Ars longa, vita brevis

Tres verdades inmutables sobre economía

19 de July de 2007

Todas aprendidas de una madre:

1. Nadie vende duros a cuatro pesetas (podríamos decir hoy que nadie vende leuros a 0,99).

2. Las cosas buenas no se anuncian. No lo necesitan.

3. Ve siempre a la carnicería que esté llena de gente.

8 comentarios en “Tres verdades inmutables sobre economía”

  • # Elías dice:
    19 de July de 2007 a las 22:51

    Especifico: la verdad número 3 no es de mi madre, sino de la madre de Antonio Molina. Y además no está expresada como una verdad, sino como una exhortación. Pero puede expresarse como una verdad: “La carnicería que está llena de gente es la que vende buena carne.”

  • # antonio molina dice:
    20 de July de 2007 a las 7:36

    Creo que fue lo único realmente importante que nos dijeron a mi hermano y a mí cuando empezamos a vivir solos. Bueno, eso y que no nos dejáramos la llave dentro de casa al salir a la calle. Qué tiempos…

  • # Truman dice:
    20 de July de 2007 a las 11:30

    La tercera opción la uso bastante a menudo. Siempre que viajo y tenemos que buscar algún sitio para comer, no hay nada como aplicar la teoria de la madre de Antonio Molina para evitar sustos del tipo calidad/precio. Te vas a la zona de bares, y el que esté más lleno es el elegido. Rara vez falla el truco.

  • # Roddy Rudelfo dice:
    20 de July de 2007 a las 12:05

    Hay otra: cuando varios comerciantes se juntan para charlar, es claro que el consumidor saldrá perjudicado.

    Es de Adam Smith, más o menos recordada.

    ¡Respect!
    http://www.gangwar.com/blog/2006/09/respect.html

  • # cecilia dice:
    20 de July de 2007 a las 13:51

    bueno, mi madre nunca hubiera podido decirme nada de nada con respecto a la tercera, ya que como sabéis, dicen que de donde vengo, LAS VERDADES ESTÁN RE-ESCRITAS. jajaja

    En la crisis de los 70 Argentina exportó psicólogos ahora carniceros (y lo digo en serio…)

    así que ahí van éstas verdades re-escritas por una madre argentina:

    1- nunca vendas dólares, los pesos argentinos, si quieres, los regalas.
    2- las cosas buenas no se anuncian simplemente porque las multinacionales se encargan antes de exportarlas.
    3- nunca tomes como referencia una carnicería, porque siempre, siempre, estarán llenas
    4- (y ésta es cierto que tal cual se la dije a mi hijo mayor a sus 18 años ni bien alquiló su primer piso) deja ya de necesitar que te digan cosas para hacer tu propia vida!

  • # DrMiquis dice:
    20 de July de 2007 a las 17:59

    2. Las cosas buenas no se anuncian. No lo necesitan.

    O en una forma más clásica: “el buen paño en el arca se vende”. (Como decía don Baldomero Santa Cruz)

  • # A.H.Lippincott dice:
    20 de July de 2007 a las 18:16

    Va otra que valoro mucho, de mi madre, pequeña empresaria:

    Toma tu sueldo y divídelo entre las horas del mes en las que estás despierto. Eso es lo que vale una hora de tu tiempo. Añade gastos de gasolina y tenlo siempre presente antes de ir a comprar aquello a ese sitio que está tan baratito pero tan a tomar por saco. Igual te trae cuenta el Loewe de al lado.

  • # papablo dice:
    31 de August de 2007 a las 13:04

    Otra buena es la que dice:
    No es mas rico quien mas tiene sino quien menos necesita.
    Así que cuando salgas de compras no te esclavices mucho. ¡Oh, que fallo! quiza el dicho debiera decir “libre” en vez de “rico”.
    El de Roddy es muy bueno pues el trabajo de los publicistas es llenar de gente la carnicería equivocada. Por esto mismo prefiero el de “el buen paño en arca se vende” que el de la gente en la carniceria pues esa gente puede estar equivocada. Tambien el arca puede ser falso así que:
    Busca, compara, y si encuentras otro mejor…..

Escribe un comentario

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho