Ars longa, vita brevis

¿Es tan increíble la lengua de los pirahã?

8 de February de 2008

capa.jpg
Foto: Andre Toral

Perdidos en el Maici, uno de los innumerables afluentes del gran río Amazonas, viven los miembros de la tribu pirahã, que desde hace unos años trae de cabeza a muchos lingüistas debido a la extraña naturaleza de su lengua.

Los pirahã constituyen una pequeña comunidad de unos 360 miembros que viven relativamente aislados en la gran selva amazónica. Tienen una vida sencilla (eufemismo tonto para decir que no tienen coches ni tarjetas de crédito… pero ¿puede una vida humana ser sencilla, sobre todo cuando tienes que cazar y comer monos y defenderte de jaguares?) dedicada a la caza, la recolección y el comercio. Hasta aquí nada parece extraño, puesto que hay muchas tribus llamadas primitivas viviendo en condiciones similares en varias partes del mundo, como la misma Amazonia o la Australia aborigen. Lo que, al parecer, los hace especiales, es su idioma.

La lengua pirahã es una lengua aislada. Esto quiere decir que ya han dejado de hablarse las lenguas que estaban emparentadas con ella. Este caso no es único, puesto que, por ejemplo el vascuence, es también una lengua aislada. Además, actualmente parte de su vocabulario procede de préstamos del portugués, como la palabra «bikagogia», que viene del luso mercadoria («comercio»). Pero aparte de estos pocos préstamos, el resto del léxico no tiene parentesco en ninguna otra lengua.

Es, además, la lengua conocida que consta de menor número de fonemas (para que lo entiendan los profanos, los fonemas son, simplificando mucho, los sonidos o «letras»). Únicamente diez: siete consonantes y tres vocales (compárese el número con los aproximadamente 24 fonemas del castellano). Las vocales son «a», «i» y «o». El que sean precisamente estas tres vocales y no otras tiene su lógica lingüística, ya que entre ellas existe un contraste casi máximo, lo que garantiza la claridad en la comunicación al impedir la confusión entre sonidos (sería raro, por ejemplo, que dos de las vocales fueran la «a» y la «e» al mismo tiempo, ya que la diferencia entre ellas es bastante menor). Las consonantes son «p», «t», «k», «x» (nuestra jota), «b», «g» (como en «gato», no como en «ginebra»), «s» y «h» (no es muda, su sonido probablemente se parece al de la «h» inglesa en «hold»). Pero aquí no acaba el asunto de los fonemas: la «s», por ejemplo, sólo la emplean los hombres (las mujeres la sustituyen por «h»). Además, se cree que la «k» es un alófono¹ de «hi». Por eso habéis contado ocho consonantes en lugar de las siete que anunciaba al principio. Lo que ignoro como lingüista es mucho, pero no se me ocurre otro caso donde sólo uno de los sexos tenga disponible algunos de los fonemas para la comunicación, estando el uso vedado al otro.

Se ha descubierto también, presuntamente, una carencia de ciertas categorías y conceptos presentes prácticamente en todas las demás lenguas conocidas. Por ejemplo, parece ser que en la lengua pirahã no existen los colores ni los números. No tienen palabras para el uno ni para el dos. Dicen que nada más que tienen elementos para expresar una difusa diferencia. Por ejemplo, dicen de la misma forma «pez grande» que «muchos peces», y no tienen forma lingüística de distinguir esas dos realidades. Se les han hecho pruebas y, aparentemente, un pirahã es incapaz de distinguir entre dos conjuntos de cosas iguales, uno con cuatro elementos y otro con cinco. Sin embargo, si se les pide que agrupen un montón igual que alguno de los montones mencionados, lo hacen con eficiencia (es decir, que si se les pide que hagan otro montón como el de cinco elementos, hacen un montón de cinco elementos y no uno de cuatro ni de seis).

Tienen tan arraigada su incapacidad de contar que una vez pidieron a un investigador que les enseñase a hacerlo, ya que sospechaban que les estaban engañando en sus operaciones comerciales (y tenían razón, los pobres). Después de ocho meses de intentos sin éxito, el investigador se dio por vencido. Fue incapaz de enseñarles a sumar 1 + 1.

También es la única lengua conocida que no posee la operación de recursividad. Esta operación consiste en agrupar estructuras, unas dentro de otras. Por ejemplo, la capacidad de decir «el color de las nubes del cielo». Ellos pueden decir «el color de las nubes» o «las nubes del cielo», pero no pueden agrupar estas unidades de forma recursiva, así: color (nubes (cielo)).

El sistema de parentesco de su léxico (es una categoría léxica existente en todas las lenguas para los parentescos familiares) es uno de los más sencillos que se conocen. La endogamia es bastante frecuente en esta tribu, lo que puede que cause la ausencia de palabras para un parentesco más o menos alejado (en castellano tenemos, por ejemplo, el término «concuñado», mientras que en pirahã no parecen diferenciar mucho más allá de los hermanos).

Además, y aunque esta no sea una cuestión únicamente lingüística, los pirahã no tienen historia, no recuerdan nada de su existencia más allá de dos generaciones y es probablemente el único grupo humano del mundo que carece de relatos míticos acerca de la creación del mundo y de la suya propia, y tampoco tienen ningún otro tipo de literatura oral, ni por supuesto escrita, ya que desconocen la escritura.

Estas características han hecho que algunos lingüistas se planteen ciertos aspectos tenidos como seguros desde hace bastantes años. Por ejemplo, ponen en duda el asunto de los universales lingüísticos, según los cuales hay ciertas categorías y hechos que se repiten absolutamente en todas las lenguas del mundo. Y esto nos lleva a otra consideración: la existencia física de un órgano del lenguaje, más o menos repartido entre el cerebro y los órganos fonadores (desde el diafragma hasta los labios, pasando por faringe, pulmones, dientes, paladar blando, etc.) que convierte el lenguaje en una característica biológica humana, necesaria, y no en un hecho meramente cultural. Este asunto del órgano del lenguaje es tratado de forma muy extensa por Steven Pinker en su magnífico libro El instinto del lenguaje, reseñado en La Lengua hace unos meses, y lo de los universales lingüísticos tiene a su principal valedor en el lingüista y pensador Noam Chomsky, profesor del Massachussetts Institute of Technology y uno de los mayores intelectuales de todos los tiempos.

De ser cierto que el idioma de los pirahã es tan único, quizás podría probarse la hipótesis de Sapir y Whorf, según la cual la lengua que habla un individuo o grupo configura no sólo su pensamiento, sino también toda su forma de concebir el mundo. Es decir, según esta teoría, las personas viviríamos en la práctica en mundos distintos, dependiendo de cómo nuestra lengua codifica este mundo exterior. Sin embargo, hace tiempo que Sapir y Whorf han sido desacreditados en la mayoría de los aspectos de su hipótesis.

¿Pero es tan extraña e increíble la lengua de los pirahã? En la indocumentada opinión de un servidor, no lo es.

En el asunto de los fonemas, puede parecer increíble que todo un idioma (capaz, como cualquier otro, de emitir un número infinito de mensajes) pueda construirse con un número tan escaso de fonemas. Pero si relativizamos la cuestión, el asunto pierde este carácter tan impresionante. Ellos tienen tres vocales y nosotros cinco, sí. Pero no está de más recordar que el catalán tiene siete. Y que el latín tenía diez. Puede que un catalanoparlante se admire de que los hispanoparlantes podamos construir tantos mensajes distintos con sólo cinco vocales, por no hablar de un romano del principio de nuestra era, si hubiese manera de revivir uno. Aun así, sí, es cierto que es increíble que con diez fonemas se puedan construir infinitos mensajes. ¿Pero no es igual de increíble que se puedan construir infinitos mensajes con sólo veinticuatro fonemas? Comparados con el infinito, tan insignificante es el número diez como el número veinticuatro. Un fonema es simplemente una unidad portadora de información identificadora (por ejemplo, el fonema /p/ transmite la información que nos permite distinguir entre una «casa» y una «pasa»). Un idioma con más fonemas no es capaz de transmitir más informaciones. De hecho, cualquier idioma puede transmitirse en lenguaje binario, una especie de idioma con sólo dos «fonemas»: cero y uno. Sin ir más lejos, es el idioma que utiliza la red para traducir entre mis pensamientos y mi ordenador, y entre vuestro ordenador y esto que estáis leyendo y entendiendo. Así que el escaso número de fonemas no es tan relevante.

En cuanto a los colores, el principal defensor del carácter único de la lengua pirahã, el profesor de fonética Dan Everrett, se muestra escéptico con sus propias afirmaciones. Por lo visto se sospecha que los pirahã toman como una especie de broma el hacer creer a los investigadores que no distinguen los colores (los muy cachondos).

¿Y qué pasa con los números? Es extraño, ciertamente, que los pirahã carezcan del número dos y del número tres. Pero, como en el caso de los fonemas, el asunto pierde entidad si lo observamos desde cierta perspectiva. En esloveno, por ejemplo, existe el número dual. Esto es: los eslovenos no distinguen, como nostros, entre «perro» y «perros», sino que tienen un morfema especial para hablar específicamente de «dos perros». Para entender lo que significa esto, imaginad que en castellano tuviésemos «perro», «perron» y «perros», siendo «perron» la palabra utilizada cuando hablamos de dos perros (o, para ser más exactos y un poco guasones, de «dos perron»). Seguramente, un esloveno encuentra increíble el hecho de que nosotros no tengamos más manera de hablar de dos perros que añadiendo otra palabra al plural (en este caso, el número «dos»). El hecho de que los pirahã distingan entre un pez y varios peces prueba que en su sistema conceptual existe el número, y el que sepan duplicar un montón de exactamente cinco frutas demuestra que la carencia del número cinco en su léxico no les priva de dicho número en su mente.

Lo de la recursividad es más complicado de explicar, aunque puede simplemente que, en el caso de que existan los universales lingüísticos, la recursividad no sea uno de ellos. Sería una cosa extraña, al menos desde nuestro punto de vista, pero quizás en occidente estamos demasiado acostumbrados a las lenguas Standard Average European (lenguas estándar medias europeas) como el inglés, el castellano, el alemán, el francés, el catalán, el sueco, etc., que se parecen mucho en casi todo, primero porque siempre ha habido bastante permeabilidad entre ellas, luego porque prácticamente todas proceden de una protolengua común, el indoeuropeo, y además porque, en la actualidad, después de los últimos siglos de inmensos avances en ciencia y tecnología, una parte enorme del léxico de todas las SAE procede de fuentes latinas o griegas (oxígeno, televisión, satélite, universidad, y otros cientos o miles de vocablos son compartidos por casi todas las lenguas estándar europeas, e incluso por el euskera).

De hecho, aunque nos parezca que el léxico -esto es, las palabras- sea la principal fuente de diferencia entre unas lenguas y otras, esto no es así. Es una diferencia enormemente superficial. Es como si decimos que un negro y un blanco son distintos fijándonos en el color de su piel e ignorando que su genoma y todas sus funciones vitales y cerebrales son idénticas. Incluso, en lenguas muy emparentadas, como en el caso del castellano, el catalán y el portugués, es fácil apreciar que el léxico es lo único que cambia: se puede hacer una traducción entre una lengua y otra cambiando simplemente las palabras en gran parte de los casos.

Este eurocentrismo puede que nos ciegue a la hora de darnos cuenta de que quizás la lengua de los pirahã no sea tan extraña, sino simplemente diferente. Si prescindimos de los datos más o menos superficiales, el gran misterio se mantiene estable: ¿por qué todas las comunidades humanas, incluso algunas que han permanecido aisladas durante cientos o miles de años, han desarrollado un lenguaje articulado que consta de un número finito de fonemas con el cual pueden construir infinitos mensajes? Ese es el gran universal lingüístico, y ese, de momento, no hay lengua pirahã que lo tumbe.

Los piraha, por cierto, se llaman a sí mismos en su propia lengua «hi’aiti’ihi’», que significa «los erguidos» o «los de cabeza recta». Eso sí que es un universal en todas las sociedades del mundo: creerse mejor que los demás.

–Más sobre los pirahã y su lengua:

En castellano

Los pirahã (Wikipedia)
Lengua pirahã (Wikipedia)
El increíble lenguaje de la tribu de los pirahãs (El Mundo)
Polémica sobre la excepción a la gramática universal (NeoFronteras)

En inglés

Pirahã people (Wikipedia)
Pirahã language (Wikipedia)
Pirahã: Indigenous Peoples in Brazil (Instituto Sócioambiental)
The Straight Ones: Dan Everett on the Pirahã (Language Log)
Pirahã color terms (Language Log)

(1) La forma correcta de transcribir los fonemas es entre barras: /a/, /b/, /f/; sin embargo, en este artículo lo hago entre comillas para no confundir al personal. Un alófono es una forma distinta de pronunciar un fonema sin que este pierda su entidad. Por ejemplo, en gran parte de Andalucía, los sonidos «s» y «z» son alófonos, puesto que en la mente de los hablantes es el mismo sonido, pero dicho de distinta manera. Dado que un fonema es en realidad, no un sonido, sino una abstracción mental de unas características acústicas en la percepción de los sonidos, para un andaluz seseante, por ejemplo, «sapato» y «zapato» son la misma palabra, aunque se pronuncien con distintos sonidos. Para un seseante, pues, la «z» y la «s» serían alófonos de un mismo fonema.

7 comentarios en “¿Es tan increíble la lengua de los pirahã?”

  • # Nacho S. dice:
    9 de February de 2008 a las 13:24

    Si llegas a publicar esto el 28 de diciembre, me hubiera parecido un bromazo. Hubiera admirado el detalle al que llegabas en tu discurso, pero habría pensado que había trampa. Gran entrada.

  • # Javi-S dice:
    9 de February de 2008 a las 13:28

    No hay nada como una buena lectura para empezar el día.

  • # antonio molina dice:
    10 de February de 2008 a las 10:37

    Lo mismo digo, Javi-S

  • # Nimbusaeta dice:
    12 de February de 2008 a las 14:47

    Así que otra prueba de que el pensamiento y el lenguaje van por separado en nuestro cerebro…

    Te explicas muy bien, que aunque parezca mentira es algo importante y que yo valoro mucho porque a mí me cuesta mucho hacerlo. Me ha gustado mucho ^^

  • # La Lengua » Blog Archive » Habla bien, niño dice:
    17 de April de 2008 a las 20:30

    […] unas normas fijas de expresión en una comunidad lingüística en expansión. Un idioma hablado por un par de cientos de indios en un paraje recóndito del Amazonas no necesita una gramática, ya que seguramente todos sus […]

  • # Pedro dice:
    27 de July de 2013 a las 19:03

    El totonaco, milengua materna también tiene tres vocales /a, i, u/ y no por eso es una lengua extraña. Tenemos 200 formas diferentes de contar, pues mi lengua es clasificadora.
    el artículo me parece bastante discriminador y racista. cuando se habla de la “incapacidad de contar”.

  • # Sandra dice:
    19 de October de 2014 a las 2:50

    Estaba buscando información sobre el lenguaje de los Pirahã y he topado con este artículo. Me parece un perfecto resumen de todo lo que se puede saber acerca de ello utilizando una forma de explicarlo muy amena y fácil de entender. Mis felicitaciones!!

    Sin embargo, tengo que decir que algunas comentarios me han parecido poco madurados o poco elaborados en materia de investigación: para empezar, el árabe, entre otros muchos, tambien tiene un sistema vocálico de 3 piezas y no es para nada un idioma “extraño”, y hablando de lo que pensaría un catalán acerca del castellano si supiera que tiene 2 vocales menos… bueno, pues eso no tiene sentido, ya que todos los catalanes (excepto alguno en algun pueblo perdido en las montañas) es bilingüe, es decir, habla ambos idiomas por igual desde su infancia, mucho antes de saber cuántas vocales hay en cada idioma. Por tanto, esa pregunta jamás se la podría hacer un catalán. El ejemplo hubiera sido más acertado si se hubiera utilizado el alemán o el holandés, por decir algo.

    Saludos!

Escribe un comentario

Hay que comer

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho