Warning: Use of undefined constant get_magic_quotes_gpc - assumed 'get_magic_quotes_gpc' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /home/lalen2/public_html/wp-content/plugins/cforms/lib_functions.php on line 339

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/lalen2/public_html/images/cassette01.jpg(1) : eval()'d code(83) : eval()'d code(1) : eval()'d code(1) : eval()'d code:1) in /home/lalen2/public_html/wp-content/plugins/wp-super-cache/wp-cache-phase2.php on line 1164
La Lengua » Lazarillo de Tormes

Ars longa, vita brevis

Lazarillo de Tormes

19 de March de 2006

De los inmortales de nuestra literatura, este es uno de los que se leen con más gusto. Primero, porque es cortito, y no tienes remordimientos si dejas algún trabajo pendiente (como estudiar). Y además, porque es un empezar a reír y no parar, con las desventuras del pobre Lázaro, y con el patetismo de una sociedad que no tiene para comer pero no renuncia a gastar el oropel.

Doy por sentado que todos los que estéis leyendo esto lo habréis leído al menos un par de veces. Así que no me entretendré en desvelaros el argumento, de sobras conocido. Baste decir que Lázaro es como don Quijote: que si alguien no los hubiese puesto negro sobre blanco, la nación en la que vivimos, conocida como este país, no sería la misma. Sí, desde ese punto de vista, no sabe uno si adorar el librito o condenarlo a la hoguera, pero… ya que ha sido escrito, leamos.

Ella y un hombre moreno de aquellos que las bestias curaban vinieron en conoscimiento. Éste algunas veces se venía a nuestra casa y se iba a la mañana. Otras veces, de día llegaba a la puerta, en achaque de comprar huevos, y entrábase en casa. Yo, al principio de su entrada, pesábame con él y habíale miedo, viendo el color y mal gesto que tenía; mas de que vi que con su venida mejoraba el comer, fuile queriendo bien, porque siempre traía pan, pedazos de carne, y en el invierno leños, a que nos calentábamos.

De manera que, continuando la posada y conversación, mi madre vino a darme un negrito muy bonito, el cual yo brincaba y ayudaba a calentar. Y acuérdome que estando el negro de mi padrastro trebajando con el mozuelo, como el niño vía a mi madre y a mí blancos, y a él no, huía dél, con miedo, para mi madre, y, señalando con el dedo, decía:

-¡Madre, coco!

Respondió él riendo:

-¡Hideputa!

3 comentarios en “Lazarillo de Tormes”

  • # rita dice:
    19 de March de 2006 a las 23:03

    Estoy totalmente de acuerdo en lo que dices. Un placer leer el lazarillo!

  • # Pris dice:
    20 de March de 2006 a las 14:33

    De ahí saqué yo el insulto “bellaco y gallofero” para decírselo a alguien en voz baja. Los pasajes en los que Lázaro habla del hambre que pasa son para morirse. Saludos, Licenciado.

  • # Murcia dice:
    15 de July de 2007 a las 10:06

    Cuando Lazaro aparece em nossa vida, a veces, somos um “ménage à trois”, na casa.

Escribe un comentario

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho