Warning: Use of undefined constant get_magic_quotes_gpc - assumed 'get_magic_quotes_gpc' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /home/lalen2/public_html/wp-content/plugins/cforms/lib_functions.php on line 339

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/lalen2/public_html/images/cassette01.jpg(1) : eval()'d code(83) : eval()'d code(1) : eval()'d code(1) : eval()'d code:1) in /home/lalen2/public_html/wp-content/plugins/wp-super-cache/wp-cache-phase2.php on line 1164
La Lengua » El mejor ordenador de la historia

Ars longa, vita brevis

El mejor ordenador de la historia

25 de September de 2008

A mediados de los ochenta los ordenadores eran cosa de frikis. Y además era una cuestión estadística: si no tenías granos y gafas, no tenías uno. Y ni siquiera todos los cuatro ojos con acné estaban interesados o podían permitirse comprar una de esas máquinas.

A mediados de los ochenta los ordenadores eran grandes trastos con pantallas culonas de dos colores: verde y negro. Eran capaces de mostrar texto y eso era algo casi increíble.

A mediados de los ochenta el dispositivo mediante el que te comunicabas con el ordenador era un teclado grande y tosco. El ratón había sido inventado a mediados de los 60, pero nadie tenía uno.

A mediados de los ochenta un ordenador muy caro solía tener unos 256 kilobytes de memoria. Si multiplicas por cuatro, tienes un megabyte. Si luego multiplicas por 1.024, tienes un gigabyte. Si vuelves a multiplicar por dos, tienes la memoria que yo tengo instalada en el MacBook, que es el mínimo con lo que suelen venir los ordenadores actuales de gama baja. Es decir, que hemos multiplicado por 8.192 la memoria de un ordenador puntero de mediados de los ochenta para obtener la de uno barato de unos veinte años después.

Es curioso que teniendo en cuenta ese dato la mayor parte de la gente siga teniendo problemas con los ordenadores.

A mediados de los ochenta, con un ordenador podías escribir algún texto, crear alguna base de datos, algún programa –si sabías mucho– y poco más. Y entonces apareció el Amiga.

Cuando apareció el Commodore Amiga, los ordenadores caros podían hacer lo que habéis leído antes. Entonces, este extraño aparato con nombre español hizo cosas que hasta entonces eran, literalmente, no inimaginables sino imposibles. La mayoría de los ordenadores no podían dibujar una línea recta en la pantalla, y el Amiga 1000 era capaz de mostrar una imagen casi indistinguible de una fotografía en 4.096 colores simultáneos (la tarjeta gráfica VGA, creada tres años después, y que no se empezó a convertir en estándar en los compatibles IBM hasta principios de los noventa, mostraba a la vez un máximo de 256). La resolución máxima era de 640 x 512 (la VGA podía ofrecer una resolución de 640 x 400, limitando el número de colores a 16). Un sonido con calidad totalmente realista salía en estéreo por sus cuatro canales simultáneos (la primera SoundBlaster apareció en 1989). Venía con un ratón de dos botones y una disquetera que leía discos de densidad simple a 1 megabyte (los compatibles solo podían manejar 0,7 megabytes en los mismos discos). Su corazón incluía una serie de circuitos (llamados custom chips), de nombres femeninos, como Lisa y Paula, que se encargaban de diversas tareas y desahogaban al procesador central, el increíble Motorola 68000, de gran parte del trabajo. El Amiga 1000 fue el primer ordenador multimedia de la historia, muchos años antes de que a alguien se le ocurriera la palabra. Diez años antes de que Bill Gates pretendiera haber inventado la multitarea con su Windows 95, el Amiga ejecutaba diez programas a la vez sin despeinarse. Si querías tener un ordenador de otra marca que se le acercara un poco en posibilidades, debías esperar cinco años a que inventaran todo eso, gastarte el doble de lo que costaba el Amiga en otro ordenador, y luego comprarle un monitor en color, un ratón, una tarjeta gráfica y otra de sonido. Gastándote unas trescientas mil pesetas en hardware de Amiga, incluyendo el propio ordenador, podías montar en tu casa una empresa de edición de vídeo totalmente profesional, lo que con cualquier otra opción habría elevado el precio por encima de los dos millones.

¿Y entonces por qué la mayor parte de vosotros, especialmente los jóvenes, jamás habéis oído hablar de él? La historia es larguísima, y las razones aún no están claras del todo. Después de un comprensible éxito, las ventas empezaron a decaer, y el Amiga sufrió una larguísima agonía, la mayor parte de la cual en realidad se encontraba en estado de coma. Hubo, y creo que aún lo hay, un heroico grupo de supervivientes que nunca renunciaron a su querido ordenador, y que seguían programando para él, usándolo y defendiéndolo, hasta convertirse en fanáticos. Hoy en día, cualquier ordenador de 600 euros hace mucho más que un Amiga, y sin ningún inconveniente, salvo los continuos cuelgues. Y hasta ese problema puede reducirse casi a cero si usas Mac OS o Ubuntu. Sin embargo, sigue habiendo gente que vive aún en la época de la espada y la brujería. Porque el párrafo anterior, después de todo, solo habla de números. La experiencia está en el siguiente.

Porque si nunca usaste un Amiga en su momento, hay un hecho mágico que has perdido para siempre. La magia de presenciar lo imposible. Imagina que, mientras lees esto, Un rayo sale de tu monitor y se materializa en medio de la estancia con la forma de Natalie Portman, y que se sienta en tu regazo a ver cómo lees lalengua.info mientras te hace caricias y arrumacos. Sería algo imposible que te dejaría con la boca abierta y con ganas de enseñárselo a todo el mundo. Pues eso es lo que se sentía. Tu amigo te invitaba a ver su nuevo ordenador, del que habías oído hablar, y cuando te mostraba cualquier demo, cualquier juego, cualquier imagen digitalizada, pestañeabas un par de veces porque sabías que lo que estabas viendo y oyendo no era posible.

Quizá alguien de la vieja guardia de entre los lectores del blog pueda dejar un comentario para confirmar a vosotros, jóvenes maleducados, consentidos, bailadores de reguetón, escuchadores de hip hop y masticadores de Big Macs, que no me estoy inventando nada. Que el que tuvo la fortuna de presenciar una de estas máquinas en funcionamiento en aquella época no ha vuelto a tener una sensación igual al sentarse frente a un montón de chips de silicio.

Después ha habido tarjetas VGA y SVGA, y –¿cómo se llaman las que vienen con los ordenadores modernos? a nadie le importa– otras; PlayStations uno, dos y tres, Nintendos y SuperNintendos, Sega Saturn (otra que tal vez no les suene a los jóvenes) y Dreamcast, Xbox uno y trescientos sesenta, monitores de veintisiete pulgadas y discos duros de un terabyte. Gráficos en 3D y todo eso. Pero no ha vuelto a haber magia.

Recuerdo que la primera vez que encendí mi Amiga 500 en casa –fue el modelo que sucedió al Amiga 1000– y metí un juego de rol por turnos en la disquetera, cuyo nombre no recuerdo, dije en voz alta: «¡Madre mía! ¡Tengo estos gráficos en mi ordenador!» Días después, mi amigo se compró otro Amiga 500, y al introducir el mismo juego repitió exactamente la misma frase.

Veinte años después me compré una Xbox 360 y puse a cargar el DVD del juego Gears of War. Tras ver los gráficos y oír el sonido, me dije a mí mismo: «Dios mío, esto es increíble». Pero no añadí signos de exclamación. Y además sabía que me estaba mintiendo a mí mismo.

¿Qué fue lo que se cargó al Amiga? Nadie lo sabe, pero os doy unas cuantas pistas. Una fama inmerecida de que era un ordenador que solo servía para jugar. Sí, era cierto que los juegos del Amiga estaban a años luz de los que se podían ver en cualquier otra plataforma, pero se obviaba un dato: si el ordenador era capaz de hacer eso, además era capaz de hacer lo que hacían todos los demás usando solo un 1% de su potencia. Además, la empresa Commodore, hoy desaparecida, demostró una ceguera gigantesca en cuestión de publicidad y negocios. Bill Gates ya estaba empezando a mostrarse como el genio de las finanzas y los negocios –que no de la informática– que todos conocemos. El Amiga estuvo saltando entre varias compañías que no entendieron la magia que contenía y que fueron cargándoselo poco a poco. Y el resto es historia oculta.

Me enteré, ni sé cómo, de tantas horas que pasa uno aquí sentado, de que acaban de publicar el nuevo sistema operativo del Amiga, el AmigaOS 4.1. Ni siquiera sabía que aún podías comprar uno de estos trastos. Me picó la curiosidad y estuve investigando un poco, y he encontrado una inspirada y detallada historia de esta caja mágica en Ars Technica (en inglés). Aquí tenéis la entrada de la Wikipedia en español sobre este ordenador, y aquí la historia del Amiga en la Wikipedia en inglés. Están bastante bien, pero a los que no hayáis visto uno de estos monstruos en funcionamiento en 1988 no os dirá gran cosa. Y es normal. Mi abuela se emociona con los tangos de Gardel, y a mí me gustan, pero no llego a llorar con ellos. Supongo que, aparte de que Gardel fue algo muy grande, como el Amiga, la cuestión de fondo es que cuando mi abuela escucha a Gardel está usando los oídos de su juventud. Supongo que lo mío con este cacharro también es cosa de los ojos de mi juventud, que no han vuelto a ser los mismos.

Si sois de los míos, el comentario es obligado.

Epílogo

Hombrepordiós. Si en la Xbox 360 tengo gráficos de alta definición y sonido Dolby Digital envolvente 5.1. Y se conecta a Internet. Y sus escenarios tienen una iluminación totalmente fotorrealista.

Sí, pero ese no es el tema. Yo sé que dentro de diez años jugaré a un juego cuyas imágenes no podré distinguir de una película de Hollywood. Y tal vez ya habrá despegado la realidad virtual, y podré ponerme el casco, los guantes y todo eso. Es cuestión de tiempo, cantidad y trabajo bruto. Y de que los chips van a ir siendo cada vez más pequeños, potentes y baratos. Pero es algo que sé que va a ocurrir, porque es algo posible. La magia está en lo imposible, no en los números. Ya no se trata del doble de colores, o el cuádruple de resolución, o de veinte canales de sonido, o de que el mando me vibre en las manos. La vibración ha de sentirse dentro. No, no ahí, marranos. Más arriba. Hacia el centro del pecho, un poco a la izquierda.

12 comentarios en “El mejor ordenador de la historia”

  • # meneame.net dice:
    25 de September de 2008 a las 22:55

    El mejor ordenador de la historia…

    "A mediados de los ochenta los ordenadores eran cosa de frikis. Y además era una cuestión estadística: si no tenías granos y gafas, no tenías uno. Y ni siquiera todos los cuatro ojos con acné estaban interesados o podían permitirse comprar …

  • # Santiago dice:
    26 de September de 2008 a las 10:47

    Ay que tiempos aquellos, desde mi primer Amiga 2000 con disco duro de 20 mb hasta mi Amiga 3000. La verdad es que sigo viendo por el youtube, demos que se hacían y sigo sin dar crédito a lo que veo, para un ordenador con un mísero 68000 a 7 mhz. Mucho se ha hablado de la quiebra de la compañía, sin embargo, leí en una revista Amiguera la opinión de un programador. Básicamente, echaba la culpa al nivel de piratería que sufría esta plataforma, haciendo que no fuera rentable lanzarse a programar, sobre todo software profesional. Y, sin quererme engañar a mi mismo, creo que tenía gran parte de razón. Cierto es que Commodore nunca fue de las que hacía mucha publicidad, pero recuerdo que tanto yo como todos mi colegas de esa época, teníamos cajas y más cajas e incluso alguno tenía que usar cajones de su mesa, para guardar disquetes de copias tanto de juegos como de programas. Así que dada esta situación, es comprensible que cuando los pc’s empezaron a llevar el famoso “kit multimedia”, el Amiga fuera decayando más y más.

    Como curiosidad, me gustaría añadir que en el Amiga, podías añandir una tarjeta de emulación de PC y otra para Mac, incluso para este último la emulación por software era muy rápida ya que la arquitectura del micro era la misma.

    También creo que se recuerda con mucho cariño los que hemos pasado por esa época, precisamente por lo que comenta el autor, la capacidad de sorprendernos que tenía esa plataforma. Ahora, para ejecutar un juego en el pc necestias dual core’s, 2 gb de ram, aceleradora 3d. Aunque habría que ver si en lugar de jugar con un windows de fondo, se hiciera el juego que pudiera arrancar nada más encender el pc, con un mini OS, a fin de poderle sacar todo el jugo al hardware.

    Saludos !!!

  • # Manuel dice:
    26 de September de 2008 a las 12:08

    Yo tuve la oportunidad, en la Universidad entre los años 92 y 95, de meterle mano a alguno que nos pusieron en el centro de cálculo, e incluso programar en Ensamblador para uno de ellos…

    Y la verdad es que incluso entonces te seguían sorprendiendo.

    Pero yo creo que el error de Commodore fue no querer soltar el HW… cosa que IBM había hecho años antes con el PC y compatibles.
    Al dejar que otros fabriquen compatibles, te aseguras de que llegue a más gente a distintos precios… y se haga más popular, y cuente con muchas más aplicaciones.

    Luego llegó W95 para PC, que supuso toda una revolución al traer un entorno gráfico para el ordenador personal, y creo que esa fue la puntilla…
    Y además luego entre Intel y AMD nos trajeron procesadores mucho más potentes…

  • # Troy dice:
    26 de September de 2008 a las 12:16

    Yo la magia la sentí con un Commodore Vic-20, con 3,5 kb de memoria (sí, 3584 bytes) cuando programé un juego pokeando los caracteres (vamos, que lo que erá una “A” se convertía en un marcianito). Lo envíe a la revista Commodore Magazine, me lo publicaron y me enviaron 5.000 pesetas de premio.

    Tenia 14 años y aún sigo ganándome la vida con esto. Magia pura.

  • # Troy dice:
    26 de September de 2008 a las 12:19

    Jajaja, ya decía que sentía una especie de déjà-vu cuando escribía el otro comentario…
    http://lalengua.info/2008/06/si-hubierais-pasado-hambre/

    Qué abuelo cebolleta estoy hecho 😀

  • # Susana dice:
    26 de September de 2008 a las 12:36

    ¡Jo! Yo quiero ser de los tuyos pero mi memoria no alcanza para recordar el mejor ordenador de la historia… cuando yo supe lo que era un ratón (y no el de la canción de mi nombre que todos me cantan…) fue con Windows 95… pero aún así dejo el comentario para dejar constancia de que me sigue entusiasmando leer tu blog 🙂

  • # Pedro dice:
    26 de September de 2008 a las 15:45

    Bueno aunque empecé con los ordenadores poco después de 1990, no concí ningún amiga, pero he experimentado mágia en varias ocasiones con los ordenadores. La primera vez al usar un procesador de texto, ¡vaya revolución comparado con las máquinas de escribir!. También me apasionaron las hojas de cálculo. Y los programas de dibujo técnico, ¡vaya una revolución! adios a los roting, vaya facilidad de repetir y modificar, sin problemas de tamaño de papel…y la posibilidad de dibujar en 3d.
    Y no digamos nada de internet. Adios a ir a los ayuntamientos para ver los BOE, fue una de las primeras utilidades.
    Todas esas cosas son muy mágicas, lo que pasa con la cotidianidad dejan de serlo.

  • # RusS dice:
    26 de September de 2008 a las 18:32

    Fué en 1990, teniendo yo 6 tiernos añitos cuando de visita a casa de mis tios mi primo abrió la caja de pandora para mi. Me mostró su maginifico amiga y me pasé toda la tarde encanchado a la máquina. A partir de entonces, todos sus ordenadores me les fué donando, hasta que me monté mi primer k7.
    Pero las tardes de invierno, con nieve en la repisa de la ventana y mis ojos enrojecidos pegados al televisor no se olvidan.

  • # Reset Reboot dice:
    29 de September de 2008 a las 10:42

    Mi experiencia retroinformática, sucedió con retraso, pero por los mismos pasos. Empecé con un Atari 800XL de 64Kb de RAM, como ya os he comentado muchas veces, a la tierna edad de 10 añitos. Un tiempo después, cuando la revolución de los PCs arrasaba, un compañero de clase cuando cursaba COU me dijo que fuera a su casa a ver su ordenador para ver qué se podia hacer con él…

    Fue entonces cuando sentí la magia, alucinado de encontrarme cara a cara con un Amiga 500, auténtico, funcionando aún… lástima que en aquella época no dispusiera de la habilidad para convercer a mis padres ni del dinero para decirle “te lo compro” y cuidarlo como oro en paño, cosa que aquel chaval nunca haría por su falta de aprecio a ese aparato.

    Aquello era informática, de la de verdad…

  • # Charlie dice:
    16 de January de 2009 a las 18:03

    Troy a mi también me publicarón juegos en la revista “Commodore Magazine”. Me publicarón 3. Que tiempos, snif.

    Con el Vic-20 hice un ensamblador-desensamblador de código máquina que dejaba 500 bytes para introducir programas e hice mediante este injerto una especie de ave fenix que también publicaron.

    Los otros dos juegos fueros de algo parecido a unos asteroides y otro de un juego de golf.

    Lo que daría por encontrar aquellas revistas.

    Lo dicho, que tiempos.

  • # VAl dice:
    25 de October de 2010 a las 23:47

    Tras haber crecido con mi viejo MSX recuerdo el dia que entró el Amiga 500 en mi casa. Tendría yo unos cinco o seis años y me lo dieron con un juego de naves cuyo nombre aun no he sido capaz de recordar. Fue un amor a primera vista que se me ha quedado grabado y continúa aun a dia de hoy. El Amiga fue el mejor en su mometo y proprcionalmente a los tiempos es con mucha seguridad el mejor ordenador que ha existido. Por un precio relativamente barato ofrecía mucho más que otras máquinas mas caras. Yo disfrutaba cono un enano con los cientos de juegos que llegué a tener de todos los generos mientras que mi padre lo usaba para trabajar sin tener ninguna limitación. El Workbench no tenia nada que envidiar a otros sistemas y el amiga ofrecía de sobras lo que cualquier persona requiere para su trabajo y ocio. Aún recuerdo las acaloradas discusiones que mantenia con amigos peceros que se resistian a admitir su evidente superioridad. Mi monkey island andaba a 32 colores con unas melodias maravillosas y una animación fluida mientras que la versión de Dos no tenia mas de 16 y unos pitidos estridentes que pretendian ser música. Esta situación se mantuvo en el tiempo y duró hasta mediados de los noventa donde ya no hubo más opción que el cambio. Por los motivos que fueran Commodore no supo estar a la altura como empresa y perdieron la batalla contra los PC disponiendo de un producto mejor. Lo bueno y lo exitoso no van casi nunca casados y el Amiga, por culpa de pliticas erroneas, es el mejor ejemplo de ello. Siempre lo recuerdo con una lagrimilla en los ojos y aun a dia de hoy subo a visitarlo al desvan donde reposa junto a mi querido MSX. Todos aquellos que poseyeran uno comprenderán lo que digo al decir que lo que nos hizo sentir por los videojuegos no se volverá a repetir, y sabrán que no estoy exagerando. Amiga Rules!

  • # Maria dice:
    8 de April de 2016 a las 16:30

    Hola! Les consulto porque yo no sé nada del tema. Tengo una Amiga 2000 de mi padre y la quiero vender. Me preguntan si tiene disco rígido y no sé como averiguarlo. Si hay algún comando o algo que deba poner al prenderla para saberlo y qué capacidad tiene. Muchas gracias por sus respuestas. Saludos, María.

Escribe un comentario

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho