Warning: Use of undefined constant get_magic_quotes_gpc - assumed 'get_magic_quotes_gpc' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /home/lalen2/public_html/wp-content/plugins/cforms/lib_functions.php on line 339

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/lalen2/public_html/images/cassette01.jpg(1) : eval()'d code(83) : eval()'d code(1) : eval()'d code(1) : eval()'d code:1) in /home/lalen2/public_html/wp-content/plugins/wp-super-cache/wp-cache-phase2.php on line 1164
La Lengua » Elecciones ’07

Ars longa, vita brevis

Elecciones ’07

24 de May de 2007

Este año no he hablado casi nada de las elecciones. Los que sigáis La Lengua desde el principio sabréis que le tomé bastante asco al cuento este de la democracia en los negros días de marzo de 2004, cuando después de los tremendos atentados de Atocha los políticos de nuestro (¡qué!) país, todos, decidieron que ya que la carne de las víctimas estaba quemada, era una pena tirarla, y la aprovecharon para rascar cuantos votos pudieran. Desde entonces no voto.

Un moderno y estúpido adagio dice que si no votas luego no tienes derecho a quejarte. Y yo digo, con perdón, que una mierda. Vote o no vote, las decisiones de nuestra vergonzosa clase política me afectan y tengo que acatarlas, así que me quejo todo lo que me da la gana. Actualmente me muevo en una zona política que oscila entre el pasivo hastío y el vandalismo activo, que no es que me dé demasiadas satisfacciones, pero creo que moralmente no tengo alternativa. En fin, estoy divagando…

La democracia española está en un momento interesante. Atacando sedes de partidos contrarios, no sólo en el País Vasco, sino en el resto del país, insultando a diestro y siniestro, políticos de la más baja ralea inventando escándalos al oponente, corrupción por doquier, y unos medios de comunicación que están a la altura de nuestros gobernantes y opositores, y que ya ni se molestan en disimular una cierta objetividad y decencia.

Se habla mucho del voto por correo, y concretamente en Melilla, me consta que ha aumentado espectacularmente. La gente le está tomando miedo a votar libremente, a esa horterada que llaman “la fiesta de la democracia”, como si tener que esconderse y votar con miedo, entre insultos y palizas, fuese una fiesta. Pues con su pan se lo coman.

En Melilla se disputan el riquísimo ayuntamiento tres partidos: el Partido Popular, actualmente en el poder, con mayoría absoluta; Coalición por Melilla, un partido que dice representar al colectivo musulmán, secularmente ignorado por otras formaciones; y el Partido Socialista, que no ha dejado de perder votos y escaños desde sus dulces días de gobierno en los años ochenta. Se presenta otro partido, Convergencia de Melilla, que no sé de dónde sale ni cuáles son sus motivaciones, pero al que auguro, como la mayoría de mis paisanos, un fuerte batacazo. Como no lo conozco, ni ganas, no hablaré de él.

El Partido Popular gobierna en solitario desde que la formación “nacionalista” (sí, tontos los hay en todos lados) Unión del Pueblo Melillense se anexionó a ellos. Desde entonces, da la impresión de que manejan el cotarro como si fuera suyo: curiosamente, cientos de familiares de populares consiguen puestos en la administración, subvenciones, billetes a bajo precio para viajar a la Península (un billete de avión que haga el trayecto Melilla-Málaga puede salir por más de 200 euros, en un avión a hélices antediluviano con tendencia al estrellato chungo). Además, se les ha pillado en varias situaciones indecorosas, la más conocida la de los votos por correo que se estaban imprimiendo, digamos alegalmente, en una imprenta local. No me inspiran demasiada confianza, aunque una gran parte del electorado de origen europeo los vota por un motivo que se conoce en Melilla como miedo al moro.

Coalición por Melilla es un partido que dice que es posible gobernar para todos. Sin embargo, gran parte de sus mítines políticos se ofrecen en tamazight, lengua comprendida como mucho por el 50% de la población local. Es curioso, además, que mujeres y hombres suelen estar separados en sus celebraciones, aparte de que de vez en cuando salen con alguna idea que a mí, qué queréis que os diga, me suena a islamismo peligroso. Me consta, porque me lo han dicho simpatizantes de este partido, que, al igual que otros juegan con el miedo al moro, estos juegan con el populismo de “todos los demás son racistas”, para crear en los musulmanes la creencia de que son la única opción válida para ellos. También se ha hablado mucho de casos en los que gente próxima a este partido coacciona a los musulmanes para que voten a CpM, bajo amenazas, insultos (“moro renegado”), e incluso agresiones. No he tenido noticia de que ninguno de sus líderes comente ni, por supuesto, condene estas acciones. Personalmente, no tengo ningún “miedo al moro”, pero sí que me da algo de miedo que un partido con bases kaleborrokistas llegue a manejar los destinos de mi ciudad.

En cuanto al Partido Socialista, como en casi todos los sitios donde ha tenido poder, ha mostrado una impresionante capacidad para la corrupción. La última vez que gobernaron, por ejemplo (en la legislatura anterior a ésta) a mí me hicieron una puñeta: me presentaba a un puesto temporal en la administración local, y me tumbaron en la valoración de méritos. Cuando me puse a investigar un poco, descubrí una curiosa situación: en un apartado del baremo en el que la máxima puntuación era de 20 puntos, el candidato elegido, que me superó, obtuvo 21. No, no es una broma. Ni siquiera se molestaron en disimular la chapuza: simplemente eligieron a los que tenían que entrar, les pusieron más puntos que al resto (sin siquiera leerse sus propias bases) y nos despacharon a los demás. No es necesario decir que los tribunales no me dieron la razón. La separación de poderes en España es una broma de mal gusto, y cuando un don nadie se enfrenta a toda una administración, aunque sea tan bananera y ridícula como la de Melilla, el juez lo manda a su casa a hacer calceta. Perdonadme que me haya extendido tanto en este punto. Lo hago para que no perdáis tiempo y dinero en procesos judiciales cuando el cacique de turno decide robarte tu dinero y dárselo a otro. El cacique de turno, por cierto, era un consejero del Partido Socialista de Melilla.

Creo que es comprensible, entonces, que en mi ciudad no vea más que una salida ante las elecciones del domingo: ponerme creativo y acuñar un nuevo término político. A vandalizar un poco. El dinero que se tengan que gastar en lo que uno destroce, será dinero que no se gasten en sus corruptelas.

Oh, todo este artículo está escrito en sentido figurado, y no hay que tomarlo al pie de la letra. A veces se me olvida que no soy nadie y que no tengo dinero para solicitar justicia en nuestros tribunales.

14 comentarios en “Elecciones ’07”

  • # Francisco dice:
    24 de May de 2007 a las 22:50

    Eso de que no votar te quita el derecho a quejarte es una imbecilidad, opino como tú. Desde que tengo derecho a votar, es decir, desde hace 5 años, no he dejado de pensar que “no votar” también es “votar”. Es expresar tu opinión de otra forma que a mí me parece tan válida como cualquier color político. Es más, a mí me parece la única opción decente en estos comicios, quizá la falta de participación haga que la clase política piense un poco… aunque dudo mucho que sean capaces de llegar a ninguna conclusión.

  • # Reset Reboot dice:
    24 de May de 2007 a las 23:23

    Hombre, creo que el mensaje sería muy claro si la participación fuese de un, digamos, 20% escaso. habrían votado los tres o cuatro borreguitos, la mayor parte de empresarios y poco más.

    Pero harían como pasó con el pasotismo general del referendum del “Ehtatú” andaluz, que ni nos interesaba, ni pensaba en nosotros, ni modificaba nada (excepto que decía que ahora somos una realidad nacional…), asi que dieron la votación por válida y arreando, que todavía queda dinero que sacarles a estos pardillos.

    Pero, de utopías no se vive, si bien valen para fijarse unos objetivos. Yo ya no encuentro ninguna opción viable al voto, no sé que haré. Quizá vote a los Verdes a ver si así puedo soñar con algún carril-bici más.

    ¿Cuanto más han de aguantar los españoles para que salten de una vez? Yo por mi ya hace tiempo que hubieramos rebajado unos centímetros la altura de todos estos malandrines, figurativamente 😉

  • # Waldorf & Statler dice:
    25 de May de 2007 a las 0:08

    Qué grande eres, Elías. Joder, qué grande.

  • # antonio molina dice:
    25 de May de 2007 a las 7:27

    la gente está ansiosa de alguna alternativa, como se demostró en cataluña con ciutadans. de todos modos, no sé si tristemente o no, coincido con la difunta oriana fallaci cuando pienso que a veces hay que votar con una mano y con la otra tapándose la nariz. hoy pienso así, mañana no sé.

  • # Rudelfo dice:
    25 de May de 2007 a las 8:39

    No veo qué hay de malo en imprimir papeletas. Lo delictivo sería meterlas en las urnas a piñón.

    Por cierto, nacionalizar masivamente inmigrantes para que voten es algo que está haciendo el PSOE.

  • # Antonio dice:
    25 de May de 2007 a las 8:43

    La experiencia democrática española (¿amplia y consolidada?) demuestra que todos los que llegan al poder se comportan como Frodo en el Señor de los Anillos, pero sin redención final. Hay que reconocer que debe ser difícil decir que no a una corruptela cuando te ponen debajo de la nariz un inmenso fajo de billetes y además te dicen que si no lo haces tú lo hará tu compañero de partido o el del partido contrario.
    Y, como dices tú, casi todo el mundo reconoce que la política es ya un circo (romano) en el que poco importan las ideas, sino el insulto y el lenguaje chabacano.

  • # Anónimo dice:
    25 de May de 2007 a las 13:37

    Opino igual que Rudelfo, lo injusto sería meterlas en la urna de manera ilegal. Todo partido tiene su pro y su contra pero deberemos buscar dentro de lo malo lo mejor de cada uno aunque hoy en día lo que se busca es la demagogia de los ataques terroristas y demás. En Melilla yo pienso que el PP, mejor dicho UPM está llevando todo más o menos bien… no hay por que quejarse tanto. Si hay familiares ocupando un puesto en la administración (es verdad) pero que quieres que te diga de los pocos que hay hacen un buen trabajo desde mi punto de vista… pongo ejemplo en la consejería de derechos humanos, presidencia…

    un Saludo..

  • # Priscila dice:
    25 de May de 2007 a las 19:33

    Se debería multar duramente el absentismo electoral o conmutar la sanción por una semana de “vacaciones” en un régimen dictatorial acompañando en sus procesos a disidentes perseguidos. Hay que votar siempre, aunque sea a la opción menos mala o inocentemente minoritaria. Todo lo demás es pasotismo e irresponsabilidad.

    No hay candidato perfecto, pero sí unos con peores intenciones que otros. Hay que mojarse, joder. En mis vaivenes adolescentes de credos políticos he decidido sudorosamente mi voto dos minutos antes de depositarlo en la urna y he cumplido con mi deber aun a riesgo de equivocarme y arrepentirme, con el sufrimiento y la vergüenza que implica el arrepentimiento electoral. En esos casos me ha jodido sobremanera llegar a casa después de mi maremágnum interior y encontrarme a la pandilla de vagos de mi familia diciendo “¿yo votar, pa qué?” o a mis amigos en el bar o los compañeros de trabajo/Universidad, etc. ¿Votar pa qué?, pedazo de miserables… Seguro que para votar al ganador de Gran Hermano o Operación Triunfo les faltan dedos, hostia. Y de eso no depende el bienestar de toda una nación. País de analfabestias. VOTA JULAY 384990 1,20¤. Ahí sí que votamos todos.

    Por supuesto, después de leer tu entrada, yo no dudaría en votar por el método MIEDO AL MORO. Prefiero ser representada por corruptos y enchufados que por fanáticos mahometanos, pero ése es otro tema.

    Maricón el que no Vote!!!!
    Maricón el que no Vote!!!!

  • # Priscila dice:
    25 de May de 2007 a las 19:36

    Por cierto: vendo mi voto y el de toda mi familia a cambio de una VPO con vistas a la sierra.
    Al e-mail.

  • # v dice:
    25 de May de 2007 a las 23:34

    Una vez rompí un canalón en la calle Polavieja en un ataque de vandalismo. Es todo

    eo purilleo patateo

  • # Waldorf & Statler dice:
    26 de May de 2007 a las 12:50

    Hay mucha gente que no vota por desencanto, por tener la certeza de que, gane quien gane, ellos seguirán levántandose a la misma hora. Otros, porque consideran a la clase política en su conjunto y prefieren no participar ni considerarse cómplices de un reparto de poder, dinero e influencias. Y otros no votan porque no creen que su voto vaya a cambiar las cosas.

    El en España enorme grupo de ciudadanos abstencionistas, sin embargo, sí tiene un valor específico en el total de las elecciones, en contra de lo que cabría suponer. Tomemos como referencia el Estatuto de Andalucía; en la votación que iba a ratificarlo, más del 50% de los votantes se abstuvieron, si recordáis. ¿O no…? En realidad, no; a efectos prácticos, esa gente pasota votó, y votaron que sí, en este caso. Milagros de las matemáticas. Permitidme un ejemplo.

    Imaginemos una circunscripción electoral pequeña; en honor a Elías, elijamos Melilla. En esta preciosa ciudad, 100 ciudadanos componen el censo electoral, ni uno más ni uno menos. Así los porcentajes saldrán redondos. Imaginemos que se presentan dos fuerzas políticas, el partido A y el B, para cubrir 100 escaños. Bien, comienza la ronda de votaciones. Votan los 100, y de este modo, cada voto decide la titularidad de un escaño. Conforme a los resultados, el Partido A (con 60 votos) obtiene 60 escaños; el B (con 40 votos), los 40 restantes. Pero esto es en el País de Oz.

    Introduzcamos la abstención. Imaginemos que sólo vota Elías. Un solo voto, otorgado al Partido A, le otorga el 100% de los escaños. ¿Y las 99 abstenciones? ¿No valen de nada? Al contrario: las 99 abstenciones, en realidad, han votado, sin ejercer su derecho al voto, al Partido A. Observad si no el arco parlamentario.

    Si, además de Elias, vota su pareja, tenemos 2 votos; cada uno de ellos decidirá el 50% del arco parlamentario. Y dependiendo de la opción, será un arco todo del Partido A, o todo del Partido B, o a medias. Vemos así que la introdución de un voto más en la urna implica el doble de sufragios en este caso, y una reducción a la mitad de su valor decisorio. Pero lo que no cambia es el papel de la abstención, que sigue “votando” silenciosamente y a toro pasado a quien gane los comicios.

    Podríamos aumentar el número de votos hasta los 100, o introducir un número mayor de opciones. Al final, el resultado es el mismo. Os animo a hacerlo vosotros mismos para que os deis cuenta de una cosa: el abstencionismo sólo favorece a la opción ganadora. Hace que sean necesarios menos votos para alcanzar la mayoría. Retomando el caso del Estatuto andaluz, hace que se apruebe, aunque no te guste. En el fondo, es como -y perdón por ejemplo- una violación. Uno puede resistirse a golpes, o no hacer nada, o jalear y animar al agresor. Pero, al final, sólo la opción de los golpes es la que puede evitar un final concreto; las otras, no.

    Así que si lo que hay en vuestro Ayuntamiento o Comunidad no os agrada, sea del signo que sea, ya sabéis cuál es vuestra arma: ese voto que parece ridículo y diminuto. Pero que no lo es, si se consigue concienciar a la gente. Os animo desde aquí a pensarlo.

  • # Belixario dice:
    28 de May de 2007 a las 1:47

    “No veo qué hay de malo en imprimir papeletas. Lo delictivo sería meterlas en las urnas a piñón.”

    Tampoco veo que hay de malo en imprimir billetes. Lo delictivo seria gastarlos no?

    Hay que joderse, que ya somos mayorcitos. Y si la legislación vigente establece que las papeletas son imprimidas y distribuidas por la Administración respetemoslo.Sea el PP, el PSOE o la alianza marciana

  • # Manuel dice:
    28 de May de 2007 a las 11:19

    Waldorf & Statler lo ha explicado muy bien….

    No acudir a votar no soluciona nada y en realidad le estás haciendo un favor a los partidos mayoritarios.

    Si no te convence lo que se oferta y no encuentras ningún partido que llame tu atención, puedes votar en blanco o enviar un voto nulo.

    En Leganés, ayer votaron menos de 100.000 electores, de más de 140.000 censados.
    ¿Os imaginais cuánto podría cambiar el reparto de poder si esos más de 40.000 electores hubiesen ejercido su derecho al voto?… aunque solo hubiese sido para votar a ‘Los Verdes’, o algún partido local.

    Teniendo en cuenta que el partido más votado obtuvo algo más de 36.000 votos, ya les estarías ‘jodiendo’ el reparto de poder, y cambiando el panorama político. Y entonces sí que estarías haciendo algo para cambiar el panorama político de tu localidad, y restarles poder a los que precisamente menos gracia te hacen.

    Por esto, nunca he dejado de votar en ninguna elección (incluso en la de la Constitución Europea).

    Pero mientras haya quien piense que ‘votar no arregla nada’… pues eso, nunca solucionaremos nada.

  • # agus dice:
    28 de May de 2007 a las 14:04

    En algunos países de Sur-América el voto es obligatorio so pena de multa. No lo veo mal, obligados a ir, y el que quiera que vote en blanco, o a Espinete o a quien le salga del mascarón de proa, pero que vaya y vote.

    Otra cuestión interesante es el bipartidismo o las elecciones a dos vueltas ¿Qué campañas electorales traería esto?,…….. En cualquier caso Un tal Curchill dijo algo como que la democracia era la peor forma de gobierno a excepción de las demás, o algo así…. Más razón que un Santo.

Escribe un comentario

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho