Warning: Use of undefined constant get_magic_quotes_gpc - assumed 'get_magic_quotes_gpc' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /home/lalen2/public_html/wp-content/plugins/cforms/lib_functions.php on line 339

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/lalen2/public_html/images/cassette01.jpg(1) : eval()'d code(83) : eval()'d code(1) : eval()'d code(1) : eval()'d code:1) in /home/lalen2/public_html/wp-content/plugins/wp-super-cache/wp-cache-phase2.php on line 1164
La Lengua » El fracaso de la escuela (II)

Ars longa, vita brevis

El fracaso de la escuela (II)

12 de October de 2008

Uno de los más capacitados y perspectivos de todos ellos [de los que pretenden reformar la escuela tradicional], el matemático David Page, ha señalado que «cuando los niños dan respuestas erróneas no es tanto porque se equivoquen como porque están contestando a otra pregunta…». Pero ésta es sólo parte de la verdad. Algunas veces los niños dan respuestas erróneas porque no han llegado a comprender una determinada pregunta, pero en la mayoría de las ocasiones el problema es más profundo. No se trata sólo de que no comprendan una pregunta concreta, sino de que no entienden la naturaleza y el objetivo de las preguntas en general. No es que de vez en cuando den una respuesta a un problema distinto, sino que las respuestas que dan rara vez tienen relación con problema alguno. Se supone que una pregunta encauza nuestra atención hacia un determinado problema; en muchos o la mayoría de los niños provoca el efecto contrario, distrae su atención del problema y dirige hacia la complicada estrategia de encontrar o inventarse una respuesta.

(Página 19)

La negrita es mía. Es interesante este enfoque, y es uno de los pilares de las teorías de John Holt. El fracaso de algunos o la mayoría de los estudiantes puede explicarse como una cuestión de fondo. ¿Nuestro objetivo es que aprendan? Pues el suyo, no. El objetivo de un chico en la escuela es ganarse el premio o el castigo procedente del profesor y del sistema educativo en general. Así las cosas, y dado que todos los seres humanos somos inteligentes, acabamos desarrollando las mejores estrategias para conseguir nuestro objetivo (recordemos: no aprender, sino evitar el castigo y conseguir el premio). Y estas estrategias pocas veces tienen que ver con un aprendizaje productivo y real: hacer chuletas, estudiar solo lo que se supone que va a caer y ni mirar por encima lo demás, conocer las preferencias de los profesores y adecuar tus respuestas a lo que crees que les va a gustar. Si aceptamos lo dicho hasta ahora, en el mejor de los casos podemos decir que las escuelas tienen poco que ver con el aprendizaje. En el peor, se puede incluso afirmar que la escuela es un obstáculo para el aprendizaje de los jóvenes.

No penséis que no hay nada criticable en este libro, pero me guardo las críticas para cuando escriba la reseña final. Mientras tanto, me gustaría leer vuestras opiniones.

En La Lengua:

8 comentarios en “El fracaso de la escuela (II)”

  • # Lord dice:
    12 de October de 2008 a las 17:19

    Estoy totalmente de acuerdo con que los alumnos lo que no entienden es el propósito de dichas preguntas. Es una observación que tuve cuando aprendía Filosofía en el instituto: me di cuenta de que la mayoría de la gente odiaba esa asignatura no porque no entendiera las teorías de los filósofos, sino porque no entendían la finalidad de tales planteamientos. Creo que a los alumnos hay que incentivarlos siempre con una correcta explicación de para qué sirve aquello que se les enseña, para que así puedan mostrar algo de interés, o si no lo muestran, al menos puedan tener una base sobre por qué no les interesa. Un saludo 😉

  • # julifos dice:
    14 de October de 2008 a las 7:36

    Esta segunda entrega, muy en la línea de lo que has comentado últimamente por aquí. Y archisabido que un alumno es capaz de aprender en una tarde morse y talla miniaturista (las famosas chuletas-boli-BIC) con tal de aprobar sin estudiar.

  • # Juan dice:
    15 de October de 2008 a las 15:13

    Si, cada vez me doy cuenta más y más de que los alumnos vamos cada vez más a estudiar lo que va a caer símplemente (e incluso a hacer chuletas), que a lo que se dice aprender de verdad una asignatura. Y es más, me da la impresión de que algunos profesores también colaboran para que esto se produzca, poniendo poco interés hacia la asignatura que imparten (que por cierto, me parece fundamental que pongan interés hacia su propia asignatura).

    Por suerte, creo que hay profesores de muchos tipos (por supuesto también hay buenos). Y también, creo que eso de “no aprender” las asignaturas, solo se da en las que no interesan al alumno, y creo que cada alumno está interesado por al menos una asignatura, y en el caso de ciertos alumnos, bastantes más de una…

  • # Juan dice:
    15 de October de 2008 a las 15:16

    Aprovecho también para recordar que según mi opinión, si hubiera un mayor panorama de optativas a partir de 4º y Bachillerato, los alumnos estudiarían, en general más.
    Y también aprovecho para disculparme por mis posibles faltas de ortografía y errores en la expresión (más en los errores de expresión, porque creo que faltas, pocas tengo)

  • # Elías dice:
    15 de October de 2008 a las 19:05

    Juan: mi opinión sobre los libros es que, aun admitiendo que muchos puedan resultar coñazo, en otras ocasiones el problema es que el profesor no los sabe “vender”. Te recomiendo esta otra entrada, puede que te resulte interesante.

    Me consta, por cierto, que varios alumnos de Secundaria leen este blog, aunque no suelen comentar. Me encantaría que lo hicieran. Los profesores no tienen todas las respuestas, y a veces es más fácil hablar y escuchar a alguien que no es tu alumno/profesor que a los que sí lo son.

  • # julifos dice:
    15 de October de 2008 a las 22:10

    Yo también creía en las “optativas” cuando empecé la carrera de Filología. Creo que fue por esa época cuando empezaron a existir las asignaturas “de libre configuración”. Podías coger asignaturas de Biología (si querías), pero la facultad de Biología quedaba a tomar por culo. No daba tiempo a llegar. Era irreal. Las más “cercanas” que me cogí fueron Literatura italiana y Literatura rusa. De la italiana no recuerdo nada. Baste decir eso. De la rusa, recuerdo con mucho cariño al profesor. El pibe no exigía nada, sólo un trabajo para aprobar (y si lo hacías medio bien sacabas sobresaliente con facilidad). No hacía falta ir a clase ni nada. Yo me curré un pedazo de trabajo sobre los escritores rusos que vivieron a la sombra del régimen soviético (sojuzgados o exiliados). Utilicé todas esas horas de no ir a clase para hacer el trabajo (bueno, unas pocas menos) y disfruté mucho leyendo autores que eran desconocidos para mí, incluyendo el resabido “El maestro y Margarita” de Bulgákov. Lo cierto es que, haciendo memoria, no saco grandísimas obras de mi gusto, pero es que soy algo rarito.

  • # Juan dice:
    16 de October de 2008 a las 14:48

    Hola de nuevo.
    Si, muchas veces es que no lo saben vender. Creo que, además de que los profesores manden tantos clásicos, podían mandar también obras que resulten más atractivas a los jóvenes, pero comparto la opinión de que los clásicos, si los mandaran adaptados, interesarían mucho más.
    Pero por supuesto, hay libros para todas las edades, y los jóvenes tendremos tiempo a leer otras cosas más complicadas más adelante.

    Hay una cosa que has dicho en la que estoy completamente de acuerdo contigo. Y es precisamente que los profesores no saben vender los libros. Yo le pregunté a mi profesor de lengua si los libros que había mandado este año eran divertidos, o entretenidos, y no me dijo que no rotundamente. Pero su respuesta estuvo mucho más cerca del no que del si. Es más, preferiría no habérselo preguntado, porque me minó bastante la moral, ya que no me gusta leerme un libro, pensando que va a ser aburrido desde el principio…

  • # La Lengua » Blog Archive » El fracaso de la escuela (V) dice:
    19 de October de 2008 a las 12:29

    […] El fracaso de la escuela (II) […]

Escribe un comentario

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho