Ars longa, vita brevis

Toros no, por favor

14 de September de 2006

Uno de los pretextos más hipócritas y estúpidos que se enarbolan para defender la llamada “fiesta nacional”, es decir, las corridas de toros, es el que dice que si se dejase de celebrar esa salvajada, la especie del toro de lidia se extinguiría.

Es hipócrita porque al utilizar ese argumento, se pretende que pensemos que se preocupan por los toros. Pobres, toros, que si no los torturamos, ¡se extinguen! No pueden pretender que me crea que se preocupan por los pobres toros por la mañana, y que por la tarde se les olvida y se van, bota de vino y tortilla de patatas en mano, a reírse mientras el animal agoniza ahogado en su propia sangre. No. Al menos, que sean coherentes y admitan que el animal les importa un pimiento, que es un mero instrumento mediante el cual sacian su sadismo.

Y es estúpido porque dudo mucho que el animal se extinguiera si cesara su tortura. Si un espectáculo sádico fuese una garantía de protección de las especies amenazadas, supongo que los de Greenpeace estarían ya organizando safaris para cazar ballenas azules o cóndores de los Andes. Aunque hay especies que se han extinguido porque no nos sirven para nada a los humanos, como las cucarachas, los gorriones o las salamanquesas, dudo que lo mismo le suceda al toro de lidia. Incluso se ha dado el caso de especies domesticadas que han escapado y sobrevivido en la naturaleza, como perros, gatos y caballos, por ejemplo. Además, por otro lado, si el toro de lidia se extingue tampoco creo que pase nada. Tenemos ingeniería genética por un tubo, y tenemos las advertencias de los bienintencionados defensores de las corridas: si vemos que peligra el número de toros, se les hacen un par de dehesas y que vivan libremente por allí. Lo hemos hecho con cientos de especies y ha dado resultado.

En nuestro país cada uno puede defender lo que quiera (excepto el racismo y el terrorismo, cuya apología, que yo sepa, es delito) mientras se haga por vías pacíficas. Hay quien defiende la “fiesta” de los toros, quien defiende a Franco, quien defiende a la República, quien apoya la guerra de Irak y quien defiende a los que cometieron los atentados de las Torres Gemelas. Mientras lo hagan pacíficamente, no tengo nada que objetar; yo seguiré defendiendo mis ideas igual que ellos las suyas.

Pero que no me tomen por idiota. Si disfrutan con el sufrimiento de un animal, que comiencen por asumir su sadismo, y, una vez que estén a gusto con ellos mismos, que busquen argumentos más inteligentes para defender la barbarie.

Este artículo ha sido inspirado por los comentarios a este otro de Arsenio Escolar.

En La Lengua:

14 comentarios en “Toros no, por favor”

  • # Reset Reboot dice:
    15 de September de 2006 a las 2:41

    Me hace gracia ese argumento, de la extinción del toro si se abandonan esas atrocidades que llamamos “rituales” (¡ja!)… ¿y las vacas, cómo se reproducen? ¿por esporas?, además, claro está, de que el toro también se aprovecha para la alimentación. Existe una ley (creo) que intenta eliminar el sufrimiento de los animales cuando van a ser sacrificados… es decir, nuestro toro sufre discriminación con respecto al resto de bovinos, porcinos, etc…

    Sin embargo, el problema está en que (¡oh!, ¡qué pena!) los programas del corazón perderían una gran fuente de cotilleos, el satélite digital perdería un reclamo para los más castizos y la alta sociedad no podría pavonearse en las plazas.

    Que estamos en el siglo XXI… ¿de verdad?

    En fin, no puedo estar más de acuerdo contigo.

  • # Jaime dice:
    15 de September de 2006 a las 7:52

    Además, si no tengo mal entendido, el toro “de lidia” no existe como raza, del mismo modo que un perro “de caza” no es una raza de perro, sino un perro que tiene unas características y ha recibido una crianza que lo hacen idóneo para esa actividad determinada.

  • # Jaime dice:
    15 de September de 2006 a las 7:53

    (Es decir, si no se cazara con perros, los perros de caza también se extinguirían…)

  • # Jaime dice:
    15 de September de 2006 a las 7:54

    (Yo tengo un perro de caza… Ze paza el día tumbao en el zofá y… Ya paro…)

  • # manuti dice:
    15 de September de 2006 a las 10:08

    Te doy a elegir:
    5 años en el campo a cuerpo de rey, con la mejor comida, vacas,… y luego, una tarde infernal en la que te hacen pasarlas p*tas y para finalizar te matan.
    2 años en un cajón de engorde, comiendo porquerías para engordar y que luego te duerman para nunca despertar

    Se que es demagógico, pero …

  • # Elías dice:
    15 de September de 2006 a las 12:34

    Ahora te doy yo a elegir:
    – Una patada en las pelotas todos los días durante un año.
    -Que te corten una mano.

    Yo personalmente, elijo la primera. Pero pienso que el que me dé a elegir eso es un canalla (ojo, no lo digo por ti, que conste). Ninguna de las dos opciones que me pones para el toro me convence. Si de mí dependiera, los dejaría vivir tranquilamente como animales que son, y cuando llegara el momento les aplicaría una muerte lo más indolora posible para comérmelos, hacer ropa, y todas esas cosas. Pero como considero que ninguno de los dos males es justo, creo que mi obligación es decir lo que pienso.

  • # Miguel Angel dice:
    16 de September de 2006 a las 6:06

    ¿Los gorriones extinguidos? Lo siento pero no lo entiendo ¡Si los hay por millones! Lo mismo para las cucarachas…No sé, a lo mejor he entendido mal lo que pones.

  • # Elías dice:
    16 de September de 2006 a las 10:46

    Esto… Miguel Ángel, era una ironía ^_^

  • # FRESCO dice:
    17 de September de 2006 a las 21:40

    Pues si la verdad que lamentable el trato que se les da a los toros y luego los llaman animales no se quien sera mas animal a ver si lo prohiben ya

  • # PitchBend dice:
    20 de September de 2006 a las 0:14

    Desde una demagogia tan burda nunca conseguiréis los críticos con la “fiesta nacional” que se os tome en serio. Si se me permite un consejo sed muy conscientes de esta serie de cuestiones para construir vuestra legítima crítica desde la realidad:

    – Efectivamente el toro bravo si no es por la fiesta nacional no tiene interés económico alguno, y a menos que Greenpeace o se haga cargo de las ganaderías Domeq etc. está condenado. No me salgan con las gorriones, el toro como el lobo es un animal peligroso, de otra índole, e incompatible para vivir en libertad total cerca de alguna población. Por cierto que las vacas no se reproducen del aire, son criadas y torturadas por su rendimiento económico.

    – Los aficionados a este espectáculo no comemos tortilla de patatas mientras nos salen espumarajos por la boca regodeándonos en la agonía de un animal. Lo crean o no, hay belleza en ver como un hombre es capaz con ligeros movimientos de cadera de engañar a un bestia (las banderillas apenas penetran en el tejido adiposo) y el único momento desagradable y en mi opinión caduco y prescindible es los segundos en que le clavan la espada.

    – ¿Qué es tortura?.
    a) Parsarte TODA tu miserable vida encerrado entre unos barrotes sin otra cosa que un comedero delante de la cara para engordar y trufada de clembuterol para no orinar y que tu carne retenga ese líquido destrozándote el hígado hasta el dia que te corten en chuletones
    b) Pasarte toda tu vida campando como un rey alimentado como un rey follando como un rey, y terminar luchando 15minutos.

    Pues probablemente ambas sean una forma de tortura, pero puestos a rasgarse las vestiduras yo empezaría por la opción A que en lo que a crueldad se refiere hace palidecer a los toros.

  • # Elías dice:
    20 de September de 2006 a las 5:43

    PitchBend, todos tus “argumentos” han sido rebatidos en los comentarios o en el post antes de que escribieras esto. Y por otra parte, te agradecería que te limitaras a argumentar sin hacer juicios de valor sobre las opiniones de los demás; no creo que el post tenga nada de demagogia ni de burdo.

    Por cierto, el jaguar es un animal peligroso y no está extinguido, sin tener ningún interés económico.

    Sobre la belleza de la fiesta ya hablaré otro día. La belleza por supuesto es cuestión de gustos. Solo diré aquí que todo tiene su lado bello. Incluso la guerra (lee a Homero). Pero no se habla aquí de belleza, sino de ética.

  • # Miguel Angel dice:
    23 de September de 2006 a las 0:40

    ¡Oooppsss!Uno de esos momentos en los que estás espeso, no pillas la ironía y quedas como un imbécil, je je je.
    Un saludo.

  • # Emi dice:
    14 de November de 2006 a las 4:19

    “La compasión por los animales está íntimamente conectada con la bondad de carácter, y se puede afirmar con seguridad que aquel que es cruel con los animales no puede ser un buen hombre.”
    – Arthur Schopenhauer (filósofo)

  • # Albero dice:
    11 de September de 2007 a las 22:46

    Solo quiero dar mi más sincero apoyo al arte del toreo.
    Sí a los toros y sí a las corridas de toros, igual que sí a comer caracoles (que por cierto se frien vivos) y a la langosta (que se cocina viva en agua hirviendo).
    Por cierto, le pese a quien le pese las corridas de toros forman parte de la cultura y la tradición española y jamás dejará de ser así.

Escribe un comentario

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho