La Lengua

Dura lex, sed lex

9/08/2003

El poder de las palabras

El latín es un instrumento de cuerda creado por los geniales (no uso la palabra muy a menudo; si digo geniales realmente quiero decir que me parecen geniales) humoristas argentinos Les Luthiers. El nombre se debe a que es como un violín, pero sustituyendo la caja de resonancia de madera por una lata.

El latín es también el nombre de la lengua hablada por los antiguos romanos, de la que descienden todas las lenguas romances, desde el gallego-portugués hasta el rumano, pasando por el francés, el catalano-provenzal, obviamente el italiano, etc. Muy interesante el tema, realmente, pero no vamos a ponernos estupendos: este post va de otra cosa.

¿El poder de las palabras? ¿Realmente son poderosas? La ciencia lingüística está ciertamente devaluada entre el público medio-culto, y hoy en día para dárselas de tal, basta con saber algo de Historia (sobre todo reciente), ciencias naturales en general, economía, etc. Normalmente, el español típico, y perdóneme aquél que piense que lo es y no encaje en la definición, se muestra satisfecho sabiendo solamente las cosas que sirven para algo, y sabido es que la filología no sirve para nada, como tampoco la filosofía, ni la Historia, ya puestos, etc. Pero bueno, tampoco escribo hoy para hacer apología de la cultura entendida a la antigua.

Volvemos al cine. Gran sala, luces apagadas, y comienza la película. Un mago, una bruja o un vidente, tanto da; ¿cómo puede convencernos de que lo que está diciendo es un hechizo realizado en virtud de sus sobrenaturales poderes? Pues hablando en latín. También es el idioma de las antiguas maldiciones, y del típico erudito listillo de cualquier película de aventuras. En Harry Potter y la Piedra Filosofal, sin ir más lejos, se lanzan conjuros en latín (creo que en el mismo libro se conjuraba en este idioma). En Horizonte Final el malo, ya que es un ser antiguo, habla latín también (supongo que los guionistas de Hollywood por lo general ignoran que el latín procede de otra lengua a su vez más antigua). En la, digamos, entretenida Blade el tipo que interpreta Kris Kristofferson le dice al semivampiro: "Son vampiros, hominis nocturna". Literalmente, "nocturna del hombre" (?).

Links to this post:

Create a Link

<< Home