Ars longa, vita brevis

La insoportable estupidez del ser

19 de November de 2008

Un Joan Martí, del Institut d’Estudis Catalans, opina que debería multarse a los periodistas que no escriban o hablen bien esa lengua, aunque más tarde ha tenido que rectificar, parece ser que por presiones (los enlaces anteriores vía Daniel Tercero).

Yo entiendo el amor por la lengua propia, aunque sin llegar al enamoramiento obsesivo. En algún momento tienes que darte cuenta de cuándo un amor te está haciendo daño, y a veces, con dolor del corazón, debes abandonarlo.

A ver, sin metáforas: que yo quiero mucho al castellano, pero procuro siempre que este amor a) no me haga odiar a otros idiomas, sea cual sea su situación (¿se puede odiar a un ente abstracto?) y b) no me haga decir estupideces. Lo peor que puede pasarle a alguien que ama un idioma, de hecho, es oír a algún político diciendo alguna de las suyas. Como esta.

Y llega un momento en el que te planteas: ¿para qué defendemos un idioma? Y ¿a qué precio?

Yo creo que si hubiera que defender un idioma (cosa muy alejada de mis intereses, los idiomas que se defiendan solos, oiga, incluido el mío), debería hacerse para proteger a la gente que lo habla, no esa abstracción mental de símbolos y reglas que llamamos sistema lingüístico. ¿Es que un idioma tiene derechos?

Puede que lo defendamos simplemente porque es bonito, o único, o un bien cultural, como defendemos las ballenas, los parques nacionales y las ruinas arquitectónicas. Pero entonces, ¿cuál es el precio razonable que debemos pagar por esta defensa? ¿Multamos a la gente por hablar «mal», signifique eso lo que signifique? ¿No estamos entonces empeorando la calidad de vida de la gente para defender un idioma? ¿El bien mayor es la defensa del idioma, o la calidad de vida? ¿No se defendía el idioma para defender a la gente? ¿No empieza esto a parecerse a un círculo vicioso de interrogantes?

En una cosa estoy de acuerdo con el señor Martí: un periodista que no conoce la lengua con la que trabaja no merece trabajar ahí. Pero amic… A la gente eso no le molesta, os molesta solo a los políticos interesados. Y si a la gente no le molesta una clase periodística que pisotea su propio idioma, entonces la gente no se merece nada mejor.

Escribe un comentario

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho