Warning: Use of undefined constant get_magic_quotes_gpc - assumed 'get_magic_quotes_gpc' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /home/lalen2/public_html/wp-content/plugins/cforms/lib_functions.php on line 339

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/lalen2/public_html/images/cassette01.jpg(1) : eval()'d code(83) : eval()'d code(1) : eval()'d code(1) : eval()'d code:1) in /home/lalen2/public_html/wp-content/plugins/wp-super-cache/wp-cache-phase2.php on line 1164
La Lengua » Network (II)

Ars longa, vita brevis

Network (II)

26 de March de 2008

Seguimos con la trilogía de citas de la fantástica película Network (ver el primer post). Debajo de estas líneas tenéis el vídeo (enlace a YouTube), y aunque no sepáis inglés, el que no se emocione con la interpretación de Peter Finch (que recibió un Oscar por esta película) es que no tiene corazón.

No hace falta que os diga que las cosas van mal. Todo el mundo sabe que las cosas van mal. Es una recesión. Todo el mundo está en paro, o tiene miedo de perder su trabajo. El dólar no vale casi nada. Los bancos están quebrando. Los dependientes de las tiendas guardan una pistola bajo el mostrador.

Los punks están desatados, y nadie sabe qué hacer. No parece tener fin.

Sabemos que el aire es nocivo para la salud, y también la comida.

Nos sentamos a ver la tele y las noticias locales nos cuentan que hoy hemos tenido 15 homicidios y 63 crímenes violentos, como si eso fuera lo normal. Sabemos que las cosas van mal. Peor que mal. Demencialmente mal.

Todo se está saliendo de madre, así que ya no salimos a la calle. Nos sentamos en casa, y el mundo en el que vivimos se va haciendo más pequeño. Todo lo que decimos es «Por favor, que nos dejen en paz aunque sea en nuestros salones. Dejadme con mi tostadora y con mi tele y con mi radio y no diré nada. Solo dejadnos tranquilos.»

Muy buen, pues yo no os voy a dejar tranquilos. ¡Quiero que os volváis locos de rabia! No quiero que os manifestéis ni que provoquéis disturbios. No quiero que escribáis a vuestro congresista, porque no sabría qué deciros que escribáis. No tengo ni idea de lo que hacer con la recesión, ni con la inflación, ni con los rusos¹, ni con los crímenes. ¡Lo único que sé es que tenéis que cabrearos de la hostia!

Tenéis que gritar «¡Soy un ser humano, maldita sea! ¡Mi vida es valiosa!»

Así que… quiero que ahora os levantéis. Lo único que os pido es que os levantéis de vuestras sillas. Quiero que vayáis directos a la ventana, la abráis y saquéis la cabeza, y gritéis: «¡Estoy la hostia de cabreado y no pienso seguir aguantando!»

Quiero que os levantéis ahora mismo y saquéis la cabeza por la ventana y gritéis: «Estoy la hostia de cabreado y no pienso seguir aguantando!»

Y luego ya habrá tiempo de pensar qué hacer con la recesión, la inflación y la crisis del petróleo. Pero primero quiero que os levantéis, abráis la ventana, saquéis la cabeza y gritéis: «Estoy la hostia de cabreado y no pienso seguir aguantando!» Las cosas pueden cambiar, pero primero os tenéis que volver locos. Tenéis que gritar: «¡Estoy la hostia de cabreado y no pienso seguir aguantando!» Sacad la cabeza por la ventana. Abrid la ventana, sacad la cabeza y gritad: «¡Estoy la hostia de cabreado! ¡No pienso seguir aguantando!» Solo levantaos de las sillas ahora… y sacad la cabeza y gritad y seguid gritando…

Lo que sucede después en la película, y se ve en el vídeo, es que la gente en varias ciudades de los Estados Unidos sale a la ventana y empieza a gritar el mensaje de rabia del locutor.

Me pregunto si hoy en día, y aquí, en España, eso sería posible. Que la gente olvidara la vergüenza y saliera en actitud arrogante a gritar que está la hostia de cabreada y que no piensa seguir aguantando ni un minuto más. Me temo que no. Han conseguido lo que denuncia el bueno de Howard Beale: que nos quedemos en la seguridad de nuestro salón, viendo la tele o leyendo blogs y que nos dé miedo o vergüenza protestar. Los políticos, los bancos y los delincuentes no legales hacen con nosotros lo que quieren, pero no saldríamos a la ventana a gritar, por miedo a la vergüenza o a parecer locos. Es un gran triunfo de los poderes malignos. Nos da miedo no estar de moda, parecer desfasados o fuera de nuestros cabales. Preferimos aguantar unos intereses y comisiones abusivos antes que formar un escándalo en la cola del banco y que la gente piense que somos unos locos tacaños. Preferimos usar el voto útil antes que plantarnos en el colegio electoral y gritar: «¡Una mierda! ¡Estoy la hostia de cabreado! ¡No os vais a hacer ricos con mi voto, ni vosotros ni vuestros amigos, mangantes de pacotilla!» Tampoco lo gritamos en el banco ni en la oficina de Hacienda.

Nos dejamos hacer. Pensad un poco en ello. Y dejad comentarios, si os toca un poco la fibra, que os veo como dormidos.

(1) La alusión al peligro que representan los rusos puede que no la entiendan algunos de los lectores jóvenes. Se debe a lo siguiente: hasta principios de los años 90, no había una única superpotencia económica y militar en el mundo, sino dos, porque aparte de los Estados Unidos estaba la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). Ambas potencias estaban enfrentadas, y el mundo llegó a temer que la Tierra quedaría destruida si se enfrentaban en una guerra abierta, dado que las dos tenían un arsenal atómico con un poder para destruir el planeta varias veces. A diferencia del capitalismo estadounidense, la Unión Soviética, que era especie de unión a la fuerza de pequeños países que después se hicieron independientes con Rusia que era la que en realidad manejaba el cotarro, basaba su sistema económico en el socialismo comunista. Los «rusos» eran vistos en Estados Unidos como una especie de alienígena diabólico que comía niños por las noches, y lo mismo sucedía a la inversa en la URSS, donde por ejemplo se prohibía comer chicle o vestir con vaqueros por considerarlo actitudes capitalistas y proamericanas. A través del cononialismo cultural de los EEUU, en varias partes del mundo se desarrolló una relativa aversión hacia los rusos, a fuerza de verlos de malos en las películas.

Si os parece un poco cándido este miedo a una guerra nuclear que no dejara más vida sobre la Tierra que las cucarachas y las bacterias, deberíais saber que el mismísmo presidente Ronald Reagan inició un programa de defensa para los EEUU conocido popularmente como la Guerra de las Galaxias, y basado en varias baterías de misiles colocados en tierra y en órbita en el espacio para defenderse de un posible ataque soviético. Después de la caída de la URSS se descubrió que el poder militar de los soviéticos era mucho menor de lo que alardeaban, y que bastante tenían si podían comer, los pobres. Y en fin, después de la caída de la Unión Soviética y su apertura al capitalismo, ya sabéis como están, con sus mafias y sus migraciones.

9 comentarios en “Network (II)”

  • # John Constantine dice:
    27 de March de 2008 a las 13:58

    Ejem, es que el tema, aunque todo lo que dices es una verdad como un templo, mosquea, bien por el sentimiento de impotencia, bien por del de cobardía… Si en nuestro ámbito más cercano, por ejemplo el del trabajo, uno protesta y protesta y no sirve de nada, pues aún más difícil es en el terreno de la gran sociedad, la política…

    Ejemplo maquiavélico: las protestas de inmigrantes en Francia de hace unos dos años. ¿Para qué sirvieron en su momento? Pues ni más ni menos que para que el Sarko arrasara de primer ministro. El efecto contrario al esperado.

    En cuanto a los tiempos de Reagan, que uno bien que los vivió, lo divertido es que más o menos Reagan y Cia sabían eso y precisamente por eso promovieron la guerra de las galaxias, que sabían que en el fondo no tenía visos de realidad, al menos tecnológicamente entonces. Para obligar a los rusos a gastar ingentes cantidades de dinero, que no lo tenían. en gastos armamentíscos, hasta que sus sistema colapsó.

    Claro que a los yanquis el vencer la guerra fría les costó tres ojos y medio de la cara económicamente hablando… pero total, debieron pensar, bastante acertadamente :”¿qué importa si al final lo pagarán los de siempre?”

    C’est le monde.

  • # Truman dice:
    27 de March de 2008 a las 15:21

    Pues yo estoy la hostia de cabreado, y lo digo por ahí, y mis amigos creen que chocheo con 34 años. Pero es que de un tiempo a esta parte estoy hasta los webs de que me timen en mi cara y tener que tragármelo porque si.

    Eso si, es más fácil agachar la cabeza y tragar con todo. Evitas problemas, ansiolíticos y dolores de cabeza. Si todos nos cabreáramos, venceríamos.

  • # antonio molina dice:
    27 de March de 2008 a las 15:46

    La gente que recicla está convencida de que su pequeño gesto diario es útil para el mundo. Pero lo cree porque en la tele nos dicen que lo es. En cambio, nadie nos dice que el poder es nuestro, que cuando empresas y gobernantes caen nosotros -los currantes de a pie- seguimos ahí, que somos (deberíamos serlo) los verdaderos dueños de nuestro destino. Me ha salido algo optimista el comentario. Serán las medicinas…

  • # Elías dice:
    27 de March de 2008 a las 16:43

    En Melilla, especialmente entre los alumnos musulmanes, hay un desprecio bastante evidente por los políticos. De hecho, les he oído varias veces utilizar la palabra “político” como un insulto.

    Esta mañana, primer día del trimestre, he empezado todas las clases diciendo: “Los políticos no quieren que aprendáis nada en el instituto. No quieren que sepáis nada.”

    A ver si así conseguimos algo 🙂

  • # Truman dice:
    27 de March de 2008 a las 21:34

    Una táctica estupenda para motivar a los jóvenes, Elías. Lo malo es que totalmente cierto.

  • # Elías dice:
    27 de March de 2008 a las 23:06

    Truman, no se lo habría dicho si no fuera cierto.

  • # Yaz dice:
    24 de April de 2008 a las 6:57

    al leer sus comentarios me interesó mucho ver la pelicula, en donde la puedo conseguir?? soy de Mexico

    gracias

  • # Elías dice:
    24 de April de 2008 a las 12:07

    Yaz, se puede descargar de programas de redes P2P como eMule o Bittorrent. En España eso es legal, siempre que luego no te dediques a venderla, pero en México no sé si estará permitido o no.

    Saludos.

  • # Yaz dice:
    24 de April de 2008 a las 17:52

    Gracias elías, me daré a la tarea de descargarla o buscarla en algun lugar!, desafortunadamente aqui en mexico no es facil adquirir documentales, peliculas de arte, extrangeras, etc. que sean originales, solo que sean “piratas” 🙁 asi de limitados por un lado, y atascados de comercialismo en cuanto al cine!!! afortunadamente ya contamos con pequeños espacios donde podemos disfrutar de buen cine, como la Cineteca nacional, la unam etc.

    Espero con ancia, sus proximos comentarios de alguna otra excelente pelicula que recomienden!!!!

    saludos desde méxico

    saludos

Escribe un comentario

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho