Warning: Use of undefined constant get_magic_quotes_gpc - assumed 'get_magic_quotes_gpc' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /home/lalen2/public_html/wp-content/plugins/cforms/lib_functions.php on line 339

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/lalen2/public_html/images/cassette01.jpg(1) : eval()'d code(83) : eval()'d code(1) : eval()'d code(1) : eval()'d code:1) in /home/lalen2/public_html/wp-content/plugins/wp-super-cache/wp-cache-phase2.php on line 1164
La Lengua » Goodnight Moon

Ars longa, vita brevis

Goodnight Moon

24 de April de 2008

Enlace al vídeo en YouTube

There’s a shark in the pool
And a witch in the tree
A crazy old neighbour and he’s been watching me
And there’s footsteps loud and strong coming down the hall
Something’s under the bed
Now it’s out of my hands
There’s a big black crow sitting on my window ledge
And I hear something scratching through the wall

Oh what should I do I’m just a little baby
What if the lights go out and maybe
I just hate to be all alone
Outside the door he followed me home
Now goodnight moon
I want the sun
If it’s not here soon
I might be done
No it won’t be too soon ’til I say
Goodnight moon

Música viernes. Pasadlo bien, pero si tenéis un ratito seguid leyendo. Por cierto, he pasado lista y queda gente por firmar en el post de ayer. Venga, que dentro de nada cerramos y os quedáis fuera.

El dilema

Antes de ayer emitieron en Canal Sur un debate sobre los derechos de autor, el canon, la copia privada y esas cosas. Si alguien está perdido, le digo lo más importante: cuando os compréis una cámara de fotos, una memoria USB o una impresora, a partir de ahora os saldrá más caro porque una entidad privada (la SGAE principalmente, aunque creo que hay más metiendo la mano en tu bolsillo) recauda, con el beneplácito del PSOE y otros partidos menores que aprobaron la ley, parte del precio, que al final repercute en lo que pagáis vosotros. Dicha entidad de gestión de derechos distribuye los beneficios como le parece, porque nadie le pide cuentas y por supuesto no las dan.

El programa lo podéis ver entero aquí. Como siempre, el abogado especializado en derechos de autor David Bravo estuvo demoledor, y también Javier Capitán, a pesar de que tenían en contra la demagogia de los que tenían enfrente y de la dirección y la presentadora del programa, que no paraban de hablar de «descargas ilegales» para nombrar una cosa que según varios jueces y el mismísimo fiscal general del Estado no tiene nada de ilegal. Pero en fin, la desinformación y el embrutecimiento sistemático de la gente es fundamental si queremos que este sistema siga teniendo a gente arriba y a nosotros debajo.

Pero entiendo que los «autores» están ante un dilema grave. Quieren acabar con las descargas totalmente legales de música en redes P2P como el eMule, y con la piratería, que por supuesto es ilegal sin ninguna duda, y además quieren seguir chupando canon, que no está mal 300 millones de euros al año por no hacer nada. ¿Quién los rechazaría? ¿Quién no engañaría a la vecina para seguir cobrándolos?

David los dejó en bragas, y perdonadme la expresión, cuando, después de hablar de la necesidad de que la cultura esté protegida con fondos públicos y con las aportaciones que nos arrebatan mediante el canon, los «autores» insinuaron que el que no tuviera dinero para comprar un disco, que no se lo comprase, que no es un bien de primera necesidad. Se lo pusieron en bandeja. Si no es un bien de primera necesidad, ¿por qué tenemos la obligación de financiarlo? Y si tan importante es la labor de los «creadores», tan eterna y tan extática para la sociedad, ¿cómo se puede pretender castigar a quien pretende acceder a ella siendo pobre? ¿Meteríamos en la cárcel a alguien por robar un mendrugo de pan? No, el mendrugo de pan es necesario para una vida digna, o para la vida en cualquier caso. ¿Lo meteríamos en la cárcel por robar un Mercedes? Sí, porque un vehículo no es algo que se necesite, y en un mundo capitalista entendemos que no todo el mundo debe tener derecho a un coche bueno, sino solo los que sean ricos. Vale, hasta aquí bien, es un sistema injusto, pero casi todo el mundo comulga con él.

Entonces una de dos: si la cultura es un bien necesario, que engrandece a la sociedad, y debemos protegerla mediante pago, entonces no podemos actuar contra quien pretenda acceder a ella siendo pobre. Y si la cultura es un lujo como un Mercedes, que solo debe ser accesible a quien cuente con suficientes recursos económicos, entonces no debe estar subvencionada, ni con el canon ni con nada. Igual que no subvencionamos a la casa Mercedes cuando sus ventas bajan. Punto.

El dilema: si nuestra sociedad tuviese la cultura suficiente –aquí me refiero a la educación–, todo el que tuviese dinero se compraría los discos que le gustasen, o los libros, en lugar de descargarlos o fotocopiarlos. Estaríamos concienciados, valoraríamos la cultura en su justa medida y pagaríamos gustosamente por acceder a ella. Es lógico. Un artista es un ser peculiar, y sus obras nos hacen la vida más agradable. Y tiene que comer, aunque –en teoría– el arte se desarrolle por amor a la belleza y no a los pantalones de 400 euros. Una sociedad moderna, culta y educada, pagaría por la cultura y no se la descargaría gratuitamente en contra de los intereses de su creador.

Esto lo vemos especialmente en los aficionados a determinados estilos musicales, como la música clásica o la metal. Suele ser gente que se informa, que quiere estar al tanto de las novedades que se graban, de las nuevas composiciones. Y les gusta tener su CD original, comprado en la tienda, con su libreto, y en el segundo caso incluso gastan dinero en camisetas o revistas de sus grupos. La gente realmente interesada en la cultura aprecia su valor y gasta dinero.

Pero los reyes del top manta no suelen ser grandes obras musicales, sino la última parida renacentista de El canto del loco, el último exabrupto rural del Koala, el Chikilicuatre, Operación Triunfo o La oreja de Van Gogh. Productos de consumo rápido, no perdurables, de usar y tirar, como un kleenex. Esos son los grandes perjudicados por la piratería, y lo serían de las descargas, si es que las descargas perjudicasen a alguien, que lo dudo.

¿Qué quieren? ¿Que la gente tenga educación y civismo y pague por la cultura, como es justo? Eso estaría bien… pero tiene dos inconvenientes fundamentales. El primero es que es caro y costoso en términos de esfuerzo. Es difícil convertir a un país como… España en otro tipo de país. Lleva su tiempo y su dinero. Es mejor conocer el percal y hacer subproductos para subhumanos.

El segundo inconveniente es algo más trascendental. Imaginad que los «autores» logran que la gente esté tan educada que no les importe pagar por la cultura. Que sean capaces de apreciar el valor del arte y su precio.

¿Alguien consumiría esos productos recalentados? No, la gente no compraría más orejas de Van Gogh. Querrían un producto de calidad. Y entonces los «artistas» tendrían que ponerse a trabajar. Porque la música que se vende ahora es muy fácil de hacer. Se coge a cualquier compositor de chirigotas bacaladeras, un par de estilistas y una tía buena de barrio, se le graba un disco, se ponen un par de millones de euros para que nos torture a todas horas en la radio, en la televisión y en los pubs y a hartarse de vender.

El arte de verdad no es tan sencillo. El arte de verdad hace sudar. Llevó a Van Gogh (al de verdad) a cortarse una oreja, llevó a Edgar Allan Poe a suicidarse bebiendo, al enorme Nick Drake a hacer lo mismo con medicamentos, a John Lennon a adoptar posturas críticas que en parte puede que le costaran la vida. A posicionarse políticamente, a sufrir exilios, palizas y destierros, a comprometerse con la sociedad y no con el dinero.

Ese es el dilema de los «artistas» actuales. Podemos hacer música para la gente ineducada, pero como está ineducada no va a querer pagar. O hacemos música para gente educada y culta, pero entonces tendremos que hacer obras de arte y no bazofia.

Una vez más, tenemos que citar a Lenin: «¿Qué hacer?» De momento, ellos tienen la respuesta. Meter la mano en el bolsillo de la gente, mientras se deje. Pues dejad de dejaros de una vez.

2 comentarios en “Goodnight Moon”

  • # Susana dice:
    25 de April de 2008 a las 10:37

    Gracias, acabo de aprender una nueva palabra: ‘ineducado’.
    (Me temo que me van a seguir metiendo mano en el bolsillo,
    eso sí, intentaré evitar los subproductos…)

  • # Manuel dice:
    25 de April de 2008 a las 10:44

    Es curioso…

    La industria de la música convirtió a la música (y sus autores e intérpretes) en un producto de consumo rápido…

    De unos pocos buenos artistas, reconocidos, que trabajaban durante un par de años para sacar un disco que buscaba SATISFACER a sus fans, dándoles un buen trabajo… hemos pasado a miles de artistuchos, subproductos de las radio-fórmulas, que sacan discos como churros… discos en los que apenas 1 ó 2 canciones (con suerte 2 y con mucha suerte 3) valen la pena, y un montón de morralla de relleno…

    Es decir… han convertido un delicioso Entrecotte de Buey en comida basura en forma de menú de hamburguesa seca, poco sabrosa pero rodeada de llamativos colores (márketing)… pero manteniendo su precio en el de un Entrecotte, asegurándose para ello de acordar vender todos al mismo precio.

    Y cuando la gente, tras probar la insulsa comida basura, termina por darse cuenta de que esa hamburguesa industrial está muy lejos del buen entrecotte, y que por tanto no merece la pena pagar por ella lo mismo que por el entrecotte… entonces estos llegan y empiezan a quejarse… y a decir que si la gente no les compra sus hamburguesas es porque se las descargan de internet… y piden que el Estado intervenga y ponga un canon a los envoltorios, a las bandejas, a los sobrecitos de ketchup con la excusa de que matan la cultura de la buena cocina…

    Sinceramente, y perdonarme por ser soez, ¡que les den!…

    Si les jode que solo esté dispuesto a pagar por el último CD de Springsteen, y hasta 70€ por verle en directo este verano, y que no quiera pagarles lo mismo por productos de ínfima calidad… ¡que les den!…

    Por favor, si no hay más que ver los premios que dan… que hace un mes le dieron un premio a Miguel Bosé por su enésimo CD de refritos de sus ‘éxitos’ ochenteros…

    ¿Qué nuevos discos han sacado esos que se dedican a enarbolar la bandera de la Cultura que hayan tenido un mínimo de éxito?… pues eso, si no son capaces de hacer algo de calidad, que se dediquen a otra cosa.

Escribe un comentario

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho