Warning: Use of undefined constant get_magic_quotes_gpc - assumed 'get_magic_quotes_gpc' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /home/lalen2/public_html/wp-content/plugins/cforms/lib_functions.php on line 339

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/lalen2/public_html/images/cassette01.jpg(1) : eval()'d code(83) : eval()'d code(1) : eval()'d code(1) : eval()'d code:1) in /home/lalen2/public_html/wp-content/plugins/wp-super-cache/wp-cache-phase2.php on line 1164
La Lengua » El nombre de la cosa

Ars longa, vita brevis

El nombre de la cosa

12 de September de 2007

En España están reconocidas cuatro lenguas oficiales, a saber: el castellano, el catalán y el gallego, que proceden del latín, y el vascuence, cuyo origen se desconoce. Hay quien pretende que los dialectos valencianos y mallorquines son lenguas distintas del catalán, o incluso que aquél desciende del valenciano, etc. Estos extremos no me interesan, porque en este post no intento hacer política y por lo tanto no voy a hablar desde las tripas y la sinrazón, sino desde mis escasos conocimientos lingüísticos.

Por lo tanto, me limitaré a aceptar, en principio, lo que dicen todos los estudios serios que he consultado a lo largo de mi carrera de estudiante y profesional: el valenciano, el catalán y el mallorquín, cada uno con sus dialectos, son una misma lengua, independientemente de cómo quieran llamarse en cada Estatuto de Autonomía concreto. Tampoco interesa aquí saber cuál fue anterior en el tiempo, o cuál es hijo de cuál; vamos a hablar de la lengua en su perspectiva sincrónica1 y para los derechos de los hablantes, en realidad, tanto da que Pepito sea hijo de Juanito o que sea al revés.

El castellano es oficial en todo el Estado, y cada una de las otras lenguas son cooficiales, junto con éste, en las comunidades autónomas en que se hablan (aunque no estoy seguro del todo de que el euskera sea oficial en Navarra, ¿alguien lo puede confirmar en los comentarios?).

Desde hace unos años, en las comunidades autónomas con lengua propia se empezó a tomar la medida de nombrar oficialmente los lugares en sólo uno de sus idiomas. Por ejemplo, el nombre oficial de La Coruña es A Coruña, el de Guipúzcoa Gipuzkoa, el de Cataluña Catalunya, etc.

Aunque en este post quiero exclusivamente hablar de lenguas, y no de sentimientos, debo aclarar que me parece estupendo que en el país se hablen varias lenguas, que sean oficiales, y todo lo que conlleva, siempre que no se utilice (como se hace, ay) para jorobar al prójimo buscando intereses políticos. Pero sigamos.

Los medios de comunicación, y el pueblo en general, que está mal decirlo, pero es bastante tonto (por suerte escribo en un blog y no hablo por la tele, y puedo decir las cosas como son: la gente es por lo general bastante boba), empezaron a nombrar dichos lugares por su nombre oficial, incluso cuando están hablando o escribiendo en castellano, por lo que no es raro hoy encontrar textos en español que hablen de Nafarroa o de Girona.

Hoy vamos a hablar de por qué eso está mal.

En castellano, hay un nombre para Girona y otro para Navarra. Y no los inventó Franco, que fue un personajillo con relativa suerte en lo militar pero muy limitado en la inventiva intelectual. Son simplemente los nombres que la evolución del castellano adoptó para cada uno de esos lugares. Al igual que llamamos Nueva York a New York y Tokio a Tokio (no sé escribirlo en japonés), en castellano llamamos Castellón a Castelló.

Podéis argumentar: ni el inglés ni el japonés son oficiales en España, y el catalán, por ejemplo, sí. Y es cierto. Pero no es oficial en todo el Estado. Así que el argumento carece de valor.

¿Se debe decir Gerona hablando en catalán, o se debía decir antes, cuando el nombre oficial de esa provincia era Gerona? Por supuesto que no, y no creo que ningún catalanoparlante dijese Gerona cuando estuviese hablando en catalán. Y no debe decirse Girona cuando se hable o escriba en castellano.

Pero vamos un poco más allá: si el nombre oficial de Lérida es Lleida, ¿no debería decirse Lleida, se hable en la lengua en que se hable? Para responder a esto, tenemos que echar mano del DRAE, que nos dice que «oficial» significa

oficial.

(Del lat. officiālis).

1. adj. Que es de oficio, o sea que tiene autenticidad y emana de la autoridad derivada del Estado, y no particular o privado. Documento, noticia oficial.

Esto en su vigésima segunda edición. El artículo enmendado para la vigésima tercera es aún más escueto:

1. adj. Que emana de la autoridad del Estado. Documento, lengua, noticia oficial.

No contentos con esta respuesta, nos vamos al Diccionario panhispánico de dudas y buscamos la entrada Girona, que nos envía a Gerona, que nos responde:

Nombre tradicional en lengua castellana de la provincia y ciudad de Cataluña cuyo nombre en catalán es Girona. Salvo en textos oficiales, donde es preceptivo usar el topónimo catalán como único nombre oficial aprobado por las Cortes españolas, en textos escritos en castellano debe emplearse el topónimo castellano. El gentilicio, para todo tipo de textos, incluidos los oficiales, es gerundense.

O dicho en otras palabras: el nombre oficial de la ciudad de Gerona es Girona. Por lo tanto, todos los textos que emanen de la oficialidad, ya sean de la Generalitat de Catalunya, del Gobierno de España o de cualquier otra, ya estén escritos en castellano o catalán, deben decir Girona cuando hablen de Gerona. Lo mismo para cualquier situación en que se esté hablando en catalán. En los casos en que se esté hablando o escribiendo en castellano, y no se trate de un documento oficial, debe decirse Gerona.

Hacer lo contrario, queda claro, es algo en contra del sentido común, del funcionamiento normal de las lenguas, y peor aún, es seguirles el juego a los personajes que han ideado todas estas cuestiones como un medio para conseguir sus intereses personales (sí, sí, ya sé que lo habéis adivinado, estoy hablando de los políticos).

Porque, además, el sonido de la «g» en Girona contraviene las reglas fonéticas del español, y crea una anormalidad en el sistema, que si tuviese una justificación, bienvenida sea, pero que es totalmente inútil e interesada.

Y vamos un poco más allá, y para ello recurrimos al eje diacrónico (ver nota a pie de post). El nombre oficial de la provincia de Orense es Ourense (estoy poniendo en cursiva todos estos nombres oficiales, puesto que este post no es un documento oficial, y por tanto lo normal es escribirlos todos en castellano). Tanto Orense como Ourense vienen, probablemente, del latín, cuyo diptongo AV (léase “au”) dio en castellano o y en gallego-portugués ou (véanse toro y touro, en castellano y gallego respectivamente, que proceden del latín TAVRVM). Esto se debe en que en algunos aspectos el gallego es menos evolucionado que el castellano, lo cual no quiere decir que sea peor ni más primitivo, sino que está más cerca de su lengua madre, probablemente porque en el reino de Galicia se hablaba un latín más correcto que en el de Castilla.

Es decir, que la evolución del diptongo del latín al castellano se advierten las siguientes fases: AV>ou>o. Se puede apreciar esto en multitud de términos, como el citado toro y también oro, que viene del latín AVRVM (en gallego ouro), por ejemplo. ¿Qué quiere esto decir? Nada más y nada menos que que el diptongo ou es ajeno al castellano (os reto a encontrar palabras donde se halle dicho diptongo). Y cada vez que se lo ha encontrado, lo ha convertido automáticamente en o, que es lo que corresponde al sistema castellano. De hecho, si hoy desaparecieran todos los políticos de la faz de la tierra (Dios no lo quiera) y se olvidasen todos los documentos oficiales, probablemente en unos años todo el que dice Ourense acabaría diciendo «Orense», porque el sistema lingüístico que hemos aprendido desde chicos nos empujaría a ello.

Por lo cual, obligar a alguien a que diga Ourense cuando habla en castellano no sólo es un contrasentido: además es una violación de las normas que los hablantes, todos, utilizan de forma normal cuando hablan en castellano. Pero a eso se dedican algunos: a violarnos sistemáticamente.

Y lo peor es que al final nos hemos acostumbrado.

(1) Ferdinand de Saussure, en una de las obras fundamentales de la lingüística de todos los tiempos, Curso de lingüística general, estableció, entre otras, la dicotomía eje sincrónico / eje diacrónico. En el eje sincrónico se estudia el estado de una lengua en un momento concreto del tiempo, en sí misma o comparándola con otras, pero sin tener en cuenta la evolución de dicha lengua. El eje diacrónico, por su parte, se encarga de estudiar los cambios sufridos por una lengua o por cualquiera de sus unidades o reglas en un período determinado de tiempo.

25 comentarios en “El nombre de la cosa”

  • # Lord dice:
    12 de September de 2007 a las 21:24

    Estoy totalmente de acuerdo, pero creo que no servirá si se usa Girona como error y no de acuerdo a la manipulación política. Quiero decir, la persona que use la palabra Girona (es mi caso) por costumbre, dudo que lo cambie, aunque evidentemente es un error (como bien ha quedado demostrado), pero tal vez quien diga Girona porque según qué sectores nacionalistas de según qué regiones lo consideren como políticamente correcto y como un arma para defender la lengua regional, acepte tu argumento y comience a usar correctamente el topónimo castellano procedente de la evolución histórica de la lengua. Saludos 😉

  • # Josep Tarrñes dice:
    13 de September de 2007 a las 0:07

    Me parece muy bien que la RAE diga ahora que debe utilizarse predominantemente la forma españolizada de los topónimos cuando no se “hable” en un contexto oficial, pero sigo pensando que es un error desde el punto de vista de la lógica y la practicidad.

    Sí, es cierto que las formas Gerona, Lérida y San Baudilio de Llobregat se han utilizado durante largos periodos de tiempo, pero a mis oídos, siempre sonarán a topónimos artificiales, y pensaré que quien los utiliza es un ignorante.

    Puedo entender el uso de los topónimos españolizados en el caso de ciudades del calibre de Girona y Lleida, porque al ser capitales de provincia son bastante conocidas y podemos creer que Gerona y Lérida tienen cierta tradición. Sin embargo, el uso de formas claramente españolizadas para denominar a municipios de menor entidad me parece totalmente surrealista.

    Hasta hace nada, no hubiera sabido que San Baudilio de Llobregat era Sant Boi de Llobregat. Si me hubieran preguntado por la calle, habría dicho que no tenía ni idea de dónde estaba ese municipio. De hecho, dudo que encuentres algún indicador en ningún sitio que te lleve a San Baudilio.

    Lo mismo pasa con muchos otros municipios que son prácticamente desconocidos fuera de Cataluña: ¿Sardañola? ¿San Cucufate del Vallés? ¿Castellar de Nuch? ¿San Quirico del Vallés?

    Por más que digáis (la RAE o quien sea) que “lo correcto” es utilizar las formas del Franquismo, a mi me suenan tan surrealistas como llamar Barcino a Barcelona o Garnata a Granada.

  • # Manuel dice:
    13 de September de 2007 a las 11:17

    Totalmente de acuerdo…

    Sr. Tarrñes, yo hablo castellano, soy castellanoparlante, y por tanto seguiré usando los nombres castellanos…

    De hecho, cuando voy a Galicia de vacaciones, y veo y hablo con mis familiares, gallegos ellos, en castellano… cuando se refieren a Orense, dicen ‘Orense’… y cuando se refieren a La Coruña, dicen ‘La Coruña’… y nadie se raja las vestiduras por ello, ni habla de gallegofobia y gilipolleces similares…

    Y me parece muy bien y respetable que considere usted ignorantes a quienes no hacemos otra cosa que usar nuestra lengua, la castellana, al referirnos a esas ciudades o poblaciones… tiene usted tanta libertad como tengo yo para considerar un pobre ignorante a quien intenta imponer su criterio a los demás, sus nombres en catalán a quien se está expresando en castellano porque sí… con la única excusa (manida a más no poder) de aludir al Franquismo…
    Permítame que le recuerde que la lengua castellana no es un invento de Franco, y que de hecho ya era usada por Cervantes mucho antes de que Franco fuese cabo, muchos menos Generalísimo…

  • # Elías dice:
    13 de September de 2007 a las 11:30

    Gracias por vuestros comentarios.

    Josep: los nombres en castellano, al menos los de las provincias y CCAA, no son invento de Franco, son producto de la evolución popular del lenguaje (tómese “popular”, por supuesto, con el significado de “producto del pueblo”, y no como un adjetivo político).

    Lo de San Baudilio no lo había oído nunca más que como broma, y eso que he estado en Sant Boi varias veces (tengo familia allí), son bilingües y en todos los casos dicen Sant Boi. Pero es que en este caso no existe un topónimo en castellano, por lo que sería artificial usarlo. Pero en los casos aludidos sí que existen dichas palabras. Y lo que sería lógico y práctico, usando tus argumentos, es usar palabras en castellano si se está hablando en castellano cuando sea posible.

    Yo nunca he vivido en Cataluña, aunque he estado allí cientos de veces, y fuera de Cataluña nunca había oído el topónimo “Lleida”. Así que lo artificial ha sido la implantación del topónimo catalán en el resto del territorio.

    Y para terminar, repito lo dicho antes: no son formas “del franquismo”, Franco no inventó nada de eso, esos nombres son producto de la evolución social de una lengua. Lo de llamar Lleida en castellano a Lérida, eso sí que es un producto de una ideología política, tan absurdo como llamar El Ferrol del Caudillo a Ferrol.

    Saludos.

  • # Iago dice:
    13 de September de 2007 a las 12:05

    El castellano y el vascuence (euskera) son definidas como lenguas propias de Navarra, pero dividida lingüísticamente en tres zonas: vascófona (uso mayoritario del euskera), mixta (uso conjunto de los dos idiomas) y no vascófona (uso mayoritario del castellano).

    En la zona vascófona (zona norte pirenaica) el euskera o vascuence tiene carácter de lengua cooficial.
    En la zona mixta (zona media y cuenca de pamplona) la Ley del Vascuence incluye una serie de disposiciones para garantizar el uso del euskera pero sólo se exige la obligatoriedad de conocer el castellano.
    En la zona no vascófona (zona sur y Ribera del Ebro) el ciudadano sólo tiene derecho a dirigirse en euskera a las entidades públicas de Navarra.

  • # John Constantine dice:
    13 de September de 2007 a las 12:22

    Dejando a parte -que no es fácil- el lado sociopolítico del asunto, no sé por qué, si en castellano (no español) no nos referimos a London, Deutchland y demás, por qué sí lo hacemos con los nombres autonómicos. O todos o ninguno, ¿no?. Aunque bueno, reconozco que tal vez es algo simplista.

  • # Jaime dice:
    13 de September de 2007 a las 14:39

    Soy catalán y castellanoparlante, como la mayoría de mis amigos, y hay algunas cosas que salen automáticas, que seguro que tienen un oscuro trasfondo político, pero que nos vienen a dar igual. De mi grupo de amigos y a modo anécdotico, puedo decir que, cuando hablamos español:

    -Nadie dice Lérida, uno (1) dice Gerona y todos pronunciamos Barcelona en español (Barzelona y no Barselona, con la e neutra). Tarragona es igual.

    -Casi no hay pueblo que digamos en castellano: Granollers (pronunciado más o menos Granullés), Sant Feliu de Llobregat, Sant Boi, Sant Cugat, etc. Y cuando el topónimo se escribe igual, pronunciamos en catalán, como en el caso de Olot, Hospitalet y Llobregat (Ulot, Huspitalet y Llubregat; a veces incluso un mix: Hospitalet -en castellano- del Llubregat -en catalán-). Y a nadie se le ocurriría escribir Sardañola o Tarrasa, por muy correctos que sean. En cambio, es bastante normal oír Playa de Aro en lugar de Platja d’Aro (claro, como es una playa).

    -Con las calles pasa algo parecido: es normal decir me voy de compras al Passeig de Gràcia (pronunciado Grasia), a Provença, a Còrsega, etc.

    -Por supuesto, hablamos así porque es como nos han enseñado, igual que un gallego de mi edad seguramente aprendió a decir La Coruña cuando hablaba en castellano y por eso lo ve más natural, con independencia de su corrección. Pero son cosas que uno no se plantea ni tiene ganas de plantearse: es como despedirse diciendo “adéu”. Se me escapa hasta en Madrid y nadie me critica por no saber cómo se dice adiós en castellano.

    -Los que se empeñan en decir Lérida por cuestiones políticas y los que les responden que lo correcto es decir Lleida por cuestiones políticas suelen ser tipos a los que nadie hace caso, pero quienes por algún extraño motivo acaban dedicándose a la política. Por lo general, a nadie le importa un bledo.

    -Por lo general, cuanto más se parece el nombre en catalán y en castellano, más igual da: nadie pronuncia Barcelona en catalán cuando habla español, y los hay que creen que el hecho de llamarme Jaime y no Jaume (la J se pronuncia como la G de George y la e final es neutra) me convierte en un militante del PP.

    -Vaya rollo para decir que a casi todo el mundo le viene a dar lo mismo, ¿no?

  • # Nairu dice:
    13 de September de 2007 a las 15:15

    Esto no es una cuestión política. Es meramente una cuestión de rigor.
    Al igual que nadie dice Deutschland ni München ni Österreich cuando habla en castellano ni nadie cuando habla en catalán dice Zaragoza ni Huesca ni Cádiz; tampoco debería decirse Lleida o A Coruña cuando se habla en castellano. En TV3 hacen lo correcto y como hablan en catalán lo traducen todo y decen La Corunya, Osca, Terol, Saragossa etc. pero la mayoría de medios en castellano son muy poco rigurosos y muy serviles a los dictados de la corrección política.

    Conozco a muchos catalanohablantes de Lérida que dicen Lérida o Lleida según el idioma que hablen. Porque no lo ven como una cuestión política y lo hacen con naturalidad.

    Hace años sí se usaba el término San Baudilio. Yo lo he oído a veces, pero desde hace tiempo sólo se usa Sant Boi.

  • # Josep Tarrés dice:
    13 de September de 2007 a las 23:03

    Los ejemplos disparatados y surrealistas que mencioné en mi comentario anterior (San Baudilio, San Cucufate, San Quirico, etc.) son los nombres que aparecen en la Wikipedia en español. A parte de ahí, creo que no aparecen en ningún otro sitio, por suerte.

    Sinceramente, encuentro absurdo, anacrónico y totalmente falto de practicidad empeñarse a utilizar unos topónimos que no aparecen reflejados en la realidad.

  • # pez dice:
    14 de September de 2007 a las 11:19

    Estoy de acuerdo siempre me ha resultado muy raro el porque se tiene que usar Girona en vez de Gerona (por citar el caso del que se está hablando) y no los nombres en cátalan de poblaciones menores pero aunque hugiese una razón no se porque no se aplica a otras ciudades como Pamplona (Iruña) aunque si que aparecen en los carteles de las carreteras (tanto en vascuence como en castellano)

  • # Enthusiasticus dice:
    14 de September de 2007 a las 17:09

    Soy catalán y vivo desde hace años en Madrid. Y desde la distancia he podido observar -con amargura- cómo los catalanes han permitido que los políticos les absorban los sesos de mala manera. Ojalá la política nacionalista catalana sólo hubiera influido en los términos a los que aquí se refiere. La última vez que estuve allí (estas Navidades), reunido con un grupo de conocidos y hablando en castellano, se me ocurrió decir “el ayuntamiento de Barcelona…” y -ay, pobre de mí- me llevé una ligera reprimenda: “nen, se dice Generalitat” (como dice Jaime más arriba, con la “G” de George), y así es como empezó una discusión que no acabó buenamente, porque hay que reconocer que los catalanes somos bastante tercos. En español, “Generalitat” no existe así que cuando tengo puesto el chip de español y no de catalán, se me puede escapar “ayuntamiento” y no “Generalitat” porque, como se ha explicado muy bien en la entrada de este blog, va en contra de la naturaleza del idioma. El español conoce la palabra “generalidad” y ésta nada tiene que ver semánticamente con “Generalitat” por lo que tampoco se me ocurre decir “Generalidad” de Barcelona; no tiene sentido. Esos fueron mis argumentos aquella noche, pero de nada me sirvieron.
    Desde luego, poco queda de la Cataluña que yo dejé hace diez años. Cada vez que la visito -sin excepciones- me llevo algún que otro desengaño. Un ejemplo: cuando voy con mi novia a algún comercio, ruego al dependiente que por favor se dirija a nosotros en castellano (por respeto a ella -madrileña- a la que aún le cuesta entender el catalán), pero ya me ha ocurrido TRES veces que éste se ha negado de forma rotunda. Y ¿sabéis cuál fue mi reacción? Soltarle: ¿Do you speak English? o ¿Sprechen Sie Deutsch? ¡Y funciona! Entonces, avergonzados o cortados, acceden a hablarte en español, … ¡la pera!
    Espero que algún día los catalanes (¡mis queridos catalanes!) se den cuenta del daño que se hacen a ellos mismos con esta actitud, aparte de hacer el ridículo.
    PD: Enhorabuena por el blog. Un Enthusiasticus.

  • # josep dice:
    15 de September de 2007 a las 15:02

    Enthusiasticus, quiz’as tus formas en pedir que hablaran en castellano no fueron correctas. Pq de otro modo no puedo entender que alguien te trate mal.

  • # Lord dice:
    15 de September de 2007 a las 17:11

    Pues es sencilla la explicación al trato que le dieron a Enthusiasticus: Hay gente gilipoyas en todos lados, dentro y fuera de Cataluña xD

  • # rita dice:
    15 de September de 2007 a las 20:04

    Muy interesante el post y también su discusión pero creo que no debiamos polemizar y disgregar sino unir. Es una opinión, claro.
    El tema de los topónimos, en general, dá mucho de sí. Es cierto que se suele hacer la adaptación fonética. Pero bueno, sí quería puntualizar que la dictadura de Franco sí influyó en la toponimia. Por ejemplo, la política linguistica de la época negaba la existencias de otras lenguas y a través de la escuela y los medios de comunicación, entre otros, se contribuyó a hacer sentir que el castellano era una lengua y la buena, las demás no. Entonces, se actuó en la toponimia igual que se actuó en los nombres de las calles: General Franco, General Mola, José Antonio.. “desterrando” las denominaciones anteriores. Del mismo modo, en Galicia, O Carballiño se convirtío en El Carballino ( si vamos a la traducción de significados, cosa con la no estoy de acuerdo, supongo que lo más lógico es adaptar la fonética; carballo es roble; carballiño, roblecito… la ñ no es ajena al castellano…) frente al Carballino está La Gudiña, que no gudina (será porque era un lugar más pequeño, quizá…)Freixeiro en Freijeiro (fresnal), A Xunqueira en La Junquera, Viana do Bolo en Viana del Bollo, Caldas de Reis en Caldas de Reyes, Pontedeume en Puentedeume, Viveiro en Viveiro, etc, etc, etc
    Ahora van ejemplos más significativos: Acea da ama (Aceña del ama) fue durante muchos años gracias a la dictadura Haciadama, Lam má (barro malo) fue La mamá, etc, etc, etc
    Ah, y bueno, creo que el comentario de Jaime ilustra bastante bien lo que sucede en la vida cotidiana… Creo que todos los que vivimos en comunidades bilingües podriamos dar muchos ejemplos…
    Gente, dentro de un mismo grupo, hablando gallego unos, otros castellano, o cambiando de lengua según el interlocutor, por ejemplo… y por supuesto, en ningún caso con purismo puesto que el contacto de lenguas, para bien o para mal, genera esa mezcla, las interferencias continuas que hace que quienes vivimos en lugares con más de una lengua vivamos en la mezcla continua… para bien o para mal…
    Otra cosa es lo que digan los políticos, por desgracia, se alimentan los enfrentamientos y se usan ciertos “aspectos” para sacar partido, para alimentar intereses, para disgregar… Se perpetúan tópicos porque interesa pero creo que no debemos quedarnso en los topicos ni pensar que la realidad es negra o blanca, existen los matices, qeu son muchos. Tambíen en las lenguas, todos los sabemos…
    Bueno, el tema daría para mucho… Y el de la toponimia, otro tanto; pero a nivel mundial, no sólo de la península. A mi, personalmente, me repatea mucho el tiempo que desperdician los politicos en ciertos aspectos… y me molesta mucho más que disgreguen…
    Y bueno, tampoco estaría mal que nos diésemos cuenta que el español es el pez grande en las comunidades bilingues, puesto que es una lengua más poderosa… como el inglés es muy poderoso en el mundo… como las tropecientas lenguas que existen en el mundo…
    A mi me encantó MAL DE LENGUAS de Jesús Tusón, que apuesta por una visión más allá de los topicos y centrada en la riqueza de la diversidad…

  • # Alberto dice:
    16 de September de 2007 a las 9:30

    Debe ser porque lo aprendí en la escuela, pero a mí, ni por asomo, por mucho que digan en la tele lo que quieran, se me ocurre decir “Chirona” ni “Yeida”, sino Gerona y Lérida. La verdad es que me sale naturalmente, igual que llamo a la carretera de La Coruña tal cual, no como algunos se empeñan en llamarla.
    Tengo amigos en Gerona y cuando hablan en castellano dicen Gerona, siempre Gerona.
    Pero en fin, eso nos remite al tema de la legitimidad de algunos nombres oficiales. La verdad es que el criterio debería ser que los lugares se llamen como los llama la gente. Si en Gerona dicen Gerona en una lengua y Girona en la otra, pues los dos nombres deberían ser oficiales.
    Para acabar una anécdota de la estupidez que nos invade en España:
    Viaje en coche por la provincia de Castellón. Vamos en dirección a un pueblo, pero entre las carreteras comarcales nos perdemos o, al menos, no sabemos por donde seguir. Hablamos a un amable vecino de la zona y nos indica que para llegar a donde nos dirigimos hemos de pasar por un pueblo que se llama “Villavieja” y allí girar hacia no me acuerdo ya qué dirección. Tiramos para delante y no encontramos ningún “Villavieja”. Ya completamente perdidos, empezamos a pensar… “¿”Villavieja” no será ese pueblo que hemos pasado que se llamaba “La Vila-Vella”?” “¡Pues claro!”. Volvemos atrás y, más o menos, acabamos encontrando nuestro camino.
    Y digo yo: si la gente de la zona llama al pueblo “Villavieja” en castellano, ¿Por qué sólo es oficial su nombre en valenciano? Pues lo mismo que en Gerona… por la estupidez en la que vivimos hoy en día.

  • # Iago dice:
    16 de September de 2007 a las 11:35

    En realidad, este asunto está muy claro:

    ¿Alguno de ustedes conoce a algun catalán que le moleste que se escriba “Bartzelona” en algún periodico escrito en euskara, por ejemplo, en Berria Egunkaria? ¿A que no?
    Entonces ¿a que viene tato aspaviento porque los castellanoparlantes utilicen “Barcelona”?

  • # Josep Tarrés dice:
    17 de September de 2007 a las 22:06

    Perdonad que insista, pero creo que decir Gerona es el mismo caso que decir Carlos Dickens, Julio Verne o Guillermo Shakespeare.

    Durante muchos años, las traducciones de grandes autores al español incluían la traducción del nombre del escritor. De hecho, en mi casa tengo ediciones de libros donde poner claramente “Julio Verne” y “Carlos Dickens”.

    Yo creo que llegar a este punto de españolización forzosa es absurdo. Después de todo, si se abandonó esa costumbre sería porque se llegó a la misma conclusión.

    Lo mismo pasa con el resto de nombres propios.

  • # Elías dice:
    17 de September de 2007 a las 22:15

    No es lo mismo, Josep, puesto que seguramente Shakespeare nunca oyó que lo llamaran Guillermo, mientras que Gerona actualmente (y desde hace muchas generaciones) es bilingüe, y probablemente la totalidad de sus habitantes hablan castellano, que además es oficial allí. No es comparable con los casos que citas.

  • # rita dice:
    19 de September de 2007 a las 8:30

    ¿Qué es ser bilingüe? ¿Cómo se traduce el bilingüismo en la realidad diaria? ¿Es posible que sea equitativo entre ambas lenguas?

  • # Django dice:
    19 de September de 2007 a las 17:42

    Decir Jordi (y no ‘Yordi’) y decir Pujol por Puyol es ofensivo. También lo es decir Jorge Pujol, y por eso no se lo oirás más que a ciertos contertulios de radios muy poco abiertas de mente. Pero no es lo mismo que decir Gerona por Girona, hombre. ¿O alguien dice Jorge Bush habló ayer en Nueva York? No. ni eso no “George Bush habló ayer en New York. Los nombres propios son una cosa y los topónimos otra.

    Por cierto, Elías: no veo nada claro que hables de la Generalitat de Catalunya. Ya sé que algunos periodistas hablan del Foreign Office y similares, pero no lo considero correcto. ¿No decimos “la Casa Banca”, la “Agencia Central de Inteligencia”, el “Pentágono”, el “Gobierno francés”, etc?

  • # Elías dice:
    19 de September de 2007 a las 20:47

    rita: ser bilingüe es ser capaz de usar dos lenguas indistintamente y en cualquier situación. En la realidad diaria yo lo he presenciado varias veces en Barcelona, donde grupos de gente pueden sin problemas pasar del castellano al catalán en mitad de una conversación.

    El bilingüismo es muy interesante, y según algunas concepciones, ser bilingüe significa albergar dos concepciones distintas del mundo dentro de la cabeza (a los que defienden esto se les llama idealistas, pero bueno, el concepto es mucho más complejo). En la práctica, el bilingüismo suele acarrear problemas en el uso correcto de ambas lenguas, sobre todo cuando están emparentadas (contaminaciones, traducciones falsas, etc.).

    Django: yo creo que es correcto llamarla Generalitat, ya que es el nombre propio de una institución, al igual que a los “mossos de esquadra” se les llama así y no simplemente policías, porque aunque lo sean, la institución tiene un nombre propio. Creo que sucede lo mismo con la Generalitat, cuya traducción podría ser “Gobierno Autónomo de Cataluña”. Pero en todo caso, creo que el término “Generalitat” está suficientemente enraizado en el castellano como para que podamos llamarla así, aunque de hecho no aparece en el DRAE.

    Saludos.

  • # Erochan dice:
    6 de December de 2007 a las 14:07

    Buenas estaba buscando en internetes si por algún motivo la Drae admitia Tokyo o Tokio en sus palabras y he visto que no. Pero he encontrado tu blog.
    Acabo de escribir un artículo en mi blog sobre lengua nipona
    http://erochan.wordpress.com/2007/12/06/tokyo-tokio-toquio/

    No se si servira de mucho en esta polémica pero ahí lo dejo.
    Agur y buen blog

  • # esmail dice:
    15 de December de 2008 a las 23:22

    yo soy marroqui vivo en un campo agricol mi padre es agricol.en este campo hay muchos arboles de frutas como naranjas manzanas…yo mi suino quiero hacer agricoltor en espana porqui marruicos es muy difecil.muchos abrazos por toda espana barca real madrid…

  • # esmail dice:
    15 de December de 2008 a las 23:23

    smartich_pomme@hotmail.com es mi msn vale hasta luigo

  • # jose | central de compras dice:
    20 de October de 2012 a las 12:09

    De los mejores blog que he visto, lo suelo visitar con frecuencia
    Sigue asi!!!

Escribe un comentario

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho