccionario, sino en la intención del hablante. Esto es: se diría que uno tiene el significado de lo que quiere decir dentro del cerebro, y al expulsarlo utiliza las palabras como si fueran de plastilina. Yo produzco un sonido o dibujo unas letras, y el significado de lo que digo puede variar según mis intereses.

Todo esto lo estudia la Pragmática, una rama relativamente nueva de la Lingüística que nos avisa de que el significado de una oración no es el de la suma de los significados de las palabras en un diccionario, sino que ese significado viene dado por el análisis a una velocidad cercana a la luz –es un decir– de un sinnúmero de elementos: el contexto textual (palabras que se han dicho antes o después); las características personales del hablante y del oyente (no significa lo mismo la palabra «tío» dicha de una persona a su tío carnal, veinte años mayor, que entre dos adolescentes); el momento y el lugar, etc. Estos y otros factores pueden hacer que un mensaje verbal compuesto por las mismas palabras exactamente en el mismo orden tenga significados distintos, o incluso opuestos, en diferentes situaciones.

Una de las últimas víctimas de la hipocresía de los hablantes es la palabra «cambio». Está muy de moda por haber sido uno de los eslóganes del presidente Barack Obama durante su campaña electoral. Aquí tenéis una imagen que he encontrado en digg.com:

cambio

Aquí está la original. En Digg el título del artículo es «CHANGE has come?». O, lo que es lo mismo: «¿Ha llegado el CAMBIO?».

El esperado cambio, según piensan algunos, no es que a partir de ahora las personas de piel oscura no se vean obligadas a aceptar puestos de trabajo que nadie quiere. El cambio consiste en que los blancos se vean obligados a limpiar los zapatos de los negros. Y ello para satisfacer un pueril sentimiento de «justicia», tan estúpido que no es ni siquiera venganza: castigar a inocentes vivos para desagraviar a víctimas muertas. Quizás si un blanco norteamericano limpia los zapatos de un negro, Kunta Kinte reirá en su tumba. No lo veo probable.

El mismo estúpido sentimiento de venganza más allá de la muerte está presente en estas leyes tan idiotas que exigen una cuota determinada de mujeres en determinados puestos laborales. Discriminar a hombres mejor preparados, por lo visto, hará que en el cielo los millones de mujeres que históricamente han sido menospreciadas tengan una satisfacción. ¿Es así la cosa? Sí, o lo parece.

Un segundo ejemplo de manipulación perversa de la misma palabra lo encuentro hoy en el diario El País (enlace). El artículo habla sobre las elecciones gallegas, que se celebran hoy. El título es: «El cambio en Galicia pende de un hilo».

¿En qué consiste el cambio para el diario global en español? Pues en que el resultado de las elecciones permita seguir gobernando a los que ya están. Si los votantes gallegos provocan un cambio en el gobierno autonómico, entonces no se habrá producido este «cambio». Si, por el contrario, permiten que sigan gobernando los mismos que en los últimos cuatro años, entonces sí. Y todo por la bondadosa aura que, como buena colonia estadounidense que somos, causa en nosotros la dichosa palabrita.

Me recuerda al significado que dan algunos nostálgicos y sinvergüenzas a la palabra «revolución» en Cuba: revolución significa que el dinosaurio que lleva cincuenta años aplastando la joya caribeña siga dirigiendo, como un fascista de manual, las vidas de millones de cubanos.

1 comentario en “¿Cambio?”

  • # antonio molina dice:
    2 de March de 2009 a las 8:39

    Anoche oí a un supuesto director de cine gallego, calvorota, lamentándose de que en Galicia la gente no se movía, no quería “el cambio”. Entonces ¿cómo se llama cuando dejan de gobernar unos y empiezan a hacerlo otros?

Escribe un comentario

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho