Ars longa, vita brevis

Diferencias entre el lenguaje humano y las formas de comunicación animal (y un par de cosas más sobre los monos)

30 de November de 2007

darwin_ape.png

Solo puedo calificar el presente post de una forma: este es mi blog y escribo lo que quiero. Dudo que le resulte interesante a alguien, aparte de a mí mismo. De todas maneras, si quieres arriesgarte, asegúrate de tener un buen rato disponible para leer: es larguísimo.

El post anterior sobre por qué los simios no pueden aprender a hablar ha tenido bastante éxito (incluso ha salido en Menéame), de lo cual me siento muy pagado, pero algunos comentaristas (en este sitio y en el otro) me han criticado de una manera que me hace sospechar que no han llegado a captar una idea fundamental.

En el citado post yo defendía la idea de que los monos no pueden utilizar el lenguaje. Algunos han entendido (o así lo creo) que yo he negado la capacidad comunicativa de los chimpancés, cosa muy alejada de mi intención. Los chimpancés, como el resto de los animales (yo diría que todos), se comunican. Lo que no pueden es sintetizar y utilizar un lenguaje como el humano. Pero, entonces, ¿hay alguna diferencia cualitativa insalvable entre el lenguaje de las personas y las formas de comunicación animal, aparte de una mayor complejidad cuantitativa? Pues sí que la hay.

Pero primero aclaremos un par de conceptos. La teoría de la comunicación define la comunicación, grosso modo, como la transferencia de información desde un emisor hasta un receptor, a través de un canal y utilizando un código. El emisor es quien “habla”, el receptor quien “escucha”. Un canal es un medio físico que el mensaje usa para viajar: por ejemplo, cuando hablamos, o cuando los pájaros cantan, el mensaje “viaja” por el aire, modificándolo para formar ondas acústicas. En el caso de una carta, el canal es el papel sobre el que está escrito el mensaje. Un código es un sistema organizado de signos que sirven al propósito de la comunicación (véase el significado de esta al principio de este párrafo). Por ejemplo, la lengua castellana (como todas las demás) es un código. También las banderas. Y los colores de la ropa, que nos hacen, a los occidentales, vestirnos de negro cuando vamos a un entierro y ponernos una prenda roja el día de los enamorados. En estos dos últimos casos, nos estamos comunicando: nosotros (receptores) transmitimos por ondas de luz de distintas frecuencias (canal) una información (que nos pesa la pérdida de un ser querido o que estamos enamorados) a cualquiera que nos vea (receptores). Puedes consultar este enlace para ampliar información sobre los elementos de la comunicación y sus funciones.

Los distintos sonidos que un orangután emite para trasmitir distintos mensajes (miedo, alerta, presencia de una fuente de alimento) también constituyen un código, así como los bailes de las abejas y el croar de las ranas.

Un código, pues, es un sistema de signos. Y un signo es un elemento físico que funciona como sustitutivo de alguna otra cosa. Por ejemplo: el humo es un signo que nos hace comprender que hay fuego en algún sitio. La cresta anaranjada que las garcillas bueyeras exhiben durante la época de celo representa su disponibilidad para el apareamiento. Un chimpancé gritará alarmado para avisar a sus congéneres de que se aproxima un leopardo. Y la palabra coche sustituye a cualquier coche del que estemos hablando, o a su concepto general. Tenemos, entonces, cuatro elementos físicos: el humo, la cresta anaranjada y el sonido (ondas físicas en el aire) del grito del simio y de la palabra coche. Y cuatro elementos a los que sustituyen: el fuego, la disponibilidad de aparearse, la alerta ante un peligro y un vehículo a motor.

Pero hay diferencias fundamentales entre estos signos. En los dos primeros casos, por ejemplo, los signos no son intencionados. El fuego no tiene vida, y por lo tanto no produce humo a propósito. La garcilla, aunque es un ser vivo, tampoco elige teñirse la cresta de naranja: en época de celo, si el ejemplar está sano, lucirá su copete, quiera o no (de hecho, no puede querer o no querer, ya que es un animal y carece de voluntad). Llegar la primavera y echarse el tinte es algo que sucede, como las estaciones, según la época del año.

Pero, ¿y el chimpancé? Solo emitirá el sonido de alerta si se aproxima un depredador (o si lo cree así). Entonces, ¿este acto de comunicación del chimpancé es intencionado? Pues, aunque pueda parecerlo, no lo es. El chimpancé no elige chillar o no chillar. Si viene el leopardo (o si él cree que viene) emitirá el sonido instintivamente. No puede, por ejemplo, decidir no avisar para que el felino se zampe a los compañeros de la manada que le caen mal, y tampoco puede emitir el sonido sin que haya un estímulo de peligro para gastar una broma. Así que, aunque pueda parecer que el signo emitido por el simio no es inevitable, como el humo o la cresta naranja de las garcillas, en realidad sí lo es. Solo que únicamente se emite ante determinados estímulos, y no por una reacción química o por el simple transcurrir del tiempo.

Aquí tenemos la primera diferencia entre el lenguaje humano y las formas de comunicación animal: yo puedo decirle a un amigo que me he comprado un coche, aunque sea mentira. Es decir, puedo mentir a sabiendas de que lo estoy haciendo. El chimpancé puede emitir su grito de alerta aunque no venga un depredador, pero solo si él cree que viene un depredador. Esta capacidad del lenguaje humano, tan útil y explotada por todos (pero especialmente por un gremio de personas, y no pienso decir cuál, vosotros bien lo sabéis) se llama en lingüística prevaricación.

Esta es una definición académica ampliamente aceptada, aunque se le pueden poner objeciones. Por ejemplo, un gato, cuando se siente amenazado, se coloca de lado, arquea el lomo y eriza el pelaje. ¿Qué quiere comunicar con ello? Pues lo siguiente: “soy muy grande, así que mucho cuidado con meterte conmigo”. Pero eso, ¿no es mentir? ¿No es prevaricar acerca de tu tamaño, y comunicar al receptor (por ejemplo, a un perro) que tienes un tamaño distinto del que en realidad tienes?

¿No hay moscas que presentan una coloración parecida a la de las avispas, para que los sapos crean -erróneamente- que son venenosas y no las coman? ¿No hay insectos que imitan con la forma y el color de su cuerpo el aspecto de las hojas? ¿Y peces y camaleones que cambian de color para que los depredadores piensen que son parte del paisaje? ¿No hay mariposas que tienen llamativos colores en sus alas, para que los pájaros piquen atraídos por esos colores y no lo hagan en el cuerpo, donde una herida sería mortal?

¿Y los cuclillos, que ponen sus huevos -parecidos a los de sus estafados- en los nidos de otros pájaros, para que los engañados padres les críen a los polluelos?

Bien: por un lado, en la mayoría de estos casos, no existe una intencionalidad de comunicación. El insecto palo parece un palo porque su genoma lo determina. En realidad, no está emitiendo un mensaje, solo se está camuflando.

En el caso de los gatos, tampoco podemos hablar de intención. Su respuesta es instintiva. El gato no sabe que está mintiendo acerca de su tamaño. Si no se sintiera amenazado, no podría hacerlo. Como el chimpancé, simplemente reacciona ante un estímulo. Es decir: aunque aparentemente estén mintiendo, en realidad, en su código, están diciendo la verdad.

Aunque puede verse la prevaricación como una triste característica del ser humano, ciertamente es una de nuestras innovaciones más interesantes. Si no fuésemos capaces de mentir, nunca podría existir la literatura, ni el cine, ni los chistes, ni las infidelidades de pareja, ni nada que exigiese un guion inventado. Bendita mentira, por una vez.

Otra diferencia fundamental es que los animales no pueden emitir mensajes acerca de algo que esté alejado en el espacio o en el tiempo. Por ejemplo: un chimpancé no puede comunicar a sus semejantes que ayer había un peligro cerca de la manada, o que mañana ya estará preparado para aparearse. Tampoco puede avisar de un leopardo una vez que el peligro se ha alejado lo suficiente como para no constituir una amenaza.

Esto también es matizable, y para ello vamos a atender al baile de las abejas.

Cuando una abeja descubre en uno de sus vuelos un campo sembrado de flores ricas en el néctar que les sirve de alimento, antes de hacer nada regresa a la colmena y se pone a bailar frenéticamente. Siempre hace el mismo baile, con pocas variaciones: un dibujo en forma de 8 con una serie de temblores del abdomen. Cuando las demás abejas la ven, interpretan varios aspectos de su danza: la amplitud de los arcos del 8, la velocidad de los temblores, y la orientación del eje del dibujo respecto del sol. Con esto se hacen una idea bastante concreta de la distancia a la que está la fuente de alimento, la dirección en que se encuentra y la cantidad de flores. Entonces, parten para recolectar el néctar (este vídeo en YouTube lo explica con bastante claridad… aunque en inglés).

Se podría pensar, entonces, que las abejas son capaces de emitir un mensaje sobre un hecho real que está alejado en el tiempo y el espacio. Sin embargo, una abeja no puede avisar hoy de un campo de flores que vio ayer. Siempre avisa justo tras verlo, o, si le sucede algo entre medias, no avisa nunca.

También un perro puede cruzar toda una mansión y colocarse en la puerta cuando se le da la señal de que va a salir a la calle, pero en este caso hablamos de un reflejo condicionado. Y, en el caso de las abejas, una vez más, de un acto instintivo, aunque la distancia espacial con el estímulo no puede negarse.

La capacidad creadora del lenguaje humano es otra de las principales diferencias. Una abeja puede alertar sobre un campo de flores, tal vez sobre un peligro, o sobre alguna otra cosa. Pero no puede inventar un mensaje. Solo puede reproducirlo, siempre que esté programado en sus genes.

El chimpancé puede avisar sobre un peligro, sobre una fuente de alimento, sobre su superioridad física o su disponibilidad para aparearse. Tal vez -lo ignoro- incluso puede dar órdenes organizativas. Pero no puede inventar nuevos mensajes.

Imaginemos esto: un chimpancé ve, como en la película 2001: una odisea espacial, de Stanley Kubrick, un monolito plantado en medio de la sabana. Ante ese estímulo, el simio tiene dos opciones: reaccionar o no reaccionar (en la película reaccionan, y de qué manera).

Puede interpretar el monolito como un peligro, y emitir el mensaje correspondiente. Con menor probabilidad, puede que lo interprete como una fuente de alimento o como una pareja reproductiva, y se comunicará con su manada (o intentará hacerlo con el monolito) con alguno de los chillidos o gestos que tiene codificados. O también puede que no vea nada de especial en el artilugio y lo ignore. Pero no puede inventar un nuevo grito para definirlo, ni combinar varios de los gritos que posee en su repertorio para crear una nueva señal. Su forma de comunicación no es innovadora (los chimpancés se comunican de la misma manera desde que existen en la forma actual).

El lenguaje humano es capaz de crear palabras nuevas (gas), traducirlas de otros idiomas (contenedor) o incluso mezclar varios de los signos existentes en su inventario para crear uno nuevo (paraguas). Incluso puede crear palabras para cosas que no existen más que en su imaginación (unicornio).

Y, además, la forma de las lenguas humanas evoluciona con el tiempo. El grito del chimpancé para amenazar a algún competidor es siempre igual, porque lo determinan sus genes. Dentro de cien generaciones seguirá siendo el mismo.

La palabra castellana leer fue, en tiempos de los romanos, LEGERE. A fuerza de mucho usarla, y de pasar de generación en generación, se fue “desgastando”: primero cayó la -E final del infinitivo latino; más tarde, la -G- oclusiva se empezó a relajar en su pronunciación, haciéndose fricativa, y desapareciendo después. Así que el lenguaje humano no solamente se puede ir creando a sí mismo continuamente: también, como una chaqueta o unos zapatos, se va desgastando con el uso1.

Lo cual nos lleva a la última, y más importante, diferencia. Y es que el lenguaje humano se estructura en un sistema combinatorio discreto. Esto quiere decir que, con un número limitado de unidades, y mediante técnicas de selección y combinación, es capaz de crear un número virtualmente ilimitado de mensajes.

Este sistema discreto dispone de dos tipos de unidades: los monemas y los fonemas. Los monemas son las unidades mínimas de la lengua dotadas de significado. Por ejemplo: en la palabra crecimos, podemos advertir, al menos, dos partes distintas con significado propio: crec-, que equivale a “relacionado con el crecimiento”, e -imos, que significa “primera persona, plural, pretérito perfecto de indicativo”2. Esta unión de monemas para construir unidades significativas se conoce como la primera articulación de la lengua. Pero, además, todavía podemos dividir cada uno de estos monemas en unidades menores, esta vez desprovistas de significado: c, r, e, c, i, m, o y s. En la cadena lingüística hablada, cada una de estas unidades se llaman fonemas3. Los fonemas no se pueden descomponer en unidades menores, con o sin significado. Cada fonema es simultáneo, y aunque tiene varios rasgos distintivos (sonoridad, forma de articulación y modo de articulación, principalmente), todos se ejecutan a la vez. A esta división de los signos lingüísticos en unidades mínimas sin significado se la ha llamado segunda articulación, y las dos juntas se conocen como la doble articulación del lenguaje. El descubrimiento y estudio de la misma se deben principalmente al filólogo francés André Martinet.

En el caso del baile de las abejas, aunque cada uno de los elementos de ese baile viene a significar una cosa distinta (igual que los monemas de crecimos), la abeja no puede separarlos para combinarlos con otras unidades. Por ejemplo, no puede hacer el dibujo de un óvalo, con su amplitud, sus vibraciones y su orientación respecto del sol, para indicar la presencia de un peligro de tal o cual magnitud en una u otra dirección. Tampoco se puede dividir el dibujo del 8 racionalmente en unidades distintas, con significado o sin él. Sin embargo, en el lenguaje humano podemos combinar el monema crec- con monemas distintos de -imos, como -er, -iendo,- ían, -ieran y muchos otros. Del mismo modo, podemos combinar el monema -imos con otros monemas como beb-, viv-, com-, corr- y cientos de otros. Igualmente, yendo a la segunda articulación, podemos tomar cada uno de los fonemas c, r, e, c, i, m, o y s y combinarlos con otros para formar otros monemas y palabras: contra, simio, cerca.

El sistema de comunicación sonora de animales como los simios posee un inventario seguramente impresionante: tal vez tengan (el número me lo voy a inventar, pero para el caso me sirve) cincuenta señales distintas. Sin embargo, cada señal significa una cosa, y solo esa. No las pueden combinar para crear señales nuevas. No se pueden descomponer las señales en unidades menores. No pueden combinar parte de una señal con parte de otra. El lenguaje de los simios no posee la doble articulación.

El castellano, con poco más de una veintena de sonidos (fonemas), es capaz de crear infinitas combinaciones y usarlas en infinidad de mensajes. Un hablante incluso es capaz de comprender y crear signos que nunca ha oído. Un niño de cuatro años que sepa que existe la palabra bebimos, y la palabra vivir, es capaz de entender o pronunciar las palabras beber y vivimos aunque no las haya oído en toda su vida. Y eso, sin tener que entrenarlo durante años en un laboratorio, como hacen con los pobres chimpancés, sino simplemente oyendo hablar a la gente a su alrededor.

Hay científicos que han logrado que los simios, siguiendo un duro entrenamiento, reproduzcan una serie de signos interpretables por las personas. Sin embargo, no se ha llegado a lograr que los combinen para crear nuevas oraciones. Seguid los enlaces de los comentarios del artículo anterior para saber más.

Se puede entrenar a un mono para que responda a la frase “tócate la nariz” tocándose la nariz. Sin embargo, el simio no entiende que se le están diciendo al menos siete unidades significativas: “tocar”, “orden”, “a ti mismo”, “la”, “singular”, “nariz”, “singular”. El chimpancé capta el sonido “tócatelanariz” y responde al estímulo, haciendo lo que le han enseñado. Si se le enseña después el significado de “boca” y se le dice “tócate la boca”, no lo hará, pues para él la oración completa es una única y nueva señal, y no la combinación de una parte de la anterior con un signo nuevo que ha aprendido.

Esta simple y última razón es la fundamental por la que nunca nadie nos dirá: “Yo, Chita”. Y es una pena, ya lo sé.

(1) Esto explica por qué hay idiomas con palabras más largas de media que otras. Normalmente, cuanto más antiguo es un idioma, más breves son sus palabras. El inglés, v. gr., es más antiguo que el castellano. Compárense, por ejemplo, los vocablos leer, escribir, pensar, caminar o comer con sus correspondientes read, write, think, walk e eat ingleses, todos monosílabos. También se puede comprobar el hecho de que los idiomas se desgastan comparando las palabras que más se usan, como preposiciones, conjunciones y artículos, con los verbos, sustantivos y adverbios. Esto es: compárese, en esta misma oración, la longitud de las preposiciones y artículos (en, de, las) con la de los verbos y sustantivos (compare, oración, longitud, preposiciones, artículos).
(Volver)

(2) Estos dos monemas no son equivalentes, como tal vez habréis notado. En el primer caso (crec-) el monema tiene significado léxico, es decir, realidad significativa fuera del sistema lingüístico: los seres vivos crecen, y las ciudades, el nivel de un río, etc. Sin embargo, los conceptos de “plural”, “primera persona”, y otros, no existen fuera de la estructura de la lengua. Por eso, estos últimos se llaman monemas gramaticales, o morfemas, y los primeros -los dotados de significado léxico- lexemas (aunque en la nomenclatura estadounidense simplemente se habla de morfemas léxicos y morfemas gramaticales).
(Volver)

(3) Es necesario tener en cuenta que un fonema no es un sonido, sino el modelo de ese sonido que tenemos en la mente. Compruébalo: pronuncia lentamente las palabras boca (después de un silencio) y caballo, fijándote en cómo colocas los órganos articulatorios al hacerlo, especialmente los labios, al pronunciar la -b-. En el primer caso, al pronunciar boca después de un silencio, la b- se pronuncia como oclusiva, esto es: juntas los labios impidiendo totalmente la salida del aire de la boca antes de pronunciar. En el segundo (caballo) no cierras la boca completamente (a no ser que lo hagas a propósito), sino que dejas una leve abertura. Lo estás pronunciando como fricativo. Sin embargo, en tu mente, es el mismo sonido. Es lo que en lingüística se conoce como alófonos de un mismo fonema.(Volver)

55 comentarios en “Diferencias entre el lenguaje humano y las formas de comunicación animal (y un par de cosas más sobre los monos)”

  • # Lord dice:
    1 de December de 2007 a las 20:42

    Buenísimo. No sé a quien puede no interesarle, como tú dices, porque realmente te ha salido un pedazo de artículo digno de ser leído por todos. Sobretodo me ha encantado la parte en que se asocia la libertad de elegir con el lenguaje, con la diferencia existente entre el medio de comunicación humano por excelencia y los demás sistemas de comunicación animal. Me ha parecido realmente sublime esa parte, porque ha conectado ideas que ya tenía desde hacía tiempo en la cabeza pero que no conseguía unir. Realmente se puede decir que los humanos también nos valemos de mensajes instintivos (actos reflejos, costumbres aprendidas, lenguaje corporal, alertas, etc.), que guardan todas las similitudes con los de los animales, sin embargo, somos los únicos capaces de renunciar a ellos, por ejemplo: Un humano que se da cuenta de que su casa está ardiendo, saldrá corriendo a avisar a su familia, el mensaje con el que se lo comunicará será exclusivamente humano, pero la reacción ante el peligro es instintiva; no obstante, el hombre es capaz de reflexionar ante esta alerta, y ciertas circunstancias (depresiones, maldad, etc) puede elegir simplemente ser consumido por el fuego. Recordemos que el ser humano es el único que puede elegir renunciar a la vida. Con esto quiero decir que la diferencia fundamental a la hora del lenguaje es precisamente la libertad, a pesar de tener instintos. Y me pregunto, ¿esta libertad para controlar los instintos de donde procede? Tal vez, me respondo como hipótesis, de que tengamos conciencia del lenguaje mismo. De que el entendimiento de nuestro sistema de comunicación no dependa de los instintos (como pasaría en el caso de los animales, que hacen las cosas automáticamente pero no las entienden) sino de la comprensión, de tener conciencia del lenguaje tal y como tenemos conciencia de nosotros mismos. Es algo curioso, pero tal vez esa sea la respuesta. La libertad ha sido fundamental para que naciera nuesto lenguaje, y el lenguaje fundamental para comprender el mundo y para que el ser humano haya llegado a constituirse en sociedades complejas como las actuales, además del motivo de que yo esté escribiendo esto. Definitivamente: Magnífico. Enhorabuena y un saludo ;)

  • # VB dice:
    2 de December de 2007 a las 18:28

    Muy buen artículo. Un comentario sobre la nota 1 y la brevedad de las palabras según su antigüedad. Voy a intentar ser clara, discúlpame si no uso las palabras adecuadas, no soy lingüista. Entrecomillo algunas palabras porque no viene a la cabeza ningún término mejor, no suelo hablar castellano a diario.

    Mmm… veamos: En mi opinión hay otros idiomas antiguos que no tienen tantos monosílabos, depende mucho de la ‘cultura’ propietaria del lenguaje, los antiguos griegos veían en el uso del lenguaje un objetivo en sí mismo, hablar era hermoso ‘per se’ y por eso el griego clásico es tan musical, no había prisas, ni estrés, la oratoria era de por sí un arte y se regodeaban en ello. Hoy día es más importante comunicar el máximo de información posible en el espacio más breve, la estética del lenguaje desaparece, prima la información. Por eso no creo que el ‘desgaste’ sea un fenómeno homogéneo (¿o sí?), dependerá mucho de las prioridades de las distintas sociedades y del nivel medio cultural de los ‘hablantes’, a mayor nivel cultural, menor desgaste.

    No sé si me he explicado.

  • # Jorge Luis Falcón Arévalo dice:
    2 de December de 2007 a las 19:09

    Se viene a reconfirmar teorías de que el lenguaje primario es simbólico o de signos. Los animales, poseen un lenguaje explicito y corto en su expresión anímica; pero, tan extenso en sus apreciaciones descriptivas y de “traducciones”. Las abejas, las hormigas, su linguistica estructural o la etiología, es ejemplo de formas de lenguaje entendible, aunque en simbolos o más que signos, se aceptan.
    Por otro lado, al igual que con otros animales superiores, el hombre ha tratado de interpretar el lenguaje de los canes, esta preocupación ha llevado a una empresa japonesa a crear un “traductor de ladridos caninos”.
    Aunque se destaca que el lenguaje humano es un sistema de símbolos y el lenguaje animal es un sistema de signos. El lenguaje animal no es arbitrario y su sistema comunicativo tiene limites estrictos a los cuales los animales no buscan a superar.
    La abeja tiene un sistema complicada de baile que comunica la distancia y la dirección a un fuente de néctar.
    Este baile no es arbitrario porque cada movimiento y su duración tiene un significado específico. Este rasgo del lenguaje animal basado en signos se encuentra en todos los tipos de lenguajes animales; o sea todos son no arbitrarios.
    Lenguaje corporal, visual, es parte del mensaje. La comunicación es emitida y es captada por todos. Aunque puede diferer en la interpretación es parte sustancial de una forma y manera de lenguaje.
    La abeja tiene un sistema complicada de baile que comunica la distancia y la dirección a un fuente de néctar.
    La lingüística demuestra que ninguno de los mitos tiene una justificación real. Por el estudio de la estructura del lenguaje y su papel en la sociedad, aprendemos que debemos superar los prejuicios lingüísticos que forman la base de los mitos.
    ¿La escritura es superior al habla? ¿Los dialectos son resultado de la corrupción de la lengua?
    El lenguaje tiene más facetas que las que hemos podido captar hasta ahora.
    La capacidad humana del lenguaje es algo abstracto porque sólo se puede observar esa capacidad indirectamente mediante sus manifestaciones, los idiomas.
    Para concluir el lenguaje es una forma de comportamiento social humano, que permite la comunicación mediante el empleo creativo de un sistema ordenado de símbolos orales arbitrarios o de instinto.

  • # La Lengua » Blog Archive » El instinto del lenguaje dice:
    3 de December de 2007 a las 21:53

    […] Diferencias entre el lenguaje humano y las formas de comunicación animal (y un par de cosas más so… […]

  • # Patricia dice:
    23 de March de 2008 a las 22:52

    pucha que de verdad te pasastes con ese folleto, eres muy critica y me has ayudado mucho en mis tareas. eres genial!!

  • # Sefir dice:
    31 de March de 2008 a las 9:44

    Pues nada tio tu comentario muy bueno, me ayudo mucho a la hora de hacer mi trabajo y nada a mi me resulto mas interesante que el articulo de mi profesor.. :PP

    salu2 gracias

  • # Andrea S. dice:
    1 de April de 2008 a las 1:45

    . .. me parece que es un muy buen articulooooo y tiene muchas cosas intersants y ademasssss esta super jjjj BBUENO Y AYUDA MUCHO EN algunas tareas, en fin me sirvio d mucho tHANKS……… a.s.m.c.

  • # liarixxx dice:
    7 de April de 2008 a las 23:50

    bueno como te sigo diciendo este es un articulo muy interesante y me sirvio de mucho pzzzzzzzzzzzzz :):):):)
    bueno el que jala jala ppppppppppzZpzPZ
    JaJajAJjajJAJajjaaaaaaaaaaaa
    naaaaa hay tranki……………
    bueno chau basoTeEeEssSsSsSs

  • # paloma dice:
    16 de June de 2008 a las 18:09

    esta super bien tu comentario. me a ayudado a aprobar mi examen. le encanto el comentario que hice a mi profe. y todo gracias a ti.un besazo enorme. muchas gracias!

  • # mortandad dice:
    31 de August de 2008 a las 19:11

    hermano, usted con ese comentario me aclaro y me hizo ver tan facil algo que antes me parecia un poco mas complejo de entender. La exposicion que di me quedo de lujo!!!!!!!!!
    muchisimas gracias.
    suerte en todo lo que hagas.

  • # Jöse dice:
    9 de September de 2008 a las 0:47

    este trabajo esta impresionante y me gusto mucho para aclarar algunas dudas que tengo sobre la comunicacion , esre genial y gracias.

  • # Lucía dice:
    25 de September de 2008 a las 22:03

    Me ha enctantado el artículo. Soy profesora de Lengua y literaura en un instituto, y creo que haré que mis alumnos lo lean para entender de manera completa qué diferencia el lenguaje y la comunicación humana de la comunicación animal. Gracias.

  • # Gabriela dice:
    6 de January de 2009 a las 20:17

    El articulo esta muy bien PERO creo que debería haber matizado un poco. en primer lugar queria comentarte que algunos chimpances tienen la capacidad de mentir, no es única de los humanos. Por ejemplo cuando un chimpaces hembra se aparea con un macho de la manada que no es el alfa, no producen ningún sonido, por el contrario que cuando lo hacen con el jefe de la manada que gritan muchisimo. también esconden comida y hacen lo posible para que los demas no se enteren por que se la van a comer. Por otro lado, hay que tener en cuenta que muchas especies aprenden por observación distintas llamadas, al igual que algunos simios utilizan herramientas para comer mediante observación, con ello quiero decir que no están programados al 100% geneticamente.

  • # kinplina dice:
    7 de February de 2009 a las 23:26

    BUENISIMO

  • # Nuria Rodríguez dice:
    17 de February de 2009 a las 4:10

    Pues me gustó el comentario porque fue claro y preciso. Usó conceptos básicos de lingüística que a veces tienden a confundirse. El estilo fue muy didáctico.

  • # adolfo dice:
    25 de February de 2009 a las 5:10

    bueno .
    A mi no me gusta estudiar mucho lenguaje , mas me gusta la abstraccion (matematicas , fisica)

    pero tu tema vas guiado a cualquier enfoque
    lo ley todito esta muy interactivo de verdad

    gracias

  • # sandy dice:
    11 de March de 2009 a las 0:01

    ps de verdad que esta muy bien redactado tu blog y muy buenos tus concptos…cuidate

  • # katia saldaña dice:
    19 de April de 2009 a las 5:42

    buenazooo—:D me ayudó mucho en mi trabajo..muy interesante el tema.
    D hecho todos lo leen no hay duda!
    sigue
    asi
    cuidate!

  • # casla dice:
    23 de April de 2009 a las 1:07

    MUY BUENOO ;)

  • # MARIA GABRIELA dice:
    2 de May de 2009 a las 17:23

    INVETIGANDO SOBRE EL LENGUAJE HUMANO VS. LENGUAJE ANIMAL ENCONTRE ESTE ARTICULO Q ME PARECIO SENCILLO, MUY COMPLETO E INTERESANTE.EXCELENTE, ME GUSTÓ MUCHO.MUCHAS GRACIAS

  • # jlrvpuma dice:
    4 de May de 2009 a las 7:47

    Qué buen post!.
    completamente de acuerdo con Lord, el del primer comentario.
    Ya me convencí de que esta pagina debe estar entre mis favoritas.

  • # jose nieto dice:
    3 de November de 2009 a las 21:18

    me ayudo a aser una pequeña conclucion importante

  • # ANGELA PEÑALOZA dice:
    20 de January de 2010 a las 21:54

    EL ARTICULO ES MUY INTERESANTES YA Q ENCONTRE LO Q EN REALIDAD BUSCABA GRACIAS POR ESTA PUBLICACION ES MUY INTEREESANTE SU INVESTIGACION

  • # yordy dice:
    9 de March de 2010 a las 1:36

    holas qe buen articulo amigo te pasas me ayudo mucho en mis tareas

  • # Antonio dice:
    16 de March de 2010 a las 8:31

    Sus aseveraciones no son del todo correctas. En los años 60, como usted ha dicho, se enseñó a una hembra de chimpancé llamada Washu, el lenguaje de los sordomudos, que es un lenguaje humano. No solo fué capaz de aprenderlo, también construyó frases nuevas, incluso se lo enseñó a sus crías. Las aves parlanchinas está comprobado que son capaces de utilizar el lenguaje humano, que en un principio aprenden por imitación, con plena intencionalidad. Esto prueba dos cosas: (1) que las potencialidades animales son, hoy por hoy, bastante desconocidas. (2) Que, por consiguiente, las potencialidades humanas, también están por descubrir.

  • # mayitO dice:
    26 de March de 2010 a las 18:23

    hOla. me pareciO super interesante, ademas me ayudO muchO con mi trabajo universitariO.. sobre todo me salvo de una exposicion ! *=)

  • # javiera mondaca dice:
    13 de April de 2010 a las 22:56

    super bueno el articulo me sirvio mucho para mi tarea ya que busque muco y fue lomejor ke encontre buenisimo ::P

  • # estudiante dice:
    24 de April de 2010 a las 23:24

    tu infomacion esta buenisima!!! gracias… utilizaremos esta informacion para nuestro debate y se que ganaremos grax amigo

  • # Marieta dice:
    25 de April de 2010 a las 23:59

    Intentaba recordar las características del lenguaje de Hockett (ya hace años que las estudié y las tenía un poco olvidadas) y buscando me encontré con este artículo. Es muy claro, ameno y didáctico. No sé si es tuyo o lo has tomado prestado, pero me ha gustado mucho.

  • # laura dice:
    3 de May de 2010 a las 17:21

    pedazo de articulo!!
    muy bueno, me ha ayudado mucho con un trabajo!!

  • # issis dice:
    5 de May de 2010 a las 14:08

    !Hola! me gusto mucho tu articulo pero,quisiera saber cual es la diferencia o en que se parecen el signo y el smbolo

  • # mariana dice:
    10 de June de 2010 a las 22:37

    interesante ..me ayudara mucho para mi trabajo de filosofia .

  • # Carlos dice:
    16 de June de 2010 a las 22:54

    Increíble articulo, nada mejor explicado que este. De donde habéis sacado la información? Por que he buscado en toda la Internet y sobre este tema hay muy pocos buenos artículos, y creo el tuyo es el mejor. Gracias ;)

  • # Fany dice:
    24 de August de 2010 a las 23:15

    jeje muy bueno e interesante!! ahora podre hacer mi tarea jaja gracias =D

  • # adriana dice:
    29 de August de 2010 a las 21:20

    hola me ha gustado mucho tu articulo con palabras muy sencillas entendi las diferencias del lenguaje humano y el lenguaje animal muy presiso. felicidades ….

  • # Ismael dice:
    2 de November de 2010 a las 13:18

    buenísimo el artículo!¡ yo estoy dando ahora mismo la comunicacion animal en lingüistica y me ha encantado tu articulo!¡ muchíiisimas gracias :)
    Seguiré visitandote devez en cuando por si hay alg nuevo ^^

  • # weidis dice:
    9 de November de 2010 a las 21:12

    esta bueniiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiisimo tu tema y me silvio de mucho

  • # Bachillerata dice:
    14 de November de 2010 a las 20:24

    ¿No sabes a quién puede interesarle? A mi profesora de filosofía!!! Justo la semana pasada hablábamos de la evolución según Darwin. Ella defendía que las pruebas científicas demuestran que el hombre viene del mono. Yo defiendo que sin el “eslabón perdido” no hay nada que defender por parte de Darwin, que siga soñando. Hasta que no encuentren ese ser que comenzó a desglosar su comunicación para hacer combinaciones diferentes y a comunicarse como nosotros (con todos los más y menos) a mi no me convierten. Y hablando de elementos de comunicación, analizemos TEORIA DE DARWIN. ¿Por qué TEORÍA y no LEY, que está plenamente aceptada y aprobada? Cosillas que se quedan en el tintero cuando toca el timbre…
    Felicidades por tus reflexiones, más de un(a) profesor(a) debería pensarse menos los examenes con los que nos torturará y valorar más qué es lo que nos quieren enseñar.

  • # francisca dice:
    16 de November de 2010 a las 22:57

    esta muy bueno muchas gracias me sirvio muxo y un consejo no esta en wikipedia y el q lo iso deberia ponerlo eso muchas bendiciones fran

  • # jokeh dice:
    30 de November de 2010 a las 16:43

    Me ha encantado tanto el contenido como la estructuración, explicación, distribución, etc.

  • # flor pardo medina dice:
    24 de January de 2011 a las 1:56

    la verdad debe ser resumido nada mas pero igual esta bueno…

  • # arle guerrero dice:
    9 de February de 2011 a las 21:40

    la persona q no le interese le falta intelectualidad
    a mi me sirvio mucho para una investigacion de la u asi q al autor felicidades

  • # karina dice:
    18 de May de 2011 a las 14:06

    esta muy bien, con todo esto pude hacer mi tarea , porque yo estoy en 1ro de secundaria del colegio g.u.e. las mercedes de juliaca

  • # *ana maria dice:
    8 de July de 2011 a las 17:09

    espectacular es un articulo muy interesante me ha servido mucho es genial

  • # agustina dice:
    15 de December de 2011 a las 21:36

    me sirvio de mucho esta pagina la mejor e.e :)

  • # Jozu dice:
    8 de February de 2012 a las 21:56

    Esta Buenisimo este articulo , te agradesco mucho , pues con este articulo me esta ayudando a entender un poco mas de mi materia de lectura y redaccion.

  • # march dice:
    23 de February de 2012 a las 3:46

    oyeme esta excelente tu publicacion, pero me queda la dudita en que autores te has basado para hablar del lenguaje animal?

  • # maribel sanjur dice:
    28 de May de 2012 a las 23:47

    bueno yo opino que tu no tienes la culpa solo creo que tienes la mente un poco oscurecida pero con la luz de cristo creeme que se aclararan todas tus dudas y estas son palabras de revelacion

  • # Pony dice:
    19 de November de 2012 a las 5:50

    Los gorilas dan señales falsas de alarma para que los otros no se acerquen y pueda comer a gusto. El perro de Konrad Lorenz fingió que le dolía la pata para que éste frenara con su bicicleta y lo dejara descansar. ¿Estas acciones no son consideradas mentiras?

  • # Dafne dice:
    6 de December de 2012 a las 7:29

    A mí me parece de lo más interesante y bello este artículo, me ha sido muy útil para dar clases. Gracias por compartir…

  • # La Lengua » ¿Y por qué hablamos? dice:
    10 de January de 2013 a las 20:46

    […] qué hablamos? ¿Por qué, entre tantas formas de comunicación posibles, la preferida por nuestra especie es la palabra hablada? ¿Tiene que ver con la inteligencia? […]

  • # Loz dice:
    22 de February de 2013 a las 14:22

    la teoría de la comunicación no se compone de verdades universales. Como cualquier otro campo de estudio, existen diferentes escuelas de pensamiento y diferentes teorías sobre el mismo aspecto. La comunicación entre animales fué una vez objeto de debate durante una clase de tª de la comunicación, mi profesor (un hombre inteligente, extremadamente conservador pero abierto al diálogo y del Opus Dei) defendía los mismos argumentos que tú has empleado. Yo personalemente no estoy de acuerdo. Según diversos estudios sobre animales criados en cautividad, lejos de la influencia de su grupo social, se han detectado casos de sujetos con la capacidad de uso creativo del lenguaje (un rasgo de la comunicación humana), esto desmonta que todo animal se comunica exclusivamente por instinto. Cada especie animal se encuentra en un estado evolutivo distinto, por eso no se puede generalizar en cuanto a su capacidad comunicativa. Especies, o incluso razas determinadas dentro de especies, son especialmente aptas para la comunicaciñon compleja, generalemente asociada a un mayor desarrollo intelectual, pero no siempre.
    Para más informaciñon, hay un reportaje en la revista National Geographic que detalla casos de estudio impresionantes de bonobos, animales que pese a no ser tan inteligentes como los chimpaces, tienen unas capacidades para la comunicación muchísimo más desarrolladas.

  • # Renée Consuelo Tello Falcón dice:
    7 de April de 2013 a las 5:08

    Felicitaciones,tus artículos muy didácticos,justo lo que necesitaba para la prepación de mi clase de Comunicacion en la Universidad.Te agradesco por que aprendí refresque conocimientos que estaban olvidados.

  • # Carlos dice:
    11 de November de 2014 a las 14:37

    El artículo está muy bien explicado y me ha sido de gran ayuda para preparar uno de los temas que necesitaba tener más claros.

  • # Carlos dice:
    11 de November de 2014 a las 14:38

    por cierto, felicitaciones, se me olvidó ponerlo en el otro comentario, un saludo

Escribe un comentario

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho