Ars longa, vita brevis

No, gracias

10 de April de 2008

Esta mañana he recibido una enigmática carta de mi banco (el BBVA). Consiste en un folleto donde se ve a un contento padre de calva incipiente con su hija, y se puede leer un texto que dice lo siguiente:

Por fin podrá protegerse ante las subidas de los tipos de interés de su hipoteca.

Tengo la suerte de haber contratado una hipoteca pequeñísima para como están las cosas (unos 50.000 euros, y con ellos pagué la casa y me sobró dinero, fíjate tú), y como casi todo hijo de vecino, contraté una cuota de interés variable. Cuando pides un préstamo hipotecario tienes dos opciones: o pagar unos intereses fijos (que suelen ser altísimos, por eso no lo elige nadie) o pagar los intereses del Euribor más un pequeño porcentaje.

El Euribor no sé exactamente lo que es, pero si no recuerdo mal, era el interés que se aplican los bancos europeos cuando se prestan dinero entre ellos, o algo así. Me lo explicó un compañero mío cuando trabajaba en el banco, precisamente en el BBVA. Pero en aquella experiencia profesional –por lo demás, bastante agradable– solamente aprendí dos cosas: 1) siento un enorme desprecio por el común de la especie humana, y 2) el banco nunca, nunca pierde dinero.

Así que este folleto me resulta un poco extraño. Desde que pago la hipoteca, y son tres años y medio ya, el Euribor no ha hecho más que subir. De unos 280 euros que pagaba en las cuotas iniciales, he pasado este año a pagar exactamente 333. Cada año que pasa se forran un poquito más a costa de mi sudor y del sufrimiento de mis alumnos. No es justo. No es justo que ganen dinero con mi trabajo y el sufrimiento de unos jóvenes membrillos. Pero a eso es a lo que se dedica un banco.

Ahora me ofrecen establecer una cuota fija para los próximos 3 ó 5 años, lo que yo quiera. ¡Qué raro! ¿Es que se han cansado de exprimirme? ¿Es que piensan que el mundo ya es suficientemente injusto, y que ya ganan bastante, y no quieren ganar más?

Podría ser… pero me da en la nariz que no es eso. 3 ó 5 años, precisamente, ni uno más, ni uno menos. Eso tiene sentido en mi enferma mente conspiranoica. El BBVA está previendo la que se nos viene encima y se está preparando para capear el temporal. Los pisos ya no se venden, y la gente va a dejar de pedir créditos. Especialmente las constructoras. Preveo que nuestros amigos prestamistas van a dejar de meter en la caja mucho dinero. Y cuando las cosas van mal, lo más fácil es quitarle dinero a los pobres, que no es que tengamos mucho, pero somos legión.

Yo ahora me comprometo a que mi cuota se quede en 333 euros durante cinco años más, y me juego mi cheque de Adsense a que veré cómo baja el Euribor durante esos 60 meses. Y las paredes de mi casa hipotecada verán acercarse mi cabeza a gran velocidad, o dicho de otro modo, estaré cinco años dándome cabezazos por haber sido tan tonto. No sé a vosotros, pero esto me suena a agarrar el pájaro en mano y obligar a los millones de hipotecados compatriotas a apechar la crisis económica de los bancos.

Pues mi pájaro no lo vais a tocar con esas sucias manos. No, gracias.

8 comentarios en “No, gracias”

  • # Elías dice:
    10 de April de 2008 a las 22:22

    Lo que me lleva a otro razonamiento: la crisis durará cuatro años, o eso se prevé. Por eso el banco me ofrece comprometerme a una cuota fija entre tres y cinco. Cuando acabe el período contratado, la crisis económica habrá finalizado y el Euribor comenzará a subir otra vez, y yo querré que el banco me renueve el compromiso de una cuota fija. Y entonces me dirán que naranjas de la China. Dulces, suaves, nutritivas.

  • # EVG dice:
    11 de April de 2008 a las 7:41

    Esto me recuerda una historia…

    Una tarde un famoso banquero iba en su limosina cuando vio a dos hombres a la orilla de la carretera comiendo césped. Preocupado, ordenó a su chofer detenerse y bajó a investigar.
    Le preguntó a uno de ellos:
    – ¿Por qué están comiéndose el césped?
    – No tenemos dinero para comida. – dijo el pobre hombre – Por eso tenemos que comer césped.
    – Bueno, entonces vengan a mi casa que yo los alimentaré – dijo el banquero.
    – Gracias, pero tengo esposa y dos hijos conmigo. Están allí, debajo de aquél árbol.
    – Que vengan también, – dijo nuevamente el banquero.

    Volviéndose al otro pobre hombre le dijo:
    – Ud. también puede venir.
    El hombre, con una voz lastimosa dijo: – Pero, Sr., yo también tengo esposa y seis hijos conmigo!
    – Pues que vengan también. – respondió el banquero.
    Entraron todos en el enorme y lujoso coche. Una vez en camino, uno de los hombres miró al banquero y le dijo:
    – Sr., es usted muy bueno. Muchas gracias por llevarnos a todos!!!
    El banquero le contestó: -¡Hombre, no tenga vergüenza, soy muy feliz de hacerlo!. Les va a encantar mi casa…. ¡El césped está como de veinte centímetros de alto!.

    Moraleja:
    Cuando creas que un banquero te está ayudando, piénsalo dos veces.

  • # Uno que pasaba por aqui dice:
    11 de April de 2008 a las 14:32

    Una recomendacion. El documental “Dinero = Deuda” os hara entender muchas cosas como lo del crecimiento de la economia, como se hace el dinero, porque tanta hipoteca y tan cara,… y muchas otras que os haran ver a los bancos de otra manera. Si quereis lo teneis en http://documentales.com.es/videos/el-dinero-es-deuda.html para ver online en español

  • # Reset Reboot dice:
    12 de April de 2008 a las 1:20

    Jajajajaja, muy bien visto, Elías. Yo disfrutaría viendo como los bancos revientan tras habernos sangrado de esta manera. Por desgracia, como leí por ahí, capitalismo para los pobres, socialismo para los bancos… cuando las cosas van mal, lloran inyecciones de capital a los estados, y el estado debería inyectarle más bien a los pobres, que son los que pagan…

    En fin, que tanta inyección…

  • # satch dice:
    12 de April de 2008 a las 1:58

    Ya han bajado los tipos en EEUU, y parece que somos los siguientes en hacerlo. Como bien dices, alguien ha tenido buen ojo en el BBVA, aunque conozco algun compañero de trabajo que aceptaria para que no le subieran la cuota 300 euros en 3 años a razón de 100 al año.

    La cosa esta fatal, pero todavia puede caer mas en picado.

  • # antonio molina dice:
    13 de April de 2008 a las 9:05

    Como dicen mis nene, son todos unos “chascales”

  • # La Lengua » Timeo danaos et dona ferentes dice:
    8 de June de 2009 a las 16:44

    […] momentos, el Euribor llevaba años subiendo sin parar, como atestiguaban mis recibos. Os lo conté en un post. Lo lógico era pensar que seguiría subiendo quién sabe hasta […]

  • # La Lengua » BBVA, eres imbécil dice:
    29 de December de 2011 a las 0:15

    […] Esto me permitió confirmar que entrábamos en una crisis de la gran copa en abril de 2008, cuando aún había gente en este país que dudaba de que España fuera a entrar en recesión (o directamente lo negaban, como algún que otro ministro de Economía). Entonces recibí una carta del banco, y… Bueno, leed vosotros mismos. […]

Escribe un comentario

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho