Warning: Use of undefined constant get_magic_quotes_gpc - assumed 'get_magic_quotes_gpc' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /home/lalen2/public_html/wp-content/plugins/cforms/lib_functions.php on line 339

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/lalen2/public_html/images/cassette01.jpg(1) : eval()'d code(83) : eval()'d code(1) : eval()'d code(1) : eval()'d code:1) in /home/lalen2/public_html/wp-content/plugins/wp-super-cache/wp-cache-phase2.php on line 1164
La Lengua » 2008 » June

Ars longa, vita brevis

Ayuda

13 de June de 2008

Cuando empezasteis a leer La Lengua, ya os dije que al principio no os cobraría nada, pero que en algún momento era posible que yo necesitara algo de vosotros y que en ese momento deberíais devolverme el favor. El momento ha llegado.

En unos días tengo que entregar una programación didáctica al tribunal de las oposiciones al Cuerpo de profesores de enseñanza secundaria, y en estos últimos días estoy puliendo fundamentalmente cuestiones de estilo y de presentación.

La Duda:

¿Aún es una norma de estilo mayoritaria/correcta/aceptable la sangría en los párrafos? Esto es, el espacio que se deja a la izquierda de la primera línea de cada párrafo, para facilitar la identificación de un párrafo como nuevo y no como parte del anterior. Esta sangría se ha venido considerando necesaria no solo por razones estéticas, sino también porque si el párrafo anterior acababa al final del renglón, la sangría servía para saber que lo que empezabas a leer era un párrafo nuevo y no la continuación del precedente. Yo siempre he tenido entendido que debía emplearse, pero últimamente me han llegado algunas informaciones indicando lo contrario, y quiero que la presentación visual de mi programación sea lo mejor posible.

Duda secundaria: ¿Dejaríais una línea en blanco entre párrafo y párrafo o simplemente seguiríais escribiendo tras un retorno de carro (retorno o intro).

Vuestras respuestas, en los comentarios, y yo muy agradecido.

Banjo Crazy


Enlace al vídeo en Flickr.
Permitidme que hoy escape un poco de la tendencia general de los viernes musicales en La Lengua. Creo que este niño va a crecer muy feliz.

Si hubiérais pasado hambre…

11 de June de 2008

Congratulations…
You have saved the Earth from the evil alien threat.
Unfortunately…
Destroying the heart activates a self-destruct mechanism which blows up the planet.

How sad.

Este texto aparecía cuando acababas el videojuego Gryzor, para el inolvidable ordenador Amstrad CPC. Eran tiempos duros. Los ordenadores tenían 8 bits (para que os hagáis una idea, la viejísima primera PlayStation era de 32 bits). La resolución del Amstrad CPC era de 768×280 píxeles (el monitor donde estoy escribiendo ahora mismo tiene una resolución de 1.650×1.080).

La magia, sin embargo, era similar a la actual, y yo incluso juraría que superior. Casi nadie abre la boca ante los últimos gráficos de la Xbox 360, pero nos recuerdo a mí y a mis amigos quedarnos estupefactos cuando veíamos los gráficos de 16 colores del último juego que hubiese salido (y esto era mucho, ya que el CPC era el ordenador con mejores gráficos de la época). Aquello nos parecía imposible, y los juegos los hacían unos extraños hechiceros en el garaje de sus padres. Un par de artesanos, tres como mucho, para un juego. Hoy en día una productora encarga a una consultora la viabilidad del producto, y cuando hay luz verde, se invierten diez millones de dólares y se contrata a un equipo de artistas gráficos, varios guionistas, un par de compositores, actores, especialistas en la captura de movimientos, programadores… creo que 100 es un número muy modesto para estimar la media de personas que hoy desarrolla un gran juego. Pero en aquella época, increíblemente, una o dos personas con acné se encargaban del guión, los gráficos, la programación, los diálogos, los efectos de sonido, la música… el único elemento que casi siempre se dejaba en otras manos era la portada del juego, que a menudo era diseñada por dibujantes famosos (Azpiri dibujó muchísimas portadas en la época dorada del soft lúdico español).

Los juegos costaban 875 pesetas y venían en unas cintas de casete que mis alumnos han visto alguna vez en una caja de cartón donde sus padres guardan las antiguallas.

No había estas cosas de que cuando te disparan te puedes poner a descansar un rato y tu salud se recupera; ni que puedas recobrar la energía comiendo hamburguesas que misteriosamente te salen al paso; ni podías grabar tu situación en un momento dado del juego para seguir después. En la mayoría de los casos, tenías tres vidas. Y en la mayoría de los casos el mero contacto con cualquier elemento móvil de la pantalla era suficiente para acabar con una de ellas. En muchos de aquellos juegos (me viene a la mente el Camelot Warriors), si te mataban después de haber recorrido un vasto mundo durante tres cuartos de hora, volvías al inicio del juego. Y morir era algo tan banal como ser rozado por una abeja o por un pez.

En el Abu Simbel Profanation podías desesperarte. Como dicen en este post, «Sólo pasar de la primera trampa de la primera pantalla (una gota mortal asesina, supongo que compuesta por ácido de baba de alien y un yunke de una tonelada) era tarea titánica».

Las generaciones vuelan. Y yo nunca tendré momentos delante de este Mac o de la Xbox que tengo apagada al lado como los que pasé delante de mi Amstrad CPC con monitor de fósforo verde a los 11 años.

Supongo que es lo mismo que le pasa a mi abuela con sus viejas cintas de Carlos Gardel.

Con mi dinero, con mi voto no

10 de June de 2008

«El Gobierno asegura que no abandonará “a su suerte” a las inmobiliarias», vía Menéame.

Y yo cada vez más contento, satisfecho, feliz, tranquilo, y orgulloso de mi decisión, tras haber ejercido mi deber cívico de no votar.

(Alguien apunta en los comentarios en Menéame, muy inteligentemente, que esas son las mismas inmobiliarias que cuando el precio avanzaba su paso firme hacia la estratosfera, el Estado no debía intervenir, porque el mercado era libre y astuto y se ajustaba de la forma más justa posible)

Global Warming… Yeah Right!

7 de June de 2008

Doy unos días de vacaciones a los posts pretendidamente sesudos, el examen me está pisando los talones y no tengo mucho tiempo para pensar.

Os dejo con el enlace a una colección de proyectos de ciencias de alumnos (yo diría que de los Estados Unidos). Os aseguro que los miro una y otra vez, leo los títulos y miro las caras, y voy riéndome en voz alta sin poder hacer nada por evitarlo.

Disfrutad.

Tonight, Tonight

6 de June de 2008


Enlace al vídeo en YouTube

Time is never time at all
You can never ever leave
without leaving a piece of youth.
And our lives are forever changed,
We will never be the same,
The more you change, the less you feel.

Believe, believe in me, believe…
Believe that life can change
That you’re not stuck in vain
We’re not the same, we’re different… tonight.
Tonight, so bright,
Tonight.

El tiempo nunca es en realidad tiempo.
Nunca jamás te puedes ir
sin abandonar parte de tu juventud.
Y nuestras vidas cambian para siempre,
nunca serás el mismo,
cuanto más cambias, menos sientes.

Créelo, créeme, créelo…
Cree que la vida puede cambiar,
que no estás impedido en vano,
no somos lo mismo, somos diferentes… esta noche.
Esta noche, tan brillantes,
esta noche.

La voz de Billy Corgan es especialmente insoportable en esta tonada, pero la canción es buena y el vídeo es fabuloso. Disfrutad del fin de semana, y especialmente de esta noche, en la que dejaréis parte de vuestra juventud (no importa la edad que tengáis).

Adiós, Obama, Adiós

5 de June de 2008

Bueno, pues aquí acaba la carrera de Barack Obama hacia la presidencia de los Estados Unidos. Zapatero ha mostrado su confianza en que Obama llegará a ser presidente, y ya sabemos lo que pasa con todo aquello que recibe los buenos augurios del Presi (la selección española de baloncesto, la candidata socialista a la presidencia de Francia, España): se va a tomar por saco cuesta abajo y sin frenos.

Por si fuera poco, el grandísimo Pepe Blanco ha anunciado su alegría por que un negro (sic) pueda llegar a ser presidente en el país que abolió la segregación hace unos escasos cincuenta años. Lo que pasa es que no ha dicho nada hasta ahora, porque, sabiendo de su enorme influencia en los círculos de poder estadounidenses, no quería que los votantes demócratas se lanzasen en masa a votar al candidato preferido de Blanco (estaban todos como locos esperando que dijera algo, comiéndose las uñas hasta los codos).

Y lo peor de todo es que no se enteran: Obama no es un candidato negro, es un candidato rico. Y la vida del ciudadano norteamericano negro medio va a mejorar con él, en el improbable caso de que gane, lo mismo que ha mejorado la vida del norteamericano blanco medio con George W. Bush.

Claro, que si por «mejorar la vida» entendemos enviar a adolescentes a matar y morir a Irak, pues tal vez sí, Obama imite a nuestro demencialmente loco Gobierno y establezca una ley de paridad para que vayan a morir a Oriente Medio el mismo número de soldados negros que de blancos.

Otra vez será, Barack.

(¿Me equivoco? Vive Dios que me gustaría. Pero ¿puede un presidente de los Estados Unidos gobernar contra las petroleras, la industria armamentística, la Reserva Federal? Esa es la cuestión. Y yo creo que está bastante clara. Pero sí, me gustaría equivocarme, para creer que el mundo tiene un poco de esperanza aún, y para no desear que venga de una vez por todas un extraterrestre –guiño– y nos envíe de un bombazo al vacío del que nunca debimos emerger. Para que no venga de una vez la lluvia –guiño– y barra toda esta basura de las calles. Ale.)

Mañana, música, y un poco de mejor humor, tal vez.

Médicos

4 de June de 2008

–[El fantasma de Canterville] ha sido muy famoso durante tres siglos, desde 1584, y siempre se aparece antes de la muerte de algún miembro de nuestra familia.

–Bueno, si vamos al caso, lo mismo hace el médico de cabecera, lord Canterville. Pero, señor, no existe algo así como un fantasma, y sospecho que las leyes de la naturaleza no se suspenderán a favor de la aristocracia británica.

Oscar Wilde, «El fantasma de Canterville», en Cuentos completos, de la editorial Losada (Buenos Aires) y con prólogo y traducción (bastante buenos, a mi parecer) de la poetisa argentina Delia Pasini.

Quien lo haya leído lo sabe, y quien no, pues se lo digo yo: Oscar Wilde es un escritor estupendísimo para iniciarse en el vicio de la lectura. Es inteligente, elegante y hermoso, y de esos que cada cuatro líneas estás cogiendo el lápiz para apuntar una cita. Todo lo comercial que queráis, pero un prodigio de calidad. Un gustazo, en una palabra.

Contra la iglesia

3 de June de 2008

Nico Rey, en TeleTridente, habla sobre el programa de La Sexta ‘Salvados por la iglesia’ con unas palabras que hago mías:

¿Por qué no facturar, en el mismo tono de escarnio y sandunga y coñita tal y tal y tal, un ‘Salvados por el Islam’? ¿Y un ‘Salvados por las herriko tabernas’? ¿Y un ‘Salvados por los narcazos del narcotráfico gallego’? ¿Y un ‘Salvados por los concejales que hicieron posible el ladrillazo’? ¿Y un ‘Salvados por los mangantes del fútbol televisado’? ¿A ver si tiene huevos estos graciosetes buenafuentistas de burlarse, como predican continua y sonrientemente, de todo y/o de todos?

Y es que, desde hace más de treinta años, ya no tiene nada de valiente burlarse de la iglesia católica en España. No está papá Franco para pegarte con la porra si se chivan. Hoy en día un cura no es nadie. Y el dinero que les regalamos de los impuestos, digámoslo claro de una vez, se regala con el beneplácito de la población, que vota indistintamente a cualquiera de los dos partidos que no tienen en su agenda revisar los retrógrados concordatos con la Santa Sede.

No digo yo que no tenga gracia, porque no he visto el programa, y supongo que si la gente lo ve algo de gracia tiene que tener. Lo único que digo es que es tan valiente y transgresor como quitarle un caramelo a un niño.

Repitamos las preguntas: ¿por qué no va el Follonero a una mezquita a burlarse de las tradiciones islámicas, tan absurdas y antidemocráticas, por lo menos, como las católicas? ¿Por qué no se mete en una herriko taberna a reírse de los trasnochados argumentos de la parroquia abertzale?

Quizás es que no piensen que los simpatizantes del terrorismo sobren tanto como los blandorros y agonizantes curas. Pero no creo que vaya la cosa por ahí. Creo que es cuestión de simple cobardía. En este país tan jodidamente loco, tan lleno de adocenados e idiotas, es fácil pasar por valiente. Siempre lo ha sido. Y además es muy gratificante.

En realidad, pasar por valiente es justamente lo contrario de ser valiente. Ser valiente exige esfuerzo, sacrificio y riesgo, y cuando da alguna satisfacción, no suele compensar. Sin embargo, ir detrás de un anciano con alzacuello sin atisbo de riesgo para la salud, y encima ponerte medallitas de transgresor, jo, cómo mola eso. Mínima inversión, máxima ganancia. Justo lo contrario de la valentía. El padre Damián no va a contratar a un par de sicarios para que te rompan las piernas, ni va a adosarte una lapa explosiva a los bajos de tu coche.

Todo ello no obsta, claro, para que yo piense que la iglesia es basura, como casi todo en este país. Como la tele.

(Una matización: si entendemos «iglesia» como «conjunto de creyentes en la doctrina católica», derivado del étimo griego ekklesia, «reunión», debo decir que entre las mejores personas que conozco y a las que más quiero cuento a muchas que pertenecen a la iglesia católica. Cuando hablo de basura me refiero exclusivamente a la institución y a gran parte de su sistema de valores y su vergonzoso comportamiento en esta, nuestra democracia.)

La rata ratita

2 de June de 2008

Debido a que creo que este post ha sido malentendido en parte, sugiero leer la actualización que he añadido al final.

Hoy he pasado una hora y media en el veterinario con Bosco:

Bosco

No es nada grave, una enteritis que le da de cuando en cuando porque es un perro muy delicado. Lo peor del asunto es que le han ordenado ayunar durante 24 horas, y yo soy el que va a tener que aguantar su cara mendicante mientras tanto.

Mientras esperaba, ha entrado una mujer joven con sus dos hijas (que calculo que tendrían aproximadamente 9 y 6 años). La mayor de ellas llevaba una jaula con un hámster ruso, casualmente igual que el que tengo yo y que mi novia adoptó hace unos meses, como parte de su proyecto de crear un parque zoológico en el interior de nuestra vivienda. La mujer ha preguntado si había que pedir cita para que la atendieran, y el veterinario le ha dicho que esperase.

Hemos entrado y han sometido a Bosco al humillante ceremonial que uno siempre sufre cuando va al médico. Cuando hemos terminado, mientras yo salía de la sala de espera, el veterinario ha preguntado a la mujer qué le pasaba al hámster. La niña mayor, con la jaula abrazada cariñosamente, ha respondido: «Es que era de un hombre que la tenía desde hace años y me la ha dado, y ahora le han salido un par de bultitos».

El veterinario, curtido por el paso de los años y el uso de las inyecciones letales, le ha espetado entonces: «Bueno, estos animales suelen vivir normalmente un par de años».

(No recuerdo si ha dicho «vivir» o «durar», pero quiero recordar lo primero)

La niña ha mirado a su madre y después a la ratita, y ha abrazado la jaula con más fuerza.

Me estoy haciendo demasiado viejo para estas escenas.

Actualización: Creo que algunos habéis tomado el post como lo que no es, seguramente por culpa de mi incorrecta expresión. No me estoy quejando del veterinario, que creo que es muy bueno en su trabajo (de hecho, seguiré llevando allí a mi perro cuando haga falta). Y sobre su falta de tacto, supongo que todo el mundo desarrolla cierto callo cuando trabaja en situaciones delicadas como medicina, enfermería, veterinaria y otras, donde pueden ponerse en juego los sentimientos de muchas personas. Es inevitable. Por mí, mientras siga acertando en el cuidado de Bosco, no hace falta que se convierta en una persona más sensible.

Lo único que quería expresar en esta entrada es lo sensible que me vuelvo yo y lo chafado que me ha dejado la mirada de la chavalita. Ya sé que visto así, este post no tiene ninguna razón de ser, pero… sigue siendo mi blog, así que eso es lo que hay.

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho