La Lengua

Dura lex, sed lex

2/16/2005

La mala educación

No voy a poner en duda que Fernando Fernán-Gómez sea un genio, por supuesto. Aunque tampoco se puede negar que España es uno de los países donde más fácil es serlo: das una patada a un televisor y saltan por lo menos cincuenta genios. Alejandro Amenábar era un genio desde que rodó Tesis, aquel bodrio donde se sabía quién era el asesino a los cinco minutos de comenzar la película. A menudo, también, he oído a gente decir que no sé quién de Crónicas era un genio. Creo que es un término bastante devaluado. En este país sobran genios y faltan figuras.

¿A santo de qué todo esto? Pues a que Fernando Fernán-Gómez ha vuelto a demostrar por qué no deberían sacarlo por la tele:

Se me ha reprochado en la prensa el que haya dicho unánimes. Yo he dicho casi unánimes. No me pregunte. Siéntese y no vuelva a preguntar.


El periodista se había comido una palabra ("casi") al hacerle una pregunta. Y ha pagado su crimen siendo el objeto de la última gracia del actor-escritor. Le ha servido de excusa para que la gente siga comentando "hay que ver los genios, qué mal humor gastan, si es que son muy raros". Como le sucedió al señor aquel que le llevó un libro para que se lo firmara. Lo mandó a la mierda.

¡A la mierda!


Bonita forma de agradecer un elogio (y, de paso, de fomentar la lectura).

Qué pena que los periodistas no se hayan levantado ?todos? y largado en ese mismo instante. Qué bien habría venido una pizca de corporativismo. Y que presente la película su tía.

Pero los periodistas, como todo el mundo ?y los becarios, si cabe, más? tienen que comer. Y se tienen que tragar la dignidad y aguantar lo que les echen. Qué injusta es la vida, canastos.

Por cierto, he comenzado el artículo afirmando que en España es muy fácil ser catalogado como genio. Pues bien, otra peculiaridad muy typical Spanish es que todos tenemos derecho a ser más o menos ineptos en el trabajo. Es parte de nuestra idiosincrasia. Así que, don Fernando, no se ponga usted así, y cáiganos bien. Tampoco cuesta tanto. Y si le molesta que la gente no trabaje como debe, pues oiga, puede usted emigrar a algún país civilizado.

Claro que quizás en un país civilizado el título de genio cueste más trabajo obtenerlo. He ahí el dilema.

3 Comments:

  • At 2/17/2005 08:18:00 AM , Anonymous Anonymous said...

    Igual de injusta que para el que es objeto de interés público y ve que "sus" declaraciones no son las que hizo. Y luego una masa desinformada sólo conoce la parte del todo, pero la sinécdoque es ya inevitable.

    ¿Que ese comportamiento es reprochable? es posible, pero al menos esta persona no vive del producto de este tipo de escenas, como muchos otros que tenemos que soportar todos los días, sin oficio, pero con pingües beneficios.

     
  • At 2/17/2005 08:19:00 AM , Anonymous Anonymous said...

    Igual de injusta que para el que es objeto de interés público y ve que "sus" declaraciones no son las que hizo. Y luego una masa desinformada sólo conoce la parte del todo, pero la sinécdoque es ya inevitable.

    ¿Que ese comportamiento es reprochable? es posible, pero al menos esta persona no vive del producto de este tipo de escenas, como muchos otros que tenemos que soportar todos los días, sin oficio, pero con pingües beneficios.

     
  • At 2/17/2005 10:19:00 AM , Anonymous Anonymous said...

    Tienes toda la razón. Los periodistas se tenían que haber levantado pero las alubias son las alubias y todos sabemos que trabajar es tan malo que incluso te pagan por ello. Todos alguna vez (o todos los días) nos tenemos que comer algún marrón en el trabajo y eso entra dentro del precio.
    El Sr. Fernán Gómez es un impresentable. Con mala educación y mala leche todos (genios o no) sabemos poner límites. Lo heroico, lo que verdaderamente hace que uno se sienta genio es que haga lo que haga no falte al respeto al personal y bandear el temporal que sea con una educación más exquisita si cabe. Ser jefe autoritario es fácil; ganarse el respeto de sus subordinados y que te sigan apreciando es tarea de superhombres. Ahí es de donde tenemos que partir, y ahí es a donde tenemos que llegar.
    Un abrazo
    Vailima

     

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home