Ars longa, vita brevis

Decadencia

30 de November de 2005

Ayer estuve estudiando por la tarde en una Biblioteca.

En mi mesa había dos pequeñas ciervas de 16 ó 17 años que ocupaban su tiempo en hablar en voz baja sobre chicos y cotilleos, con breves pausas para mirar con ojos hastiados sus apuntes.

Miré un momento a los apuntes y vi “GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER”. Pensé que me gustaría tener como única obligación en el día leer sobre Bécquer. Joder qué maravilla. Sin embargo la chica miró el folio de Bécquer con asco durante un minuto y luego pasó a algo de Química, también con asco.

En mi mente se formó la imagen de la misma chica leyendo con emoción la vida de Bécquer, y alternándola con la lectura apasionada de las Rimas, quizás en un libro manoseado y con alguna lágrima incorporada traído de su casa, y con dedicatoria de su padre cuando era joven a su madre. Me imaginé a la chica leyendo eso de:

Yo sé que hay fuegos fatuos que en la noche
llevan al caminante a perecer:
yo me siento arrastrado por tus ojos,
pero adónde me arrastran no lo sé.

En definitiva, me imaginé que vivía en otra época o en otro país, no en esta cuadra inmunda de embrutecimiento y vulgaridad en que se ha convertido España.

¡Qué pena ver a una chica hablando de amoríos de Seat León y de patéticos cerillitos con sensibilidad de diyéi mientras se pierde algo tan bello como los poemas de Bécquer que han hecho estremecerse generaciones de chicas jóvenes como ella en el pasado!

Seguro que si le preguntas a la tía bruta, te dice que se considera romántica. Posiblemente su romanticismo consiste en ver Pasión de Gavilanes y hacerse un dedo después.

Estoy hasta las pelotas.

Texto original de Rodolfo. Nada que añadir.

Más boicot

1. A partir de ahora voy a escribir boicoteo, que es como aconseja el DRAE. Así no me entretengo pensando si el plural es boicotes (según la norma castellana de los plurales) o boicóts (según el uso corriente).

2. Hoy Iñaki Gabilondo se escandalizaba en su flamante noticiario de que determinadas personas -al parecer bastantes- que no viven en Cataluña estén practicando un boicoteo hacia los productos catalanes. No debe de haber visto esta página que está en funcionamiento desde hace muchos meses, pero en fin, eso es aparte (el enlace te lleva a una lista negra de productos que los catalanes no deben comprar por no llevar etiqueta en catalán; dicen por ahí que está subvencionada por el gobierno tripartito de Cataluña). Al parecer el conocido cava catalán se está vendiendo bastante menos, y están triunfando otros productos como el vino espumoso extremeño.

3. Yo no practico el boicoteo. Y sí, es una cuestión de principios, y de principios políticos, pero no los que estáis pensando. Para jugar al boicoteo, debería mirar la etiqueta de todos los productos que compro, y mantener fuera de mi carrito los que provengan de Cataluña (y si viviera en Cataluña, lo contrario). Pero yo la única etiqueta que miro cuando compro es la del precio, porque si compro un producto más caro por otras razones que su calidad, estaría boicoteando mi propia economía, y mi economía en estos momentos no está para muchos boicoteos. Es decir, que si algunos políticos, o algunos empresarios, o algunos periodistas, o quienes sean, quieren jugar al boicoteo, que no cuenten conmigo: que se lo paguen de su bolsillo. Yo tengo problemas más importantes que la parida esa del Estatut.

4. Algún que otro empresario catalán, viendo que estas Navidades no iba a hacer su agosto, se ha apresurado a decir que sus productos son catalanes, y por ende, españoles, lo que es una obviedad. Si no fuera porque ese mismo empresario hace unas semanas bebía los vientos por el ejecutivo catalán. ¿En qué quedamos, majo? Ah, ya, que quieres pagar impuestos sólo para una región, con el beneplácito -y seguramente la subvención- de tu Gobierno autonómico, pero tener un mercado libre de 43 millones de personas. Pues así no se juega, hombre. O todos con la misma baraja, o tú juegas en tu mesa y yo en la mía. Es una simple cuestión de igualdad entre las personas y los territorios. Sí, igualdad, esa palabra cuya consecuencia más visible es la justicia.

5. Ya argumenté hace unos días que en mi opinión la culpa de todo este lío la tienen fundamentalmente algunos políticos catalanes. No puedes estar todo el día insultando a millones de personas y esperar que no haya consecuencias. Y gentecilla (no quiero decir “gentuza”) del Gobierno catalán se pasa el día insultando, ridiculizando y vilipendiando al resto de los españoles. Que no me hablen de Federico Jiménez Losantos, porque Losantos no representa a nadie más que a su conciencia y a los intereses de su empresa. Ningún político nacional (o estatal, o como queráis decirlo) ha insultado a Cataluña, y muchos políticos catalanes se pasan el día insultando al resto, y encima yendo de víctimas, que tiene la cosa muchos bemoles.

6. Como se dijo más arriba, yo no me apunto al boicoteo. Y no comprendo al que lo hace. Pero entiendo que se haya llegado a esta situación. Entiendo que haya gente que haya dicho “basta”. Por las empresas no me preocupo, puesto que no tienen más bandera que la del $, y dirán que el sol sale por la noche con tal de colocar sus productos (de lo que no se las puede culpar, ya que son empresas y ganar pasta es su razón de ser). Lo malo es que todo esto no hace sino aumentar eso que se ha dado en llamar crispación. Lo único positivo que puede tener esto, si es que puede tener algo positivo, es que los votantes catalanes castiguen a un Gobierno que cree tan poco en Cataluña que tiene que insultar constantemente a diestro y siniestro para sentir que son algo. Es un Gobierno que Cataluña no merece. Y puede que el boicoteo sea un revulsivo que haga a la gente reaccionar. Aunque no tengo muchas esperanzas en que pueda salir nada positivo de esta locura, y de todas maneras queda demasiado para las elecciones autonómicas catalanas. Además, seguro que la coalición de gobierno catalana se las arregla para echar las culpas de todo a ese Sadam Husein llamado los españoles.

7. Un último y curioso apunte: muchas personas -y bloggers, y otras especies- intentan por todos los medios encontrar una mínima razón para echar la culpa de esta situación al Partido Popular. Sólo diré una cosa: mientras Mariano Rajoy brinda con cava, el espumoso extremeño se agota y bate récords. A buen entendedor, etc.

Mírame a los ojos

29 de November de 2005

Interesantísimo artículo en Pixel y Dixel (no, no es la página de la ministra de Cultura) sobre lo que sucede en nuestra cabecita según hacia donde miremos. Por ejemplo,

Mirar arriba y a la izquierda: imágenes construídas visualmente (Visually constructed). Si alguien te dice “imagina un perro verde”, normalmente mirarás en esa dirección.

No dejéis de leerlo.

  • Usa Firefox » Aprovechando que Google ha abierto el programa de referidos de Firefox, os cuento las virtudes de este navegador a ver si de una vez me hago rico y logro vivir sin trabajar.
    • Primera e importantísima razón: Firefox usa pestañas. ¿Qué quiere decir esto? En primer lugar, que puedes tener abiertas varias páginas o direcciones web a la vez, teniendo abierto un solo programa. En Internet Explorer (IE), si quieres tener abierta tu página de Hotmail y a la vez la de cualquier periódico online, debes tener abiertos dos exploradores. Esto implica cargar el mismo programa dos veces en la memoria, y además ocupar espacio en la barra del escritorio, algo que siempre me ha parecido muy engorroso. Además, la navegación con pestañas (en inglés tabs) te permite leer una página mientras otra u otras se van cargando, y así aprovechar al máximo tanto tu tiempo como tu ancho de banda. Si estás leyendo en una página y quieres abrir un enlace desde la misma para leerlo luego, haces clic con el botón central del ratón (la ruedecita) y te carga el contenido del enlace en otra pestaña (todo esto es configurable, por supuesto). Aprende más sobre las pestañas de Firefox.
    • Por cierto, puedes tener de página de inicio del navegador varias pestañas a la vez, como por ejemplo un periódico, un lector de noticias y tu correo web.
    • Firefox es más seguro que Internet Explorer. Y esto es así por una razón muy sencilla: Firefox lo usa mucha menos gente que la que usa IE. Por lo tanto, si alguien quiere demostrar al mundo que es un as de la informática y del hackeo (que es lo que suele mover a esta gente) primero irá a por el producto más usado. Os pongo un ejemplo: un tipo se tira desnudo al césped del Santiago Bernabéu en pleno partido Madrid-Barça. ¿Por qué? Pues porque busca notoriedad. No se desnudará en la final de petanca de los vecinos de mi escalera, os lo aseguro.
    • Firefox carga las páginas más rápido que IE. Para esto no os tengo que dar razones: descargadlo y probadlo vosotros mismos.
    • Firefox es compatible con la práctica totalidad de los sistemas operativos más conocidos. Uses MacOS, Windows, Linux o cualquier otro, hay un Firefox para ti.
    • Puedes mejorar tu Firefox fácilmente. Por ejemplo, usando nuevos temas (también conocidos como pieles). Mi favorito es Pinball theme pero hay cientos, y si no te gusta ninguno, puedes usar el que viene por defecto o diseñar el tuyo. También puedes mejorar el navegador añadiendo extensiones, es decir, pequeños añadidos para conseguir nuevas funcionalidades. Por ejemplo, el imprescindible Mouse gestures te da la posibilidad de controlar tu navegador simplemente con gestos del ratón. Si quiero ir hacia la última página visitada, pulso el botón derecho y muevo el ratón de derecha a izquierda; si quiero agrandar el tamaño del texto o de una imagen, pulso el botón derecho y dibujo con el ratón una diagonal de arriba a la izquierda hacia abajo a la derecha. Es mucho más sencillo hacerlo -y aprenderlo- que contarlo.
    • La gestión de los favoritos con Firefox es más inteligente. Por ejemplo, bajo la barra de direcciones tienes otra donde están tus marcadores (favoritos) preferidos. Puedes mover los elementos fácilmente de un lado a otro.
    • Para buscar un texto en una página basta con escribirlo. Si estáis leyendo una página con miles y miles de palabras, basta con comenzar a escribirla en el teclado y el navegador os dirá dónde aparece. Después, si pulsáis CTRL+f os mostrará las siguientes localizaciones.
    • Por si todo lo anterior fuera poco, cada vez que os lo descargáis desde La Lengua, contribuís a que pueda dedicar cada vez menos tiempo a mi aburrido trabajo en el mundo real y más a escribir en esta bitácora, lo que es sin ninguna duda un fin social. Y solo tenéis que bajaros e instalar Firefox siguiendo el enlace que encontraréis a la derecha, debajo de los anuncios de Google y justo encima de los archivos.
    Y si después de probarlo no os gusta -cosa rara-, pues nada: lo desinstaláis y os devuelvo el dinero. Tentador, ¿verdad? Actualización: Se me olvidaba, para instalar Firefox desde IE debéis hacer clic en el siguiente icono: (10)

La lengua, esa arma de destrucción

28 de November de 2005

Regento un comercio en una zona deprimida económica y socialmente de Barcelona. Las aceras y el mobiliario urbano están mugrientos y el Ayuntamiento planea establecer un ‘ghetto’ para emigrantes al más puro estilo francés.

En Octubre de 2.003 se me presenta un inspector del Ayuntamiento de Barcelona para informarme de que mi rótulo ‘atenta contra la normativa’ ya que elude una tilde sobre una vocal, obligatoria en el Catalán. Me levanta un acta pero me informa que si cambio el rótulo me subvencionan el 20% de la operación y no me sancionan.

A mi izquierda hay un bar de paquistaníes con todos los rótulos en su lengua y a mi derecha un ‘night club’. Les pregunto y ninguno de los dos recibe la visita del ‘amable’ inspector. Cambio el rótulo de marras (400¤ de vellón) y luego me niegan la subvención porque ‘sobrepasa 15 mm las dimensiones establecidas por la normativa municipal’.

Mi nombre y dos apellidos llevan tilde y nunca ninguna institución pública catalana los pone en las comunicaciones oficiales y ‘panfletos’ que me envían.

Así son los hechos y lo demás literatura.

Iba a escribir algo, pero en realidad creo que sobran los comentarios.

Vía Bye Bye Spain.

La estatua del comandante Franco

27 de November de 2005

Hace unos días os hablé (enlace) de una estatua que hay en Melilla del general Franco cuando era comandante y se destacó en diversas campañas africanas. Ya os conté que la habían retirado de su emplazamiento original, y aunque al principio no estaba muy claro, finalmente la han vuelto a colocar a unos metros de donde estaba antes. Me he pasado por allí y he disparado unas fotos (haz clic sobre ellas para verlas a mayor tamaño):

DSC00631

La estatua amaneció el 20 de noviembre con diversas ofrendas florales y una bandera de España.

DSC00638

Se aprecia perfectamente que se tomó como modelo a un Franco bastante más joven que el que se alzó contra la II República. Además, se cumple la tradición de sacar al modelo favorecido respecto de la realidad.

DSC00637

Sin entrar en otros juicios, el nivel de detalle que alcanzó el autor es considerable.

Aquí tenéis todas las fotos que he subido de la estatua (si a alguien le interesan otras que he hecho, que me las pida por correo).

Para reírse un rato

¿Quieres saber cuáles fueron las precuelas de éxitos hollywoodienses que nunca se llegaron a rodar? Pues aquí tienes una lista, que incluye títulos como Jóvenes problemáticos del Caribe, Cuatro despedidas de soltera y un amigo en el hospital y la inolvidable (con esta me he partido el pecho de la risa) Hay mohicanos de sobra.

Violencia machista

26 de November de 2005

Australopithecus afarensis

Imagen tomada de esta página.

Ayer se celebró el día internacional contra la violencia hacia las mujeres (noticia). Y para variar vamos a ser políticamente incorrectos.

Las cifras de mujeres asesinadas a manos de sus parejas no parecen descender. Es necesario ser cautos para analizar este dato: las mujeres siguen muriendo al mismo ritmo, a pesar de todas las leyes que se quieran hacer, todos los policías que dediquen específicamente al problema y todas las ridículas campañas que se emprendan para luchar contra esta lacra. Pero tampoco debemos pensar que todas las medidas son estériles. ¿Por qué no funcionan estas acciones? Quizás porque el caso de la violencia machista (por fin una denominación más o menos adecuada) está en su canto de cisne. Ya casi todos los hombres aceptan que una mujer puede decidir cuándo se acaba una relación amorosa, qué ropa se pone y a qué horas sale y se recoge. Pero los residuos del machismo, cada vez menos, actúan como cualquier animal acorralado: echando el resto. Y me temo que seguirán muriendo mujeres hasta que el animal haya muerto, aunque dediquemos la mitad del cuerpo judicial a luchar contra ello.

Y aquí la incorrección política: la culpa es sobre todo de algunas mujeres. A menudo lo discuto con mi novia, una feminista militante, y por supuesto se enfada conmigo. Pero creo que así es. Porque una mujer no se casa con un hombre delicado, inofensivo y sensible que un día se levanta transformado en una mala bestia. No, no; el caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde puede servir como tópico literario, pero raramente se produce en el mundo real. La mujer maltratada, en un número importante de casos, se casa con un gorila sin dos dedos de frente, que responde a casi todas las situaciones de forma irreflexiva y violenta. Casi siempre la futura maltratada se muestra encantada con este comportamiento; no en vano, hace años -y aún hoy en algunos ambientes- se considera que eso es un hombre de verdad. Y un día al hombre de verdad le sirves la sopa fría, o no le has puesto suficiente suavizante a sus calzoncillos, o le respondes de mala manera, y te calza una hostia que te vuelve la cara del revés. El hombre no ha cambiado, lo que ha pasado es que ahora la hombría mal entendida se descarga contra la mujer, en lugar de contra el empleado de banca que no lo atiende como quiere o el árbitro de fútbol.

Lamento muchísimo decir esto, pero algún resorte psicológico o educativo en el cerebro de muchas mujeres hace que la violencia les sea tremendamente atractiva. Podemos ir al canon de belleza por excelencia: la mujer ha de tener grandes pechos y caderas, para demostrar que puede criar muchos hijos; el hombre ha de ser alto y tener fuertes músculos, para defender de forma agresiva (¿o para qué sirven los músculos?) a cualquier ataque, o para ir a cazar como un perfecto y sano australopithecus. Este argumento, de todas maneras, es un poco enclenque, puesto que debería primar el instinto de conservación sobre el instinto de elegir una pareja con potencial violento, pero es que no sé de qué otro modo enfocar el problema.

Todos sabemos que la mayor parte de las mujeres que mueren a manos de sus parejas han denunciado antes muchas veces su situación, y es verdad que a menudo la ley no funciona: eso es culpa de todos, de los políticos y de quienes les votamos, y hemos de aceptar nuestra responsabilidad. Pero un importantísimo porcentaje de mujeres asesinadas son aquellas que han retirado la denuncia contra sus asesinos, con la esperanza de que algún día tiene que cambiar. Y ese día nunca llega, y el australopithecus se carga a la mujer, y en la cárcel vamos a entrevistarlo y dice “una y mil veces que naciera otra vez, volvería a hacerlo”. Como en la famosa fábula, es muy difícil que el escorpión deje de ser escorpión.

¿Que si tengo una solución? Claro que sí. Aislamiento social, y sobre todo, aislamiento romántico. Es decir: que ninguna mujer se sienta atraída por ese tipo de energúmenos. Cuando ninguna chica moje sus bragas -y perdón por la expresión- al ver a su novio partirle la cara al chaval que le acaba de tirar el cubata encima; cuando el bruto vea que las mujeres miran esa violencia con desprecio, y no con admiración; cuando el violento vea que su actitud antediluviana no es respetada por nadie, sino despreciada por todos, y sobre todo por todas, al animal moribundo sólo le quedarán dos salidas: evolucionar y convertirse en un homo sapiens, o desaparecer, como el australopithecus. Y entonces, se acabó la violencia machista. Muerto el perro, se acabó la rabia.

Nota: sé que estrictamente el austrolapiteco no desapareció, sino que evolucionó y dio origen al género homo (es decir, a nuestros antepasados). Estoy convencido de que me perdonaréis esta licencia poética.

Ha muerto el sensei

El actor Noriyuki Pat Morita, que encarnó al inolvidable profesor Miyagi en las tres entregas de Karate Kid, ha muerto.

¿Existe el miedo en este dojo? ¡No, sensei!

Ninguno de los que fuimos niños en los años ochenta lo olvidaremos. Si hay un cielo a donde van los profesores de karate cuando mueren, sin duda estará en él. Descanse en paz.

-¿Existe el dolor en este dojo?

Sí, hoy sí, sensei.

Hijo de p.

25 de November de 2005

Y qué edad tiene esa señora que se cría para condesa? —preguntó el del Bosque.

—Quince años, dos más a menos —respondió Sancho—, pero es tan grande como una lanza y tan fresca como una mañana de abril, y tiene una fuerza de un ganapán.

—Partes son esas —respondió el del Bosque— no solo para ser condesa, sino para ser ninfa del verde bosque. ¡Oh hideputa, puta, y qué rejo debe de tener la bellaca!

A lo que respondió Sancho, algo mohíno:

—Ni ella es puta, ni lo fue su madre, ni lo será ninguna de las dos, Dios quiriendo, mientras yo viviere. Y háblese más comedidamente, que para haberse criado vuesa merced entre caballeros andantes, que son la mesma cortesía, no me parecen muy concertadas esas palabras.

—¡Oh, qué mal se le entiende a vuesa merced —replicó el del Bosque— de achaque de alabanzas, señor escudero! ¿Cómo y no sabe que cuando algún caballero da una buena lanzada al toro en la plaza, o cuando alguna persona hace alguna cosa bien hecha, suele decir el vulgo: «¡Oh hideputa, puto, y qué bien que lo ha hecho!», y aquello que parece vituperio, en aquel término, es alabanza notable? Y renegad vos, señor, de los hijos o hijas que no hacen obras que merezcan se les den a sus padres loores semejantes

Don Quijote de la Mancha, II Parte, cap. XIII.

Hay que comer

Archivos

Búsqueda

La Lengua en tu mail

Tu dirección de email:

FeedBlitz

Video

Más vídeos aquí

Fotos

www.flickr.com
Elementos de Elias.gomez Ir a la galería de Elias.gomez

Estadisticas


Ver estadísticas

La Lengua se publica con Wordpress | RSS de las entradas y de los comentarios | Diseño web: Dodepecho