Warning: Use of undefined constant get_magic_quotes_gpc - assumed 'get_magic_quotes_gpc' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /home/lalen2/public_html/wp-content/plugins/cforms/lib_functions.php on line 339

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/lalen2/public_html/images/cassette01.jpg(1) : eval()'d code(83) : eval()'d code(1) : eval()'d code(1) : eval()'d code:1) in /home/lalen2/public_html/wp-content/plugins/wp-super-cache/wp-cache-phase2.php on line 1164
La Lengua » El pañuelo de la diputable

Ars longa, vita brevis

El pañuelo de la diputable

20 de May de 2007

Hoy en El País aparece una entrevista con una tal Asmaa Abdol-Hamid, una chica danesa nacida en los Emiratos Árabes Unidos que se presentará a las elecciones al Parlamento Europeo por el partido Lista Unitaria, “una coalición de izquierdas rojiverde”.

Os recomiendo leer el artículo completo, si aún tenéis capacidad de asombro. En él abunda lo que tristemente se está convirtiendo ya en tópico, sin que nadie se lleve las manos a la cabeza: la defensa desde muchos sectores, sobre todo islámicos e izquierdistas, de la libertad de las mujeres a tapar parte de su pecaminoso cuerpo con un pañuelo. Sin embargo, cada vez estoy más convencido de que la prenda en cuestión impide pensar con claridad, y pruebas de ello en el artículo no faltan.

Por ejemplo, dice Asmaa que “El islam en Europa es diferente del de muchos países árabes. Aquí defendemos la libertad de expresión y los derechos humanos”. No obstante, y sin sonrojarse, unos párrafos más adelante se pregunta: “¿Por qué todo el mundo tiene que opinar sobre cómo vivimos los musulmanes?”

Pues, buena señora, porque precisamente eso es la libertad de expresión, entre muchas otras cosas. Yo entiendo que cuando hay una prenda que representa, diga usted lo que diga, la sumisión de la mujer y la prohibición de pensar con libertad, haya cosas que no se tengan claras, pero ha caído en una contradicción lógica de lo más torpe.

Aquí (en Europa), los ciudadanos podemos opinar de lo que nos dé la gana, y el libro que nos pone los límites no es el Corán, ni la Torá, ni siquiera la Biblia, en la que cree la mayor parte de los europeos comunitarios, sino el Código Civil o el Penal, según proceda. Pero vamos, lo que le conviene a usted es aclararse: ¿cree en la libertad de expresión o no? ¿Cree en la libertad de expresión excepto para meterse con sus ideas? Entonces no, no cree usted en ella.

La diputable alega en su entrevista que usa el pañuelo (que llama hiyab) para evitar ser vista como un objeto sexual. Seguimos con la vieja tendencia religiosa a cercenar una parte crucial de la psicología y fisiología humanas: el sexo. Pues muy bien. Usted es libre de renunciar a una dimensión de su existencia, como es libre, o debería serlo, para amputarse una pierna o sacarse un ojo porque se lo diga un libro. Pero me parece inmoral defender que eso es una buena opción para los demás.

Yo siempre defenderé la libertad de la mujer para cubrirse los pechos, la cabeza, o lo que quiera; la libertad de quedarse en casa cocinando para su marido y cuidando de sus hijos, en lugar de buscarse su independencia económica y vital; su libertad para pedir a su marido -o hermano- permiso para salir con sus amigas e incluso la libertad de tolerar que su pareja la harte a palizas. De todo ha de haber en la viña del Señor, y qué queréis que os diga, yo soy feminista, pero cuanto más machista sea la sociedad, mejor para mí. Peor para mi conciencia, quizás, pero mejor para mi cuerpo. Los límites de mi libertad son la libertad del prójimo, y cuanta menos libertad tengan las mujeres más tendremos los hombres. Y si las mujeres -como esta señora- deciden amputar su libertad por voluntad propia, pues eso. Mejor para mí. Pero no nos lo venda como feminismo, diga lo que es: la aceptación acrítica de lo que le dice un libro o un imán desde su púlpito.

Dice el artículo: “El xenófobo y ultraderechista Partido Popular danés, formación socia del Gobierno que preside el liberal Anders Fogh Rasmussen, ha anunciado que impedirá la entrada de una mujer con velo al Parlamento y ha comparado el pañuelo con “otros símbolos totalitarios””.

Y no me extraña. Pero sigo leyendo el artículo hasta el final, intentando averiguar si los partidos de izquierdas también se oponen a la teocracia machista. Nada, ni una palabra. Recordemos: esta mujer se presenta a las elecciones por una coalición progresista (menudo adjetivo para menuda panda).

Mientras yo me pregunto cómo es posible que los partidos que se dicen de izquierdas, que siempre han atacado la doctrina católica, defiendan, apoyen y financien actitudes clericales, extremistas y machistas, ellos se estarán preguntando, supongo, por qué la gente de izquierdas cada vez les vota menos, y a menudo votan a opciones de derecha. O, como en el caso de un servidor, se limitan a rezar para que el domingo que viene haga un día de playa.

En La Lengua:

5 comentarios en “El pañuelo de la diputable”

  • # Manuel dice:
    21 de May de 2007 a las 10:00

    No puedo estar más de acuerdo…

    Eso de defender la libertad de expresión, siempre y cuando no hables de ellos… me recuerda a la censura. Puedes decir lo que quieras, siempre y cuando nos guste.

    Que alguien le explique, que aquí a las mujeres no se las ve como símbolos sexuales por no llevar un pañuelo en la cabeza. El respeto no lo da o quita un pañuelo, lo da la educación.
    Quizás, si enseñaran a sus hijos, futuros hombres, a tratar a las mujeres como iguales y respetarlas, dejarían de verlas como meros objetos sexuales para reproducirse, y las empezarían a ver como personas, como iguales.

  • # lector dice:
    21 de May de 2007 a las 10:33

    Cuando cayó la Unión Sóviética , la progresía se quedó sin referente moral,por lo que ese vacío fue llenado por el antiamericanismo y el proislamismo del que ahora presumen.
    El progre anhela ser guay, super guay, y qué puede ser mas chupimegaguay que oponese ha EEUU y apoyar e pañuelo en aras de la libertad.

  • # Susana dice:
    21 de May de 2007 a las 12:40

    wow, tenías razón al principio con lo de la capacidad de asombro…
    “soy musulmana…pero eso no tiene que ver con mi ideología”, anda que…
    la reivindicación del feminismo al mismo tiempo que la subordinación a un precepto coraní… espero que el electorado tenga las ideas un poco más claras que ella

  • # antonio molina dice:
    21 de May de 2007 a las 21:22

    aquí en Melilla el partido político CPM, de mayoría musulmana pidió hace tiempo que se reservaran determinadas horas a la semana en la piscina municipal para que se bañaran sólo las mujeres musulmanas. al igual que la belleza está en los ojos del que mira, esa visión de la mujer como algo sólo sexual está firmemente arraigada en sus mentes. y ellas lo quieren arreglar tapándose la cabeza. igual que al ladrón se le castiga cortándole la mano. todo muy castrante…

  • # johan dice:
    27 de May de 2007 a las 13:04

    Muy de acuerdo contigo.

    Llevo algun tiempo preguntandome por que los conservadores, tan obsesionados con los “valores”, el “sexo”, la “religion”, etc son tan criticos con una postura relativamente cercana en cuanto a valores (el islam), mientras que los progresistas o izquierda, tan “anticatolicos”, “laicistas” y demas, muchas veces se situan, por esto del multiculturalismo, al lado de los que cercenan la libertad de mujeres, gays y todo lo que huela a libertad.

    Es algo que no puedo entender.

Escribe un comentario

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho