Ars longa, vita brevis

La arquitectura del lenguaje

26 de December de 2007

chomsky2.png

Este libro es la transcripción de una conferencia que Noam Chomsky dio en enero de 1996 en la Universidad de Delhi, en La India. De cinco conferencias en total, esta fue la única que estuvo centrada exclusivamente en el lenguaje, y en los últimos avances logrados en la ciencia lingüística (al menos, hasta el momento). También se transcriben las preguntas que los asistentes le hicieron al venerable profesor, y sus respuestas, tanto in situ como las que le hicieron por escrito y que él tuvo la amabilidad de contestar por carta.

Aunque, hablando de ciencia a finales del siglo XX y principios del XXI, un texto de 1996 no pueda considerarse muy novedoso, me he encontrado con diversas teorías y desarrollos que no conocía: principalmente, he sabido de la existencia del Programa Minimalista (Wikipedia en inglés, página del MIT) que es al parecer por donde avanza actualmente lo más innovador de la ciencia lingüística.

Se nos dice, por ejemplo, que, dado que se considera que el lenguaje es una capacidad innata de los seres humanos (y no un simple hecho cultural inventado como a menudo se concebía), el lenguaje es idéntico en todos los seres humanos y en los miles de lenguas que existen en el mundo. Un chino y un alemán son prácticamente idénticos genéticamente hablando, y por tanto las estructuras cerebrales que les permiten expresarse mediante un lenguaje oral deben ser idénticas. Entonces, ¿cómo es posible que a simple vista el chino y el alemán sean dos lenguas incompatibles?

Al parecer no lo son tanto. Supuestamente, en su funcionamiento, son exactamente iguales. Es en su expresión externa, en el aspecto más superficial, donde se encuentran las diferencias. Al igual que el color de la piel, la estatura y la forma de los ojos son distintos en un chino y en un alemán, pero básica y -sobre todo- genéticamente ambas personas son iguales, los idiomas son en un principio iguales entre sí. Lo único que cambia es la apariencia externa.

También se nos habla de principios y parámetros. Si no he entendido mal, los principios son las características que todos los idiomas comparten entre sí; esto es, lo que todas las lenguas tienen en común, y que sería a grandes rasgos nuestra capacidad lingüística innata. Los parámetros serían una serie de factores que son relativamente libres: es decir, que pueden variar, y de hecho lo hacen, según la lengua que hablemos. Si observamos dos (o doscientas) lenguas distintas y prescindimos de los parámetros, los principios que nos quedan son iguales en todas ellas. Esto me recuerda inevitablemente a los universales lingüísticos, de los que ya os he hablado aquí alguna vez.

Las diversas preguntas que los alumnos le hacen a Chomsky le sirven de excusa para entrar en algunas interesantísimas cuestiones relacionadas con la lingüística. Por ejemplo, se habla del caso de los niños lobo y otras personas que ha sido privadas de conversación hasta edades avanzadas de su adolescencia. Estas personas no llegan nunca a hablar con una soltura mínimamente cercana a la de cualquier persona normal. Se presume, con casi total seguridad, que la causa es que, en determinados momentos de la infancia, la facultad del lenguaje precisa de determinados estímulos para desarrollarse; en ausencia de dichos estímulos, queda inevitablemente atrofiada.

En el párrafo anterior he introducido la fórmula «se presume». Esto es porque, lógicamente, los experimentos con seres humanos están en contra de la ética y no se hacen, al menos en países más o menos civilizados. Sin embargo, se han hecho experimentos análogos con monos y gatos, fijándose esta vez en alguna otra facultad (como la visión). Privando durante alguna fase de su desarrollo a estos pobres animales de los estímulos adecuados, su visión queda atrofiada para el resto de su vida, sin que sea recuperable.

Sin embargo, es imposible afirmar sin dudas si esto es lo que sucede con el lenguaje, pues como recuerda el profesor, las personas que no han hablado con nadie hasta los doce o trece años están por lo general en un lamentable estado psicopático y no puede decirse cuánto de su deficiencia lingüística se debe a la falta de estímulos y cuánto se debe al lamentable estado de sus cerebros.

Otro de los asuntos que se abordan en el libro es la concepción del lenguaje como una interfaz configurable. Se nos presenta una metáfora explicativa muy clara. Todas las personas tenemos, al nacer, una especie de máquina con unos botones que pueden dejarse apagados o encenderse. La máquina es igual en todas las personas, pero a medida que vamos aprendiendo un idioma, vamos encendiendo unos botones, mientras que los demás los dejamos como están. Esta sería la causa de que haya tantos idiomas distintos en el mundo, mientras que el sistema del que nos servimos para usarlos es igual en todas las personas.

Esta visión del lenguaje como interfaz nos lleva a otra conclusión: es posible que el lenguaje sea, en realidad, la principal y casi única diferencia entre una persona y un gran simio. Sin embargo, esta herramienta nos permite dar dimensiones desconocidas a nuestro pensamiento. Aunque Chomsky no cree que el lenguaje sea imprescindible para pensar, sí que queda bastante claro que es una importante arma de supervivencia. Quizás -sigo parafraseando al profesor- los monos no hablan porque no poseen esa interfaz que nosotros sí tenemos.

La principal idea que sobrevuela todo el libro es a la vez pesimista y optimista. Es pesimista porque cree que, al igual que todas las ciencias, la lingüística se encuentra en pañales, y la mera sospecha de todo lo que nos queda por saber e investigar es suficiente para abrumar al más osado de los estudiosos. Por otra parte, es optimista porque esta misma idea sirve para dar ánimos a los investigadores para que sigan en la brecha y no den nunca nada por sentado.

Lamentablemente, este libro es, en gran parte de sus páginas, demasiado técnico. Aunque yo no soy un experto en nada, sino un simple licenciado en Filología Hispánica, nunca pierdo la oportunidad de actualizarme y leer cuantos textos sobre lingüística caen en mis manos, para no quedarme anticuado. Pero hasta para mí ha sido realmente trabajoso entender algunas de las respuestas que se encuentran en el libro, y en no pocas ocasiones he tenido que leer las palabras sin enterarme prácticamente de nada. Esto no me ha hecho abandonar, sino tomar unas notas para seguir investigando, en otros libros o en la red, pero comprendo que para la mayor parte de mis lectores la concreción del tema tratado, junto con su nivel científico, puedan convertir este libro en un ladrillo intragable. Un ladrillo finito, eso sí, pues el libro no pasa de las 100 páginas, incluida la bibliografía.

6 comentarios en “La arquitectura del lenguaje”

  • # Marcos dice:
    27 de December de 2007 a las 1:00

    De nuevo una entrada interesante y amena, otra más, y subiendo. No puedo resisitirme a dejarte una felicitación y un agradecimiento al talento que le pones a esto. Hala.

  • # Bea dice:
    27 de December de 2007 a las 14:23

    También soy licenciada en Filología Hispánica y la Lingüística, tanto la General como la Pragmalingüística, siempre me han pareceido apasionantes. Hace algo más de un mes que te descubrí y tus entradas han conseguido depertar, de nuevo, mi interés por estos temas, que ya tenía algo olvidados. Gracias y enhorabuena.

  • # Quino dice:
    1 de January de 2008 a las 4:05

    Chomsky es un Gran Genio e investigador, yo diria que más que lingüísta es un buen antropólogo del lenguaje. Magnífico en sus teorías y en sus argumentos. Alguna mención de él tuve durante mis años de estudios en Educación Social, en una asignatura de 3º.

  • # iSABEL dice:
    5 de August de 2009 a las 18:42

    Me pareces un genio y te agradesco en nimbre de la humanidad por tus legados

  • # Genaro Coronel dice:
    9 de October de 2012 a las 19:31

    Muy buena la entrada. La linguistica tambien se utiliza en el area de la informatica y es así como he llegado a parar en este espacio. 😀

  • # Edgar dice:
    14 de December de 2014 a las 22:17

    Excelente aportación para mis investigaciones en los antecedentes de la PNL. Gracias.

Escribe un comentario

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho