Warning: Use of undefined constant get_magic_quotes_gpc - assumed 'get_magic_quotes_gpc' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /home/lalen2/public_html/wp-content/plugins/cforms/lib_functions.php on line 339

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/lalen2/public_html/images/cassette01.jpg(1) : eval()'d code(83) : eval()'d code(1) : eval()'d code(1) : eval()'d code:1) in /home/lalen2/public_html/wp-content/plugins/wp-super-cache/wp-cache-phase2.php on line 1164
La Lengua » Post nihilista

Ars longa, vita brevis

Post nihilista

11 de May de 2008

1. En latín nihil significaba «nada», y era un nombre indeclinable.

2. En un relato del recientemente fallecido Stanislaw Lem, el viajero de las estrellas visitaba un planeta donde la ingeniería genética había sido totalmente dominada por los seres humanos. La utilizaban, por ejemplo, para crear muebles biológicos: si uno necesitaba una silla, iba a una tienda de plantas, compraba una semilla y la plantaba. Unos meses después había crecido una silla en el sitio de la plantación, una silla del modelo y tamaño concretos que había elegido el comprador. Lo mismo con las mesas y los armarios. Esto tenía varias ventajas: era mucho más barato comprar una semilla que una silla completamente hecha; se podía elegir el color, la forma y el tamaño a gusto del usuario; en épocas de escasez uno podía arrancarle una pata a la silla y servirla en ensalada, y la pata volvía a crecer.

También se manipulaba la genética de los seres humanos. La gente iba a un laboratorio y salía más alta, más fuerte, con un pene más grande y un mentón más cuadrado, o con pechos más lujuriosos. Pero tiempo después estas novedades dejaron de ser suficientes, y los consumidores comenzaron a exigir otras cosas. Mayor número de piernas, un cerebro más grande, más ojos, tres cabezas, dos anos, etc. Algunas de las modificaciones tenían su función práctica, y otras se hacían por simple decadentismo estético.

Para una persona que no cree en Dios –ni en casi nada– está claro que ninguna inteligencia superior ha decidido que el diseño del ser humano haya de ser concreta y necesariamente como es. El hecho de tener cuatro extremidades, dos ojos, poco vello en el cuerpo, etc. son simplemente adaptaciones de un ser a un entorno en el que el clima, la disponibilidad de alimento, los accidentes del terreno, la gravedad y la interacción con otros organismos ha causado que tengamos este aspecto y no otro; ha causado también, probablemente, que nuestra moral sea la que es.

Algún día, seguramente, empezaremos a expandirnos por el universo cercano. Esto no es una locura, o al menos no más que la de quien en el siglo XVIII pensara que un día íbamos a pisar la luna con nuestras sucias botas. Llegará el momento en que el aire de la tierra no pueda respirarse más, o que no quepamos, o que simplemente por el placer de hacerlo, comencemos a instalarnos en Marte o en no sé qué sitio. Es cuestión de tiempo. No sucederá mañana, ni probablemente en los próximos cincuenta años, pero pasará, de eso no tengo dudas.

Llegará también el momento en que podamos ser tan longevos como queramos. Se podrá detener la oxidación celular, que es lo que nos hace morir (ya lo decía el tatuaje de Angelina Jolie: Quod me nutrit me destruit, lo que me alimenta, me destruye). Se podrá tomar el cerebro de una persona y ponerlo en un cuerpo relativamente nuevo, humano o no. Repito que esto no son delirios de un loco (pueden ser de un loco, pero no delirios); es cuestión de simple ciencia. Hace cien años era una locura pensar que podíamos tener un corazón de plástico, o que si nos arrancábamos un brazo podían injertárnoslo de nuevo.

Tal vez se podrá hacer lo que predijo el bueno de Lem. El común de la gente pedirá ser como Natalie Portman o como Leonardo Dicaprio, pero habrá artistas que pidan tener tres culos.

Y cuando uno pueda decidir su forma, su longevidad, y todas las demás variaciones posibles, ¿cómo nos plantearemos la cuestión moral? Yo puedo pedir un budismo genético: no desear ninguna cosa que no posea. ¿Afectará esto a la definición ética y penal del robo? Y si al cortarme un brazo me vuelve a crecer, o si soy inmune a las armas de fuego por haber comprado una epidermis tan dura como el acero, hecha del material de las telarañas, ¿podré acusar de intento de asesinato a quien me pegue un tiro? ¿Habrá delitos ad hoc, como habrá cuerpos y almas ad hoc?

Yo lo único que sé es que me encanta la ciencia ficción.

5 comentarios en “Post nihilista”

  • # John Constantine dice:
    12 de May de 2008 a las 8:06

    Creo recordar que había un cuento de Asimov en que se descubría el secreto de la inmortalidad, y el protagonista lo hacía público en contra de las autoridades… Y el final era deprimente. En una tensa conversación entre el prota y una de las autoridades que habían intentado detener el asunto, este último le hacía entender que sólo los mediocres querrían vivir para siempre. Que la gente que hacía avanzar en todos los aspectos a la humanidad eran aquellos que eran conscientes de su mortalidad y aprovechaban su (efímero) paso por la vida para hacer lo más posible.

  • # John Constantine dice:
    12 de May de 2008 a las 10:29

    Bueno, y hablando de la ciencia ficción: mi opinión personal es que la humanidad no verá un nuevo siglo. En lo que resta de éste nos cargaremos el planeta.

  • # lady jekyll dice:
    12 de May de 2008 a las 13:39

    Aunque estoy de acuerdo contigo, John C., en que nos cargaremos el planeta en este siglo, creo que la humanidad no se extinguirá jamás, porque siempre habrá personas privilegiadas que podrán irse a vivir a una estación espacial desde dónde tratarán de hacer la Tierra nuevamente habitable. ¿Ciencia ficción? Ahí está el Biolab del Columbus con sus tripulantes investigando sobre cómo sobrevivir en el espacio de forma autónoma, es decir, sin contar con los recursos terrestres.

  • # John Constantine dice:
    12 de May de 2008 a las 14:21

    En teoría de acuerdo con LadyJekill, pero no sé, nó sé… La investigación espacial no termina de despegar en el sentido de las bases autosuficientes en víveres y oxígeno. O se produce un descubrimiento colosal en física que permita velocidade inimaginables, o…

  • # lady jekyll dice:
    12 de May de 2008 a las 15:36

    Demos tiempo al tiempo, John C.: Si desde que el ser humano pisó la Luna, hace casi tan solamente 40 años, hemos progresado tantísimo (en cuanto a tecnología de satélites; viajes no tripulados, por ejemplo, a Marte; viajes túrísticos al espacio, montajes de estaciones espaciales; etc.), ¡imagínate lo que seremos capaces de hacer en el próximo cuarto de siglo! Nunca se sabe, pero para entonces a lo mejor te das un garbeo por la Luna y te tomas un café en un “coffee & tea orbital stand “…
    Estoy convencida de que en no más de 300 años coexistiremos en varios planetas. Lástima que ya no estaré para verlo ni vivirlo…

Escribe un comentario

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho