Ars longa, vita brevis

Yo odiaba los powerpoints

13 de April de 2008

gates_bullets.jpg

Año 2004. Situación: yo estaba realizando el absurdo curso para la obtención del Certificado de Aptitud Pedagógica (un papelito que se nos exige a los licenciados para ser profesores de Secundaria, más conocido como CAP). A pesar de varias tentaciones, aún no lo había mandado a paseo ni había abandonado, siendo como fue probablemente la más absurda pérdida de tiempo de toda mi vida hasta el momento.

En una de las sesiones, un profesor con fama de durillo nos llevó al salón de actos del Campus de Melilla de la Universidad de Granada, más conocido aquí como Escuela de Magisterio.

Nada más entrar y sentarnos, el profesor nos hace una breve introducción a su módulo y proyecta con su portátil una presentación de su curso. Consistía en una serie de diapositivas, cada una de las cuales mostraba una serie de puntos ordenados con diversas informaciones.

Esa hora y la siguiente consistieron en mirar cómo el profesor leía lo que ponía en las diapositivas. Mi nivel de aguante llegó al límite, y cuando terminó la sesión supe que sería capaz de soportar sentado y atendiendo cualquier curso al que me enfrentase, por muy absurdo que me pareciera, por muy mermadas que fueran las capacidades comunicativas del ponente.

(Un par de años después descubrí que estaba equivocado, cuando abandoné un curso en que una profesora que masticaba chicle con la boca abierta durante su explicación me contaba no sé qué paridas acerca de los materiales educativos para la educación en igualdad… o qué sé yo.)

Desde entonces, he visto la escena repetida decenas de veces. Alguien llega y enchufa su portátil a un proyector, te muestra unas líneas de texto en la pantalla –a veces aderezadas con los dibujos y diseños más horribles que pueda imaginar tu enferma mente– y se limita a leerlos como si fuera un papagayo. Siempre he odiado los powerpoints, y nunca había entendido por qué. Conjugan dos de mis pasiones, la comunicación y la informática, y algo en mi fuero interno me decía que deberían ser algo grande y útil, pero me daba de boca contra la experiencia una y otra vez. La mayor parte de las veces, las presentaciones digitales han servido para hacer aún más aburrida una conferencia bastante aburrida de por sí.

Damos un salto de cuatro años y nos situamos en el actual 2008. Hace una semana, un compañero del instituto me pidió el favor de dar una pequeña charla a unos alumnos alemanes que están en la ciudad en un programa de intercambio. Aunque no estaba seguro de mi éxito, mi proverbial cortesía me obligó a aceptar. Tengo poco tiempo disponible con las oposiciones tan cerca, pero me parecía una experiencia interesante, y nunca le niego un favor al primero que se me acerca y me pide lo que sea (por fin conocéis la razón de que no sea rico, siendo tan guapo. Sí, es una broma).

Se acercaba el momento y me era casi imposible hablar con mi compañero: no sabía la edad de los alumnos, su nivel de castellano, lo que les interesaría… Pero decidí intentar una charla amena, con powerpoint incluido, y me puse a investigar un poco para ver si averiguaba por qué todos los que había visto hasta ahora eran un horror.

Así llegué, por ejemplo, a esta estupenda web: Presentation Zen. Cientos de consejos sobre qué hacer en una buena presentación y cómo evitar los típicos rollos aburridos. Y sobre todo, me sirvió de mucho un librito que ofrece gratis Seth Godin, un experto en estas lides. El libro está disponible aquí, en inglés, y en esta entrada de su blog te cuenta lo más importante. Se llama Really Bad Powerpoint y es una de las condensaciones de información útil más logradas con las que he topado en mi vida.

Escribí a Seth pidiéndole permiso para traducir su libro al español y me ha respondido accediendo a mis deseos. Aunque por cuestiones de tiempo no puedo hacerlo ahora (¿alguien se anima a echar un capote?), puedo resumir los principales consejos que da en este librito:

  • No escribas lo que piensas decir para luego leerlo como un loro. Para eso, mejor dar un folleto con la presentación impresa a cada asistente. O mejor aún, mandársela por correo.
  • El hemisferio cerebral derecho es emocional, el izquierdo racional. Utiliza imágenes emotivas que creen simpatía en el espectador, y luego suéltale lo que tengas que decir. Habrás creado una conexión emocional y tendrán tendencia a creer lo que dices.
  • Nunca, nunca incluyas más de 6 palabras en cada diapositiva.
  • No abrumes a la gente con datos. Es más efectiva una imagen que exprese el resultado de esos datos.
  • No utilices efectos de transición en tus diapositivas.
  • No uses imágenes de poca calidad o baja resolución. Dan una impresión pobre del tema, de la presentación y del orador.

Aunque hay muchos más consejos, creo que estos son los más útiles.

El caso es que seguí lo que decía el bueno de Seth casi a rajatabla, y no sé qué parte de responsabilidad tuvo en el resultado, pero lo cierto es que fue un éxito. Resultó que los alumnos tenían entre 14 y 18 años y que difícilmente entendían el castellano, si lo hablaba muy lento. Pero intenté que las imágenes hablaran por sí solas, y con la ayuda de su profesora (que traducía algunas cosas al alemán) y otros alumnos españoles que estaban con ellos, la cosa les gustó. Hacia la mitad de la presentación empezaron a reír espontáneamente, y al final aplaudieron y todo. Y eso que el tema se las traía: Cervantes, Valle-Inclán, la batalla de Lepanto… ¿Es posible motivar a unos alumnos de Secundaria partiendo de esos temas? Está claro que sí, siempre que te esfuerces en comunicar e intentes ser un profesional en cualquier cosa que hagas.

Con esfuerzo y estudio, queridos amigos, se puede lograr lo que sea, hasta que una charla con powerpoint no se convierta en un rollo infumable.

Por si tenéis curiosidad, aquí os subo la presentación en formato Open Document (2,6 MB) y Microsoft PowerPoint (2,7 MB). El PowerPoint supongo que lo tendréis todos, y además legal, claro; el formato Open Document lo podéis abrir con OpenOffice.org, una suite ofimática que en mi opinión es bastante superior a la de Microsoft, puede abrir los formatos de los programas de Bill Gates y además es gratis. Yo no uso OpenOffice.org para Mac, porque es lento y además fue el programa que me frió el disco duro, así que usé NeoOffice, que es un OpenOffice nativo para ordenadores Apple que va como la seda. Además, investigando un poco di con el programa NeoRemote, una pequeña aplicación gratuita que te permite utilizar el mando a distancia que viene venía de serie con los MacBooks en tus presentaciones con NeoOffice.

Por supuesto, podéis hacer con los archivos lo que queráis: utilizarlos en vuestras clases (si sois profes), modificarlos, regalarlos y finalmente tirarlos a la papelera.

12 comentarios en “Yo odiaba los powerpoints

  • # satch dice:
    14 de April de 2008 a las 2:41

    Elias el enlace el ppt no tira…
    Por otra parte, veo que no soy el unico emocionado a la par que aficionado a las presentaciones no infernales. Si te gustó Seth, Guy Kawasaki también te molará. Basicamente hay como cuatro gurus en USA del tema y estos dos son los que tienen nombre mas re-memorables. Escarbando un poco encuentro a Lawrence Lessig, otro figura, del que si tienes un rato para indagar, seguro que te mola su idea para limpiar el gobierno de USA. Un ejemplo de su método ppt aqui:

    http://www.identity20.com/media/OSCON2005/

    y un resumen del método en cuestión:

    http://presentationzen.blogs.com/presentationzen/2005/10/the_lessig_meth.html

    Frikismo en estado puro.

  • # Elías dice:
    14 de April de 2008 a las 5:53

    A ver ahora.

  • # Maki dice:
    14 de April de 2008 a las 8:57

    Vaya, pensaba que era el unico que le daban ganas de morder craneos cuando algun cretino se dedicaba a leer lo que estaba proyectando.

    He llegado a decirle al ponente que me podia haber evitado el madrugon si me hubiese mandado la presentacion por mail cuando me ha preguntado que tal.

  • # scirius dice:
    14 de April de 2008 a las 10:05

    Los consejos que ofreces son buenos. a mi gusto falta uno importante.

    – Nunca jamás incluir música. (y menos aún si es ñoña)

    En mi empresa existe una amplía tradición de lectores de presentaciones. Además las presentaciones que ruedan por la “casa” son muchas veces auténticas astracanadas plagadas de imágenes, bocadillos chillones, efectos en los textos y en las transiciones … dan ganas de llorar.

    Menos mal que uno es civilizado porque desde luego, ganas de morder craneos dan, y de que manera. Además si le mordiera el craneo al que mostrara algo así, nunca me condenarían en un juicio porque alegaría legítima defensa y ganaría.

    Me he bajado el pdf en inglés, despúes de echarle un vistazo te digo si me animo con la traducción.

  • # scirius dice:
    14 de April de 2008 a las 12:01

    Me lo he leido y me ha gustado así que he aprovechado un clarito para ponerme manos a la obra. (así practico un poco que me estoy oxidando)

    60% completado

  • # La Lengua » Blog Archive » PowerPoint realmente malo dice:
    14 de April de 2008 a las 21:26

    […] La Lengua Ars longa, vita brevis « Yo odiaba los powerpoints […]

  • # La Lengua » Blog Archive » Tipografías dice:
    20 de May de 2008 a las 22:31

    […] hablamos aquí sobre cómo unos simples consejos acerca de cómo elaborar una buena presentación informática pueden marcar la diferencia entre una […]

  • # Noa dice:
    26 de February de 2012 a las 22:13

    Hola!
    En primer lugar muchísimas gracias por tus aportaciones, me han sido de gran ayuda.
    En segundo lugar, quería pedirte un favor.
    Yo soy profe de lengua aunque no estoy en activo (está la cosa fatal) y la semana que viene imparto un curso para profes de Lengua y Literatura sobre las TIC. En una de las sesiones vamos a ver el tema de las presentaciones y me preguntaba si no te importa que les enseñe tu ppt. Por cierto, enhorabuena, es magnífico (y te lo dice alguien que ve muchas presentaciones).

    Muchas gracias por adelantado!

  • # Elías dice:
    27 de February de 2012 a las 7:26

    Buenas, Noa, gracias por tu comentario. Por supuesto, puedes usar el archivo en tu curso, como digo en el último párrafo de este artículo.

    Solo me gustaría, si lo tienes a bien —y ves que viene a cuento—, que cites la fuente. Suerte y un saludo.

  • # Mtz. dice:
    12 de May de 2012 a las 0:41

    el power es una herramienta importante por lo tanto no es para renegar sino para agradecer.

  • # ESTEBAN CAMACHO dice:
    16 de April de 2015 a las 3:00

    buena información, para aprender a tener un mejor uso en power point y de mejor uso en lo que vallamos hacer tambien hablando en general con microsoft.

    cosas que no sabia que se debia de hacer y otra que se pueden hacer, todo para que el trabajo que hagamos sea el correcto.

  • # zaide dice:
    4 de May de 2015 a las 19:14

    Me consideraba de esas personas que leia mis presentaciones, me pasaba que cuando estaba al frente los nervios me dominaban, pero al leer estos consejos tan simples me motivo y me ayudara a realizar mejores ponencias.

Escribe un comentario

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho