Ars longa, vita brevis

Diez discos imprescindibles de las dos últimas décadas

30 de September de 2006

Disclaimer: Hay gente que visita este post con una idea equivocada. Estos no son los diez mejores discos de los últimos veinte años. Hay más discos buenos, y seguro que hay discos mejores; son solo los diez que más me han gustado, intentando además aplicar un criterio objetivo. Tampoco es una lista de los diez discos más vendidos. De hecho, los últimos de la lista creo que son relativamente desconocidos. El objetivo de este artículo era, por un lado, recordar algo de la buena música que se ha publicado últimamente, y por otro, dar a conocer buena música que tal vez ha sido injustamente olvidada. Por eso no admito que nadie me diga que estos discos son malos sin alguna buena razón (bueno, excepto a erre, que lo tengo mimado). Os agradezco que aportéis vuestras sugerencias en vuestros comentarios, y desde hoy mismo empiezo a bajarme comprarme todos los títulos que habéis aconsejado, pero no penséis que estoy intentando sentar cátedra sobre la música que es buena o no. Este artículo es una opinión personal, aunque fundamentada, y no debe tomarse de otra manera.

Todo el mundo sabe que no corren buenos tiempos para el mundo de la música pop. La decadencia de la era que nos ha tocado vivir alcanza a todos los ámbitos de la vida, y el arte del sonido no podía tener el privilegio de escapar. La gente cada vez está más embrutecida (Rodolfo dixit, y el que no lo entienda…), y tiene menos gusto musical. Las compañías discográficas han encontrado en la piratería y las descargas de Internet (no, no son lo mismo) la excusa perfecta para no arriesgarse, y lanzan clones y clones de David Bisbal y Ricky Martin con los que saben que van a ganar dinero, al precio de que nunca se pueda hablar de nuestros tiempos como una época dorada de la música. A ellos les da igual, claro, van a lo suyo, y hasta cierto punto es comprensible.

Pero ello no ha impedido que en los últimos quince o veinte años haya habido discos magistrales, discos redondos en todos los sentidos de la palabra, compactos de esos que pones a reproducir en la pista 1 y nunca usas el botón de pasar a la pista siguiente. Discos que son perfectos desde la primera canción hasta la última, en los que no sobra ni falta nada.

Además son discos que, independientemente de las preferencias personales de cada uno, suelen gustar a todo el mundo. Estos son los diez que más me han gustado a mí en los últimos años. Os los recomiendo vivamente, y no creo que os arrepintáis si seguís mis recomendaciones. Empezamos.

Extreme: Extreme II: Pornograffitti (1990)

Pornograffitti

Después de un disco de debut bastante soso, la banda liderada por el genial guitarrista portugués Nuno Bettencourt publicó esta obra maestra del funk metal, donde hay cortes de todo tipo, desde la animada Decadence Dance, hasta la balada jazzy When I first kissed you, que podría perfectamente haber cantado Frank Sinatra, pasando por la demoledora Money y la inolvidable balada More than words. Precisamente fue esta la que consiguió que el disco vendiese varios millones de ejemplares en todo el mundo, y creo que cualquier persona que la oiga aún hoy, dieciséis años después, es capaz de reconocerla al instante. Mi pista recomendada: He-Man Woman Hater, una canción brutal, una lección de guitarra en cada segundo, un solo de tapping de los mejores de la historia y la colaboración de Dweezil Zappa, el hijo de Frank. Extreme publicó dos discos después de este (el III Sides to Every Story es una joya de disco conceptual) y luego se separaron, aunque últimamente han tocado en directo juntos alguna que otra vez.

Metallica: Metallica (1991)

Metallica

El más conocido como Disco Negro es el mejor disco de este grupo de trash metal. Me da igual lo que digan sus incondicionales: este es un disco que puede apreciar todo el mundo, y tengo amistades que nunca escuchan música dura y lo adoran, y eso es lo que hace que un disco sea bueno de verdad: no gusta solamente a los fanáticos, sino a cualquiera con un poco de gusto musical. Este CD originó un impresionante documento en vídeo, A year and a half in the life of Metallica, dividido en dos partes: primero la grabación en el estudio, y luego una multitudinaria gira con Guns’n’Roses, con los que casi acabaron a guantazos. Todas las canciones del Metallica son obras maestras, desde el mítico Enter Sandman hasta la power ballad Nothing else matters, que contiene el arpegio preferido por los que empiezan a tocar la guitarra, con perdón del Stairway to Heaven de Led Zeppelin. Mi recomendación: Wherever I may roam, una canción potente y exótica.

Red Hot Chili Peppers: Blood Sugar Sex Magik (1991)

Blood Sugar Sex Magik

Este disco definió el funk popular de los noventa, coincidiendo con el momento dulce que vivió la música norteamericana en la primera mitad de aquella década (casi todos los discos de este artículo son de aquellos años). Es un disco marchoso desde el principio hasta el final, y seguro que todo el mundo recuerda melodías como las de Give it away y Under the bridge. Mi recomendación va por otro lado: Apache Rose Peacock, una balada funk divertida y bailonga con una letra graciosa y un estribillo muy bonito. Quince años después, los Pepper siguen en primera línea.

Lenny Kravitz: Are you gonna go my way (1993)

Are you gonna go my way

Este disco fue uno de los que iniciaron el gusto general por el revival de los sesenta, pero más de la época rock, de los Rolling Stones, los Led Zep y otras bandas sucias que por los Beatles o los Beach Boys. El tema que abre este LP es potentísimo, y el vídeo que se hizo del mismo también. Lenny toca casi todos los instrumentos del disco, que en algunas ediciones venía en caja de cartón, imitando los vinilos (por cierto, si está leyendo esto el tipo al que se lo presté, le ruego que me lo devuelva). Mi preferida: Is there any love in your heart.

Texas: Rick’s Road (1993)

Ricks Road

Los escoceses liderados por la guapa Sharleen Spiteri eligieron el nombre de su banda en honor a la película Paris, Texas, de Wim Wenders, y al slide de guitarra que toca el maestro Ry Cooder en la banda sonora. Este Rick’s Road, curiosamente, es uno de los discos menos queridos del grupo, porque vendió mucho menos de lo que se esperaba; sin embargo, está repleto de buenas canciones, y no sobra ni falta nada. Si tuviera que elegir una sola canción, probablemente me quedaría con Listen to me, una balada de las que te ponen los pelos de punta. De lo que ha hecho Texas después, francamente, no me gusta casi nada, con la excepción de la preciosa Say what you want.

Counting Crows: August and everything after (1993)

August and everything after

Este fue el disco con el que se estrenaron los Counting Crows, y desde luego, no podrían haber empezado mejor. Algunos temas están producidos por R.E.M., pero todos y cada uno de ellos son excelentes. Desde el exitazo Mr. Jones, que me hace sentir algo especial cada vez que lo oigo en algún pub, hasta Murder of one, y todas las demás. Mi favorita aquí es Anna begins, seguida de cerca por Round here. Y la voz de Adam Duritz, dicho sea de paso, es una de las más personales de la música pop de los últimos tiempos.

Eric Johnson: Venus Isle (1996)

Venus Isle

Eric Johnson es uno de los guitarristas eléctricos más respetados del mundo. No en vano fue elegido por el dios Joe Satriani, junto con Steve Vai, para una gira a tres que les llevó por un montón de ciudades de los Estados Unidos, y de la que hay disco y cinta VHS, ignoro si también DVD. Este fue su segundo disco en solitario, y para mí el mejor. En él demuestra por qué es uno de los mejores del mundo, e incluso se atreve a cantar, y no lo hace mal del todo. Hay un puñado de temas magistrales, como Manhattan, SRV, dedicada al malogrado Stevie Ray Vaughan, que se mató en un accidente de avión cuando estaba de gira con Eric Clapton, y la canción que pone título al disco, que contiene mi solo de guitarra favorito de todos los tiempos. Recomiendo una canción breve y extraña: Song for Lynette, que por algún motivo me traslada a mundos más allá de nuestro sistema solar. Sí, tan cursi como suena, amigos.

Bic Runga: Beautiful Collision (2002)

Beautiful Collision

Esta neozelandesa dio la campanada con veinte y muy pocos años, al publicar su primer disco, en el que estaba incluida una de las canciones más bonitas de las últimas décadas: Sway. En su segundo disco demostró que había madurado rápido, y todas las canciones son preciosas melodías a la antigua usanza, sazonadas con un sonido moderno y la increíble voz de esta chica. Todas, todas y todas las canciones son inolvidables, pero tengo que recomendaros una, así que me decanto por la extraña y posmoderna Election night.

Feist: Let it die (2004)

Let it die

Poco sé de este grupo: creo que no tienen más discos, y la música que contiene es tal, que el disco podría haber sido publicado hace veinticinco años o dentro de veinticinco. Casi todos los instrumentos son acústicos, la voz de la solista es increíble y siempre parece que se acaba de levantar, y todas las melodías son fácilmente tarareables. Todos los cortes crean atmósfera, y es un disco perfecto para poner en una cena tranquila. Si tuviera que escoger un disco entre estos diez, tal vez me quedaría con este, o al menos estaría entre los tres primeros. Mi pista recomendada: Secret heart. Irrepetible.

Secret heart
What are you made of
What are you so afraid of
Could it be
Three simple words
Or the fear of being overheard

Sondre Lerche: Two way monologue (2004)

Two way monologue

Este jovencito noruego es un genio, eso no se puede dudar. Y si alguien lo duda, ya lo han dicho otros como Elvis Costello, sin ir más lejos. Two way monologue es un disco que no se parece a ningún otro: es un poco de pop, una pizca de rock, algo de jazz, y todo mezclado para hacer canciones que, cuando las escuchas, estás seguro de que nunca has oído nada igual. Hay canciones marchosas como It’s too late, baladas románticas extrañas como It’s over y misteriosas tonadas nórdicas, como Wet ground, que te recuerdan al clima de Noruega si has estado allí. Mi canción preferida: la segunda, Track you down, que no os puedo describir porque es simplemente indescriptible. Esto disco también estaría entre los que me llevaría a una isla desierta. Lerche está a punto de sacar un nuevo disco, y yo estoy contando los días.

Menciones honoríficas

Nuno Bettencourt, Schizophonic. El guitarrista de Extreme, tras separarse el grupo, debutó con un disco redondo, aunque menos guitarrero de lo que se esperaba. Es bastante variado, todas las canciones son de las que recuerdas, y el chico se defiende muy bien cantando. Mi preferida es Karmalaa.

La cabra mecánica, Vestidos de domingo. Este es quizás el mejor disco español de los últimos años, y el que catapultó a la fama al Lichis, un genio sin duda desaprovechado. Todas las canciones son aprovechables, pero yo me quedaría tal vez con Calcamonía, un tango sentido con una letra original. No lo he incluido más que nada porque desentona por estar cantado en español, pero creo que podría encajar perfectamente en los de arriba.

Joe Satriani, The Extremist. El guitarrista de Long Island, profesor de otros como Kirk Hammet (de Metallica) o Steve Vai, que sin duda lo ha superado, consiguió con este disco la madurez que le faltó en el anterior, Flying in a blue dream. Si bien este CD es menos variado y contiene menos canciones, el sonido conseguido es casi perfecto, y todas las canciones están inspiradas. Mi preferida: la que abre el disco, Friends.

Prince and the New Power Generation: Diamonds and Pearls. El pequeño genio de Mineápolis decidió dar un giro a su carrera con este disco, y abandonó en gran parte los sintetizadores para hacer algo más tradicional. Claro, que para él, tradicional no significa lo mismo que para los demás. Este disco es uno de mis preferidos de Prince Rogers Nelson y casi todas las canciones son pequeñas obras maestras, aunque yo me decanto, si tengo que elegir una, por Strollin’.

Y esas han sido mis elecciones. ¿Los habéis escuchado todos ya? ¿Qué opináis? ¿Qué discos faltan? Decidme cuáles son vuestros favoritos, pero ojo: no vale solamente con que signifiquen algo para vosotros, han de ser discos objetivamente buenos. Espero vuestras propuestas.

Falacias antidarwinistas

La incapacidad del antidarwinista para imaginar estadios evolutivos intermedios (por ejemplo, entre un animal no volador y otro volador, o entre una mancha fotosensible y el ojo de un águila) es tomada por una supuesta carencia de la teoría de la evolución. Si yo no puedo imaginarlo, entonces la teoría falla. Cuando le muestras esos estadios intermedios (que muchas veces existen en fósiles o incluso en especies actuales), callan.

El Paleofreak ha recopilado una serie de argumentos falaces que suelen utilizar quienes cuestionan la validez de la actual teoría de la evolución de las especies. Echadle un ojo al artículo, porque no tiene desperdicio. Además, está más de actualidad que nunca, ahora que están tan en boga teorías antievolutivas como la del Diseño Inteligente o el Movimiento del Monstruo Espagueti Volador.

Imágenes perfectas para un mundo imperfecto

29 de September de 2006

Me he encontrado en Yonkis.com con este magnífico anuncio de Fotoprix:

Enlace al vídeo en YouTube

Me pregunto si los biempensantes permitirían que se emitiera en España… Algo duro en ciertos momentos, pero no se puede negar que es una pequeña joya de la publicidad.

SMS gratis

28 de September de 2006

Desde esta página se pueden enviar SMS gratis a cualquier teléfono móvil de España, Italia, Reino Unido, Suiza y otros países. ¿El truco? De los 160 caracteres disponibles en un SMS normal, puedes usar 110, y el resto se reservan para publicidad. Dicen por ahí que tardan en llegar unos cinco minutos, pero yo lo acabo de probar y el mensaje ha llegado en pocos segundos. ¡Genial!

Vía Menéame.

Siguiendo la moda

Casete

Al final no pude resistirme a diseñar mi propio casete. Si quieres el tuyo, visita este enlace.

El mejor amigo-sombra del hombre-sombra

27 de September de 2006

El hombre y su perro

Los finales más inesperados del cine

25 de September de 2006

Una de las mejores guindas que se pueden poner al final de una buena película es un desenlace totalmente inesperado: cuando ya das por bien gastado el dinero de la entrada por el rato tan agradable que has pasado en la butaca, ¡zas!, un giro por sorpresa que te deja literalmente flotando y que no quieres desvelar a tus amigos, para que vayan al cine y puedan vivir la misma experiencia.

Esta es una lista totalmente personal de las películas cuyo final menos me esperaba, películas que tienen un buen comienzo, un desarrollo divertido y un final insuperable. Empecemos.

Atención: voy a desvelar los finales de todas y cada una de las cintas que comento aquí, así que si hay alguna que no hayas visto, te recomiendo vivamente que te saltes el párrafo correspondiente y eches la mula a andar. A buen entendedor, etcétera.

5. El imperio contraataca (Irvin Kershner, 1980)

El imperio contraataca

Casi todo el mundo coincide en que este episodio es el mejor de la hexalogía de George Lucas. Aparte de tener mayor variedad de escenarios en general que la primera parte, los personajes son algo más profundos, la película es más oscura, y ¡qué final! Ese malvado ex jedi intentando atraer al mojigato Luke Skywalker al lado oscuro, y cuando no le queda otro recurso que usar, el irrepetible “Luke… yo soy tu padre”. Quizá algunos ya se lo esperaban, pero no por eso deja de ser emocionante.

4. El sexto sentido (M. Night Shyamalan, 1999)

El sexto sentido

El desconocido Shyamalan dejó a todo el mundo con la boca abierta con esta película, que automáticamente se convirtió en un clásico del terror y generó infinidad de imitaciones, algunas que copiaban incluso su increíble final, como Los otros, de Amenábar. Digan lo que digan, casi nadie se dio cuenta de lo que pasaba hasta que el director quiso, y creo que todo el mundo tuvo que ver la película otra vez para percatarse de que en realidad todas las escenas de Bruce Willis podrían haber ocurrido sin estar él allí. Con razón al niño lo llamaban pirado: se pasaba las horas hablando con un fantasma.

3. Casablanca (Michael Curtiz, 1942)

Casablanca

La que con mucha probabilidad es la película más magistral de la historia del cine, tiene también uno de los finales más memorables e inesperados. Tan inesperado, que ni siquiera los actores lo conocían, ya que se les iba suministrando el guión sobre la marcha. Tres finales estaban previstos para esta película: uno en el que Rick se queda con Ilsa, otro en el que entrega a Victor Laszlo a los nazis y el más inesperado, el que finalmente quedó para la historia. Porque, decidme con sinceridad, ¿renunciaríais a Ingrid Bergman sólo por salvar el mundo libre? A mí, desde luego, me parece el desenlace más inverosímil.

2. 2001: una odisea espacial (Stanley Kubrick, 1968)

2001: una odisea espacial

La película más incomprendida de la historia tiene, por supuesto, el final más incomprendido. Si tenemos en cuenta que la historia ha empezado hace un millón de años, en el corazón de África (probablemente Etiopía), y acaba en las proximidades de Júpiter en el año 2001, que para el director era el futuro, del final se puede decir todo menos que es previsible. El astronauta Dave Bowman emprende un viaje hacia el infinito, su cápsula aterriza en una extraña habitación de mobiliario clásico y su cuerpo comienza a envejecer hasta que muere. Finalmente, el niño de las estrellas, hecho de energía pura, vuelve a la tierra, culminando la evolución que había comenzado con la llegada del primer monolito a la sabana africana. Se cierra el círculo de la evolución humana con el Also spracht Zaratustra de Strauss y todo el mundo sale del cine con cara de alucinado. No puede haber mejor final.

1. El club de la lucha (David Fincher, 1999)

El club de la lucha

No conozco a nadie a quien este final no haya cogido por sorpresa. Aunque, a decir verdad, el final es la última parte de la película, cuando se descubre que en realidad el pobre de Edward Norton es Tyler Durden, el hombre que vive como le gustaría vivir, folla como le gustaría follar, y tiene el aspecto que le gustaría tener. Lo peor de todo es que su alter ego ha planeado el fin de la civilización con el Proyecto Mayhem, y el narrador debe emprender una carrera contra reloj para impedirlo, sin saber si de verdad lo desea. Para matar a Tyler se dispara él mismo en la cara, y después comienzan a derrumbarse los edificios y suena el Where is my mind de los Pixies. Simplemente delirante. Una de las tres o cuatro películas fundamentales del Hollywood de los 90.

Menciones honoríficas

American Beauty (Sam Mendes, 1999)

American Beauty

Aparte de tener una estética que roza la perfección, esta simpática película también cuenta con un final inesperado, aunque no por bien preparado, como en las películas anteriores, sino por delirante. Resulta que la zorra era virgen, que el bueno de Lester decide no aprovechar la ocasión con la que llevaba fantaseando semanas, y además el tipo duro marine perdía más aceite que la Harley de Keanu Reeves. El capitán le besa, Lester le rechaza, y con ello firma su sentencia de muerte. Una película bonita y extraña, sin duda.

Testigo de cargo (Billy Wilder, 1957)

Testigo de cargo

Viniendo de Agatha Christie, el desenlace no podía ser de otra manera: ni el vividor es tan malo, ni la inocente chica alemana es tan buena, ni el abogado (un inolvidable Charles Laughton) es tan tonto. Una película que se disfruta de principio a fin, llena de interpretaciones magistrales.

El planeta de los simios (Franklin J. Schaffner, 1968)

El planeta de los simios

“¡Malditos! Al final lo habéis estropeado todo. ¡Yo os maldigo!” Estas frases del pistolero Heston hielan la sangre cada vez que uno las oye, y no es para menos. Después de todas las tribulaciones sufridas en el planeta de los malditos monos, cuando parece que va a poder huir con la maciza del bikini retro a multiplicarse y vivir en paz, llega a la playa y ahí a la desesperación: la estatua de la libertad está semienterrada en la arena. Todo el tiempo había estado en la tierra, y había viajado en la cuarta dimensión, pero no se había movido un milímetro en el espacio. Después de la destrucción de la civilización humana, los monos evolucionan y adquieren inteligencia, aunque todo parece indicar que van a cometer los mismos errores que nosotros.

Y esos son mis finales inesperados. ¿Estáis de acuerdo con la lista? ¿Las habéis visto todas? ¿Cuáles son las películas que os dejaron a cuadros? Las respuestas, en los comentarios.

En La Lengua:

A suscribirse

¿No estás suscrito a La Lengua todavía? Para leer fácil y cómodamente el blog en tu lector de noticias (ya sea Bloglines o cualquier otro) la dirección del feed para suscribirte es:

rss http://lalengua.info/feed

Los lectores de noticias son la forma más cómoda para leer blogs, ya que te permiten tener en una sola ventana del navegador, o en un solo programa, todas las suscripciones de tus blogs favoritos y leerlas ordenadamente. Si necesitas más información, puedes consultar esta entrada en La Lengua o esta otra en la Wikipedia.

Telebasura

Son las 16:43 ahora mismo. Los chavales están tomándose el colacao y en Telecinco están emitiendo unas imágenes donde un par de famosetes de caspa están copulando en la playa, metidos en el agua.

Fe

24 de September de 2006

Des que l’home ha deixat de creure en Déu, el problema no és que ja no cregui en res sinó que ara s’ho creu tot.

(Desde que el hombre ha dejado de creer en Dios, el problema no es que ya no crea en nada sino que ahora se lo cree todo.)

Una de tantas citas geniales de G. K. Chesterton. Leído en Nihil Obstat.

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho