Ars longa, vita brevis

Cambiar el mundo

24 de February de 2009

Cuando estudiaba 1.º de BUP (peques: era el primer curso de la Educación Secundaria en la Prehistoria, equivalente en edad a 3.º de la ESO) tenía un profesor que nos decía que el mundo no tiene arreglo. Que siempre va a estar mal.

Yo, en esto de arreglar el mundo, tengo dos vertientes que me convierten en una especie de monstruo bipolar: por un lado, creo que resulta innegable que hemos avanzado. Si hace 3.000 años el 90% de la riqueza estaba en manos del 0,01% de la población, hoy este segundo porcentaje se ha elevado por lo menos al 2%, lo cual constituye sin duda una situación algo más justa. Es cierto también que, aunque algunos bobos bienintencionados piensen que la pobreza y el hambre son inventos del siglo XX, se han producido hambrunas a lo largo de la Historia, probablemente con más frecuencia que en la actualidad, si bien antiguamente tenían su origen más en malas cosechas o guerras que en el egoísmo de quienes creemos que estar ahí donde estáis, sentados frente a un ordenador leyendo el blog de un psicópata paranoide, es la situación universal de nuestra especie. No lo es.

hunger
Multiplica por ochocientos millones.

Pero me sigue pareciendo una locura que con todos nuestros tests de cociente intelectual, nuestra Internet, nuestros libros y la educación universal y obligatoria en los países desarrollados, sigamos permitiendo que los políticos nos mangoneen, que los niños enseñen las costillas y que los talibanes de uno u otro símbolo sigan teniendo tan fácil manipular y dirigir nuestras vidas y nuestras muertes. Cuando se escribieron los primeros relatos sobre naves espaciales, en el siglo XIX, o quizás antes, ¿creéis que incluían sociedades donde unos barbudos analfabetos se forraban de bombas y mandaban al infierno a decenas de personas, como pasa hoy casi todas las semanas? ¿Que un gobierno como el español iba a amedrentarse a la hora de regular la eutanasia porque unos señores con sotana tienen comida la cabeza a parte de la sociedad? ¿Que los mandamases iban a estar robándonos a los pobres y repartiendo nuestro dinero, el que nos han sacado del bolsillo con una mano aceitosa, para repartirlo entre sus amigos ricos? Yo creo que no, pero tenemos un par de robots en Marte y todo esto sigue pasando.

¿Qué nos ocurre? ¿Nos han llegado a convencer de que el mundo realmente no tiene arreglo? ¿Han logrado que aceptemos que estamos permanentemente bajo sus botas, y que ese es el orden único y natural? ¿Vais a seguir permitiéndolo?

Creo que ya es hora de dejar de leer esto y ponerse a pensar un poco. Necesitamos ideas para cambiar el mundo ya. Porque primero tenemos que tener esas ideas y metérnoslas en la cabeza, y luego repetirlas machaconamente a todos nuestros conocidos hasta que a fuerza de atontarlos las acepten, igual que hemos aceptado que es necesario deshacernos de nuestra inofensiva botella de agua y de nuestro cinturón antes de embarcar en un vuelo. Todas esas ideas se las meten –se las metemos, ay– a los chicos desde bien jóvenes en la escuela, tal vez por eso tragáis con todo. Pero eso no significa que no podamos cambiar las mentalidades. ¿Cómo se puede acabar con el hambre, con las guerras y con los cuidados y legales crímenes que cometen los políticos y de los que somos víctimas? Tenemos el dinero y tenemos la tecnología. Ahora, a aportar ideas, y para eso os dejo los comentarios. Este post es mucho más importante que el de mi cumpleaños, que lleva, por el momento, cuarenta y ocho (48). Así que dadle un poco al cerebro y utilizadlo para lo que es justo.

Mi viejo profesor es hoy mi compañero, y creo que lo noto algo más inconformista que antaño. Espero que a mí me pase lo mismo con la edad, aunque todos tengamos aceptado que lo normal es lo contrario. Si alguna vez me rindo y me convierto en una máquina de pagar impuestos y adoctrinar a jóvenes en lo que está comúnmente aceptado, pegadme un tiro.

Metafóricamente.

12 comentarios en “Cambiar el mundo”

  • # julifos dice:
    24 de February de 2009 a las 21:11

    Feliz cumpleaños.

    Mi idea, que es parecida a la tuya, consiste en sorprenderse y mesarse los cabellos cada vez que suceda algo injusto y públicamente aceptado (y a veces aplaudido).

  • # Manuel dice:
    24 de February de 2009 a las 23:09

    El Mundo no lo suelen cambiar muchos… de hecho, los grandes cambios suelen empezar siempre en un único hombre o mujer, los demás lo único que hacen es seguirles (aunque eso tampoco es poco).

    “I’m Gonna Make A Change,
    For Once In My Life
    It’s Gonna Feel Real Good,
    Gonna Make A Difference
    Gonna Make It Right . .

    […]
    I’m Starting With The Man In
    The Mirror
    I’m Asking Him To Change
    His Ways
    And No Message Could Have
    Been Any Clearer
    If You Wanna Make The World
    A Better Place”

    http://www.dailymotion.com/video/x33ozb_mickael-jackson-man-in-the-mirror

  • # A.H.Lippincott dice:
    25 de February de 2009 a las 12:38

    Me parece muy duro el comentario sobre la eutanasia. Soy de esos frikis que van a ver señores con sotana todos los Domingos y tengo mis ideas propias sobre el tema, que casualmente coinciden con las de los señores con sotana pero no considero que me tengan comida la cabeza, ni a mí ni a los que me rodean. En otras cosas estoy en desacuerdo, por si lo pregunta alguien. Por otra parte es un problema de una entidad muchísimo menor que los que refieres aquí.
    Yo soy de los optimistas, creo que ha mejorao todo, en el mundo se vive mejor desde hace dos días (unos sesenta años para ser exactos), y que poco a poco la pobreza se irá solucionando. Intereses y política ha habido siempre pero la ayuda contra la pobreza y las posibilidades de salir de ella, aun siendo insuficientes, nunca fueron tan grandes.

  • # Elías dice:
    25 de February de 2009 a las 14:02

    Lippincott, no quiero decir que todos los creyentes tengan la cabeza comida, solo los que piensan que por sus creencias debe regirse una sociedad entera. Y critico la postura de un Gobierno que, de boquilla, se dice autónomo, pero hace demasiado caso a los mensajes de los de las sotanas.

    Ideas, quiero ideas.

  • # Susana dice:
    25 de February de 2009 a las 16:58

    No se puede. No se puede acabar con el hambre, ni con las injusticias. Ser un inconformista pasada cierta edad es un gran mérito, gracias a los inconformistas se puede avanzar para conseguir el objetivo, para desterrar algunas de esas ideas inculcadas y dejar paso a otras mucho más sensatas; pero es insuficiente. ¿Quieres una idea? La educación. Educar, educar y educar. Pero claro, eso solo se puede aplicar (como a nosotros nos gustaría) en un ámbito minúsculo, en el siguiente círculo el método es distinto, y divergentes las consecuencias. No se trata de resignarse a ver costillas tampoco, pero es iluso pensar en que los sistemas sociales acabarán con la desnutrición; lo sé, me merezco un tiro, hace unos años era un poco más optimista

  • # Farándula dice:
    25 de February de 2009 a las 22:16

    Bueno, yo siempre he defendido como medida, si no definitiva, muy, muy importante, la instauración de la renta básica. Ya hablé de esto hace poco en mi blog, a cuenta de mis fobias personales, así que copipasteo:

    Trabajar:

    Me estoy refiriendo a un tipo de trabajo muy concreto llamado empleo remunerado, y su sobrevaloración como fuente de bienestar social hasta el punto de considerarlo, no sólo un derecho, sino un deber.

    Es mentira que el empleo implique bienestar (ahí están los datos de muchos trabajadores precarios que ni siquiera pueden permitirse un techo, o las estadísticas sobre insatisfacción laboral) y es mentira que el trabajo dignifica (vídeo a partir minuto 2). El empleo te da de comer y gracias; algunos afortunados viven de lo que les gusta, pero son los menos.

    ¿Y qué pasa si lo que tú quieres hacer, lo que te satisface, lo que te da auténtico bienestar personal, no puedes o no quieres encontrarlo en un empleo? Si prefieres dedicar tu tiempo, aún a costa de vivir con unos ingresos mínimos para subsistir, a colaborar en una ONG, estar con tu familia, aprender, crear o patear el mundo con mochila… entonces eres un vago, un parásito social, un vividor. Porque, según la ley, esto ni es trabajo ni contribuye a mejorar la sociedad (salvo que te paguen, con pequeño porcentaje a cuenta del estado, por hacer exactamente lo mismo). Por eso estoy a favor de la instauración de la renta básica como derecho inalienable de todo ciudadano.

    Añado algunas aclaraciones, ya que hay muchas formas de entender la renta básica, esta es la mía:

    1-La renta básica es un derecho de todo ciudadano, independiente de los ingresos o la edad. Es, por tanto, inembargable.

    2-La renta básica debe ser de una cuantía variable con el tiempo y suficiente para la subsistencia (es decir, lo establecido para el umbral de la pobreza moderada, el 40% del salario medio nacional si mal no recuerdo, hoy en torno a los 500 euros). Esto implicaría, automáticamente, la eliminación de la pobreza, ya que nadie estaría nunca por debajo de ese umbral.

    3-En el caso de los menores de edad no emancipados, esta cuantía podría ser menor, en todo caso es gestionada por sus tutores legales.

    4-El paro y la jubilación públicas desaparecen, salvo para el caso de los extranjeros. El trabajo (remunerado y bajo contrato) deja de ser un deber.

    5-Generarían derecho a esta renta aquellos extranjeros de países en los que también exista y en los que se establezca un derecho recíproco para los demás (al estilo de los tratados de doble nacionalidad).

    6-La compatibilidad con el empleo remunerado. Yo estuve unos años recibiendo una pensión de 50.000 pesetas que era compatible con el empleo siempre que este no superara el salario mínimo. Así que curraba por horas en el telepizza por 30.000 ptas y cobraba religiosamente todos los meses. La cuestión es que yo quería ponerme a trabajar “de verdad” (vamos, a jornada completa) pero si lo hacía perdía la pensión. Como el rango de salarios al que podía aspirar no pasaba de los 600 euros, currando el doble ganaba prácticamente lo mismo. No me compensaba. Basándome en esta experiencia, creo que hacer la renta básica incompatible con el empleo desincentivaría su búsqueda.

    La pregunta es la de siempre: ¿de dónde se saca la pasta para hacer esto sin que el sistema colapse?
    Se han ofrecido alternativas, las ya mencionadas, supresión del paro y la jubilación (no de la sanidad, obviamente) o la instauración de un tramo único en la declaración del IRPF (que resulta polémica ya que pagaría el mismo porcentaje el que cobra 600 euros y el que cobra 6000). No soy economista, así que para hacer números os remito a la web que enlacé antes.

    Luego está el problema de la respuesta social y psicológica: si todo el mundo optara por vivir de la renta (cosa que dudo, que por algo es básica y no un salario Nescafé pa toda la vida), no habría trabajadores que pagaran impuestos y todo se vendría abajo. También podría suponer un aumento de la economía sumergida; el listo que cobra por un lado y por el otro pero no paga a nadie. Finalmente podría producirse un derrumbe de los sueldos, pero para evitar eso está el gobierno y el salario mínimo… el tema da para largo y no me quiero extender más.

    Esto no arregla los problemas de África, pero yo siempre he pensado que para arreglar el mundo hay que empezar por la propia casa. Y dando ejemplo.

  • # Pedro dice:
    25 de February de 2009 a las 23:17

    Yo estudiaría como lo han hecho en países como Alemania y Japón, que después del desastre de la segunda guerra mundial, se han puesto a la cabeza de los países desarrollados.
    Y, Israel un país muy joven y también desarrollado.
    En los tres casos la ayuda exteior ha podido ser muy importante, pero lo principal habrá sido su forma de organizarse social, laboral, económica y políticamente

  • # julifos dice:
    26 de February de 2009 a las 22:32

    Israel, mejor no, que es un caso algo rarito. En cuanto a Alemania y Japón… De verdad, si yo me bajo ahora un ratito a la calle (son las 22:30) lo que me encuentro no tiene nada que ver con mi concepto de Alemania y Japón. Lo que me encuentro es gente poniéndose hasta las trancas de botellines y tapitas; y hoy, jueves, haciendo tiempo hasta que abran los bares de copas y después los “after”. Será que vivo en zona de marcha 😉

  • # A.H.Lippincott dice:
    26 de February de 2009 a las 22:59

    Ok, Elías, sorry, lo he entendido mal, es que en cuestiones de política trato de no ser muy forofo, pero en esto de la religión en seguida se me dispara la tecla.
    Yo no creo que haya gente (o muy pocos), al menos en cuanto se refiere al cristianismo y a España, que crea que la sociedad entera debe regirse según sus creencias. Esas recomendaciones de la Conferencia Episcopal, lo que supongo que a mucha gente le parecen terribles anatemas lanzados por cucarachas humanas, a mí me parecen una serie de ilusas buenas intenciones dichas con muy poca gracia, y nada más. ¿Que me agradaría qu se cumplieran y que todo fuera acorde con eso? Nos ha jodido, a nadie le amarga un dulce.
    No sé, trato de aportar una visión distinta a las habituales.
    Respecto a lo del Gobierno la verdad es que tienes razón. Es como el típico machito de barrio que saca pecho y presume con los suyos pero luego llega otro más grande (o más pequeño, o distinto, o que no es del barrio) y se da media vuelta cagao mientras le dice eso de ‘me he quedao con tu cara’.

  • # julifos dice:
    28 de February de 2009 a las 22:07

    Otra idea: para cambiar el mundo nunca hay que decir que se quiere cambiar el mundo (es como la primera regla del Club de la Lucha). Hay que hacer las cosas pequeñas, paso por paso. Por ejemplo, en lugar de un post titulado “Cambiar el mundo”, sería más conveniente tener un blog entero titulado “Salvar al salmón cebollero de Aberdeen porque hay una empresa llamada Kots Inc. que está echando mierda al río” (ficticio). O sea, cosas concretas que tengan una solución plausible a corto plazo.

    Según mi corta experiencia como plañidera (o sea, persona que se mesa los cabellos cuando la injusticia hace presencia), la gente nos considera más bien “cansinas” y “reiterativas”. Reiterativas, está claro el porqué. Cansinas también, porque no se puede andar todo el día diciendo que te pica si no haces esfuerzos por rascarte en el sitio que corresponde… O algo así.

  • # MrBlonde dice:
    3 de March de 2009 a las 1:01

    Sigue siempre tan rebelde. Aunque dicen que con los años todos los cuchillos acaban romos, y la gente con fuertes ideales acaba por abrazar el conformismo. Siempre hay excepciones, claro. Sé una de ellas.

  • # JOSE RUBEN dice:
    11 de June de 2009 a las 1:00

    Tienes razon no se puede cambiar todo, hasta jesus lo dijo, pobres simpre habran.
    Una vez un joven venia caminando por la paya despues de una tormenta la playa estaba llena de estrellas de mar y el joven venia recogiendolas y tirandolas al mar para que no murieran, en eso un viejo que venia viendolo se le aserco y le dijo; no habra ninguna diferencia al hacer lo que haces sabes muchacho cuantos quilometros tiene la playa no vas a poder salvar a todas las estrellas que hay, en eso el muchacho se agacho tomo una estrella y la lanzo al mar, mirano al viejo le dijo para ella si habra diferencia.
    Es cierto que no se puede cambiar el mundo ni las injusticias del ombre que vienen implicitas en su naturaleza, pero hay queines poco a poco generan cambios.

Escribe un comentario

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho