Ars longa, vita brevis

¿Por qué no pueden hablar los monos?

28 de November de 2007

dr-zaius2a.jpg

Notas (el artículo en sí comienza después de estas notas en bastardilla): en este artículo no se ponen en duda las capacidades comunicativas de los simios. Los simios se comunican, como casi todas, o todas, las especies animales, y de hecho lo hacen con un sistema de comunicación bastante eficiente, uno de los más desarrollados de entre los de todas las especies. Lo que se cuestiona es su capacidad para usar un lenguaje, esto es, un sistema combinatorio discreto capaz de unir sus unidades en otras mayores de extensión variable y virtualmente infinita para inventar y comprender mensajes nunca percibidos con anterioridad. Los simios, los delfines, las aves, incluso las abejas, tienen complejos sistemas de comunicación perfectamente eficientes para sus respectivas especies, pero ninguno de ellos parece tener la capacidad de usar un lenguaje como el humano, tan diferenciado de todos los restantes sistemas de comunicación animal. Ni siquiera otras formas de comunicación humana, como los gestos, la ropa, las señales de tráfico, etc. poseen la capacidad inventiva e innovadora del lenguaje verbal, con la posible excepción del lenguaje matemático y algún otro lenguaje científico altamente desarrollado.

A menudo utilizo en este artículo el vocablo mono como sinónimo de simio, cuando esto no es científicamente correcto. Los gorilas, los chimpancés y los orangutanes son monos, pero además son simios, al contrario que mandriles y macacos, por ejemplo, que, siendo monos, de simios no tienen nada. Soy consciente de que en el lenguaje científico este uso no es correcto, pero los utilizo como sinónimos para evitar repetir el término. Siempre que me refiero a los “monos” en el artículo me refiero en realidad solamente a los grandes monos, o simios, que son las especies citadas.

Ya sé que no hay carrera por la evolución. Es un argumento que utilizo para rebatirlo a continuación, por si hay algún despistado que toma dicho argumento como válido. Creo que se entiende perfectamente si se sigue leyendo el párrafo citado, pero por si acaso, aquí queda dicho.

Antes de nada, quiero aclarar dos cosas:

1. Cuando hablo de “monos” me refiero a individuos de las diversas especies de simios superiores (gorilas, chimpancés y orangutanes), y no a los numerosos individuos de nuestra especie que frecuentemente se comportan como tales o incluso peor.

2. Cuando hablo de “hablar”, no me refiero al acto sonoro de imitar los sonidos que hacemos las personas cuando usamos el lenguaje, como hacen los loros, sino a usar la lengua como un sistema estructurado de comunicación que permite elaborar y comprender un número infinito de mensajes1. Cuando un loro imita, a veces con una perfección asombrosa, el habla de las personas, no está utilizando nuestro lenguaje, sino imitando un sonido, al igual que puede imitar el sonido del timbre del teléfono o el de la sirena de una ambulancia. Por cierto, los loros no son las únicas aves con esa sorprendente capacidad. También pueden hacerlo los periquitos, los cuervos, y si no recuerdo mal, incluso algunos canarios.

Vamos allá.

Desde hace bastantes años, muchos científicos han intentado enseñar a hablar a los chimpancés, que parecen ser los simios más inteligentes. No solo eso, sino que además comparten con nosotros un porcentaje genético cercano al 99% (no sé si eso debe hacernos avergonzarnos a nosotros o a ellos). Por supuesto, el aparato fonador de estos animales no es comparable al humano por sus características fisiológicas, así que no podemos esperar que imiten nuestra habla en su vertiente fonética: es decir, les falta lo que tienen los loros. Sin embargo, podría ser posible, tal vez, enseñarles un lenguaje signado similar a alguno de los que usan los sordomudos, que constituyen de facto una lengua con las mismas posibilidades de expresión que las lenguas naturales habladas, excepto las derivadas del sonido, claro está. Sin embargo, aspectos expresivos que las personas oyentes usamos empleando la entonación, como el enfado, la interrogación, etc. pueden ser suplidos fácilmente por otras formas de expresión, como gestos con las manos, posición de las extremidades, la expresión facial, etc.

Si fuese posible enseñar a los chimpancés un lenguaje como el de los sordomudos, sería tarea fácil acoplarles un traductor que interpretase sus signos y emitiese el sonido correspondiente a la palabra oral, como aparece en la película Congo. En esas condiciones, podríamos tener un mono que hablase prácticamente como nosotros, con todas las implicaciones que semejante descubrimiento entrañaría.

Sin embargo, todos los intentos de enseñar una lengua humana a los simios han resultado ser infructuosos. Los chimpancés son muy inteligentes (quiero decir, para no ser personas), y son capaces de aprender muy rápidamente. Si somos capaces de enseñar a nuestro perro que nos dé la pata, que traiga el periódico y que ladre cuánto son dos más dos, ¿no podemos utilizar la misma enseñanza condicionada con los monos obteniendo mejores resultados? Por supuesto que sí. Hay monos que han aprendido a relacionar determinados gestos con diversos significados, y han entablado, de esa manera, comunicación con los investigadores que los cuidaban.

Pero eso no es hablar. Mi perro entiende ciertos gestos, y se hace entender con otros. Cuando quiere calle, se pone a mi lado y empieza a llorar, mirándome con cara de pena. Y yo lo entiendo. Y cuando ve que agarro su correa, se vuelve como loco, porque sabe que va a salir.

Ya, esto no es más que un reflejo condicionado. El perro ha aprendido que al hecho de coger la correa su dueño sigue el hecho de salir a la calle, y relaciona el estímulo con su consecuencia. Pero es que enseñar a un mono es algo parecido, porque es imposible que haga lo que queremos sin la promesa de un premio. No dejan de ser animales: todo lo que hacen en su vida va orientado a su utilidad.

Lo más que se ha logrado conseguir con los chimpancés es que unan dos o tres de esos gestos que simbolizan cosas, y de una forma desordenada, mucho menos eficiente que como lo hace cualquier niño de dos años sin más entrenamiento que el de oír a los adultos a su alrededor.

Pero ¿por qué? Siendo tan inteligentes, y compartiendo el 99% de nuestro código genético genoma, ¿por qué es tan difícil para un mono hablar?

Pues la respuesta es múltiple, pero sencilla. Por un lado, un 1% de diferencia genética puede parecernos despreciable, pero no lo es tanto. Fijémonos en la cantidad de órganos y procesos del cuerpo humano que están determinados por los genes: el crecimiento, la cantidad y el color del cabello (y su forma: rizado, ondulado, liso), el color y la forma de los ojos, el hecho de tener dos extremidades superiores y dos inferiores, el hígado, los pulmones, el corazón, las uñas, la digestión… Todo ello está dictado por nuestro código genético nuestros genes. Y en gran parte de todo ello somos indistinguibles de los chimpancés, si nos fijamos en la estructura, y no en el aspecto superficial: somos animales con cuatro extremidades, dos ojos dispuestos hacia delante, vello por todo el cuerpo, un corazón (que incluso podemos trasplantar de una especie a otra), una misma forma de digestión, de circulación sanguínea, de respiración; uñas, dientes, orejas, y demás. Un mono y una persona desnudos, para un observador científico extraterrestre, podrían pasar, en un reconocimiento rápido, por dos animales de especies hermanas, o incluso por dos individuos de una misma especie (habida cuenta de que hay gatos de angora y gatos totalmente lampiños, por ejemplo, que son de la misma especie: Felis Catus; y teniendo en cuenta también que hay seres humanos extraordinariamente peludos).

Pero es que, además, una diferencia del 1% del código genético genoma no tiene por qué significar que un 1% de nuestros genes sea distinto al de los chimpancés. Puede significar que cada uno de nuestros genes es un 1% distinto de todos los genes de nuestros queridos animales. Ahí es donde nos damos cuenta de que la diferencia puede ser abismal.

Nuestra capacidad para usar un lenguaje, según los últimos estudios, depende fundamentalmente de dos cosas: un aparato fonador adaptado para ello (tráquea, laringe, faringe, dientes, paladar, etc.) y ciertas regiones del cerebro que parecen estar destinadas al lenguaje, como el área de Broca. Todo parece indicar que un 1% de nuestro código genético nuestros genes podría ser suficiente para crear estas dos diferencias.

Un segundo error consiste en una apreciación falsa de la evolución de las especies. Si un chimpancé es tan parecido, y si va justo por detrás de nosotros en la carrera por la superioridad de las especies animales, ¿no sería lógico que los chimpancés pudiesen desarrollar un lenguaje, aunque fuese uno tosco y rudimentario? ¿Es que nuestro antepasado más inmediato no podía hablar, y de repente nosotros podemos? ¿No se supone que las funciones y los órganos van mejorándose con el tiempo y el devenir de las especies, y que no aparecen de la noche a la mañana? Esto es: ¿no es cierto que no hubo una única mutación que consistiese en el ojo humano, y tampoco pudo haber otra que consistiese en la capacidad del lenguaje totalmente formada, como la conocemos? Pues sí.

Pero el caso es que la cosa no es así. Los humanos no descienden de los chimpancés. Los humanos descienden de diversas especies de animales cuasi humanos que nos precedieron en la historia de la tierra, como el australopithecus, el homo erectus o el homo habilis. Los caminos de la especie humana y del chimpancé se separaron hace millones de años, así que compartimos un antepasado común… pero estos simpáticos monos no son nuestros antepasados. Nuestros antepasados más inmediatos, casi con total seguridad, conocieron el lenguaje, al igual que la religión y la fabricación de armas2. Pero, al igual que pasa con la religión y con las armas, probablemente su capacidad lingüística era menos refinada que la del homo sapiens. Es casi seguro que la capacidad del lenguaje comenzó a desarrollarse cuando el antepasado común que chimpancés y personas compartimos ya había dividido el camino hacia ambas especies. Así que es tan lógico que nuestros antepasados tuvieran unos rudimentos lingüísticos, como que los actuales chimpancés carezcan por completo de ellos.

Esto se puede entender mejor si recurrimos a una hipérbole. ¿Por qué las personas no pueden volar, ni siquiera mal, y las aves sí, si descendemos de un antepasado común, como todos los vertebrados? Pues por la misma razón. La capacidad de volar de las aves comenzó en algunas especies de dinosaurios que ya estaban separadas genéticamente de otras especies de dinosaurios la rama de especies que dieron lugar a los mamíferos, y después a nosotros (Nota: los mamíferos no proceden de los dinosaurios, sino de una rama distinta anterior a ellos que dio origen tanto a los dinosaurios, como a nuestros antecesores. ¡Gracias, Paleofreak!). Así, es lógico que muchos de los antepasados de las aves pudieran volar, y que ninguno de nuestros antepasados lo haya hecho nunca.

Por todo ello, los chimpancés no pueden hablar, ni podrán hacerlo nunca, al igual que nosotros no podremos volar nunca sin servirnos de artilugios mecánicos fabricados por nosotros.

Pero, si no nos cargamos el planeta y las especies siguen evolucionando, ¿es posible que los descendientes de los chimpancés desarrollen un lenguaje (o que los de los hombres puedan volar)? Pues la respuesta, como algo posible, es sí.

Las capacidades genéticas no son únicas, sino que pueden desarrollarse en tiempos distintos o simultáneamente en varias especies. Se estima que un órgano como el ojo, por ejemplo, ha sido creado por la evolución al menos cuarenta veces. Este proceso se llama convergencia evolutiva. Las mismas necesidades generan órganos análogos. Los mosquitos y las aves pueden volar, aunque el antepasado común que tuvieron hace millones de años no lo hacía. Sin embargo, insectos y aves han desarrollado órganos análogos, que aunque genéticamente no están emparentados, sirven para el mismo propósito. Por ello, es posible que en un futuro muy lejano los descendientes de los chimpancés puedan terminar desarrollando un lenguaje.

Pero eso, en todo caso, es ciencia-ficción.

Nota: Gracias a los que han promovido la noticia en Menéame. Gracias a todos los que visiten el artículo y comenten. Se admiten, por supuesto, las correcciones necesarias. Gracias dobladas y multiplicadas al Paleofreak, que a petición mía ha tenido a bien revisar el artículo y ajustar unos remaches en las cuestiones sobre genética y evolución. Y si hay algún simio leyendo el artículo y no está de acuerdo con lo que en él se dice, ¡los comentarios están abiertos!

Este artículo está inspirado (y en gran parte basado) en algunos capítulos del interesantísimo libro El instinto del lenguaje, de Steven Pinker, del que ya os he hablado y del que pienso seguir hablándoos en varios posts.

(1) En esto, las lenguas naturales humanas difieren por completo de las formas de comunicación de los animales. Las lenguas naturales poseen un número limitado de unidades (sonidos, aunque para que nos entendamos, diremos que nos referimos a las “letras”), que combinándose entre sí pueden formar cientos de miles de palabras, que combinándose a su vez pueden formar un número infinito de mensajes. Por el contrario, los animales poseen un número limitado de señales, cada una con su significado (existencia de una fuente de alimento, presencia de un peligro, disponibilidad para aparearse, etc.), y que no pueden combinarse entre sí para formar otros significados.

(2) Por supuesto, ni la religión ni las armas forman parte de nuestro código genético genoma, aunque sí las capacidades intelectuales y mecánicas (dedos prensiles, etc.) que premiten su desarrollo. Pero creo que la analogía se entiende, que es lo que pretendo.

35 comentarios en “¿Por qué no pueden hablar los monos?”

  • # meneame.net dice:
    28 de November de 2007 a las 23:49

    ¿Por qué no pueden hablar los monos?…

    Muchos científicos han intentado enseñar a hablar a los chimpancés, que parecen ser los simios más inteligentes. No sólo eso, sino que además comparten con nosotros un porcentaje genético cercano al 99% (no sé si eso debe hacernos avergonzarnos…

  • # manuti dice:
    29 de November de 2007 a las 10:59

    Muy interesante, échale un vistazo a este post de Anfrix
    http://www.anfrix.com/?p=904
    En el se habla sobre un experimento de un psicólogo que crió a su hijo y a un chimpancé al mismo tiempo, como si fueran hermanos.
    Lo curioso es que el chimpancé aprendía más rápido que el niño.

  • # manuti dice:
    29 de November de 2007 a las 11:01

    En The Ape and The Child – http://www.psy.fsu.edu/history/wnk/ape.html
    está la información original.

  • # eU dice:
    29 de November de 2007 a las 11:14

    El tema es muy interesante, pero canta a la legua que tienes una idea muy somera de lo que estás hablando. Lo de la carrera por la superioridad linda con historias diluvianas y tu idea de que las capacidades van ‘mejorando’ con el tiempo tiene más similitud con el creacionismo (que acepta la microevolución) que con cualquier teoría plausible.

    Con todo, lo más delirante es la comparación de la lingüística del chimpancé con nuestra capacidad para volar. El cerebro de los chimpacés posee los rudimentos del lenguaje y, de hecho, estudios científicos llevados a cabo en mi cuarto de baño demuestran que casi con toda probabilidad es más fácil que enseñarle a un chimpancé la lengua de signos que a una mosca.

    Otras perlas:
    – “Fijémonos en la cantidad de órganos […] que están determinados por los genes”: ¡buf, cuántos! ¿verdad? Seguro que son más que los que no lo están.

    – “No dejan de ser animales: todo lo que hacen en su vida va orientado a su utilidad”… ?

  • # escamoso dice:
    29 de November de 2007 a las 12:05

    Pa eso tanto rollo?
    Si ya lo dicen los Creacionistas: no hablan porque Dios no quiere que hable
    xD

    era broma, buen articulo ;-)

  • # Elías dice:
    29 de November de 2007 a las 13:33

    Gracias a los meneadores o meneantes y a los comentaristas, apasionados o no.

    Manuti, gracias por los enlaces, les echaré un ojo. De todas maneras, aunque el mono aprendiese más rápido que su hijo, al final se quedaría estancado y el niño seguiría aprendiendo. Y además, seguro que el entrenamiento del mono fue mucho más intensivo que el del niño (los humanos aprendemos a hablar sin prácticamente ningún entrenamiento programado).

    eU: lo de la carrera por la superioridad es un argumento dialógico erróneo que utilizo para rebatirlo a continuación. Me pregunto si has llegado a seguir leyendo. Es un tipo de argumento utilizado, al menos, desde Sócrates.

    Lo de la mejora de las capacidades no es una teoría del creacionismo. Está dentro de la teoría evolutiva. De hecho, le he pasado al Paleofreak el artículo para que me lo enmendara en las cuestiones genéticas y evolutivas (que soy el primero en admitir que no son mi fuerte) y casualmente no me ha corregido en ese aspecto. Si me demuestras que controlas el tema más que él, admitiré mi error y me quitaré el sombrero en tu presencia.

    El cerebro de los chimpancés no posee los rudimentos del lenguaje. Posee la capacidad de comunicarse a su manera, que no tiene nada que ver con el lenguaje (lo que se entiende en lingüística por lenguaje queda establecido en la nota nº 1). Al mono se le pueden enseñar ciertos signos (más que enseñárselos, enseñarle a que los repita, como un truco). Pero no se le puede enseñar el lenguaje de signos. Al menos fuera de tu cuarto de baño.

    No veo el delirio en la comparación de la (ausencia de) lenguaje en los chimpancés y la (ausencia de) capacidad para volar de los humanos. Me lo explique.

    Sobre la primera perla, es una pequeña cuestión sintáctico semántica que además puede ser interpretable de varias formas (ahí admito un fallo de ambigüedad en la expresión… nada más).

    Sobre la segunda perla: todo lo que hacen los animales va orientado a su utilidad. Pues sí. Incluso los juegos, que a primera vista nos pueden parecer inútiles (y sólo se dan en especies muy evolucionadas, como simios y cetáceos) tienen un fuerte componente de aprendizaje y de entrenamiento social. ¿Dónde está el problema?

    Saludos.

  • # YM dice:
    29 de November de 2007 a las 14:03

    Eso no es cierto. Sí que pueden hablar. Cuando bajan de la patera lo primero que piden son papeles.

  • # sergi dice:
    29 de November de 2007 a las 16:32

    Hola,
    Interesante artículo, quería hacer una aportación. Hace no mucho pude ver un documental sobre los Bonobos, un tipo de chimpancé.

    En el se podía ver como un Bonobo encerrado en una habitación, si se le suministraba tiza (y sin haberle enseñado a dibujar) simbolizaba a donde quería ir, algo parecido a los antiguos signos egipcios por ejemplo.

    Dado también mi poco conocimiento sobre el tema, en la wikipedia podemos encontrar al respecto lo siguiente:

    Los Bonobos pueden pasar la prueba del espejo, que sirve para demostrar la conciencia de uno mismo. Se comunican principalmente mediante sonidos, aunque aún no se conoce el sentido de sus vocalizaciones; sin embargo, los humanos comprenden de forma sencilla sus expresiones faciales [1] y algunos de sus gestos con las manos, como la invitación a jugar. Dos bonobos, Kanzi y Panbanisha, han aprendido un vocabulario de cerca de 400 palabras que pueden escribir usando un teclado especial de lexigramas (símbolos geométricos), y pueden responder a preguntas formuladas de viva voz. Algunos, como el bioético Peter Singer, argumentan que esos resultados califican a los Bonobos al “derecho a la supervivencia y la vida”, derechos que los humanos teóricamente reconocen a todas las personas.

    Bueno, espero aportar algo a la discusión y de pasada que edites a YM, parece que se nos ha colado un simio en el foro y además este parece que sí que sabe hablar xD

  • # Folto dice:
    29 de November de 2007 a las 17:38

    YM: E Aquí, a un descendiente de Gilipollas, Tu.

  • # Cástor dice:
    29 de November de 2007 a las 18:05

    Creo que haría bien a todos eliminar tanto este comentario como el anterior.

    Un saludo y enhorabuena por el artículo.

  • # Elías dice:
    29 de November de 2007 a las 20:35

    YM, sí, te has pasado un par de pueblos. Y a todos: por favor, no uséis los comentarios para insultaros. Pooorfa.

    Por cierto, para dentro de poco, un artículo sobre la creencia de que los negros se parecen más a los simios que los blancos.

    Sergi: gracias. En cuanto a los bonobos, la facultad del lenguaje no es cuantitativa, sino cualitativa. Probablemente a un bonobo, o a otras especies, se le puedan enseñar diez signos o diez mil. Pero no llega a adquirir la facultad que le hace capaz de combinar todos esos signos para crear infinitos significados nuevos. De hecho, si pudiera adquirirla, ya tendríamos un simio hablando… y no lo tenemos :(

    Por cierto, Mr. Paleofreak me ha indicado que unos estudios recientes sugieren que los buenazos de los orangutanes son incluso un poco más inteligentes que los chimpancés. Como no es algo que altere sustancialmente lo escrito en el post, lo dejo así, que ya lo he editado muchas veces.

    Saludazos.

  • # Alex dice:
    29 de November de 2007 a las 23:18

    No creo que el diferencial genetico sea el factor preponderante por el cual
    los monos no pueden hablar. Es decir, si tengo dos paredes la diferencia
    no es un ladrillo, sino que tengo dos paredes totalmente distintas, que comparten ciertas similitudes de forma, pero que tienen fines distintos, y son capaces de realizar cosas distintas.

  • # Alex dice:
    29 de November de 2007 a las 23:20

    La diferencia no esta en los ladrillos (genes), sino en ese concepto inasible
    que jamas entenderemos mediante la razon,
    en palabras llamemosle diseño, naturaleza, casualidad o como queramos.

  • # Grey dice:
    30 de November de 2007 a las 10:07

    Lo de “enseñar a hablar a …” no creo que sea un buen enfoque. Teniendo en cuenta que nosotros somos mucho más listos que los animales, y que tenemos muchos más medios técnicos.. ¿porque no aprendemos nosotros a entender a los animales y luego hacemos un aparato que los traduzca? ;-p

  • # ombresaco dice:
    30 de November de 2007 a las 16:41

    gracias por el artículo. Quería hacer una aclaración. Dices que la lengua de signos es la que utilizan los sordomudos. Aparte de que no es extrictamente correcto, algunos sordos se lo toman como ofensivo, dado que no tienen ninguna carencia en el aparato fonador, no son mudos; el problema es, que los sordos de nacimiento, no pueden hablar porque no saben que están emitiendo. Piensa en alguien que se ha quedado sordo de adulto y sabe hablar.

  • # La Lengua » Blog Archive » Diferencias entre el lenguaje humano y las formas de comunicación animal (y un par de cosas más sobre los monos) dice:
    30 de November de 2007 a las 23:35

    […] La Lengua Ars longa, vita brevis « ¿Por qué no pueden hablar los monos? […]

  • # jose dice:
    1 de December de 2007 a las 11:09

    “Por todo ello, los chimpancés no pueden hablar, ni podrán hacerlo nunca, al igual que nosotros no podremos volar nunca sin servirnos de artilugios mecánicos fabricados por nosotros”.

    Mis preguntas son:

    1 ¿Qué es volar?

    2 ¿Por qué no pueden volar los hombres ?

    3 ¿Has visto volar a algún hombre ?

    4 ¿Estás seguro que los hombres no pueden volar?

    Puedes concluir el método mauyético por ti mismo, aún teniendo el 99% de genes igual al chimpancé podrás hacerlo.

  • # jose dice:
    1 de December de 2007 a las 11:13

    Por todo ello, los chimpancés no pueden hablar, ni podrán hacerlo nunca, al igual que nosotros no podremos volar nunca sin servirnos de artilugios mecánicos fabricados por nosotros”.

    Mis preguntas son:

    1 ¿Qué es volar?

    2 ¿Por qué no pueden volar los hombres ?

    3 ¿Has visto volar a algún hombre ?

    4 ¿Estás seguro que los hombres no pueden volar?

    Puedes concluir el método mayéutico por ti mismo, aún teniendo el 99% de genes igual al chimpancé podrás hacerlo.

  • # Roddy dice:
    8 de December de 2007 a las 15:42

    Pues yo vi ayer en el Lidl a varios simios hablando, lo creas o no. Decían algo sobre lisensias de manejar a 300 euros.

  • # La Lengua » Blog Archive » La arquitectura del lenguaje dice:
    26 de December de 2007 a las 17:12

    […] posible que el lenguaje sea, en realidad, la principal y casi única diferencia entre una persona y un gran simio. Sin embargo, esta herramienta nos permite dar dimensiones desconocidas a nuestro pensamiento. […]

  • # silvia dice:
    17 de February de 2008 a las 23:37

    Pues es un tema bastante complejo, hay opiniones y opiniones pero lo interesante aquí es que si estamos en un plano superior entonces aprovechemoslo para entendernos y no para discutir. Habitamos este mismo planeta seres humanos y animales terminemonos de armonizar.

  • # nancy boy dice:
    14 de January de 2009 a las 7:09

    ay por ke discutir si un mandril puede hablar nuestro lenguaje si puede hablar el e ya tiene y ke es el mas comodo para el ademas entrenosotros mismos nonos entendemos como kieren ponerse hablar con un mandril

  • # FDE dice:
    6 de February de 2009 a las 23:18

    Interesante blog.
    El lenguaje limita la comunicación.

  • # La Lengua » Basura dice:
    15 de February de 2009 a las 22:26

    […] 1. Cuando Charles Darwin empezó a sospechar que venimos del mono sabía que la idea no iba a gustarle demasiado a la gente. Todas las personas que he conocido, sin […]

  • # Jorge dice:
    23 de April de 2009 a las 0:15

    “Durante millones de años los seres humanos vivieron como los animales. Entonces algo ocurrió que desató el poder de nuestra imaginación.
    Aprendimos a hablar” Stephen Hawkings en la intro de la canción Keep Talking de Pink floyd.

  • # Pedro Patiño dice:
    15 de August de 2009 a las 18:45

    Es asombroso el grado de “credulidad” de tantas personas, que siendo más inteligentes que los animales, se “tragan” conceptos filosóficos y Pseudo-científicos sin conocerlos bien, repitiendo como “loros” y acondicionados como “canes” con las “respuestas” científicas y evolutivas contradictorias y sin fundamentos;
    todo con tal de no aceptar la Revelación que Dios ha hecho de sí mismo y de la verdad. Tienen màs fe en los “científicos”, de manera ciega, antes que darle una oportunidad al Creador de todo

  • # ¿Es el ser humano superior al resto de seres? | Kaos Klub dice:
    4 de October de 2010 a las 15:15

    […] cualquier caso, aunque compartamos procesos del lenguaje, los monos en principio nunca podrán hablar el lenguaje humano debido a su distinto aparato fonador, a no ser que evolucionen […]

  • # El gen que explica por qué los monos no hablan « Bladecyberpunk's Blog dice:
    23 de October de 2010 a las 12:30

    […] ¿ Por qué no pueden hablar los monos ? […]

  • # Gerardo Andrés Luna dice:
    28 de September de 2011 a las 19:44

    Sin ofender amigo mio, he visto en Discovery Channel que han enseñado el lenguaje de los “sordomudos” como usted dice y el chimpancé no lo ha aprendido, los que lo aprendieron fue una especie de Gorila, y que al aprenderlo uno, lo enseñaba a los demás.

  • # daniel cassany dice:
    1 de May de 2012 a las 20:20

    yo soy una persona que hace 8 años me dio cancer en piso de boca,el tratamiento fue quimioterapia y radioterapia,luejo de eso en el 2005 me operan y me hacen lo que llaman los doctores COMANDO que es ir eliminando donde esta el cancer fueroon 12 horas la operacion,me fue quitado la LENGUA,PISO DE BOCA,MANDIBULA INFERIOR IZQUIERDA Y GANGLIOS LINFATICOS y me ponen de laparte de la tetiya me hacen el piso de boca alos 8 dias se me necropsia el cuello y la parte inplantada se pudre eso fue en CARACAS luego mme transladan para barqusimeto y me hacen una limpieza quirurgica y a los 21 dias me hacen de nuevo el peso de boca y me sacam del hombro para taparme el cuello
    el cuento de todo es que yo puedo HABLAR ,mi preguta en que porsentaje de mi caso hablan por que los FONIATRAS me dicen que yo no deberia estar hablando,,,,,,vivo en barquisimeto.estado lara ,VENEZUELA CONTACTO CELULAR 0416-4537101

  • # La Lengua » ¿Y por qué hablamos? dice:
    10 de January de 2013 a las 23:30

    […] ¿Por qué hablamos? ¿Por qué, entre tantas formas de comunicación posibles, la preferida por nuestra especie es la palabra hablada? ¿Tiene que ver con la inteligencia? ¿Habría sido posible desarrollar una inteligencia superior, como la del ser humano, si nuestra forma preferida de comunicación fuese otra? A la inversa, ¿habríamos desarrollado un lenguaje oral de doble articulación si la evolución de nuestro cerebro hubiera seguido otros derroteros? ¿Por qué no pueden hablar los monos? […]

  • # Mr.Grey dice:
    22 de January de 2013 a las 20:16

    Muy buen artículo, si todo nos lo explicaran así de bien el estudio sería más fácil :D

  • # Un primate dice:
    12 de April de 2013 a las 16:05

    El mono es tan inteligente, que no habla para que no lo hagan trabajar. El que tenga dudas que hable con Charles Darwin

  • # pedro sanchez dice:
    30 de July de 2013 a las 18:25

    sera posible que un simio incluidos los que defienden a capa y espada su descendencia, que un simio pueda sostener una nota musical?y que la tierra haya producido un animal que vive tan breve tiempo después de esos tiempos innumeros que paso para que apareciera toda esa pleyade de simios que se muestran como tal.si nacimos siendo descendientes de ellos,la vida esta mal echa pues mis tatarabuelos aun en los arboles y sus nietos durmiendo en mullidos colchones?PODRÁ EL HOMBRE SEGUIRLE ENSEÑANDO LO QUE QUIERA, PERO EL SIMIO JAMAS DE LOS JAMASES,PODRÁ SOSTENER UNA COMUNICACIÓN SENSATA Y DAR SU PROPIA OPINION

  • # domi ¿Es el ser humano superior al resto de seres? | Maestroviejo's Blog dice:
    17 de November de 2013 a las 2:03

    […] cualquier caso, aunque compartamos procesos del lenguaje, los monos en principio nunca podrán hablar el lenguaje humano debido a su distinto aparato fonador, a no ser que evolucionen […]

Escribe un comentario

Hay que comer

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho