La Lengua

Dura lex, sed lex

2/04/2005

El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha

No estoy seguro de ello, pero creo que ya os hablé de mi intención de releer los dos Quijotes durante este año del Cuarto Centenario. En realidad, releer el Quijote cuando sea está bien, porque es un libro que siempre logra arrancarme más de una carcajada, y además en sus páginas hay -literalmente- de todo.

Ayer Anteayer acabé de leer la primera parte. Creo que si hubiese que definir el tema de este libro en una frase corta, sería esta: un hombre confunde la realidad con la ficción. A partir de esta premisa todo es posible: lo verosímil, lo fantástico, y la mixtura de ambos en la proporción que uno quiera, desde la extrema cordura del cura y del barbero, hasta la extrema locura del señor Quijano, pasando por las idas y venidas del bueno de Sancho y todo el enjambre de semilocos que pueblan la novela. Locos de amor, de ira o de celos, pero locos al fin.

No es algo único de Cervantes -quien por cierto aparece en Don Quijote como personaje del que se habla-. Recordad como usaron de esta mezcla para tener engañado a Segismundo durante años (en La vida es sueño, de Calderón) o la farsa que organiza Hamlet para desenmascarar a su tío, haciendo que un grupo de cómicos represente falsamente la realidad dentro de una ficción (es decir, el esquema sería: realidad (el mundo de nosotros, los espectadores) - farsa 1 (Hamlet) - farsa 2 (los comediantes que representan la obra compuesta por Hamlet).

Escribiré luego -o mañana, lo más tardar- otro comentario sobre este libro enorme. Mientras tanto, corred a los quioscos. ¡Los están ofreciendo desde un miserable euro!

1 Comments:

  • At 7/05/2007 06:33:00 PM , Anonymous Anonymous said...

    ¡Carajo! En México, incluso la edición conmemorativa de la Academia, cuesta como 20 veces eso. De que lo vale no hay duda, pero de que lo cuesta tampoco.

     

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home